Felices

agosto 20th, 2010

Tu me lo prometiste. Me lo promestiste mil veces siempre bajo la luna, con las estrellas de cobijas y la eternidad de fondo. Como lo hacen en las peliculas, tomados de las manos y mirandose fijamente a los ojos. Incluyendo todas las posibles dimensiones existentes del amor. Yo te las intente dar, cada vez que pude. Yo entiendo, que va quedando la idea fija de ni siquiera podriamos sostener una conversación al día de hoy, aunque ayer durabamos todo febrero en una llamada de cumpleaños.

Todas nuestras noches con estrellas, las conversaciones con tus lunares o las confesiones antes de dormir, me parecen sin lugar a dudas el punto más alto de nuestro pseudointento de relación. Yo tenia tu amor de pendiente y tu mi corazón de llavero. Y aunque eran tiliches de latón plateado, era significativo, eso tenia que ser, porque tu amor lo use mucho tiempo. Se oxido el metal, se cayo la pintura, quedo plastico transparente y aun asi fue mi pendiente. Tu perdiste el juego de llaves apenas pudiste, mi corazón se quedo en la banca de un parque, para nunca más aparecer.
Hoy alguien, esta repitiendo esas mismas promesas genericas. Alguien susurra antes de dormir un te amo y traza sueños imaginarios en las nubes. Alguien no puede encontrar una mejor almohada que la otra espalda y besos más dulces ni con miel. Alguien promete sin saber por entero lo que significará cumplirlo. Alguien ama bajo la luna, exactamente igual como yo te ame a ti. Alguien hace rosas de servilleta para su amor mientras las mariposas lo alzan varios centimetros del piso. Como otra generalidad más, alguien ama asi.
Tenemos tantos vacios en la historia que queda incompleta, aburrida y mal contada. Parece mas una tragicomedia que una de romances. Al final y para desgracia de las princesas de los cuentos, tuvimos un impecable final feliz. Como tu me lo prometiste una vez. Felices. Yo sin ti y tu sin mi
    Archivos