Distancia

Febrero 10th, 2014

0_81bb8d1f3f_48edc103_cf68f_-postEl cielo esta despejado. Se abre de par en par el descapotable invisible, mientras tu me tomas de mis hombros. Los tirantes del vestido por primera vez se quedan quietos tan cerca de tus manos. Aunque se que es importante, no puedo sostener tu mirada, sin que caigan lagrimonas por los costados de mis mejillas. Por eso, miro deliberadamente a la ventana. Suena como un rosario, todos  los murmullos de los planes que recitas sin orden, todos pendientes.- La próxima vez que nos veamos-. La distancia que se nos viene encima, no es más que el punto final a cualquier cuasi intento de relación. Soy pesimista por naturaleza, pero tu me has endulzado. No se como, me has polarizado. Y no se como y con toda la pena del mundo, me encantaría estar equivocada.

Es un buen día para volar y recorrer el mundo. Te has marchado como un avión de papel en rebeldía. Te has marchado como una paloma gris a velocidad de jet. Has dejado en el mostrador un par de tarjetas de teléfono, tres facturas y un voucher del banco. No hay más. He buscado por si acaso dejaste una promesa, aún una barata. Pero nada, te fuiste y solo quedo la distancia infranqueable de tus mentiras. Puedes irte a la misma luna, que estas lejos de mis ojos, no de mi corazón.

Te he visto hacer maletas, tomar un taxi y que te nazcan alas de los omoplatos, convertirte en pájaro para ver el sol morir en otro horizonte. Mucho he intentado sacar toda esta tristeza contenida en mis ojos, con el tono correcto de no quebrar la voz ni un poco. Pero eso de las sensibilidades no es lo mío. Considero una tontería completa, eso de mostrar sentimientos y debilidades, como si fuera a cambiar algo. Por eso he decidido no conservar ni las facturas, ni las tarjetas y menos el voucher del banco. Las lagrimonas me delatarían de no usar grandes lentes de sol. –Hasta pronto– le digo al pequeño punto blanco, quizás tu avión…

 Ni de amores se muere, ni de recuerdos se vive. Sigue adelante y no pienses más en lo que ya no es.
Isaías 43:18-20


Gracias por participar

Agosto 19th, 2013
Al comienzo de solo pensarte, se sentia como un abrazo. Me embargaba una alegría de tonta como hormigas subiendo por un caramelo abandonado. Poco faltaba para que mi mandíbula se trabara de tanto mantener la sonrisa. Al fin, alguien entendia mis chistes y  los contaba aún mejores. Ese alguien tenia la sonrisa más increíble que he visto jamás. Eran muchas cosas en común. Todo calzaba sin presión de ningún tipo. Todo fluía como corrientes submarinas del pacifico. Eramos la misma corriente, el mismo cielo abierto. Fuimos mar, fuimos cangrejos, fuimos estrellas, fuimos ola, fuimos palmera, fuimos arena dorada… todo lo que querás imaginarte lo fuimos. Y así como paso, dejo de pasar. Ahora vamos sin la necesidad de anclarnos, solo la decisión de seguir, puedo estar feliz de haber sido parte de esa corriente. De conocerte un poquito y dejar que entraras en mi corazón tan raro y loco.
Pienso en todos los viajes que nunca vamos a hacer. En las millas imaginarias que compramos en oferta, desde la almohada justo antes de dormir.  En todas las calles que no cruzamos y en todos los sueños que se quedaron en planos. Esperando esa persona correcta. Te pareces es cierto y quizás lo fuiste por un tiempo. Lo que nos duro la miel esta bien. Fue lo que Dios quiso, todo el tiempo que nos presto.
Mientras el desamor llega, lo espero con la misma paciencia que el agua para hacer té. Intento cada día que la resignación llegue, que sea suficiente para no mirar atrás ni por curiosidad. Gracias a Dios que nos encontramos, que corrimos millas mar adentro y que fallamos. Pienso en la corriente  submarina y se siente como rayos de sol. Pienso en vos y solo me acuerdo de tu sonrisa. No tengo nada más en mis bolsillos que gratitud infinita por nuestros atardeceres compartidos. Cada comienzo llega del final del otro.

Ruleta

Junio 26th, 2013
Sabemos utilizar la estrategia amorosa solo cuando no estamos enamorados. Entonces antes de que pase el evento, empiezo el ritual de conquista. Desfila el maquillaje de fiesta, tacones altos y vestidos cortos (muy cortos) de encaje que enseñan los muslos y que disimula la pena. Esta noche iremos al casino a jugar ruleta o quizás una cena a la luz de las velas. Por esas cosas del destino,  compartimos algo más que el cinismo. Tenemos el mismo cumpleaños, quizás por eso es valido pensar que tenemos la misma estrella de Libra. Esos juegos mentales y estrategias rara vez funcionan con alguien nos queda de maravilla. Jugamos al gato y al ratón sin saber cual tiene garras y cual bigotes.
Me gusta jugar  a estar enamorados, tomarnos una botella de vino caro, mientras nos arrancamos la ropa para besarnos hasta gastar por completo las energías. Somos tan buenos finjiendo que se necesita ser un cínico avanzado para saber que fue calentura de fin de semana. Nos amamos como adolescentes. Jurando amor eterno y otras barbaridades, esas cosas que solo funcionan en los amaneceres de los sábados. Mientras me besas el cuello yo olvidare que es un juego, es un calentamiento. Nos decimos lo que queremos oír de nuestras ideas preconcebidas del amor y compañía. El vestido corto de encaje se ve divino en el piso de tu cuarto de hotel. El vino deja de hacer efecto. Otra vez es de día. No hay que ser muy entendedor para saber que no vamos a cambiar números de teléfono ni correos. Amor mío, eran las dos de la mañana y teniamos hambre…

Ingeniero

Mayo 22nd, 2013
Tienes esa facilidad para matemáticas que encantaría a cualquier calculadora por mucho. Sin querer me he valido de tu corazón gigante y tu ingenio maravilloso para hacer andar desde ruedas con medidas exactas y sueños que van tan alto como aviones jets. Se que es una locura, las probabilidades no favorecen a los locos y mucho menos a los enamorados. Pero por esta vez, vamos a olvidarnos de lo que suele pasar y pensemos que seremos la excepción a la regla. Tu encanto no ha hecho más que sacar toda mi dulzura como semillas de sandia que germinan en cualquier lugar. Nace del centro de mi corazón, darte mi atención, mostrarme sin restricciones y sin reservas. Igual contigo siento que puedo ser yo misma, dos locos tirando piedritas al río mientras hablan de cualquier cosa. Entonces si tengo frio, me das un abrazo mientras que cada vez que dices algo lindo, te doy un beso. Y así son nuestras tardes, mirando atardeceres o contando estrellas fugaces que pasan encima de las nubes.
No necesito tu aprobación, pero me gusta tener tu opinión. Somos dos niños grandes que se hacen compañía y que antes de dormir se mandan mensajes bonitos de buenas noches. No puedo darte más que esto, aunque ya no tenga reserva ni filtros, esto es todo lo que hay disponible. Estamos en la misma página, sintonía de sentir el corazón como tambores de carnaval. La racionalidad absoluta, la dejo en el asiento trasero, cada vez que te veo llegar. Porque antes que cualquier titulo y cualquier etiqueta, eres mi amigo, la razón absoluta de mi sonrisa y por mucho mi ingeniero favorito. Que arregla desde maquinas complicadas hasta corazones rebeldes.

Aliche

Abril 1st, 2013
Se esconde debajo de los cojines, como si fuera su fortaleza personal. Es que hay que admitirlo para ser tan solo una gata callejera con bigotes partidos y manchas blancas de espirales; es toda una faraona egipcia. A mi nunca me han gustados los gatos, ni siquiera Garfield era de mi agrado. Me imagine que los gatos, solo comian atunes o para mi desconocimiento absoluto, lasañas. Claro, por eso me extraño su fasinación por la zanahoria y por jugar con el papel aluminio. Aliché no era una gata cualquiera, era una guerrera que lloro hasta que la encontramos como una bolita de pelo negro con rayas blancas. La cola negra y una punta blanca como si la hubiera metido en un frasquito de corrector.
Cuando veo tele, ella llega como una sombra, se desliza por mis piernas y sube como si se tratara de una escalera. Se queda cuanto tiempo guste, para luego irse, con el mismo misterio con el que llego. Aliche me enseño a amar, a usar mi corazón completo. A dormir con un león pequeñito y a sonreir con solo ver las espirales. Era tanta su belleza, que como si se tratara de una famoso murió sin causa conocida. Una muerte tan misteriosa como Marilyn Monroe, sin saber como nos toco enterrarla y ver nacer un “no me olvides” con la misma fuerza que esos ojos verdes vieron tantas veces el amanecer. Como la amaba crei que era mia, sin saber que nunca fue de nadie más que de su belleza increíble y amor incondicional.

Ladrón

Marzo 20th, 2013
Me siento fatal. Hace días que el corrector de ojeras dejo de corregir y se hace más que evidente que las bolsas azules me delatan como un cartel luminoso. Otra vez peleamos, ya perdi la cuenta. Y yo me pregunto si alguna vez volveran a ser las cosas como al comienzo. Todo tu potencial esta ahí, guardado en alguna gaveta de la cómoda. Tanta nostalgia se nota como hojas podridas por el invierno. Simple tristeza absurda de estar contigo y saber que estamos a mil años de entendernos. Soy tan buena inventando argumentos y excusas, de tanto decirlos, te creo. Yo nada más se que en el fondo eres una buena persona, que toma desiciones estúpidas y que todos estos enredos cosmicos no son más que la vuelta de la moneda. Ya nos toco la parte feliz. No habrá nunca nadie más feliz que nosotros debajo de las estrellas haciendo el amor en el lado oscuro de la luna. Nunca nadie se podrá amar así, nos gastamos el amor y quedo la humedad en la pared. Nos disipamos como alcohol abierto.

Me siento fatal y no hay analgesico que me quite lo triste. Quisiera poner pausa y dormir unos tres dias seguidos. Estoy agotada, me queman tus celos iracionales y tu malas maneras. Soy una tonta por seguir contigo, por esperar que se mantenga tu bondad por más de una tarde. Se que estoy esperando el tren en la calle de asfalto, pero me toca esperarte. Para que regreses, para que seas otra vez considerado y me ames como al comienzo. La misma mujer que te ama, es la que te espera. Quizás un ladrón te robo el corazón… 

Flechados

Febrero 6th, 2013
Prefiero tener  la razón de sombrero y la estrategia fallida de faja para que no se caigan las enaguas al suelo cada vez que te veo. No quiero ser la ganadora absoluta, quiero tenerte a ti. Sin juegos de mesa, ni enredados de cables. Sin promesas entre lineas y con las intensiones sobre la mesa. Si quieres estar conmigo, podemos caminar un rato mientras pasa la lluvia.


Estoy harta de los codigos invisibles de espera. Puedo saltarme cualquier inconveniente de un brinco; hasta quince pasos de protocolo con tal de que salgamos hoy y la pasemos bien. Sin embargo los pasos tienen su función de ser antes de lo esperado se evidencia porque la razón, no es una mariposa que se posa en mis hombros. Me enredo, te digo lo que pienso, no filtro ni el agua. Te digo que me gustas, aunque el momento no sea el más oportuno. Esto no es una ancla, es un barco- le dijo en algun momento mientras navegaban río abajo. Es muy fácil esto de quitarse la ropa y hablar del clima. Pero contigo quiero fluir como el río que llega al mar. Mientras dure disfrutemos, no pensaré esta vez en el destino ni en el trayecto. No pensare y me adaptare a las circunstancias. -Cupido flecho en el centro- piensa cada vez que lo besa mientras fluye y por tan solo un momento las estrellas se alinean de manera perfecta en dos mortales.


Y aunque me pierda completamente, no voy a ser yo quien se esconda de lo siente.
Drexler 

Puente

Enero 7th, 2013
Mis sonrisas son inspiradas por ti. Aunque no lo acepte ni lo cuestione, así es. Porque gracias a ti, late mi corazón completo. Y toda esa dualidad de bien y mal, no son más que una moneda de 100 que da vueltas como un trompo de madera. Aveces creo que puedo aguantarme, a tan solo estar aquí. La distancia viene y va, pero yo estoy aca para ti. No te das cuenta de mis miradas y si lo haces tienes la delicadeza de no hacerlo evidente. Siempre me has permitido hacer puentes y cruzar puertas. Aunque haya pasado varias lunas llenas y hayas encontrado a otra persona, no puedo dejar que eso me afecte. Igual te amo, no cambia nada. Quiero que seas feliz, conmigo o sin mi. 
A mi no me interesa recuperarte ni tener tu atención de nuevo, yo con solo mirarte y un par de casualidades me es suficiente. Los demás pueden extrañarse de mi actitud tan casual, es cierto que ya no puedo cruzar puentes ni abrir puertas. Pero puedo verte, aveces. Las casualidades son llaves y vigas que guardo por si algún día llega el día. Lo espero en secreto, sin la menor intensión de sabotear las cosas. Nada más estoy en el banco de suplentes, porque prefiero ser tu opción a jugar de titular en cualquier otro equipo. Sigo construyendo puentes, cada vez que te miro. Aunque no haya más que vacio, en la minima posibilidad de que alguna vez te decidas a atravesarlos. Yo lo unico que tengo es la ilusión. Un par de miradas son suficientes, te amo, pienso en la manera de que esto no suene a excusa pobre de mujer perdidamente enamorada. Es que lo amo, por eso lo hago. – Pero tanto esfuerzo haciendo puentes de varilla y concreto para cruzar abismos absurdos, cuando el pobre desgraciado lo que queria era ir subir al cielo como un cohete espacial. Yo les hice puentes a quien ocupaba una escalera. 

Cuchara desechable copera

Noviembre 21st, 2012
Aveces quisiera ser tu primera. Entonces me doy cuenta que nos dividimos en mil pedacitos. Pedazos vagabundos que ruedan por el mundo, como pajillas navegantes que se entierran en la arena. Destinados a encontrarse en una mirada, muy de vez en cuando. Para que en cualquier beso barato, encontrar esa chispa de ti. Me parece imposible levantarme todos los días con la misma persona. Si tan solo me gusta el fragmento, el reflejo vacío de un segundo. Si los amantes somos cucharas plásticas desechables, destinados a amarnos debajo de las piedras.

Por eso se que entiendes las distancias que hay que guardar para que funcionen las cosas. Ser la primera, y la ultima. Nada más. Tu puedes entender que la sucesión logica no esta funcionando, que estando tan cosmicamente destinados a amarnos, tan solo nos encontramos para esparcirnos. Y que es lo que pasa cuando uno ama, si no es romperse en mil pedazos. Yo quiero ser tu primera, dije sin saber todas las historias previas. Te amo, dijimos sin entender la magnitud de una promesa de telenovela. Esas cosas pasan, todo termina hasta los sentimientos cursis. Sin embargo los fragmentos siempre se encuentran y dejan una sonrisa en los labios. Yo por eso, no te prometo un final feliz. Ni que duremos más que un fin de semana. No creo que sea posible ser la ultima ni la primera. No tendremos falsos positivos ni teamos ni nada de eso. No te prometo nada, pero si una buena historia llena de fragmentos y partes vacías, de esas que se cuentan como fines de semanas y con la misma importancia de una gripe en invierno.

Entonces en un desesperado arranque de sinceridad, me besas como si nos hubieramos encontrado con la fuente y no con una chispa. Nos amamos como ama la gasolina al fuego, derritiendo cualquier pendiente. Fuego puro que consume a las personas como cucharas desechables.

 – De todos los bares en todo los pueblos en todo el mundo, ella entra al mío- Rick

Corriente

Octubre 29th, 2012
Somos muy amigos. Suena a una excusa venida a menos cada vez que ruedo por tu cama y me levanto en tus brazos. Sin querer hemos caido en un enredo de audífonos y cables que ya no sabemos cual es el derecho y cual el izquierdo. Hay una corriente que nos lleva por los pies y nos junta como una resaca. La marea nada más sube y baja como un tobogán. Y yo quiero que me lleve, quiero los mil remolinos del mar contigo, perdernos para no volver.
Esta corriente tan profunda que nos arrastra los pies por el cemento y nos hace llegar casualmente a la puerta, generalmente en la noche y con alguna excusa tonta. Entonces nos arranca la ropa, se nos mete por la piel hasta el torrente sanguíneo. Estamos en problemas, porque llega hasta mi conciencia y mi memoria los remolinos. Y yo me suelto y me dejo ir contigo al mismo mar del amor. No hay nada que hacer, sucede. Aunque al día siguiente estemos de acuerdo que fue un error. Somos amigos repito mientras respondo mensajes de texto con una carita feliz. Es que es tan evidente esa fuerza que nos une y que al mismo tiempo nos ahoga. 
La resaca de querer estar contigo y esperar a que tu quieras lo mismo. El único salvavidas posible es hablar claro las cosas, pero soy especialista es guardar silencio. Una de estas noches me va a llevar la corriente directo a tu cama y haremos olas infinitas de promesa, mientras nadas en mi ombligo y cuentas mis pecas por docena. Nos alejamos de la orilla, pero siempre tenemos que volver cuando suena el reloj despertador. Entonces recuerdo tu compromiso previo y como esta maldita corriente me tiene nadando en el mismo lugar. Me apena caer tan facil, estar enredada como una niña sin flotador que no va a ningún lugar. La corriente que lleva nuestros pies, es la misma que te lleva lejos de nuevo junto a ella. Ha sido tan solo un evento aislado. Cualquier cosa. Cosas de amigos. Mientras abre el periodico en deportes, le intenta hacer conversación -Recuerdas cuando ibamos a surfear juntos? Que corriente más hijueputa nos tocaba, eras un gato negro. Y ella responde mientras sin preguntar sirve el desayuno, café negro con splenda y tostadas con canela.- Siempre esa maldita corriente Fede...
    Archivos