She is leaving on a Jet Plane

enero 15th, 2010


Tu sabes que no me gustan las despedidas. Mucho menos los finales que quedan tan lejanos al termino feliz. Mientras calculo el espacio exacto que ocupas cuando mis brazos rodean por completo tu espalda. No quiero que se quede afuera un detalle y se que lo voy a recordar, como se recuerda una noche con lluvia de estrellas fugaces o un atardecer sin nubes. Porque ha pasado un millón de veces. Y siempre quedo yo, agitando la mano aunque no me veas. Se pierde un carro por las calles, las mismas que nos sabemos de memoria.

No quiero ver ni una sola de tu maletas en la puerta. No quiero sentir que falta alguien en mi cama, ni que mañana cuando despierte, estarás en un avión; quizás muy muy lejos de aquí. Tu me dices que todo va a estar bien, con la convicción intacta. Como si varios miles de kilómetros, se recorrieran en bicicleta o como si alguna vez pudiera ir a verte sin avisar. Eso suena, como si nos siguiéramos encontrando casualmente o si cada cumpleaños tuyo estuviera yo en la lista de invitados. Quisiera pensar que esta vez sera diferente; que hablaremos muy seguido, que me escribirás cartas bonitas y que de vez en cuando enviaremos fotografías. Mas se que no es suficiente, esta largo de ser suficiente.
Quiero guardar tu olor en un frasco, quiero sentir tus manos con solo cerrar las mías, quiero que sea fácil dejarte ir; no quiero que te arrepientas de ir tras la oportunidad; que se abre como las alas de una mariposa azul que se pierde en la orilla.
Es por tu bien, me digo constantemente entre dientes, mientras todo el mundo habla del futuro. Yo únicamente se que el pasado no es opcional, el presente tiene horas contada y el futuro es tan atemorizan te como una hoja en blanco. No me gustan las despedidas, mucho menos si eres tu el que se va. Entonces tu me dices, que nos veremos mañana, me das un beso corto como los de diario y me dices que te busque una película de vampiros. Se que son patrañas y que solo tu me haces reír, cuando quiero llorar.

No me voy a despedir, te digo mecánicamente en la puerta, apenas escucho llegar el taxi al aeropuerto. -No me voy a ir del todo, dijiste como una promesa; sin considerar siquiera que ya lo había escuchado antes, porque los amores vienen y van, como aviones en el cielo…

All my bags are packed, I’m ready to go,
I’m standing here outside your door,
I hate to wake you up to say good-bye.
But the dawn is breakin’,
It’s early morn,
The taxi’s waitin’
He’s blowin’ his horn,
Already I’m so lonesome I could die.

Luana, no me gustan las despedidas… pero buena suerte! que aquí estamos todos pensando en ti

    Archivos