Nubarrón

octubre 1st, 2012

Por todo el mundo viaje y tan solo quería estar en tu sillón. Quiero morir y ser aire, vivir en una nube y estar  en el cielo.. No tengo nada que perder porque todo esta ahí, esperando a que haga explosión. Todo el tiempo me pasa, mientras hago fila en el supermercado, cuando duermo me arropo con el reflejo de tus ojos negros. No me interesa este universo ni la eternidad de universos que hay en un parpadeo. A mi solo me interese recuperarte, sabiendo de antemano que eso ya no es posible.Es tu nombre, eres tu, todo lo que piensas, todo en lo que crees y en lo que no. Todo lo que hago es solo para traer de vuelta. Lo hago todo el tiempo. Si el cielo existe, es justo el lugar que estés tu. Donde quiera que sea eso.

Vale la pena buscarte en esta infinidad porque debajo de este pecho, adentro de estas costillas, cerca de mis pulmones, esta mi corazón latiendo al compás cosmico del tuyo. Algunas veces siento que no puedo más. La tentación de saber que todo puede terminar en un segundo. Entonces recuerdo que te prometi que iba a seguir. Y me permito llamar de nuevo a tu contestadora para oir por tres segundos tu voz.  Cuantos atardeceres más tendre que ver sin ti, cuantos días más seguiran para mi turno. Como hago para seguir el camino si se que no estas ahi adelante. Mientras camino arrastrando los pies, guardando conchas en mis bolsillos, se que aun no puedo parar de caminar. Por supuesto que puedo disimular, pero la procesión va por dentro. Y algunas veces que hay muchos días soleados seguidos, invento alguna nube gris. Entonces, tantas nubes se vuelven lluvia que va lavando con poco esta resignación. -Cada vez que veo una nube pienso en lo mucho que te extraño- desde que volaste sin escalas al cielo.
    Archivos