Cuchara desechable copera

noviembre 21st, 2012
Aveces quisiera ser tu primera. Entonces me doy cuenta que nos dividimos en mil pedacitos. Pedazos vagabundos que ruedan por el mundo, como pajillas navegantes que se entierran en la arena. Destinados a encontrarse en una mirada, muy de vez en cuando. Para que en cualquier beso barato, encontrar esa chispa de ti. Me parece imposible levantarme todos los días con la misma persona. Si tan solo me gusta el fragmento, el reflejo vacío de un segundo. Si los amantes somos cucharas plásticas desechables, destinados a amarnos debajo de las piedras.

Por eso se que entiendes las distancias que hay que guardar para que funcionen las cosas. Ser la primera, y la ultima. Nada más. Tu puedes entender que la sucesión logica no esta funcionando, que estando tan cosmicamente destinados a amarnos, tan solo nos encontramos para esparcirnos. Y que es lo que pasa cuando uno ama, si no es romperse en mil pedazos. Yo quiero ser tu primera, dije sin saber todas las historias previas. Te amo, dijimos sin entender la magnitud de una promesa de telenovela. Esas cosas pasan, todo termina hasta los sentimientos cursis. Sin embargo los fragmentos siempre se encuentran y dejan una sonrisa en los labios. Yo por eso, no te prometo un final feliz. Ni que duremos más que un fin de semana. No creo que sea posible ser la ultima ni la primera. No tendremos falsos positivos ni teamos ni nada de eso. No te prometo nada, pero si una buena historia llena de fragmentos y partes vacías, de esas que se cuentan como fines de semanas y con la misma importancia de una gripe en invierno.

Entonces en un desesperado arranque de sinceridad, me besas como si nos hubieramos encontrado con la fuente y no con una chispa. Nos amamos como ama la gasolina al fuego, derritiendo cualquier pendiente. Fuego puro que consume a las personas como cucharas desechables.

 – De todos los bares en todo los pueblos en todo el mundo, ella entra al mío- Rick

    Archivos