Control

Marzo 4th, 2013
Yo quiero tener el control. Dice el ego.
Quiero ser la dueña absoluta de tus labios. A mi no me interesa que le hables a todas las mujeres del mundo, claro soy una persona bastante racional le puedes escribir lo que quieras. Pero tus labios los quiero para mi. No creo que sea mucho pedir, que tus labios solo jueguen con lo míos. Y que todos los besos que te doy, sean suficientes. Si quieres más, puedo duplicar la cantidad cuando gustes.
Puedes irte todo el tiempo que quieras, pero a mi me dejas tus labios para estar tranquila. Claro, podes salir sin boca, recorrer el mundo mudo y hablar con señas. Y por supuesto disfrutalo mucho amor mío,  no soy nada celosa . He pensado incluso que puedo compartir tus labios, -no es cierto no lo he pensado. Pero aún así, siendo para mi no negociable eso de compartir, tengo que aguantarme. Hacerme la desentendida y confiar en que te quedes con mis labios sinceros. No quiero andar por ahi, buscando otros labios para comparaciones ni para travesuras. 
Pero se que no tengo el control, es miedo puro. Cada ladrón juzga por su condición y tengo miedo de que si pruebas otros labios te gusten más, como si fuera un nuevo sabor de helado. Prefiero tener valentía y dejar que uses tus labios con quien quieras. El control no es más una sabotaje de los baratos. Por eso, le doy libertad absoluta a tus labios y valentía a mi corazón, freno a mi ego y una palmada en la espalda a mi madurez. Creo por primera vez, que confiar es el camino correcto.
    Archivos