Premeditación

julio 7th, 2010

Te hace falta valor para decirlo. Aunque todo parezca terriblemente evidente. Se que ya no me quieres, se hace obvio con tu poca voluntad y por tu ausencia sostenida en el paisaje. Atrás quedaron las noches que me quedaba despierto solo para escuchar tu voz. Que importa si siempre has sido una egocéntrica, a mi me gustaba que fueras así. Porque me incluías como algún planeta cercano al sol. Uno permite tantas cosas tontas cuando se cree que se hacen por un bien mayor.
Venís a verme y ni siquiera alzas la mirada; apenas si lees el periódico, abres una coca cola de dieta y traes ensalada. Para que te demoras tanto en dejarme, aún no lo entiendo. Yo guardo silencio, como acostumbro hacer; porque se que todo esta arruinado. Ya ni siquieras sonríes, haces una mueca cordial de esas que pueden pasar por una sonrisa si se esta lo suficientemente desesperado. Hablas, como sueles hacerlo. Nuestra vida es una sucesión de pequeños eventos que si alguna vez se descuadran; lo ordenas de prisa. Lavas los platos sin pasión. Casi puedo apostar que dejas jabón en las copas.
Me vas a dejar, yo se que lo vas a hacer. No se cuantas cenas aburridas pedíamos soportar con solo buenas intensiones, promesas de eternidad y besos aburridos de despedida. Yo quiero decirte cuanto te quiero, mas para que decirlo si para esa no tienes respuesta. Eres tan cuadrada, tan errática, egocéntrica y absurdamente orgullosa. Mas yo no escogí quererte pero aquí estoy, sentado en la mesa solo para verte comer ensalada. Tan harto de ti y de tus promesas rotas. Todo esta saliendo bien, el cielo parece roto. La lluvia no me deja oírte y de seguro que nadie nos escucha . Suena el timbre. Hay alguien en la puerta, de nuevo toda mi premeditación se esfuma y yo como siempre, no quiero testigos.
    Archivos