Momo

Noviembre 17th, 2011

Yo nunca crei que pudiera amar a otra persona. Menos que pudiera amar a alguien hasta el infinito. Hasta que paso, acostada en el pasto. Escuche como crecen sus raíces, como revientan sus semillas, como corre el agua todo el subsuelo.  Era semilla dentro de mi.  De alguna manera,  extraña y maravillosa, esa semilla de rosa en botón se abrió y yo me convertí en mama. Es difícil imaginar mi estomago sin estrias rosadas o mis brazos sin esas manchitas que se quedaron para siempre después del setimo mes. Este cuerpo que ya no es de niña, si no de mujer. Con mis caderas abiertas y la cintura de faja.Ya no como tan despacio, como solía hacerlo. No duermo mucho, solo lo suficiente. El sueño es tan ligero que podría escuchar caer un alfiler en la otra habitación.

 Atras quedaron esas fiestas estrambóticas, ahora me desvelo por cambiar un pañal o cantar canciones de cuna. Soy una experta en medir la temperatura ideal de la leche o en sacar colicos. Me ha llenado mil veces de vomito y alguna que otra vez de baba. Soy como un limpión. Ya no compro para mi, ahora todo son medias pequeñitas y overoles de rayas. El niño crece a pasos de gigantes y antes de lo esperado, ha dicho su primera palabra; momo. De la nada, como si hubiera esperado meses con la m y la o en las encias, hoy lo escupió. Y yo me di cuenta, que no tenia un hijo, si no que tenia un momo. El amor es tan mágico como las estrellas y tan nuevo como un amanecer. 





Los quiero momos… (tiesos y gordos)

  • Grax P. x las buenas vibras y x pasar!

    Aunque en realidad este post es para unos amigos que estan esperando a su momo. El niño apenas lo trae la cigueña desde paris

    🙂

  • Es increíble cuanto puede cambiar la vida de un ser humano con traer al mundo a un bebe. Es algo simplemente maravilloso. Que lo disfrutes bastante amiga, al lado de tu momo 😀

    Archivos