Magnifique

Abril 14th, 2010


Eres la persona con la que mas quisiera bailar. Quiero hablar contigo, porque quizas cada mensaje de texto podria ser tuyo, aunque eso ya no se vea. Cada llamada, la contesto con una sonrisa aunque de antemano sepa que hace meses que no me llamas. Cada mail que esta por abrir, esta la posibilidad que sea tu. Mas no ha pasado. No tenemos nada de que hablar, me repito sin creerlo .Me siento triste, te extraño y quisiera hablar contigo. No puedes alejarte mas, aunque me des un abrazo de mentirillas si me ves pasar.Yo mientras tanto me quedo en estos muros imaginarios que construyo para sentirme segura. No puedo seguir bailando contigo. Porque estamos cansados de la misma canción.

Vos no crees en las segundas oportunidades y yo no creo en los puntos medios.Yo me voy a ir con los aguaceros de abril cuando dejes de compartir la sombrilla, me voy a ir de los miradores y las estrellas, me voy a ir de tu vida y no lo vas a notar. Si no tengo la oportunidad real de que estes conmigo, entonces no me interesa quedarme. Ya ni siquiera estamos bailando, solo nos vemos mientras la musica va cayendo.

Te quiero, tanto te quiero que puedo ver el trayecto de las cosas. Como si esto fuera ajedrez. Vamos a dejarnos por un tiempo dijiste. Y yo crei que seria suficiente una semana. Yo queme mis ultimos cartuchos, cuando te pedi que bailaramos de nuevo… Mas eso ya no podra ser. Quien iba a decir que la banda esta empacando para irse, que hace meses no tocan nuestra canción, que nuestras manos hace rato dejaron de hacerse compañía. Quien iba a decir que no ya no me tienes de las caderas y que aunque lo intente ya no te hago feliz.Quien iba a decir que nunca dimos el siguiente paso, que nada mas somos una canción que se repite bajito, un par desconocidos que bailaron en circulos y una buena noche de octubre que se alargo toda una temporada.

I love us 🙂

Promesas en gris

Abril 11th, 2010



Hay promesas que se hacen sin pensar, debajo de las estrellas y porque el tiempo parece el correcto. Y se cruzan estrellas fugaces, la luna se acerca entre los arboles de ramas secas. Estamos sentados en una banca gris en un parque desierto. Mas todo son colores y corazones. Sonrisas y abrazos. Siento un millón de hormigas por todo mi cuerpo, como si estuviera enferma. Mi corazón corre ida y vuelta y mientras mis manos sudan. Me vuelvo torpe y descordinada. Intento recordar nuestra conversación, mas solo guardo frases sueltas. Y no puedo mas, lo digo en voz alta. Prometo que me voy a quedar contigo hasta cuando pueda. Por una escalera bajan las hojas secas y las estrellas se encayan en las ramas secas. Me gustan tus besos, tus pestañas y nuestras promesas sueltas y magicas , aunque algunas veces se escuchen como genericas. No fue la primera vez que la luna escucho un te quiero. Mas si la primera vez que lo dije.

Yo ni siquiera se que te dije, ni que te deje de decir ese dia. No se en que momento salio el sol ni cuando se escondio la luna. No se que me respondiste, ni que me prometiste de vuelta. Mas yo se que nuestras promesas se quedaron ahi. Debajo de las hojas secas , en el comienzo de abril. Han llegado otros amantes noctunos y las han repetido en nuestra banca gris. Alguien ha visto nuestras promesas pasar en el pico de algun zanate o en las alas de alguna mariposa. Mientras prometo olvidarte, te extraño, preguntale a la luna.

Te quiero por cada beso, por cada contacto secreto, por las promesas que hicimos, por el tiempo andado y desandado.

JB

Nosotros

Febrero 24th, 2010


Somos seres diferentes, dijiste alguna vez. Y mientras tu resaltabas con un marcador negro nuestras diferencias reales yo ponía atención, para así citarte como lo estoy haciendo. Las mujeres y los hombres somos diferentes. A las mujeres se les enseña a atar cordones a los hombres a soltarlos. A ellas les gustan los lazos, los hombres no necesitamos envoltura siquiera. Las mujeres tienen varillas que levantan, los hombres apenas si tienen faja.

Desde pequeñas, juegan barbies. Como títeres de juguete que llevan una vida soñada. En cambio, nosotros llevamos pequeñas cantidades de tierra en camiones amarillos. Tu eres limpia y coqueta, yo soy mas tosco y descuidado. No quisiera generalizar Aurelia, pero somos razas distintas con corazones opuestos… afirmaste como quien dice una verdad universal sin estar consiente de ello.

Pues yo no soy tan diferente a ti, respondí escogiendo con tiempo mis palabras. Sabiendo que tu especialidad era contra decirme, dije de una vez: te pareces a mi porque te quiero. No debería decirlo como argumento, pero nuestros corazones son tan iguales, que puedo leerte como un periódico viejo. Se lo que significa toda esa hablada de las diferencias, se que te escudas es separar una cosa de la otra. A mi me gustan los nudos, porque se mantienen, me gustan las barbies por la ropa que usan, me gusta escucharte como si fueras Maradona, me gusta que seas diferente a mi e igual al mismo tiempo, me gusta que te escudes en tonterías para no decir lo que piensas. Me gusta que seas mi hombre y yo sea tu mujer… y me gusta que seamos tan diferentes para estar tan completos…

Si ya no hay nada que hacer
para nosotros, ni modo

es mejor que te vayas antes de que
terminen los aplausos y caiga el telón

Un romance de oficina

Febrero 13th, 2010


Esta vez es diferente. Decías antes de disculparte, como si los amantes necesitaran disculpas. Siempre esa ha sido nuestra frase, como tu gusta decir a ti, nuestro slogan. No se si esta vez seré yo la que se equivoca o seras tu. Porque cuando vamos de camino, siempre como amigos; entre las presas y la luces brillantes me siento cómoda contigo. No se si esta vez sera diferente en teoría o igual en la practica. Solo se que no tengo nada seguro y que con cada error tuyo o mio; los besos me saben a no, la conversión que no lleva a ninguna parte y una ilusión que crece en medio de la nada.
Lo que no cambia ni cambiara nunca, son nuestros espacios en blanco, las contradicciones que vemos en los demás antes que en nosotros. Estoy segura que si fuéramos alguna seria de television, no tendríamos segunda temporada. No habrían nuevos episodios, siempre seria lo mismo; diferentes problemas, personas que llegan y se van, días con sol y días grises y el mismo punto de drama, no podemos estar juntos; mas lo estamos a medias.

Y cada vez sera así, un beso de despedida en la puerta, una sonrisa en la mañana, varios correos siempre cordiales y de oficina. Por que me he acostumbrada a quedarme contigo revisando presupuestos hasta la madrugada, porque me gusta almorzar contigo sopas instantáneas en el ascensor, porque me gusta estar aunque no pueda estarlo. Porque cual es la verdadera diferencia entre ser tu mujer, o ser tu romance de oficina. Si son los mismos besos, solo que robados. Esta vez es diferente, me dices ahora. Y tienes de nuevo razón. Quizás yo prefieraempezar a caminar sin ti. Irme de la oficina y no viajar mas contigo, no mas presupuestos mal hechos ni sopas de mentiras. Borrar tus besos prohibidos y hacerme la dura. Para que esta vez, no me equivoque mas, no me equivoque de nuevo pero por sobre todo, que no me equivoque contigo.

Fuí también la celestina
de tus citas clandestinas
y aprendí a estar bien callada
luego un guiño de malicia
una caricia de cumplido
y un gentil hasta mañana.

Mudanza

Enero 31st, 2010


Hace días que no llueve, pensó al mirar la tierra seca de las macetas, que alguna vez tuvieron flores. El verde parecía ausente de la macetera de la entrada y dijo para si mismo, es una buena metáfora. Desde que empezó a escribir, las metáforas y el simbolismo eran frecuentes, porque para el la vida era sin duda, poesía.

Cuando entro a la casa, noto el desorden perfecto de la sala. Como si ella hubiera dejado regado las revistas de arquitectura en orden alfabético o la frazada se doblara haciéndose un puño. Estaba claro que había llegado la hora de la mudanza y que aquella obra de arte seria empacada en cajas.
Quien sabrá el cuidado a la hora de abrir la llave de la pila, ni la puerta floja del trastero que si no se tiene cuidado suena. Quien sera el nuevo inquilino de mi casa, dijo sin empacar si quiera. Porque tenia que irse, como si un cambio únicamente prepara al siguiente.
Desecho, guardo y recordó como quien intenta grabar todo; la proporción de su cuarto, el color desteñido de la sala o la cerámica rota debajo del lavamanos. Siempre tendrá ese lugar como punto de referencia, al mencionar aquellos años y por sobre todo con solo pensar en su nombre.
No ha cambiado la ciudad, la gente llega y se va de Heredia todos los días. No hay nada especial en ello. Mas esta vez el ha prometido regresar, para esta vez regar las plantas a diario y ordenar las revistas de arquitectura.
La diferencia radica es que esta enamorado. Por primera vez en su vida se enamoro de una ciudad y no importa lo lejos que lo lleve el viento, algún día regresa donde nace la poesía, donde las constelaciones nacen en su ventana y donde la neblina parece mágica. Él regresara con sus cajas, lo sabia porque la poesía se poso como una mariposa amarilla sobre las macetas secas.
No se dice adiós, si no hasta luego…

Gris

Diciembre 27th, 2009


Eres la luz que se debate entre la noche que agoniza y el resplandor del día que nace en el horizonte. Eres transición, simplemente eso. Luz intermedia que se cuela entre las celosías sucias de mi ventana. Y justo en ese momento que no es ni día ni noche, ni claro ni oscuro, ni bueno ni malo. Te encuentro dormido, como un guerrero sin batallas, como si tus sueños se hubieran escapado en un suspiro. Y quisiera leer tus sueños, mientras cierras tus ojos. Mas se que no me pertenecen, que únicamente nos encontramos en este cambio, en esta soledad compartida que se hizo noche.

Yo no quiero que me prometas nada, así sera imposible que me decepciones. No quiero imaginarte, no quiero guardarte ni contarte, quiero que seas mi transición. No te quedes en los rincones de mi cama, que no guardare ni el mas mínimo fragmento. Mientras se termina nuestro ciclo, se escurren las estrellas de la noche y tu abres los ojos, yo estoy segura de que no te amo. Y las heridas están casi cerradas; y como dos personas estando tan juntas están tan lejos; como alguien llega por un periodo corto de tiempo para declarar el día noche y el noche día. Mientras tu intentas dormir, yo tejo en mi imaginación nuestro historia, una que se tejió entre la noche y el día. Una bufanda color gris, que te espera debajo del árbol.

Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo. MB

La felicidad

Septiembre 21st, 2009



He estado pensando en nuestra vieja casa. Antes de encontrarla fuimos a ver unas cuantas, muy caras para nuestro escaso presupuesto. Mas un día, la encontramos y apenas la conocimos fue para quedar absolutamente seguro que era la correcta. Nos pasamos al día siguiente y para hacer las cosas mas simples, me regalaste un anillo de compromiso, que decía : “Por siempre”. Me prometiste comprar un diamante antes de casarnos y aunque yo me opuse tu me alzaste para atravesar la puerta principal.
La primera vez que fuimos al super, el carrito se lleno mucho antes de lo esperado. Cuantas cosas que no se necesitamos compramos, como la cajita para sostener la leche en bolsa, cuando tu eres alérgico a la lactosa y yo tomo leche con cereal de chocolate.
Entre el millón de chucherias, que compramos porque decía descuento, estaba un porta fotos de oficina. El proyecto siempre fue tomarnos una foto para el recuerdo y reemplazar cuanto antes a los desconocidos que sonrían en un prado de trigo. Mas nunca lo hicimos, siempre la foto del trigal fue parte de la casa, quizás porque en ese tiempo una foto feliz, no estaba disponible. Tu tomaste un cuarto de la casa para ensayar rock progresivo y yo el armario mas grande.
No tuvimos sillones hasta el próximo mes y nuestra cama apenas si tenia una almohada y un cojín. Las cobijas, paños y sartenes fueron de la casa de tu madre mientras que la licuadora y el abanico fueron regalos de mi abuela. No había ningún lujo visible, era la nuestra una casa austera y pequeña, que nacía cerca de una calle principal. Si alguna vez dejamos la ventana abierta, fue únicamente para que entrara el smog a ensuciar el mantel de la mesa.
Aprendí a lavar en mi día libre, aun la casa se volviera húmeda y fría por las noches. El orden apareció de repente y desde entonces ordeno alfabéticamente los libros. Nuestra casa, era vieja, con las paredes machadas de blanco y con unos helechos secos en la puerta. Tenia un cartel que decía bienvenido, que alguna vez estuvo limpio y un pequeño corredor con cemento rojo, donde rara vez nos sentamos a ver los carros pasar.
Un día nos dejaste, a mi y a nuestra vieja casa. Te llevaste contigo todos los electrodomésticos que se pueden empeñar, mi anillo de compromiso, la plancha de la vecina y el televisor al que únicamente le entraba un canal. Nadie me lo tuvo que decir, había sucedido lo que yo mas temía. Una recaída de cocaína, después de que gastaste la mensualidad de la casa. Yo empaque lo poco que quedaba,la ropa, los libros y el porta foto de los desconocidos sonrientes, abrazados y felices en un basto prado de trigo.
Al menos la felicidad se dejo tomar una foto…

La caja

Septiembre 10th, 2009


Quizás todas las mujeres enamoradas somos iguales. Como si el amor nos hiciera entrar en un patrón, como las muñecas de papel que se toman de las manos mientras una tijera las forma. Tendemos a recordar mínimos detalles. Mínimos que únicamente para una mujer enamorada son dignos de recordar. Es como un álbum de recortes que se llena de sensaciones e ideas. Yo lo se porque alguna vez lo fui.
Me sabia todo el árbol generacional, como si en lugar de conocerlo estuviera estudiando. Su preferencia de canciones aun la siento en la cabeza. No olvido su talla de camisa ni zapatos, aunque nunca le compre nada.
Ningún nombre de mujer se me va del inconsciente. Laura, Verónica y Marisa, aunque la lista continué yo guardo memoria detallada de cada hilo suelto que dejabas. Se, todavía lo se, con solo verte como te sientes, casi como tuvieras un cartel luminoso en la frente. A mi nunca me engañaron las mentiras blancas. Todo era cuestión de tiempo, por pequeñas preguntas caías. Siempre eran las pequeñas.
A mi nadie me tiene que decir, cual es tu comida favorita. Ni que no soportas ver el brocoli desde que leíste el principito en la escuela. Yo se cuales libros quieres para navidad, como si me lo hubieras escrito y pegado en post-it.
Podría recitar en orden perfecto todas tus teorías e historias. Todavía puedo sonreír, al recordar tus pésimos chistes sobre relojes. Yo se exactamente, casi de memoria fotográfica como te veías en nuestras primeras salidas.
Yo, por supuesto nunca repetí camisa o vestido en ese entonces. Me cuide de mostrarte todos los detalles interesantes, nada mas estuve ahí. Para ti, para lo que sea, para escuchar discos, para bajar mangos, para caminar sin hacer nada interesante por San José.
Se que toda la memoria gastada en ti, no sirve para un carajo. Mas ahi esta, como una caja de zapatos vieja en el closet. Aveces sonrió y eso es suficiente para guardarla, mas si se considera la cantidad de cajas que hay guardadas.

Hormiguita

Junio 1st, 2009


Debería tener nombre, pero ni siquiera tiene rostro. Se pierde en un mar de gente cada mañana, como si fuera una hormiga en un hormiguero de concreto. Aun tenia barro en los zapatos y la ilusión intacta de que vivir en San José seria toda una oportunidad. Atrás quedaron las penurias y falta de oportunidades de Upala, ahora ella era parte de la fuerza laboral de Costa Rica y la domestica de los Perez desde hace tres meses.
La comida y dormida, eran parte del contrato pero eso si, los maltratos venían de gratis y de practica mente todos los habitantes de la casa,
Sin horario, en una ciudad voraz que abre los dientes cada vez que sale a hacer mandados, la domestica de los Perez se pierde en San José. Se maravilla con los artículos en promoción que se ofrecen justo antes de tirarlos a la basura. Y busca en su bolsillo lo que queda del pago. Pero hoy es 15 y hay que enviar dinero.
Ella es la que lava los platos después de la cena, la que cría los niños de los Perez y la única que cuida al perro; mas no es nadie. No tiene cumpleaños ni derecho a tener gripe. Ella no tiene boleto de regreso y tal vez ya ni donde volver.
Y se pierde, ella se pierde en los platos sucios, lavando las medias de señor Perez, en la rutina de domingo a domingo. Aun sonríe, aunque ya nadie la mire a los ojos y ya ni siquiera tenga nombre, nada mas un puesto en alguna casa que hace fiestas de té todos los martes y una oportunidad en algún lugar del hormiguero.

Mis vasos vacios

Mayo 28th, 2009


Debe haber algún vació. No importa el tamaño, tal vez sea tan mínimo como un alfiler o tan vasto como el mar; mas debe existir. No puedo llenarlo, no soy la mujer tapa-goteras que necesitas. Tuve que haber fallado en algún momento, dejando en algún lugar tus expectativas, debajo de los platos sucios perdí la gracia de bailarina, quizás te dejo de gustar la casa o la lampara nueva que compre. Te cansaste de la rutina, de verme todos los días un poco mas vieja y siempre ocupada en cumplirte. En que la berenjena quede esponjosa y y el quiebre de tu pantalón tenga almidón suficiente.
Por eso lo entiendo. Debe haber algún vació, algo que aun no ha podido llenar mi entrega, mis años, mi útero, tu hijo, mis noches, mis días y mis piernas abiertas. Aun no he podido lograr llenarte. Quisiera pensar que lo que me falta es muy poco, que hacer la sopa azteca esta noche se podrá tapar esa gotera. Pero tu no quieres hablar, y yo sonrió porque no puedo oírte. Porque esta noche tu sopa se va a enfriar y tu yo voy a rasgar ese vació con mi cuchara, como si fuera la concha que queda en la arrocera.
Porque así te quiero yo, aun con esos vacíos y falsas promesas. Yo te amo con todos esos huecos que te obligan a buscar lo que crees que no tienes en la casa. Yo te amo no porque soy tu mujer o tu esposa, si no porque soy tu amiga. Y hoy que tu me dices que el vació nunca se llenara, yo nada mas espero que esta cena te haga sonreír. Que notes el cuello almidonado de la camisa que tienes puesta y beses a la mujer que cría tus hijos. Yo nada mas quiero que estés completo, así como yo lo soy con solo estar contigo.



Letras Canciones.

www.quedeletras.com

    Archivos