Derecho

julio 5th, 2011

Ahora que te has ido por fin puedo estar conmigo. Es que era tan dificil poder escucharme si tu voz iba y venia como un pajaro perdido. Chocaba contra las ventanas, una y otra vez. Yo podría acostumbrarme a tener siempre ahi, pero tu querias salir. Nunca cortaste tus alas ni te intereso en lo más minimo anidar. Vos estabas de paso, como un amor de verano que se quedo un poco más, hasta mayo. Un pajarito que dijo lo que quería oir; Aunque no pensarás hacer ni pió. Nunca pretendí que dividiéramos las cuentas, eras mi invitado. Aunque vivieras conmigo y te quedaras casualmente todos los días. Y todas tus valijas se acomodaron en el closet y tu cepillo de dientes le hizo compañía al mio. Sin querer tus medias se colaron en la ropa sucia y tu shampoo fue parte del paisaje de la ducha. Te colaste en mis sabanas, hasta que te adueñaste del lado derecho. Tus manias me las sabia de memoria, como un post it mental color amarillo, para no olvidarlas.

Aprendí a compartir la almohada contigo, cuando susurrábamos historias sin orden, preguntas al azar y algunas veces hasta decíamos la verdad. Eras tan tierno; más que un ayote cuando hablabas de tus travesuras del cole. De tu novia de la escuela o de cuando te dio paperas. Que al final a quien le importan todas esas cosas que forman figuras abiertas, como cuando se unen los puntos del cielo y se generalizan en estrellas. Yo también le dije mis historias, aunque preferi mil veces escucharlo, como a un personaje de un libro. Pero se abrió una ventana y abriste de par en par tus alas para surcar el cielo. Te ibas y todo quedaba intacto. Yo que nunca, creí en las promesas, porque se rompen ni en las jaulas porque se terminan quedando vacías. Nunca creí que fuera diferente, era algo temporal, como todos los plazos del corazón. Tantas previsiones tome en el pasado, que esta vez no tome ninguna. Eras solo una parte de mi historia, la que se susurra y se dice bajito, como si fueras té de tilo, para el siguiente, el que duerma a mi lado derecho; como un ciclo de lavado eterno.


Triste es querer a alguien y que éste no sepa querer a nadie.. anónimo
  • .

  • que post chayo… lo amé

    un amigo me dijo una vez que el “timing” lo era todo… porque podemos encontrar luz pero a veces el corazon no esta listo… y luego cuando lo esta la luz se apaga…

  • Uno esperaria que lo amen como una ama asi como tambien a veces uno desearia amar como te aman – parece que solo en la tele el amor encuentra un balance, cuando las frases y las caricias las definine el equipo de copy – los demas, los q estamos fuera de la pantalla no nos queda mas q improvisar…

  • Muy bueno!

    Archivos