La Fille aux Yeux d’Or

Agosto 8th, 2012
Tengo que decirlo. Me atraganta esta angustia, tamaño gigante en la garganta. Estoy cansada de pretender y fingir, me volvi una actriz que se cree sus propia actuaciones. Esta nostalgia de querer hablar con la verdad y no poder mover los labios.  En algunos momento apropiados, donde el silencio reina y la calma se siente, me asalta el deseo de poner fin a mi locura. Entonces, prefiero tu calma. Aunque yo me pierda en el torbellino de pensamientos, tengo que aceptar las nubes negras en mi cabeza, yo las puse ahí. Perdonarme por ti y olvidarlo por los dos. Cerrar mis ojos que hablan sin querer y abrazarte, como siempre.
Aceptarlo, por aceptarlo es tirarme al vacio, sin ninguna garantía de que alguna vez vuelva a esta prisión de hielo. Quiero correr, pero me siento tan agusto en el sillón de la sala contigo. Quiero gritar, pero prefiero guardar silencio, estamos viendo tele. Quiero pedirte perdón, mil veces decirte que lo siento. Nunca más amor, fue algo aislado. Queme ese puente, olvide esos caminos. Borre cualquier prueba, pero la conciencia me tortura como un gusano ciego que se come cualquier cosa parecida a la felicidad. Me siento tan alejada de ti, porque mi corazón solo quiero darte un abrazo y compensarte. Fue un error, cualquier cosa.

Una noche que se me borro el anillo de compromiso, varios tequilas seguidos, fue cualquier cosa. Fue una parte que edite para que no salga en nuestra película, un secreto que no te puedo enseñar porque me apena. Quiereme así, con este silencio en el pecho y con todo el arrepentimiento del mundo en el corazón. –No volverá a pasar, no volverá a pasar-… piensa sin saber que tanto esfuerzo en intentar no decirlo, cuando alguien ya más lo hizo… pero el decidió obviarlo porque al igual que yo, la comodidad era un estorbo, era la lucha eterna por ser feliz. Al menos lo fuimos, -eso parece en las fotos que ponemos en el facebook en un intento descarado por aparentar… 

    Archivos