Luna Llena

diciembre 19th, 2012
Un día me encontre con tus ojos verdes, sin aviso previo. Como una bengala que se enciende para dar la luz de emergencia. Asi me empece a hundir de a poquitos, sin saberlo el iceberg que se asomaba en su timida sonrisa habia abierto el caparazón. Y tan solo era el comienzo del fin. Tu sabes Dios mío que las cosas no son como yo quisiera, ni como deberian ser. Sin embargo no me puedo quejar. He sido amiga de la luna cuando camino regreso a casa. Algunas veces camino con los tacones en la mano, por debajo de las palmas saltando charcos como un sapo.
He tomado tantas decisiones incorrectas que perdí el rumbo, oh Dios mio he perdido el norte. Ya no se para donde voy y aqui estoy esperando el bus a ningun lugar. Con la ficha de espera en una ventanilla de Migración y Extranjeria. Hasta que encontre esos ojos verdes que me hablaban de otra vida, otro destino. Y yo pense que era la definitiva. Cai en sus redes como un pez borracho. No tienes que cambiar lo que ya esta hecho, dame aceptación pura y llana aceptación. Esos ojos tan verdes, no eran más que una ironía. Tanto que te pedi Dios mío el milagro que me canse de esperar. Y con el primero que dijo vamonos, me fui. Entonces la luna me despidio con un pañuelito, mientras el carro se iba a toda velocidad por el camino de regreso. Ya no quedaba nada en mi, ni siquiera un suspiro.
    Archivos