Derecho al olvido

Junio 30th, 2014

565b5b60a01dc767776b3533097d23a4 El tiempo pasa y va borrando cualquier pendiente. Casi te puedo asegurar que el tiempo herrumbra cualquier recuerdo tonto. Como un robot que se zambullo al mar. Ha salido, desde el mismo fondo de mis posibilidades, bloquearte como se bloquea al sol de doce con una sombrilla. Con la misma furia de gansos de locos que corren para picar la piel debajo de los brazos. Entiendo todo lo que me dices y en el fondo se que tenías razón. Nunca tuve que jugar con fuego, pero antes de verlo nos bañábamos en gasolina haciendo chispas inocentes con solo mirarnos. Puedo decirte que no voy a volver la vista atrás, aunque necesite un cuello ortopédico por esperarte en cada esquina. Porque con la misma insistencia de un loco, camino despacio, sin rumbo, escribiendo en el aire todo lo que te quería decir. Y como voy a hacer contigo? si te enojas, si no voy por ti en medio de la noche…

No me interesa los pendientes, ni los abriles. Poco importante son las mentiras pintadas de verdad, yo sabía lo que me venía, era evidente cuando se levanto la culpa como una ola de 10 pies sólidos en el horizonte. Después de un tiempo, tan breve y divertido, nos toco navegar en el mar de la vergüenza. Tanta culpa tenías que ya no me podías ver, al final yo no era ella. Evidente fue la decisión que nunca fue diferente, no había más alternativa. Después de las olas gigantes, me toco emprender el viaje de regreso para llegar al punto de salida. Tanto nade sin ti que mis manos se volvieron frías del agua salada. Mis dedos borraron tus huellas y mi corazón olvido tu tono de voz. No sabia actuar de otra manera, era cierto se había roto nuestra confianza. Estabamos tan lejos de la linea y tan cerca de los filos de las piedras. Ves como no hay derecho al olvido…

    Archivos