Superficie

octubre 10th, 2012
Por encima, tienes esa corteza de queque dulce que convida perfectamente con el café de la tarde. Tanta dulzura no es más que el envoltorio, papel de regalo que se rompe con poco esfuerzo. A todos los podes llevar encantados, pegando las narices al suelo y creyendo obras y bondades de las mil maravillas que dices. Que eso es tan solo la  superficie.
Yo me conozco de memoria todas tus cicatrices, hace falta tan solo que te vea para que te lea entre lineas perfectamente. Yo sigo pensando que aun cuando no lo intentas, te ves terriblemente bien. Creo que inclusive puedo saber que quieres sin que lo digas. A mi la corteza, no me gusta. Esconde por completo, toda tu alma multicolor. Los peces se besan, lo se porque cuento sus burbujas de corazones que suben celosas hasta el cielo.
En el fondo de agua fría, habitan miles de algas existenciales e ideas pequeñitas, como fragmentos de roca. La dulzura de corteza, no es mucho comparada a todas las dimensiones existentes. Que bien lo decia Borgues, uno se da cuenta que esta enamorado cuando se da cuenta que la otra persona es única. Y yo que conozco la superficie a la perfección y muy poco del interior, nada más quiero ponerme las patas de ranas y que me lleves de la mano. No es necesario ser perfecto, basta con que seas tu. Bajo el sol, bajo el mar, en el abismo más profundo del océano. Nada más se siempre tu para tener esa luz que envidian todos los soles juntos. En un arrecife te espero, para que me dejes de dar esa corteza de queque dulce y empieces a llevarme, poco a poco, al fondo.
  • Awww… Tengo un nombre en mi mente para ese post. Gracias por compartirlo, pq lo amé.

    Archivos