Resignación

febrero 2nd, 2010


Llegas a casa en silencio. No medias palabras y se que llegaste porque me despierta el ultimo noticiero. Es bastante tarde, mas si se considera que es día de escuela y que los niños apenas si han cerrado los ojos. Intento tener paz. Miro la Virgen que me regalo mi madre; esta en la parte trasera de la puerta. Le hace falta una mano y la corona esta despintada. Alguien dijo una vez que parecía un Cristo aquella Virgen. La luz tenue de la lampara ilumina un poco el cuarto; me levanto sin cuidado, me pongo las sandalias y camino hacia ti.

Hace rato que no hablamos. Y yo siento que estoy exagerando como siempre me suelo sentir. Me siento contigo a ver noticias, aunque con esa seria la quinta vez que veo las mismas imágenes. Yo intento hacerte conversación. Te cuento que Fabricio cuenta hasta 50 y que David esta a punto de perder un diente. Mas tu no dices nada, como si mi voz no tuviera volumen. Quisiera tener un poco mas de tu atención, aunque sea en anuncios. Mas ni siquiera sonríes, cuando te digo alguna tontería. Quisiera un abrazo, quizás hasta un beso; aunque sea Lunes. Te pregunto por tu trabajo, sabiendo que la respuesta siempre sera bien. Después de apagar la televisión caminas hasta nuestro cuarto. Te duermes como una piedra. Buenas noches, te digo bajito para no despertarte.
Yo ya no se si te quiero, o si te necesito. Yo quisiera resignarme a perder todo nuestro tiempo, como se pierde el verde de las hojas viejas, mas aunque seas de hielo no pierdo la esperanza que algún día cambies. Yo te daré mil oportunidades. Igual no tengo ningún lugar donde ir, que importa si ya no me quieres o si nunca lo hiciste, eso no marca ninguna diferencia. Le pido resignación a la virgen de la puerta y me voy haciendo a la idea de dejarte, sin un plan B siquiera. Mañana sera un mejor día, digo automáticamente antes de dormir a la par tuya y por primera vez, soñar sin ti.
Perder, no es siempre de perdedores
Resignarse al final de todo, es dejar de luchar
y hoy yo me voy a hacer a la idea
y te perderé cuando me resigne
como un buen soldado en la guerra
    Archivos