Bang Bang

mayo 26th, 2014

e007ef9f121_832c5b5c9799_6f_-post-Bang

– BANG

Estaba equivocada. Me disparaste baby, Era todo cuestión dejar que se enfriará. Lo estábamos intentando y nunca funcionó de verdad mi amor.

Caemos en la espera, porque aunque hace rato que no te doy nada más que un par de bolsitas de azúcar ni mantengo la mínima ilusión. Se llevo el mar tus besos salados. Me traicionan los sueños inconclusos, esos cuadros a medio pintar que dejaste tirados en mi inconsciente. Me traiciona escuchar sin querer la música de tu mp3. Me traiciona tu silencio inmundo. Por eso valen todas las barricadas del mundo que me he empeñado en construir. Para no ver tu indiferencia de metralla. Te quise y me siento herida.  Me disparaste, lo sabes?. Te gastaste todo el cartucho.  Me mataste, cuando te vi con ella. Fue profundo el disparo. Y me morí en tus pies, tan lejos de la felicidad que alguna vez me diste  en la arena mojada. Me morí para renacer de nuevo sin el mínimo rasguño y con el corazón intacto.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3x2ABSAMVno[/youtube]

La última Gaseosa Carbonatada

febrero 14th, 2014

223ceeef_cb5de1cb0bb1_fc0341-post

Una vez me prometiste la luna, varios asteroides y algunos planetas de los pequeños. Y yo me maraville con tu atención, con ese amor de helado de fresa que poco faltaba para ser un milkshake de yogurt. Una noche basto para darme cuenta que estaba completamente loca por ti. Eras la última coca de este y varios desiertos. Tu amor, aunque más simple que una papaya verde era mío y eso en aquel momento era suficiente. Era una flor tan bella que nació en medio de la nada, nunca tuvo raíces ni abono. Solo belleza efímera. -Aprovecha, porque durará poco- como las estrellas fugaces que se entregan y se olvidan en un segundo.

Yo no necesitaba promesas tuyas. Con solo el tono de voz era suficiente. Para firmar todas las negociaciones sin leer siquiera. Yo no necesitaba nada, estaba deslumbrada con tu luz y paciencia. Todo lo que hablamos esa noche se lo llevo la brisa. Las palabras se tomaron de las manos y terminaron por quedar pegadas a las conchas de los cangrejos ermitaños. Este amor bobo que me hace desear tu felicidad por encima de cualquier cosa y que con solo escuchar tu nombre me hace sonrojar en automático. Como me gusta tu sonrisa.- Mientras hablas de cualquier cosa, que poco viene al caso- quisiera besarte. Sentirte como bronceador en mis brazos, gastarte de tanto tocarte. Morderte los labios como un mango maduro y vibrar como un celular en silencio, si tan solo sonríes. Por eso quiero pedirte que cuando te vayas, lo lleves contigo. Todo este amor raro y sin sentido que nació bajo la luna llena, es una sonrisa compartida, un par de olas que revientan en la orilla. Poder secar mi cabello en tu camisa mientras me cuentas otra de esas historias bonitas, abrazados como tontos. Eres la última, aunque haya un millón más…

– .-

Distancia

febrero 10th, 2014

0_81bb8d1f3f_48edc103_cf68f_-postEl cielo esta despejado. Se abre de par en par el descapotable invisible, mientras tu me tomas de mis hombros. Los tirantes del vestido por primera vez se quedan quietos tan cerca de tus manos. Aunque se que es importante, no puedo sostener tu mirada, sin que caigan lagrimonas por los costados de mis mejillas. Por eso, miro deliberadamente a la ventana. Suena como un rosario, todos  los murmullos de los planes que recitas sin orden, todos pendientes.- La próxima vez que nos veamos-. La distancia que se nos viene encima, no es más que el punto final a cualquier cuasi intento de relación. Soy pesimista por naturaleza, pero tu me has endulzado. No se como, me has polarizado. Y no se como y con toda la pena del mundo, me encantaría estar equivocada.

Es un buen día para volar y recorrer el mundo. Te has marchado como un avión de papel en rebeldía. Te has marchado como una paloma gris a velocidad de jet. Has dejado en el mostrador un par de tarjetas de teléfono, tres facturas y un voucher del banco. No hay más. He buscado por si acaso dejaste una promesa, aún una barata. Pero nada, te fuiste y solo quedo la distancia infranqueable de tus mentiras. Puedes irte a la misma luna, que estas lejos de mis ojos, no de mi corazón.

Te he visto hacer maletas, tomar un taxi y que te nazcan alas de los omoplatos, convertirte en pájaro para ver el sol morir en otro horizonte. Mucho he intentado sacar toda esta tristeza contenida en mis ojos, con el tono correcto de no quebrar la voz ni un poco. Pero eso de las sensibilidades no es lo mío. Considero una tontería completa, eso de mostrar sentimientos y debilidades, como si fuera a cambiar algo. Por eso he decidido no conservar ni las facturas, ni las tarjetas y menos el voucher del banco. Las lagrimonas me delatarían de no usar grandes lentes de sol. –Hasta pronto– le digo al pequeño punto blanco, quizás tu avión…

 Ni de amores se muere, ni de recuerdos se vive. Sigue adelante y no pienses más en lo que ya no es.
Isaías 43:18-20


Bar

enero 13th, 2014

bc_b035880b_87023572b7492e5c-postDesde la puerta del bar, pueden cruzar miradas. La cantidad de cerveza hace que no disimule ni un poco cuando por el espejo, lo mira con esa chica. La extraña  que bebe tequila  como un marinero. El sabor de helado del mes, uno nuevo para derretir con todo ese encanto de conquistador venido a menos. Es evidente.  Ella fue el sabor del mes, hace muchos meses atrás. Que ingenua fue, creer que enredarse en las sábanas era puerto seguro para anclar un corazón.

Entonces, lo ignora. Se olvida de la cordialidad y de la pantomima de ser conocidos. Pide más cerveza. Que fría que esta. Casi como el corazón que se disuelve como un cubito dando vueltas. Ese amor tuvo más espuma que malta y más expectativa que cama. Esta dolida, aunque use maquillaje y tenga las pestañas kilométricas. No pueden esconder que en fondo de sus ojos, lo miró.

Desde el fondo y siempre por la derecha, cerca de la ventana, casi como una promesa, Eugenia mira a la calle. Se levanta, casi de puntillas, como si alguien pudiera notar que se le rompió el corazón con la misma fragilidad de un vaso. Hasta hace unos días, aún esperaba poder encontrarlo. Quizás en algún lugar se verían y esa pantomima de ser amigos, daría al menos para  un fin de semana más. Pero esta noche no. Esta noche, el y la chica que ríe alto y bebe tequila como agua, se irán juntos.  Entonces sabe porque esta dolida, porque la sal de sus lágrimas secretas arruina cualquier sorbo de cerveza fría. Lo entiende tres cervezas más adelante. Esta dolida, porque lo siente por él. Ahora si es definitivo, se rompió el hilo y cualquier esperanza se disolvió, poco a poco. La tristeza   es limón y sin querer se vuelve michelada su última cerveza. Al marcharse los enamorados,el tiene que sostener a su nuevo amor, que camina en zic zag. Eugenia sonríe al pensar que el sabor favorito de Eduardo, debe ser ron con pasas.


Circular

enero 11th, 2014

2__97f40ef3691884b_89dd6f375-post

-Anda pide un deseo por tu cumpleaños- Que pediste?- Si te digo no se me cumple. Y entonces, paso. Lo susurre como la esencia de vainilla en el lustre. Tu contestaste lo obvio. –Yo también.

Te amo.Y mandame un mensaje de que llegaste bien. Siempre del trabajo a la casa. Vamos habla conmigo, me gusta escuchar tu voz. Quisiera arreglarte el cuello de las camisas eternamente antes de que salgas en la mañana. Me encanta poder adivinar tus estados de animo y saber de antemano que quieres para la cena. Puedo memorizar todos tus partidos importantes, separar por orden alfabético tus novias de colegio y sonreír cada vez que contesto el teléfono de la casa, porque podrías ser tú.

Te amo, porque creo que sacas mi mejor parte a relucir, como la plata pulida con pasta de dientes. Gracias a tu dulzura que se enraíza como una amapola nueva y me hace florecer, un día tras otro. Y yo te amo, con todos mis defectos y fallos. Te amo, deseando cada cumpleaños secretamente la flor sincera de tu amor. Te amo, aunque ya hace meses que no hablamos más que por cortesía. Te amo, en seco y sin miramientos. Te amo y no quiero tu lástima ni tu perdón. Los deseos se están amontonando como naranjas en un bol. El amor me consuela y acepto que las amapolas van a secarse con la misma gracia que florecieron bajo el cielo con puntadas de estrellas. Te amo de forma circular, media ovalada. Sin punto de inicio ni de final. Te amo aunque no entienda a ciencia cierta porque. Tanto te amo, en estos remolinos sin retorno que me ahogo en el agua turbia de la eternidad que no duro más de tres meses. Te amo, aunque no tenga el mínimo sentido. Por eso he aprendido ha disimularlo. Sin gracia y sin expectativa, te pregunto si me amas. Se caen las naranjas del bol- Claro, te ha mordido un perro María?

Cualquier sabor

octubre 14th, 2013

_6e_883b4eee76f265f6_905ec80-post

Loretta no es más que una soñadora. De esas que suspiran por inercia y se ven todas las repeticiones de telenovela. Alguna vez con la juventud de sombrero y las piernas largas de flamingo playero juró amor eterno al calor de un amor que fácilmente podría derretir roca volcánica. Pero eso de jurar y cumplir, es una fantasía. La rutina del lunes hizo que muy pronto el fuego volcánico que quemaba cualquier cosa, se hiciera pequeño, compacto, ideal para asar tortillas y malvaviscos por las noches. Raúl amaba a Loretta, pero en el fondo el la pasaba bien con cualquier sabor. El amaba la compañía y las atenciones y Loretta era dificil de superar. Pero aveces aparecía la oportunidad, con pestañas largas y sin muchas preguntas. -La ame, al comienzo.  Le cumplí lo que pude. Pero no creía en el compromiso, Loretta era mi favorita, mi helado de vainilla. Y yo se lo dije, Loretta mi amor, tienes que entender. -No hay nada que entender -repuso. Y después de un par de veces, me dejo. Fácil se fue por la puerta y la que no podía vivir sin mi, sigue su vida normal sin saludarme siquiera. Que cinismo.

Tantas novelas románticas ha leido que le han lavado el cerebro. Y yo aveces salgo, solo por esa compañia y atención. No por la caza y la presa, si no por esa atención. Si la pudiera hacer entender, que no la dejo de querer. No es machismo, es un poco de entendimiento, tan solo un poco. Puedo salir a cenar con otras mujeres, pero bueno me gusta que solo me cocine ella. Puedo besar a otras, pero solo con ella me gusta dormir abrazados. Las otras son conquistas, cualquier cosa. Nadie esta comparando… tú tanto te indignas que sean más jovenes que tú. Con decirte que ni en eso había reparado. Por favor Loretta, no me cierres la puerta. Entiende que tan solo busco, lo que necesito. Ningún animal caza con la panza llena.Loretta parece de piedra. No atiende mis llamadas y si me apenas si me saluda. Parece mentira que entre tanta gente, solo ella es justo el helado de vainilla que me gusta…

La primera vez

septiembre 16th, 2013

Debajo de ese corazón de mantequilla con miel, que se derrite completamente con toda tu atención y amor, estoy yo. La expectativa me gana y aunque esta vez dije que no cederia tan fácil me ha ganado tu dulzura. Quiero que hablemos bonito todos los días. Aunque hayan miles de cosas en medio, yo no veo el momento de estar sin zapatos viendo tele. Que importa si el control remoto no sirve y si el abanico de la sala esta en lento. Poco relevante es el tiempo o la hora cuando estoy contigo. Si contigo, eres mi permiso personal para dejar cualquier eventualidad de lado. Contigo, la persona con la que más me gusta hablar en toda la galaxia. Mientras miro mi pecho pequeño, debajo del uniforme, me siento tan chiquilla es cierto. Soy muy afortunada que en mi inexperiencia amorosa haya encontrado al primer intento el amor verdadero. Si los principes azules existen, deben ser como tú.

Que es la edad, si no un número. Nadie puede darse cuenta, tu no me estas robando un beso. Yo te lo doy porque quiero. Aunque sea una chiquilla puedo leerte fácil. Los hombres son iguales, aunque jueguen cromos o estén en la u. Mi vida sería más fácil si pudiera verte todos los días. Mi vida sería más fácil si ya tuviera la mayoría de edad.  Si pudiera crecer en una noche, tres años para ser exactos y ya mañana darte la mujer que duerme en este cuerpo de niña. Alguien dice que estas jugando conmigo. Que no esta bien que me doble la edad.  Pero si lo que quiero contigo, no lo quiero con nadie. La gente es tan amargada, siempre pendiente de los números. Ese perfil bajo, en que por suerte tu sabes mantenernos resulta una maravilla para burlar cualquier control. Nadie sospecha y es que solo nosotros podemos entendernos en esas miradas esquivas que parecen cualquier cosa. El mundo puede venirse encima, te lo digo, estoy decidida a cumplir nuestros sueños, a gastar todos los deseos de las candelas de cumpleaños en tu amor. Estoy segura de que este amor durará para siempre. Por eso es fácil seguir tus indicaciones. Hoy cuando vuelva del cole, pasaré por tu casa. Si hoy, miércoles que no hay moros en la costa. Lo pensé, en el recreo. Pensé  en dejarnos de besos suaves y pasar a lo que sigue… y  como mantequilla con miel al  sol, me derretí de nuevo por tu culpa…

Calamar con ajo

septiembre 2nd, 2013

Manuel Antoni0

Me ciega el deseo de verte. Al menos verte, que importa si no me hablas. Si verte, Carlos Manuel aunque sea de lejos. Si ya se que las cosas no van bien. Hace rato que no van bien. Separados ni juntos, no funciona. Ya no funciona. Nos hemos perdido en la aurora de la mañana, en estas montañas con neblina y silencio donde cuando el sol decide salir  quema. Nos lleva la corriente y estamos ahogados de nadar en contra . Estamos atados a este amor que habito en nosotros y hoy da más vueltas que una botella vacía de fanta colita. Cangrejos tristes que cuentan las olas y me susurran que esta vez será la definitiva. La selva ama al mar en medio de acantilados y suposiciones de fines de semana. Lo ama, aunque pague mal y no cumpla sus promesas.

Esa humedad que nos abraza como una nube y apenas nos da chance de mirarnos solo un momento entre esos silencios infinitos que no me atrevo a romper. Las olas chocan irremediablemente en los bancos de arena. Mientras que mis miedos se vuelven moustrous de agua salada. Estoy tan lejos de la luz, como un calamar gigante jugando escondido. -Saben más de marte que lo que hay en el fondo del mar, Carlos Manuel. Si tu eres un calamar gigante, entonces yo también-Estoy tan ciega y tan sola, aburrida de que tu amor se haya perdido como una guatuza cuando se enamora de la luna. Cuantos secretos Carlos Manuel, te guarde para siempre. Quisiera verte, fuerte y amable como un manzanillo venenoso que se enraiza en las promesas cumplidas. Sin embargo, no echaste raíces, te curaste de un mal amor. Cuando pudiste te fuiste, el mar borro las huellas, la selva me dijo que te dejará ir fácil porque no eras mío. Me quedo aquí, con todas las estrellas por delante, el mar azul desnudo que me consuela como una niña y con certeza absoluta que mi gran amor siempre será Manuel Antonio.

Cerca de amapola

agosto 26th, 2013
Te di todo el espacio para que te escondieras en falsa cortesía, como una cerca verde de estacas. Siempre te di el beneficio de la duda, sin pensar siquiera que tu sembrabas preguntas y movias los hilos a tu antojo. Yo no era más que un pasatiempo de fines de semana. En los recovecos de los buenos dias y las buenas noches te quedaste. Hablando paja en la cera, debajo de la entrada de amapolas en mi casa, me ganaste sin esfuerzo. Vendes helados en el polo norte y arena en la playa. Especialista en leer deseos y hacer promesas. Cuantas hicimos, que como botones cortados abrieron nunca sus pétalos . Como si se tratará más de una formula matematica que una relación, crecía mi amor ingenuo por ti, fuerte como una amapola. Ahora no hay nada que decir, si tu sabes como mover todo para que no quede la minima pizca de encanto. Cambias las condiciones, tu haces el papel de fiscal y juez al mismo tiempo. No se leerte, me enredo en esos espacios vacios que dejamos para no evidenciar que tu desinterés empieza en cuanto tenemos la ropa puesta.
En bloque editas y mueves las piezas. Pero tanto juegas que no amas. Tanto piensas que no disfrutas. Es cierto, sabes encantar con mover las pestañas pero yo no quiero aprender a jugar así. Me dices que reconsidere mi posición. Estoy segura que es la ultima vez que hablamos en la cera de mi casa. Te cuidas tanto con los detalles que nunca te entregas, enredado en la cerca de estacas verdes. Tan cercano y tan abismalmente lejos. Yo no tengo que reconsiderar, yo entiendo ahora con claridad todo el cuadro. No vale la pena decirlo en voz alta. Me toco perder, claro si la casa siempre gana. Te vas lejos y yo me quedo, como una amapola abierta, en la cerca de estacas.
  -Amor de mis amores, tanto cinismo pudre las amapolas como un palo de agua-

Gracias por participar

agosto 19th, 2013
Al comienzo de solo pensarte, se sentia como un abrazo. Me embargaba una alegría de tonta como hormigas subiendo por un caramelo abandonado. Poco faltaba para que mi mandíbula se trabara de tanto mantener la sonrisa. Al fin, alguien entendia mis chistes y  los contaba aún mejores. Ese alguien tenia la sonrisa más increíble que he visto jamás. Eran muchas cosas en común. Todo calzaba sin presión de ningún tipo. Todo fluía como corrientes submarinas del pacifico. Eramos la misma corriente, el mismo cielo abierto. Fuimos mar, fuimos cangrejos, fuimos estrellas, fuimos ola, fuimos palmera, fuimos arena dorada… todo lo que querás imaginarte lo fuimos. Y así como paso, dejo de pasar. Ahora vamos sin la necesidad de anclarnos, solo la decisión de seguir, puedo estar feliz de haber sido parte de esa corriente. De conocerte un poquito y dejar que entraras en mi corazón tan raro y loco.
Pienso en todos los viajes que nunca vamos a hacer. En las millas imaginarias que compramos en oferta, desde la almohada justo antes de dormir.  En todas las calles que no cruzamos y en todos los sueños que se quedaron en planos. Esperando esa persona correcta. Te pareces es cierto y quizás lo fuiste por un tiempo. Lo que nos duro la miel esta bien. Fue lo que Dios quiso, todo el tiempo que nos presto.
Mientras el desamor llega, lo espero con la misma paciencia que el agua para hacer té. Intento cada día que la resignación llegue, que sea suficiente para no mirar atrás ni por curiosidad. Gracias a Dios que nos encontramos, que corrimos millas mar adentro y que fallamos. Pienso en la corriente  submarina y se siente como rayos de sol. Pienso en vos y solo me acuerdo de tu sonrisa. No tengo nada más en mis bolsillos que gratitud infinita por nuestros atardeceres compartidos. Cada comienzo llega del final del otro.
    Archivos