Tres Meses

agosto 22nd, 2012
A mi me gustaste por cabrón. Por hijueputa, esa es la verdad. Nunca espere nada de vos y me ha funcionado, Porque hasta el día de hoy, sos cualquier cosa. Te puedo resumir con cualquier comentario con que se use el grado adecuado de sarcasmo y un par de comillas. Era algo que no admitia errores ni perdidas. –Me atrae algo-, admitía cuando era evidente la reincidencia. Porque aunque la fidelidad no era nuestro fuerte, muy pronto me di cuenta que tenias algo, no puedo precisar que es. Nada más, miel y abejas. Todo el tiempo que fue verano.
Habia un candado abierto, hasta que jugando los cerramos y  perdimos la llave. Yo nunca entendi razones y al día de hoy ese episodio es algo borroso, como un dibujo que se salio de las lineas. Todo fue nada, al final tres meses no es mucho, apenas si es algo. Por eso, si alguien me pregunta si te conozco, esta bien decir.. “algo” porque nunca pase de la entrada. Porque todo fue algo cordial y consensual, como un choque de trenes planeado. Todo era algo del momento, un magnetismo de brutos. Fuimos miel y abejas, con más aguijones que azúcar. Por lo mismo que alzamos vuelo, caimos al suelo. Por cabrón y por hijueputa llego un día que siendo cualquier cosa y queriendo solo pasar el rato, las comillas no eran suficientes para hacerlo aceptable. Pasar el rato contigo, era perder el tiempo en valde porque al fin y al cabo eramos un caso perdido. Apenas nos vestíamos no teniamos nada que hablar, eramos un par de cabrones que entienden las indirectas de no responder mensajes y sutilmente deslizarse por la puerta. –Yo te llamo, dije sin tener tu número. Las comillas y el sarcasmo los metí en el saco porque no pensaba dejar nada, ni eso. Ya habia dejado “tres meses”.
– y tres meses son toda una vida 
(pero de abeja)

*Las obreras viven períodos mucho más breves, de menos de tres meses en promedio.

  • Genial, me encantó el final.

    Archivos