Amor mio (La historia de Lucía según Ale)

enero 16th, 2013
Hola amor mío. Me disculpo por venir hasta ahora. Me ha costado encontrarte. He tenido que luchar mil batallas, tener mil amantes y mil fracasos seguidos, abandonar sueños y volar como un pájaro para encontrarte aquí, con la casualidad de sombrero y Lucía por nombre. Quiero enredarme en tus piernas, como si fuera un alambre que no puede soltarse. Abrirte como una flor a punto de soltar tus pétalos. Hoy quiero terminar rendido a tus pies, como si no existiera más cielo que abrazar tu espalda desnuda. Cuento tus pecas, sin llevar la cuenta. No puedo concentrarme si veo esos labios apuntando a mis labios. Me gustan tus ideas, tu tono de voz, el olor a bloqueador con agua de pera y el sabor salado de tu cuello. Amor mio, quiero enredos de cables de cargadores de celular. Quiero que te sientas tan cómoda y segura. Amor mio, quiero maravillarme todos los días y así pasa cada vez que te veo, aun sea añeja como un pan y con una cola de caballo. La eternidad debe ser un buen lugar si estas incluida.
Puedo ir y venir, dejarlo y volver. Empezar y terminar.  Mil veces, si tu me lo pides. Quiero besarte mucho, hasta gastarte cualquier duda como si se tratara de un dulce soluble en saliva. Pueden pasar mil años, y yo no quiero olvidar ni un solo día. Hay amores que se consumen como fosforos y otros que se consumen lento como un volcán dormido. Yo no se como será el destino que nos cruza como naipes de barajas y nos separa como corazones de bastos. Hoy cada celula de mi cuerpo me dice que tengo que buscar la manera de tenerte conmigo. Porque quiero que quieras querer todo esto conmigo, porque te amo y porque si el amor existe, Lucía debe ser el amor mio.
    Archivos