Desleal

septiembre 10th, 2014

3609a89564918900b0b7f2b160623bea

No te quiero. No me gustas. No pienso en ti. Basta de mentiras, que bien sabes que te quiero como si fueras de chocolate, me gustas como un atardecer y pienso en ti más que en el mar. Me han tocado estas cartas bajas, este juego sin suerte, esta música sin ritmo. Me ha tocado enamorarme desde la barrera, aveces con rabia, otras veces con cinismo, la mayoría del tiempo sin esperanza. Me ha tocado bailar al ritmo de tus palmas, deseando tus besos con cada movimiento de mi enagua larga. Es que uno puede ser infiel, amor mío, pero nunca desleal.

Me ha tocado encantarme con tu dulzura desde la distancia, pensar en todo lo que te diría el día que me quieras, así como yo te quiero. Añorar tus abrazos y soñar con tus saludos fervientes. Y no es lo mismo, amarte sin respuesta sentada en el mismo lugar convenientemente  al final de la tarde, para verte pasar y si tengo suerte, quizás cambiar un par de miradas lejanas. Siempre tu por la derecha, con audífonos y lentes de sol. Más lejano que saturno y aún así yo espero una sonrisa siquiera. Que notes como cada día siempre estoy casualmente en la ventana justo a tu  hora de salida. Te puedo esperar para siempre, en esta lejanía de leerte sin entenderte siquiera, imaginando diálogos y miradas. Basta el verano para que me enferme de amor, como si fuera gripe de temporada. Con cinismo, sin vergüenza y con mucha pena, decide olvidarlo. No puede seguir gastando poesía en ese amor lejano, que con mucho costo devuelve la sonrisa, al menos por cortesía será. Porque desde el primer día noto a la chica de la ventana. Otra cosa y por mucho diferente es que la ignore a sabiendas que nada bueno sale de leer varias veces los mismos libros.

El titulo del libro no puede ser otro que problemas. Piensa cada vez que intenta leerla, con el marco de la ventana de portada y la foto de la misma pelirroja ordenando libros. Han llegado un par de veces al mismo lugar, pero el que ya sabe todos los enredos cósmicos la ignora con la misma dulzura de un limón acido. Se llenaría demasiado rápido, este barco tiene muchos huecos. Par de tontos, tanta distancia se acorta con una palabra bonita, esas que salen en los libros de amor que compran por docenas.

Amor de lejos

agosto 29th, 2014

tumblr_naaur5LGhl1qz8rpeo1_1280

No quiero abrir los ojos, te digo susurrando. Tan bajito como un secreto. -Sabes que puedes quedarte, te lo he dicho un millón de veces. Encontraremos la manera… digo sin saber cómo, mientras mis dedos cerrados parecen más un candado que una puerta abierta. Pero aún no tengo la dirección, aunque me he partido el coco, no veo la lógica de poder detenerte a mi lado. Se que habrá alguna posibilidad  esperando la oportunidad, antes de que tu avión se marche sin boleto de regreso. Se cobijan en brazos, mientras se dimensiona la textura de su piel debajo de los edredones. Con sus dedos dibuja sus costillas y cuenta una vez más, las vértebras tímidas que se sabe de memoria. Camina por su estomago y aguarda en sus caderas. Besa su pelo desordenado, siempre con los ojos cerrados, para obviar la luz de la mañana que entra como una promesa entre las persianas.

Se saben muy bien la rutina, claro hasta pronto dicen. Un par de correos todos los días, que se van haciendo cortos y concisos. Antes de lo esperado, escriben porque tienen y no porque quieren. Ahorrar todo el verano para vivir tan solo un mes juntos. Añorando tus brazos, recibo amantes fugaces. Sin miramientos ni falsas expectativas, con tu retrato en la mesita de noche. Para que de entrada sepan que yo pertenezco solamente a ti. Para tener un punto de comparación que superes por varias millones de estrellas. Es una locura, esto de vivir añorando tu amor de verano. Pero para que darle tantas vueltas, ya casi es verano otra vez. Solo falta un par de meses… y esta vez será NYC.

Borrado permanente

agosto 4th, 2014

6e3264b7b60d0669b2cfad2f3c3919e8

Con todo el cinismo del mundo, te digo desde la puerta del baño muchas felicidades. Me aplaude de pie el sillón, el cenicero lleno y las pantuflas  rosadas. Tu fantasma esta sentado justo en el borde la cama, al igual que lo estabas tú entre tanta reincidencia. En medio octubre viajan mis felicitaciones, llegan justo en el momento mágico que dices acepto en el altar divino de la iglesia del muro de piedras, donde se caso tu mamá y tu abuela.

Entiendo, que lo nuestro siempre fue un romance sin sol, sin estrellas y con muchas, pero muchas despedidas. Nuestros dedos siempre sabían caminar discretamente hasta encontrarse justo en el medio de la nada. Poco importante eran las pobres excusas que nunca funcionaron. Pero bueno, estábamos lejos de casa. Entonces nos escapábamos, como gansos de mar, tanta torpeza es imposible de justificarla si no se usa la palabra locura. Idiotas que caminaban descalzos mientras recogían vidrios gastados por el mar, hablando en clave, contando las derechas y las izquierdas. El alcance de este fin de semana, se vuelve en grandes ondas expansivas de nostalgia y muchas burbujas de corazones rotos en el borde de mi café. Entonces, alguien habla del vestido blanco, de bouquet de rosas rojas. Siento el sabor de champagne caro en el aire, todas tus tías con perlas, la lista interminable de regalos. Alguien habla y deja de hacerlo, porque en mi no hay respuesta a ese tema.

Yo sonrío porque se que tu felicidad vale más que cualquier enredo de manos. Miró la playa desierta y entiendo que desde esta misma tarde, solo tengo que darte algo más. Un regalo de bodas, para los novios.Es el borrado permanente de mi mente. Dejo de recuerdar para quien van y vienen las felicitaciones. 

El secreto para ser feliz es tener mala memoria

Isla Bonita

julio 28th, 2014

9536ae58787aeab9a740455f955d3d5fQue puedo decir a estas alturas, para salir de la sospecha de culpable. Absolutamente nada. Tienes derecho a pensar lo peor de mi, como si de ser cierto significará de alguna manera que te deje de querer. Acaso no puedo hablar, sin que bajen rayo eléctricos que partan la poca confianza aunque sepamos de entrada que somos un  par de piedras . Es un tramite, la promesa de intentarlo, las peores acciones se hacen con las mejores intensiones.

Has ido minando poco a poco mi confianza, en un fin de semana se ha terminado. No puedo mantener la mirada, mucho menos una conversación decente. Ha sido demasiado la exigencia, la culpabilidad que no se lava con ningún jabón antibacterial. Entonces lees lo que quieres leer, quien puede detenerte si hace rato que pasamos distraídos la señal de ALTO. Vamos mi amor, creeme esta vez. Al final yo tan solo creo que el amor esta lleno de baches y promesas. Esto es lo que hay, te digo con la premisa de que no será suficiente para ganar una oportunidad. Amarro pacientemente mi amor fallido a un ancla sin cadena. Me desconozco, soy un pájaro en un islote de piedras. Ya no me quiere, digo telepáticamente cada día que pasa y tu sigues guardando silencio.

La última Gaseosa Carbonatada

febrero 14th, 2014

223ceeef_cb5de1cb0bb1_fc0341-post

Una vez me prometiste la luna, varios asteroides y algunos planetas de los pequeños. Y yo me maraville con tu atención, con ese amor de helado de fresa que poco faltaba para ser un milkshake de yogurt. Una noche basto para darme cuenta que estaba completamente loca por ti. Eras la última coca de este y varios desiertos. Tu amor, aunque más simple que una papaya verde era mío y eso en aquel momento era suficiente. Era una flor tan bella que nació en medio de la nada, nunca tuvo raíces ni abono. Solo belleza efímera. -Aprovecha, porque durará poco- como las estrellas fugaces que se entregan y se olvidan en un segundo.

Yo no necesitaba promesas tuyas. Con solo el tono de voz era suficiente. Para firmar todas las negociaciones sin leer siquiera. Yo no necesitaba nada, estaba deslumbrada con tu luz y paciencia. Todo lo que hablamos esa noche se lo llevo la brisa. Las palabras se tomaron de las manos y terminaron por quedar pegadas a las conchas de los cangrejos ermitaños. Este amor bobo que me hace desear tu felicidad por encima de cualquier cosa y que con solo escuchar tu nombre me hace sonrojar en automático. Como me gusta tu sonrisa.- Mientras hablas de cualquier cosa, que poco viene al caso- quisiera besarte. Sentirte como bronceador en mis brazos, gastarte de tanto tocarte. Morderte los labios como un mango maduro y vibrar como un celular en silencio, si tan solo sonríes. Por eso quiero pedirte que cuando te vayas, lo lleves contigo. Todo este amor raro y sin sentido que nació bajo la luna llena, es una sonrisa compartida, un par de olas que revientan en la orilla. Poder secar mi cabello en tu camisa mientras me cuentas otra de esas historias bonitas, abrazados como tontos. Eres la última, aunque haya un millón más…

– .-

Distancia

febrero 10th, 2014

0_81bb8d1f3f_48edc103_cf68f_-postEl cielo esta despejado. Se abre de par en par el descapotable invisible, mientras tu me tomas de mis hombros. Los tirantes del vestido por primera vez se quedan quietos tan cerca de tus manos. Aunque se que es importante, no puedo sostener tu mirada, sin que caigan lagrimonas por los costados de mis mejillas. Por eso, miro deliberadamente a la ventana. Suena como un rosario, todos  los murmullos de los planes que recitas sin orden, todos pendientes.- La próxima vez que nos veamos-. La distancia que se nos viene encima, no es más que el punto final a cualquier cuasi intento de relación. Soy pesimista por naturaleza, pero tu me has endulzado. No se como, me has polarizado. Y no se como y con toda la pena del mundo, me encantaría estar equivocada.

Es un buen día para volar y recorrer el mundo. Te has marchado como un avión de papel en rebeldía. Te has marchado como una paloma gris a velocidad de jet. Has dejado en el mostrador un par de tarjetas de teléfono, tres facturas y un voucher del banco. No hay más. He buscado por si acaso dejaste una promesa, aún una barata. Pero nada, te fuiste y solo quedo la distancia infranqueable de tus mentiras. Puedes irte a la misma luna, que estas lejos de mis ojos, no de mi corazón.

Te he visto hacer maletas, tomar un taxi y que te nazcan alas de los omoplatos, convertirte en pájaro para ver el sol morir en otro horizonte. Mucho he intentado sacar toda esta tristeza contenida en mis ojos, con el tono correcto de no quebrar la voz ni un poco. Pero eso de las sensibilidades no es lo mío. Considero una tontería completa, eso de mostrar sentimientos y debilidades, como si fuera a cambiar algo. Por eso he decidido no conservar ni las facturas, ni las tarjetas y menos el voucher del banco. Las lagrimonas me delatarían de no usar grandes lentes de sol. –Hasta pronto– le digo al pequeño punto blanco, quizás tu avión…

 Ni de amores se muere, ni de recuerdos se vive. Sigue adelante y no pienses más en lo que ya no es.
Isaías 43:18-20


Invasión

enero 30th, 2014

Invanden mi corazónCon el mismo desprecio que una gaviota que se pierde en el mar, yo he aprendido a olvidarte. Olvidar los besos pequeños de despedida y tus dedos caminando por mis esquinas. Poco a poco, he aprendido a dejarte ir, como el alcohol azul que si se deja la tapa abierta, se hace agua. Yo he estado esperando a que regrese tu interés. A que me extrañes porque ya nadie lava tus sábanas con extra de suavizante. A que me escribas porque te nace y no que te limites a contestar mensajes. He aprendido a leerte en la distancia. Y no ha cambiado nada la soledad, duerma en tu cama o en la mía. Siempre están en pie esas paredes blindadas que tantas veces me prometiste abrir de par en par. Y yo camine contigo, sabiendo que tu corazón estaba lejos de mi alcance. Esos silencios tan absolutos pueden borrar cualquier promesa de primavera.- Cualquier promesa, especialmente cuando se hacen y se olvidan al día siguiente- Cualquier promesa tonta, de esas que se susurran borrachos y sin ninguna acción concreta.

Me rompes. Tu indiferencia es un martillo, tu desprecio es un taladro. Estoy llena de preguntas y tiempos de espera. Y necesito renunciar a la posibilidad, a estar tan pendiente del teléfono, porque la llamada de larga distancia aún sea en skype nunca entra. El mensaje de buenas noches, nunca llega. Ese cariño que te pido, como hombre de mi vida, no es más que el mínimo esfuerzo. Y te desprecio, detesto tus silencios, tus dudas y tu cinismo. Quiero seguir como si nunca te hubiera conocido. Como si jamás hubiera sido otoño ni primavera, como si fuera lo mismo ir en bicicleta o en avión. Como si medio mundo se cruzará en un suspiro. Como si un correo a media noche firmado con un te extraño no fuera suficiente para quedarme un día más. “Calaveras y diablitos invaden mi corazón…”

Cualquier sabor

octubre 14th, 2013

_6e_883b4eee76f265f6_905ec80-post

Loretta no es más que una soñadora. De esas que suspiran por inercia y se ven todas las repeticiones de telenovela. Alguna vez con la juventud de sombrero y las piernas largas de flamingo playero juró amor eterno al calor de un amor que fácilmente podría derretir roca volcánica. Pero eso de jurar y cumplir, es una fantasía. La rutina del lunes hizo que muy pronto el fuego volcánico que quemaba cualquier cosa, se hiciera pequeño, compacto, ideal para asar tortillas y malvaviscos por las noches. Raúl amaba a Loretta, pero en el fondo el la pasaba bien con cualquier sabor. El amaba la compañía y las atenciones y Loretta era dificil de superar. Pero aveces aparecía la oportunidad, con pestañas largas y sin muchas preguntas. -La ame, al comienzo.  Le cumplí lo que pude. Pero no creía en el compromiso, Loretta era mi favorita, mi helado de vainilla. Y yo se lo dije, Loretta mi amor, tienes que entender. -No hay nada que entender -repuso. Y después de un par de veces, me dejo. Fácil se fue por la puerta y la que no podía vivir sin mi, sigue su vida normal sin saludarme siquiera. Que cinismo.

Tantas novelas románticas ha leido que le han lavado el cerebro. Y yo aveces salgo, solo por esa compañia y atención. No por la caza y la presa, si no por esa atención. Si la pudiera hacer entender, que no la dejo de querer. No es machismo, es un poco de entendimiento, tan solo un poco. Puedo salir a cenar con otras mujeres, pero bueno me gusta que solo me cocine ella. Puedo besar a otras, pero solo con ella me gusta dormir abrazados. Las otras son conquistas, cualquier cosa. Nadie esta comparando… tú tanto te indignas que sean más jovenes que tú. Con decirte que ni en eso había reparado. Por favor Loretta, no me cierres la puerta. Entiende que tan solo busco, lo que necesito. Ningún animal caza con la panza llena.Loretta parece de piedra. No atiende mis llamadas y si me apenas si me saluda. Parece mentira que entre tanta gente, solo ella es justo el helado de vainilla que me gusta…

Harta de mi

julio 26th, 2013
Me crei tan especial. Tanta soberbia me cegó, no quise ver. Cerre los ojos y deje que me contarás las cosas. Porque era evidente para todos, menos para mi.  Hay que abrir los ojos aunque tengas rotos los lentes,  preferir no ver es un tipo de indiferencia. Soltar el timón y dejarse llevar por tus deseos es una tormenta personal con muchos rayos y tristezas. Mi nuevo cinismo al menos me da un descanso. Estoy agotada de sentirme perdida en esta tormenta que destruye caminos y levanta árboles como varitas secas. En esta tormenta que tengo por dentro en el día más soleado de abril. Trueno en seco –Para que me quisiste tanto si lo dejaste perder tan  fácil.- Yo tengo en mi pecho estos secretos que solo las tontas enamoradas guardamos. Soy cordial y distante. Hay indirectas que nunca tienen que tirarse y que nunca jámas me atrevere siquiera a escribir. Indirectas como piedras redonditas que corren en la superficie de los ríos. No todas sirven para correr por el lago, solo lo harán las correctas. No vale la pena pensar en hablar más. Es momento de aceptar. La tormenta baja su intensidad y la aceptación sale como el sol después del aguacero.
Acepto que pudo haber sido cualquier cosa, pero fue esto. Acepto las circunstancias como si las hubiera escogido.  Las cosas no cambiarán. Solo tengo que seguir adelante. Necesito cerrar con suturas todas estas heridas abiertas. Tomará tiempo,  no será un cambio inmediato. Será mi nuevo proyecto. Trabajar en mi para cumplir todos esos sueños que hoy no son más que macetas pintadas en la ventana. Esta vez quiero vencer la  montaña que se abre ante mi. El miedo solo me susurra: “empieza“. De tanta agua de tristeza, nacen nuevas flores de bondad, compasión, claridad, amor y esperanza.
“Tiras a la basura el calendario que tenían juntos, es decir, tiras los planes y los recuerdos que ya tenías sin que sucedieran. Pero no importa si ya habías imaginado lo que no había sucedido, el amor es bonito porque es fantasioso. Te gusta pensar que tienes más de un par de almas gemelas por si una te rompe el corazón. Asumes tu responsabilidad y es hora de trabajar en ti. ” Frase de @hartademi. Gracias Bibiana Faulkner

Luis (y yo)

julio 15th, 2013

El pasado ya fue hace rato. Salió sin pensar en el camino de regreso, y así fue. -Vete pero no vuelvas. Se cumplió a cabalidad. No hay que ser muy entendido para saber que no hay vuelta de hoja. Ella mientras terminaba de empacar dimensiono las medidas de la sala, conto los cuadritos de ceremica de las gradas que tantas veces espero. Calculo el espacio exacto que ocupaba el sillón y el tamaño del cuadro que tanto odiaba y no volveria a ver jámas. Esa casa que fue nido de tantas esperanzas y al final de día de muchísimas tristezas.

El era de relaciones serias. Eso era una constante. Las cosas pasajeras pierden el tiempo conmigo. No creo en las segundas oportunidades ni en albergar esperanzas vanas. La rectitud de Luis rayaba con la inflexibilidad del metal. No habia nada que negociar ni finiquitar. Luis daba las condiciones desde el comienzo. Se trataba más de un contrato que de un noviazgo. Siempre sin sorpresas y las cosas de antemano en medio de la frente. Ella amaba su buen corazón pero no podía con sus lineas imaginarias.

Se cumple hasta donde se puede, pero tantas normas no son más que una excusas que se opone justamente a esa rectitud que tanto defiende. Tanta rectitud borra de tajo su naturaleza humana. Incapaz de bajar sus standares,  prefiere perderla, antes de comprender la minima falta. Se siente como un animal enjaulado, quiere verla con ansias locas. Arrancarle la ropa y hacerle el amor en el sillón de la sala, quemarla como el fuego a la madera. Subir por sus piernas como un alpinista borracho, contentar a esa mujer necia y liberal que desea irremediablemente.  Besar sus senos hasta que se duerman sus labios, gastar su terquedad con su dulzura de niño grande. Tomar su cintura con sus manos y cerrar muy fuerte sus dedos para no soltarla más. Amarse como locos. Mientras exploran sus cuerpos, vibran al compás de sus corazones y prometerle rendido después de acabar, todas esas cosas que su orgullo no lo deja ni siquiera considerar.

Cuando ella salio a esperar el taxi a la cera y vio que Luis ni siquiera se asomo por la ventana, supo con una certeza absouta que había tomado la decisión correcta. Cuando ella se fue sin siquiera despedirse ni devolver el juego de llaves Luis supo con una certeza absoluta que había tomado la decisión correcta.

    Archivos