Angie

mayo 20th, 2013
Yo me tire al agua por vos. Me tire de cabeza, cuando bastaba entrar caminando. En la orilla apenas si llegaba el nivel a los tobillos. Pero no sé medir, nada más me lance, di un salto como acostumbro hacer con las piernas juntas para impulsarme y el corazón entero. Hay que medir, hay que esperar a que las cosas fluyan como un río que baja al mar. Para cumplir lo que se promete, lo minimo que sea. Se salta al agua o no se salta. Claro hay niveles y maneras de entrar, pero siempre será igual salir.
Puede ser un charco de lluvia o un oceano tan profundo. Salte por vos, porque solo así se entrar al agua. Claro hay piedras, corales y conchas, me lastimo mucho más de lo que debería. Me entrego como si tuviera el corazón de hule. Después de caer me sumergo sin saber hasta cuando, sin siquiera esperar a verte en el agua. Aguantemos la respiración que esto solo durara un parpadeo. Lo lindo durará menos que el abrir y cerrar de alas de una mariposa. Será tan poco y tan insignificante, que se perderá en las ondas necias de tirar piedras al fondo. Tan predecible será el fracaso, que termino perdiendo las burbujas, no aguanto más la respiración. Que bruta, me tire de cabeza por vos. Mientras que solo metiste la punta del pie. El agua estaba tan fría, pero uno si se tira de cabeza no calcula. Solo siente, todo de un golpe. Sin más motivación que un salto al vacio. En ese momento no me importo y aún ahora no me importa.  Me acostumbre a nadar en esta soledad que fluye como un río al mar.- No calcule, fui mala en matemática, tu entenderás muchos golpes seguidos en la cabeza-
    Archivos