Arrabbiata

Mayo 1st, 2015

407d04656a084a6440b164ae45920597La presunción no más que un disfraz que te queda muy grande, para esconder ese miedo que se pega en el borde de la olla. Esa obsesión venida a menos de ser un macho seductor es tan solo uno  de los muchos peros que saltan a la vista. Y aún hoy es incomprensible porque tan mal disfraz te ha durado tanto . Crees que es algo físico cuando es un milagro que dos seres tan incompletos y tan miedosos se puedan perder por un instante. Por un instante Manuel, como la salsa cuando espesa o la harina cuando se tuesta.

La novia no es más insípida que una salsa de paquete con mucha agua. En algunas ocasiones lo entiendo, porque es muy perezoso para buscar algo más, aunque la mayoría de los cocineros italianos que conozco son apasionados y locos.  El  no emplean ninguna hierba exótica en la cocina. La receta se repite mil veces. Gracias y no gracias, digo cuando sin querer cruzamos miradas en el mostrador.

Manuel no sabe lo que quiere, porque quiere todo al mismo tiempo. Esa frustración que se pega como costra a las cucharas, herrumbra cualquier cubierto. Nadie dice nada y todos seguimos picando cebollino. Entonces entiendo porque la rabia cruda y concentrada no sirve para otra cosa que no sea sartenes y salsas madres.


 

Oído

Junio 29th, 2013
Escuchame. Dejame contarte todo lo que ha pasado, para que decidas por ti mismo que hacer. Es muy fácil eso de remendar con una excusa y ganar un par de meses. Pero yo no quiero ganar tiempo ni arreglar esto con cinta adhesiva. Yo no quiero eso, pero te quiero a ti.
Nos susurramos tantas cosas y uno asume, que no se surruran mentiras. No, si de verdad me quieres. Pero nuestras mentiras eran tan claras como un medio día, lo repetiamos viendonos a los ojos, pegando la punta de la nariz, abrazados como sueteres enredados en la secadora. Enamorados de nuestras mentiras y de la compañía, sonaban tan bien, como música clásica. Canciones de tarde que daban ganas de mover los pies para seguir el ritmo. Y yo me enamore de tu tono de voz y de absolutamente todas tus ideas. No era cierto todo, pero siempre tenias mi corazón y mi oido a disposición.
Escuchame. Dame toda la atención. Se que te engañan tus ojos, mi amor la gente miente. No es cierto lo que dicen. Tienes que cerrar los ojos y escuchar de nuevo la música clásica de las mil promesas que nos hicimos al oído. Yo no te falle, si aún te amo como una tonta. Aunque ahora tengas oidos sordos a mis palabras. Entonces con mis manos te hago un corazón y te mando miles de besos, en algún lado esta sonando nuestra canción, la misma melodia y acordes perfectos. La única canción que no termina, si no que se repite mil veces. Anda mi amor  somos nosotros, rescatame de este silencio que se confunde en sirenas de ambulancias y gritos de vendedores porque me haces falta, como una sombrilla en un aguacero. Anda mi amor, amame de nuevo,  cree mis promesas y cierra los ojos, que lo evidente, no es verdad. Entonces duda de lo que vieron sus ojos. Ella le susurra -Te amo… una vez más, nada que hacer. “Pobrecito, siempre le endulza la oreja”

Pestaña

Abril 22nd, 2013
Estoy tan enamorada. Lo digo como una afirmación y no como una contrariedad. Es entendible que al verme vencida por tu inminente partida, se pueda si quiera pensar que hemos perdido el tiempo. Sin embargo, no recuerdo haber gastado en nada mejor un verano. Yo me entregue a ti, sin tener la seguridad de un grillete y la paz de una jaula. Me enamore de un pájaro mientras volabamos por el cielo. Como puedo si quiera pensar en bajar el ritmo, o en retenerte, cuando nunca he estado más segura de que quiero verte feliz. Completo. Lleno. Es muy facil decirlo, por decirlo. Pero nada me haria más feliz que verte feliz.Aunque eso implique muchas cosas, que aun ni siquiera han pasado, por lo cual no deberia ni siquiera imaginar. 
No se si estas acá, si queres lo mismo que yo. Pero no necesito que sea reciproco, me nace del centro como un arbol que encorva las raíces para encontrar agua. Mi amor se marcha lejos y yo me siento tan bendecida de haberte tenido todo este tiempo digo mientras nos abrazamos en la entrada del aeropuerto. Cuantas veces me ha visto despedirme de mis romances de verano, con el pasaporte listo y maleta de rodines en la mano.
La distancia de medio mundo, no será más que una excusa de las baratas para terminar lo que nunca empezó. Yo asegurare estar enamorada, justo en el momento que están emocionalmente no disponibles. Así en la infinidad de mi cama vacía pensaré que mi soledad no es más que una espera. Al final del día, los estoy esperando a todos y me quedaré con cualquiera que regrese. Entonces el próximo verano llegará otro y yo usaré el mismo abanico de pestañas que resulta con todos. – Me gusta que no tengamos boleto de regreso-

Arena

Abril 8th, 2013
Yo te voy a escribir. Como pasa todos los dias, que dibujo media sonrisa por cualquier cosa. Y cada vez que camino por la arena voy contando olas. Escribir para que se borre con cualquier cosa, para divertir a los almendros que no tienen nada que hacer. Mientras un cangrejo intenta hacer  puntos suspensivos a lo que ya es punto final.

Tanta soledad en el viento, tan solo destroza las olas. Y despues de dar vueltas, contar caracoles y mecerme en hamacas aún busco el camino. Tengo que esperarte en la orilla como un lagarto tomando el sol o mejor olvidarte de tajo y sin excusas, abrir mis alas y salir volando sin rumbo y sin regreso como una golondrina sin GPS.

Y si hago lo mismo que tu, durmiendo en otros brazos, repitiendo las mismas promesas como un guión que se repite mil veces. El mismo encanto, el mismo timo. Y si hoy duermo con alguien y mañana con alguien diferente, asi como lo haces tu. Que tal si juego con las negras, entonces tu me sigues con las blancas? -El tablero es la arena nena, dice el cangrejo mientras dibuja dos puntos extras a cada punto final…

Gato

Marzo 27th, 2013
Me gusta que me acaricies la espalda mientras vemos el noticiero. Adoro que me mires secretamente mientras me visto a media luz y tener a disposición tus hermosas orejas cuando te cuento alguna tontería. Soy un gato que se habia acostumbrado a comer y a irse a caminar por los techos contando estrellas. Me he acostumbrado a la soledad de no abrirme con nadie, que no sea por medio de preguntas hipoteticas e historias absurdas.
En el momento que cae mi atención decido marcharme, sin despedirme, claro los gatos no se nos da eso de las despedidas. Yo nada más se que no quiero encariñarme demasiado y lo hago, maldición, ni querer, eso es el comienzo. No me gusta el contacto con personas no sinceras, sin embargo los cabrones siempre son más entretenidos que los buenos. Y como mi falsa indiferencia de mover la cola y marcharme sin explicaciones, paso yo quizás por una cabrona egocentrica egoísta. Por eso, esos juegos de poder me parecen más aburrido que leer la guía telefónica. A mi no me digas mentiras, ahorremonos eso de pretender. No pensemos de más, yo te creo y eres inocente hasta que se demuestre lo contrario. A mi me gusta que me mimes, porfavor no tengas otros gatos cerca. No quiero que otras gatas lleguen por mi whiskas. Yo nada más dejo que tu me acaricies la espalda y solo contigo me gusta acurrucarme a ver tele. Es cierto no dejo de ser gato, sigo siendo hermética, comiendo atún hasta llenarme y caminando solita por tu tejado a media luna. Pero prefiero por mucho tu compañia y si tengo que escoger el mejor lugar para mirar las estrellas es tu ventana. Es más en algunos momentos creo que es posible, un romance entre gatos y perros. Quizás estoy alucinando, demasiado atún.

Almohadon

Marzo 25th, 2013
Este no es el final. Es el comienzo. Yo prometo no soltarte de la mano, ni aunque nos encontremos mil postes de luz seguido. Se que no es la primera vez que te prometo algo, algunas veces no he cumplido y otras lo he olvidado por completo. Pero tu entiendes, que prometo con la intensión de cumplirlo a cabalidad. Porque quiero tantas cosas contigo, que mi lengua no hace caso a mis posibilidades. Porque cuando miro las estrellas, quiero oir tu voz hablando de constelaciones. Por eso, caigo en prometerte mil cosas, absurdas o posibles, cualquier cosa. Y tu que entiendes, tu que me miras con visión de rayos x. Que me desarmas como un rompecabezas de los fáciles y sabes que lo nuestro no es consumirnos como fuego, si no durar como cuando uno cocina frijoles sin tener prisa.

Yo se que te quiero, mucho. Pero no se para que. Para que te dibujo mil promesas, te miento si me conviene y te digo la verdad a medias si hace que te quedes. Tu cuerpo un mi almohadón. Tu piel es de agua y tengo tanta sed, que te tomaria de un solo sorbo. Quedate aunque no sea tan sincero mi amor, aunque tenga anclas por abrazos y sal en la punta de las venas. Quedate aunque tenga miedo de que me dejes de querer.  Dejame cerrarte los ojos a besos, jurarte amor debajo de las estrellas, morderte la boca como una fresa madura y dormir contigo hasta que nos despierte el sol. Ella sabe entender mis lagunas mentales, mis mentiras de niño y mi mala memoria. Nos entendemos tan bien, una pareja normal de almohadones…

No sere una mujer perfecta de las que volteas al ver pasar 
no sere alta y maravillosa pero se lo que puedo hacer 
no sabre andar como una princesa ni vivir como en alta sociedad 
y no se engañar a tu corazon pero se que te puedo hacer 
feliz… Julieta V.

Mar

Febrero 27th, 2013
Algunos días creo que no voy a poder escapar de tu red. Como un pescado que se siente muy a gusto con un anzuelo en la boca. Y es que quien puede entender tu encanto a ciencia cierta, si aún para mi, es cualquier cosa menos sencillo entender tus inesperados cambios de humor.
Me encanta tus besos salados. Como siempre pareces ocupado, vienes y vas mil veces. Tan constante como el sol. Subes y bajas con la misma determinación. En todo el trayecto juegas conmigo como un delfín con una boya. Y yo, solo quiero quedarme acá. Contigo recorriendome como un velero. Subes por mis dedos hasta llegar a mis piernas, quieres pasar con cuidado el remolino de mi ombligo y bordear las montañas pequeñas de mis senos. Entonces nadamos por el mar. Me siento tan libre y tan atrapada, como un marlin negro que corre varios kilometro con el anzuelo sin saberlo. En la libertad de no esperar nada más que una noche, es bella la incertidumbre de tu amor. Me consuela saber que no guardo nada, que esta red no es más que aire y se cae al suelo cuando yo quiera. Solo se que no quiero hacerte daño y que me es indiferente completamente quien marca el paso y quien sigue. No somos merengue ni salsa. Tan solo una posibilidad, mientras nuestras pestañas parecen abanicos españoles, tanta torpeza me parece ternura pura. Mientras tanto el mar nos guarda el secreto y la luna la promesa. Vamos a ver cuanto nos dura el juego le dice a su marinero antes de darle un beso de despedida.

Linda

Febrero 18th, 2013
Mientras llora como una magdalena picando cebolla, sabe que esta vez es la definitiva. Aquella atracción que le daban miles de remolinos en los calzones, no es más que un espejismo. Se enamoro de un príncipe que resulto ser un bruto. Que contradicción verse en las fotos tan juntos y no ser más que dos extraños que pagan la renta. La intimidad no convino nunca con los planes futuros y antes de lo esperado, se fue con la velocidad de un rayo. Raúl se caso con ella porque era tan linda y esperaba secretamente que nunca cambiara. Ella por su parte, espero que el compromiso eterno lo hiciera sentar cabeza. No más enredos absurdos ni miradas extrañas en la caja del supermercado.
Tiene la cualidad de tener control de sus sentimientos, por lo que sabe que esta vez Raúl por mucho ha fallado y tan solo tiene que cortar definitivamente la linea. No es la primera vez que le quiebran el corazón, pero sabe lo desgastante del proceso. Aunque claro Raúl era una promesa con tinte de siempre. En sus alas abiertas, como una gaviota que se sacude el polvo, sabe que mejores tiempos vendrán. Algún día tendría que quedar en evidencia. Entonces se hace claro el porque de la perdida y la imposibilidad de lograr el préstamo de la casa. El amor que aguantaba cualquier cosa, como si fuera la telaraña en la que bailan los elefantes, se rompió con tanta fragilidad que quedamos perplejos. Y ella, aun con el corazón triste y la capa caída, sabia que era mejor que Raúl se marchará cuanto antes. Si los hombres son como las olas del mar, vienen y van.

Nicotina

Febrero 13th, 2013
Mientras pasan por una lista de temas de conversación más larga que el rio Nilo, sentadas en el borde del caño comparten un cigarro. Magdalena y Ana tienen esa necedad de empeñarse en fumar aún cuando ya esta pasado de moda. Desfilan con honores las historias de amores añejas, las rosas secas que se hicieron polvo, las piñatas de aserrín y los romances de fin de semana.
La complicidad de compartir siempre el vicio las hace confidentes. Magdalena le gusta leer las cartas, aunque no sea más que una baraja de corazones, picas, diamantes y tréboles enredada con romances hipoteticos y signos imposibles de comprobar. Esas dos reinas rojas tienen la ventaja de hablar siempre con la noche de cobija y la calle de sillón. Hace tiempo que son compañeras de turno, desde que Ana perdio el trabajo y tiene cuentas que pagar. Magdalena no conoce otra vida que no sea salir todas las noches, zigzageando con tacones exageradamente altos. Un par de tipos que miran la mercaderia pero no hacen ni siquiera intento por comprar nada. Mientras esperan clientes, una montaña de chingas apagadas engalanan sus pies. Esta noche es diferente porque Magdalena ha adivinado el porque la mala suerte de Ana. Claro ha sido una confusión cósmica de acuario con jupiter.

 Mientras rien sin saber de que, esperan que la nicotina las mantenga despierta un rato más; ni siquiera es medianoche.

[editar]

Jazz

Diciembre 5th, 2012
Me voy a partir las venas con una galleta soda.  El jazz se vuelve más triste a medida que tu ausencia se nota. Octubre y su mania de jugar con una manguera gigante Mientras se desnudan miles de margaritas, a mi no me interesa eso de estar mal enamorada ni comer toneladas de mierda. Es parte de todo, esta caida en picada es contraparte de volar a la luna con alitas de abejón. Es que fuimos cualquier cosa, lo digo como un hecho comprobado sin lugar a equivocarme. Los acordes se vuelven tan azules como el cielo.
Me gusta disfrutar el sentimiento. Todo el dolor. Vomitar corazones y eructar tristeza. Me gusta que no me puedas olvidar ni aunque uses cantidades industriales de cloro y espatulas para quitar mis huellas dactilares. Me gusta saber que yo te supero en un par de semana y con un nuevo romance. Y aun asi, te digo que soy muy frágil para una relación. Aun asi mirandote a los ojos, con la frialdad de un cubito de hielo, te digo que nos esperemos para que las cosas valgan la pena. Envio todas las señales equivocadas, esperando tan solo a que te vayas. Dramatizo como una actriz en plena obra de teatro. Mientras te digo que tomemos café, sin ninguna intensión de pasar la tarde con la ropa puesta nos perdemos sin salir de casa. Caminamos descalzos por nubes de algodón porque por hoy todo el universo depende de nuestras caderas. Entonces te hago preguntas capciosas, pruebas tediosas para darme cuenta si estamos ante uno más del montón. Entonces te hago la pregunta, que divide a todos los demás de algo que vale la pena… y a vos te gusta el jazz? 


    Archivos