Labios de Reef Volcánico

Junio 24th, 2013

Labios de Reef Volcánico

Mientras navego a la deriva por las rocas rojas de tus labios, entiendo que nunca hemos estado más cercanos a que funcione. Esta vez las corrientes nos llevan por camino seguro y el mar tan solo se abre como una boca de hermosos dientes y carnosos labios que dicen con la misma constancia de la marea te quiero mucho.

Esas olas gigantes que se recogen y se tiran con la misma violencia de los celos que siento como espadas chinas transversales. No te lo digo, para que pase rápido.  Pero mi corazón tiene una tormenta eléctrica de solo pensarlos juntos. Entran y salen a su antojo rayos de furia. Intento pensar en el amor, en nuestro amor que es un sobreviviente. Pero  mientras entiendes que pasa conmigo, me delatan mis maneras esquivas. Porque no hay salvavidas que me salve, si estoy nadando con chaleco de cemento, ahogandome en todo lo que puede ser y no es.

A medio decir quedan unas cuantas promesas que ya no flotan por si mismas, como pedazos de estereofón, testigos de las mil veces que se ha roto nuestro barco. No hay corriente que me aleje de esta desconfianza que termina y empieza en las rocas de tus labios rojos. Como no voy a morir de celos, si son las mismas corrientes, la misma boca que dice te quiero mucho; el mismo camino seguro que parece funcionar con todas. Con desdén y sin ninguna consideración abandono el barco. Nado lejos de tus labios mientras escribo con la lengua afuera de nadar en contra de la corriente que me empuja a las rocas filosas y peligrosas que dicen mentiras… te quería mucho…

    Archivos