Cerca de amapola

Agosto 26th, 2013
Te di todo el espacio para que te escondieras en falsa cortesía, como una cerca verde de estacas. Siempre te di el beneficio de la duda, sin pensar siquiera que tu sembrabas preguntas y movias los hilos a tu antojo. Yo no era más que un pasatiempo de fines de semana. En los recovecos de los buenos dias y las buenas noches te quedaste. Hablando paja en la cera, debajo de la entrada de amapolas en mi casa, me ganaste sin esfuerzo. Vendes helados en el polo norte y arena en la playa. Especialista en leer deseos y hacer promesas. Cuantas hicimos, que como botones cortados abrieron nunca sus pétalos . Como si se tratará más de una formula matematica que una relación, crecía mi amor ingenuo por ti, fuerte como una amapola. Ahora no hay nada que decir, si tu sabes como mover todo para que no quede la minima pizca de encanto. Cambias las condiciones, tu haces el papel de fiscal y juez al mismo tiempo. No se leerte, me enredo en esos espacios vacios que dejamos para no evidenciar que tu desinterés empieza en cuanto tenemos la ropa puesta.
En bloque editas y mueves las piezas. Pero tanto juegas que no amas. Tanto piensas que no disfrutas. Es cierto, sabes encantar con mover las pestañas pero yo no quiero aprender a jugar así. Me dices que reconsidere mi posición. Estoy segura que es la ultima vez que hablamos en la cera de mi casa. Te cuidas tanto con los detalles que nunca te entregas, enredado en la cerca de estacas verdes. Tan cercano y tan abismalmente lejos. Yo no tengo que reconsiderar, yo entiendo ahora con claridad todo el cuadro. No vale la pena decirlo en voz alta. Me toco perder, claro si la casa siempre gana. Te vas lejos y yo me quedo, como una amapola abierta, en la cerca de estacas.
  -Amor de mis amores, tanto cinismo pudre las amapolas como un palo de agua-
    Archivos