Media

diciembre 26th, 2012

Yo era la media derecha y vos la media izquierda. Un hecho cierto, tanto como los hilos sueltos que se toman de las manos dando vueltas en la secadora. Partiendo del hecho que siempre seremos izquierda y derecha, no se cuanto tiempo más podre esperarte acá. Estoy en el mismo lugar en que me dejaste, en relaciones que no van a ningun lugar y sin mayor cambio notorio que el cambio de año en los calendario de la pared. Me he quedado esperando, como si tuvieramos algo a que volver. Si todo se ha mojado, como un castillo de papel, que quedo hecho pure despues de mil aguaceros. Y aun así, sabiendo que no hay manera de antemano, secretamente pienso alguna excusa a medias. Tan solo para derribarla con un soplido. Mi versión mental de deshojar margaritas.

Yo quisiera poder despertarme un día sin que seas el punto de comparación. Porque es algo tonto, querer alejarme de ti pero esperar paciente a que un día cualquiera regreses. Camino lento por si me quieres alcanzar, y constantemente miro sobre el hombro por si andas cerca, esperarte.  Ya un “lo siento” no es suficiente, ya no puedo darme el lujo de desconectar mi cabeza para rodar por tu cama. Pasa el tiempo, y algunas veces se me olvida el orden. Quien era derecha y quien izquierda?.  Estuvimos alguna vez enamorados? o todo fue una sucesión de imagenes contrapuestas, música de elevador, conversaciones que hacian juego con atardeceres y caer en cuenta que por primera vez, me entregue con un lazo de regalo. Caminar lento es quizas lo mejor que puedo hacer, porque cada dia que pasa y se que no vienes por mi es un recordatorio de que hasta las medias calcetas se pueden perder por siempre
Mi media naranja
la hicieron jugo,
mis medias calcetas
se hicieron pelusa
y mi media luna
cuando paso el tiempo
se hizo completa 🙂
    Archivos