Recortes

Noviembre 14th, 2012
Yo me sali de las lineas. Se me borraron muy fácil, como la tinta se pega a los dedos. Entonces corte la tela, sin seguir lineas ni indicaciones. No podia equivocarme y lo hice. No habian segundas oportunidades en el kit de costura. Yo no pense en cuidarme los dedos, para que quiero un dedal. Pense entonces, sin saber que algún día tendría que empezar de nuevo. -Más vale malo conocido, que bueno por conocer.
No sabia coser hasta que me vi en la necesidad de hacerlo. No quedo como esperaba. Los hilos salidos, las costuras a la mitad y los botones sueltos. Yo me sali de los patrones porque crei que no los necesitaba, que cualquier cosa podriamos superar. Porque supuse que la distancia  se lavaba con agua de jabón y que el tiempo no era más que un ovillo de hilo que podia esperarnos. Entre recortes de tiempos mejores y varios años de ser amigos, yo me entregue a ti, como una costurera a las telas.
Te ame mucho, esperando que las distancias se cortaran con cartas cortas, las excusas eran muy frecuentes y los besos casi siempre eran de despedida. Porque a mi el tiempo siempre se me iba muy despacio y muy rapido, como cuando uno cose en maquina. Te ame porque siempre me dejaste crear sin pensar en la funcionalidad de las cosas, porque tus ojos siempre encontraron mis ojos y cuando necesite aprobación, sin más que decir, me la diste como un paquete de tela nueva. Te ame porque teniamos gustos muy iguales y corazones que se entendían como viejos amigos. Porque esos brazos tan largos, para los que  cosí tantos abrigos y ese cuello tan hermoso para el que teji tantas bufandas, eran de mi modelo favorito. Y aun hoy, hace falta cerrar un poco los ojos para verte ahí lleno de alfileres y con lineas de tiza esperando costuras.
Yo solo puedo darte recortes, ya no hay tela que cortar. Los alfileres, botones y tizas estan guardados en la gaveta. El modelo esta con otra costurera y yo que no pense nunca en dejarte atrás, lo hago mientras bordo un hasta luego en mi almohada. 

    Archivos