?

abril 27th, 2011

A mi no me gustan los signos de interrogación. Quizás porque dentro de mi, tengo tantas teorías y preguntas abiertas, en laberintos sin salida. Es difícil encontrar respuestas, cuando lo que uno cree como pilar inamovible se pierde en arenas movedizas. Esta bien, que las cosas cambias, que la gente se equivoca y que lo que a uno no lo mata lo hace mas fuerte.

Fue hace tanto que conocí a Rodrigo; que ya ni siquiera hay una fecha aproximada. Tenia que ser diciembre, porque habían tantas luces en la calle, tantos regalos envueltos y todo era verde con rojo. Había una diferencia, el era un hombre de verdad. Lo supe desde que llego con saco y corbata. Quizás parecía un poco más joven de lo que era. Con esa sonrisa tan cínica que encantaba hasta a mi madre. Yo siempre me sentí tan segura de su mano, como un mi propio escudo humano anti-balas. Era incansable; salíamos todos los días y sin notarlo no falto día sin que Rodrigo estuviera presente. Aun hoy sucede y de alguna bizarra manera.

Teníamos tantos planes, planos, teorías y sueños que aun hoy nencesitaría una enciclopedia para mencionarlos siquiera. Porque yo volaba si el me construía unas alas. Siempre pendiente, siempre mi caballero de la sonrisa cínica esperando por mi. Un dia, nos sorprendieron dos baritas azules que decían que íbamos a ser padres. Era tanta la ilusión de ver las baritas llenas, saber que ibamos a ser una familia. Me iba a pasar con Rodrigo y ya para setiembre entraba con permiso de maternidad. Todo era como tenia que ser. Ese tiempo, todo era el cuarto del bebe, libros de maternidad, comer brocoli y tomar hierro. Eramos yo, Rodri y la pancita.
Una noche, cambiaron los planes. Me levante llena de liquido, pensé en el bebe. Era sangre, manche la alfombra y las sabanas. Rodrigo me llevo a emergencias…
Perdí al bebe y con el toda ilusión. Era un mal sueño, pensaba y me pellizcaba constantemente. El día que me dieron la salida, el caballero de la sonrisa cínica no apareció. Todo nuestro amor quedo en caja; unos ultrasonidos, unos discos, una camisa amarilla y libros viejos con frases subrayadas y pie de pagina con su letra. El volvió después, pero yo nunca volví con el. Lo ignore, porque el no se merecía nada más de mi. No hubo nada que pudiera hacer, aun no hay un ramo de flores tan esplendoroso. Después de unos meses me entere que había fallecido; un cancer muy agresivo lo había atravesado. Yo no fui al funeral ni a la vela. Aun prefiero ignorarlo.

Por lo cual, después que ha pasado el tiempo tantas veces y he aprendido a vivir con toda esa tristeza en mis hombros; Para olvidar el día mas triste de febrero. Porque la soledad sin miramientos me ve calentando comida en el microondas. Y crece ese signo de interrogación gigante que viene y va como una bola de pin-pong. Siempre acompañado de ese ese hijueputa hubiera… Soñar vuelve todo tan claro como un día en la playa.

I was just guessing at numbers and figures
Pulling the puzzles apart
Questions of science, science and progress
Do not speak as loud as my heart
And tell me you love me, come back and haunt me
Oh and I rush to the start
Running in circles, chasing tails
Coming back as we are

Coldplay
  • wow que duro de tragar este texto…
    Un sueño que se volvió líquido… porque aunque los 2 sean perfectos la vida no lo es…

    PD. Tenías que escoger ese nombre… 🙁

  • Soñar no cuesta y nos pinta el horizonte que queramos ver, hasta el ultimo matiz sin embargo de papel tapiz no pasa. El hubiera es una droga… hay que evitarlo.

    Un abrazo Mary

  • La verdad, me dejaste con cara de ?

    el texto es tosco, cortante, doloroso e incomodo como lo que en tus hombros crece, hay sin duda aquí una personificación perfecta de un sueño vuelto despertar.

    Deshora.

    Archivos