Puente

Enero 7th, 2013
Mis sonrisas son inspiradas por ti. Aunque no lo acepte ni lo cuestione, así es. Porque gracias a ti, late mi corazón completo. Y toda esa dualidad de bien y mal, no son más que una moneda de 100 que da vueltas como un trompo de madera. Aveces creo que puedo aguantarme, a tan solo estar aquí. La distancia viene y va, pero yo estoy aca para ti. No te das cuenta de mis miradas y si lo haces tienes la delicadeza de no hacerlo evidente. Siempre me has permitido hacer puentes y cruzar puertas. Aunque haya pasado varias lunas llenas y hayas encontrado a otra persona, no puedo dejar que eso me afecte. Igual te amo, no cambia nada. Quiero que seas feliz, conmigo o sin mi. 
A mi no me interesa recuperarte ni tener tu atención de nuevo, yo con solo mirarte y un par de casualidades me es suficiente. Los demás pueden extrañarse de mi actitud tan casual, es cierto que ya no puedo cruzar puentes ni abrir puertas. Pero puedo verte, aveces. Las casualidades son llaves y vigas que guardo por si algún día llega el día. Lo espero en secreto, sin la menor intensión de sabotear las cosas. Nada más estoy en el banco de suplentes, porque prefiero ser tu opción a jugar de titular en cualquier otro equipo. Sigo construyendo puentes, cada vez que te miro. Aunque no haya más que vacio, en la minima posibilidad de que alguna vez te decidas a atravesarlos. Yo lo unico que tengo es la ilusión. Un par de miradas son suficientes, te amo, pienso en la manera de que esto no suene a excusa pobre de mujer perdidamente enamorada. Es que lo amo, por eso lo hago. – Pero tanto esfuerzo haciendo puentes de varilla y concreto para cruzar abismos absurdos, cuando el pobre desgraciado lo que queria era ir subir al cielo como un cohete espacial. Yo les hice puentes a quien ocupaba una escalera. 

Luna Llena

Diciembre 19th, 2012
Un día me encontre con tus ojos verdes, sin aviso previo. Como una bengala que se enciende para dar la luz de emergencia. Asi me empece a hundir de a poquitos, sin saberlo el iceberg que se asomaba en su timida sonrisa habia abierto el caparazón. Y tan solo era el comienzo del fin. Tu sabes Dios mío que las cosas no son como yo quisiera, ni como deberian ser. Sin embargo no me puedo quejar. He sido amiga de la luna cuando camino regreso a casa. Algunas veces camino con los tacones en la mano, por debajo de las palmas saltando charcos como un sapo.
He tomado tantas decisiones incorrectas que perdí el rumbo, oh Dios mio he perdido el norte. Ya no se para donde voy y aqui estoy esperando el bus a ningun lugar. Con la ficha de espera en una ventanilla de Migración y Extranjeria. Hasta que encontre esos ojos verdes que me hablaban de otra vida, otro destino. Y yo pense que era la definitiva. Cai en sus redes como un pez borracho. No tienes que cambiar lo que ya esta hecho, dame aceptación pura y llana aceptación. Esos ojos tan verdes, no eran más que una ironía. Tanto que te pedi Dios mío el milagro que me canse de esperar. Y con el primero que dijo vamonos, me fui. Entonces la luna me despidio con un pañuelito, mientras el carro se iba a toda velocidad por el camino de regreso. Ya no quedaba nada en mi, ni siquiera un suspiro.

Llegar tarde

Septiembre 3rd, 2012
Algunas veces lo entiendo. Otras no. Es una tontería cambiar el plan original mil veces. pero este camino con tantos recovecos y vueltas, no siempre es una cuesta ni una bajada. Yo camine contigo un recorrido. Varios cumpleaños, aniversarios, meses, años… fue bastante de cualquier manera en que se mida el tiempo. Siempre llegabamos tarde, era nuestro código secreto, como si el destino interpusiera presas y trabajos pendientes. Pero yo esperaba por ti y tu por mi. Por eso cuando te confundiste, de entrada supe que yo no podia ser el segundo plato. No podia esperar más por ti. Y antes de que habláramos, preferi hacer maletas y llamar un taxi. Con la elegancia de irme antes de que echen. Escaparme rapido para que no veas con el maquillaje corrido. Decir de la boca para fuera, que no me interesa y que tu nueva novia es una zorra.
Te solte la mano porque deje de tener la seguridad pura de estar con alguien que me quiere como yo lo quiero. Una duda tuya, me ofende y aunque ese momento estaba dolida, me comporte como toda una dama de guantes y perlas. –Yo no soy opción de nadie, aunque secretamente me hubiera encantado que te quedaras conmigo sin dudas, así como yo pense que estábamos. Los planes futuros nunca crecieron, solo fueron promesas sin nada de tierra. Y segui caminando, pero sin ti.
Un día me pediste que volvieramos, porque creiste que iba a estar aquí, esperando a que tu duda se disipara. Más yo encontre alguien que no duda de mi, alguien que siempre cumple sus promesas. Algun dia cundo llegaramos a viejos ibamos a ser amigos de nuevo, como el plan original de vida. Con hijos de edades parecidad y matrimonios fenomenales. Con toda la vida por delante y todo el tiempo pasado de respaldo.
Sin ningun aviso enfermaste y nunca más te recuperaste. La quimio no pudo borrar tu sonrisa ni en mi aquella pregunta que siempre te quise hacer, aunque ya no tenia derecho. Un día no pudiste más y nada te retuvo a la tierra. Tus alas se abrieron de par en par y te fuiste directo al cielo. Más como dije el plan original  siempre cambia. Y yo como siempre, llegue tarde a decirte, hasta pronto

Mi ausente

Marzo 8th, 2010


En esta vida uno a todo se acostumbra. Asi como nosotros nos acostumbramos a nuestros fabulosos silencios y nuestra increible rutina de besos. Por eso se que extraño nuestras costumbres sin importancia que cuando dejan de estar se notan como letras rojas en un examen. Nuestra conexion es tan minima, que creo que estoy con otra persona. Hablamos como si fuera una llamada de larga distancia y con la dosis exacta de cinismo, nos saludamos como se saludan los fantasmas al pasar. Cada vez siento menos tus besos y tu olor no se queda en la cama.
Poco me interesa que sea viernes en la noche o jueves en la mañana. Aunque tome mis previsiones, todos los dias se parecen. Y yo continuo, contigo aunque no estes.
Me haces falta, como si eso significara algo. Y yo espero que mañana me acostumbre a estar asi, al estado normal despues del amor. Que importa si nuestras rutinas se entrelazaron con nuestros silencios, o si nuestros besos estan destinados a ser una historia colectiva. De esas que se cuentan con una oración. Que importa si todos son iguales a ti, o si son todos diferentes. Algunas veces las mejores palabras con las que no se dicen, las mejores canciones las que no se dedican y los mejores amantes los que no se extrañan. Cuantos sueños se quedaron en cajas de regalos, envueltos y escondidos. Y tu podras pensar que mi debilidad es dejarte ir tan facil. Que te deje ir como un globo en el cielo. Mas esa es mi mayor vitud. Ni con un millon de palabras te harian regresar. Sin la comodidad de nuestro silencio y las conversaciones lejanas, no eramos nosotros. La constumbre se me va quitando como un perfume, cada vez hay que respirar mas cerca para sentirlo. Uno de estos viernes te voy a dejar de extrañar. Te voy a olvidar de a poquitos, digo cada vez que nos saludamos al pasar. Ni siquieras hablas, solo pasas como un fantasma. Ni siquiera me besas, no te siento ni un poquito. Me ignoras como una cobarde. Me dejas siempre mal, sin entender nada. Es dificil seguir contigo siempre que seas asi.
Y yo se que me engaño al imaginarte y seguir la rutina sin ti. Porque nos parecemos tanto, que mi corazon late doble solo para compensar el silencio total del tuyo. Ni siquiera estas muerto, digo en voz alta para romper nuestro silencio… Tu me miras, lejano y ausente, como siempre y hasta nunca…

Después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad.
MB

El chico de las uvas

Noviembre 28th, 2009


Entre los pocos fragmentos que quedan, después de la lluvia de pólvora, ceniza y destrucción que ha tomado la ciudad en los últimos meses, son las cicatrices que se guardan como perlas, como señales inexorables de la historia. En los múltiples hospitales, donde llegan los cuerpos mas vivos que muertos, donde se agoniza debajo de las sabanas blancas y se reza en silencio, a un Dios que se ha olvidado de todos. En un hospital de guerra, se recupera María. Ha quedado sorda, una granada le ha reventado el tímpano, como si se tratara de una copa de cristal. No pierde la sonrisa, ya no escucha los tiroteos de noche y si cierra los ojos, no ve el dolor que se impregna como sangre seca a la tela. María es una niña, quizá por esto la vieja enfermera la cuida como si se tratara de su sobrina. Varias veces la ha llamado por el nombre de su sobrina desaparecida, mas María no lo sabe, ni siquiera se lo imagina.

A varias camas y sillas de distancia, se encuentra Diego. Muchacho trigueño, sanando de una paliza. Lo han dejado como un muñeco de trapo, no sin antes llevarse lejos los botones debajo de las cejas. Diego esta ciego, mas aun no lo sabe. Todavía no despierta de la noche en que fue embestido por los rebeldes. Nadie ha preguntado por el, quizá su familia lo cuida desde el cielo y dejarlo morir seria lo mas humano, es estos momentos tan negros. Mientras Diego lucha por su vida, María se recupera mientras los vendajes de sus orejas rotas parecen grandes, redondas y lindas orejas de ratón.

María decide quedarse para ayudar a la enfermera que la peina todas las mañanas. Su primera tarea asignada es darle agua a los sedientos, solamente el chico ciego se reúsa. Ella lo reconoce, esta mas delgado, su sonrisa esta rota y los preciosos botones que ostentaba debajo de las cejas son inexistentes. Debajo de todo ese dolor, ella observaba al mismo chico que trabajaba en el almacén de su barrio y siempre le regalaba uvas a escondidas. Su corazón latía a un ritmo descomunal. La primera persona que reconoce desde hace semanas. El chico de las uvas. Lo llama por su nombre y observa como se dibuja algo parecido a una sonrisa, mientras lee sus labios, María eres tu?. María toma su mano y la besa, mientras la ironía se fuma un cigarro con la vieja enfermera que los ve desde afuera, mientras tanto el mundo se cae a pedazos y el amor teje una historia imposible.

Ensalada o Papitas

Noviembre 16th, 2009


Yo quisiera poder ser débil como la gelatina que se derretirá en tu plato, cuando pidas el postre. Si pudiera dejar de tener este rol de protegerme y protegerte, y te miro a hurtadillas mientras miras el menú de almuerzo . Y la tensión parte el aire, cada vez que estoy contigo, se hacen cuadritos cualquier atmosfera de amistad. No importa si no hay esperanza, no me interesa las probabilidades que se pierden como las burbujas de tu coca cola. Yo nada mas quisiera estar ahí, no tener que decirte nada, no definir ni etiquetar; simplemente quedarme cerca de vos. Pero yo te quiero de verdad y tengo que ser fuerte. Tengo que contenerme cada vez que me abrazas, me sonríes o me tomas la mano. Como siempre tu pides ensalada y yo papitas para que te las comas. Eres una muñeca de porcelana demasiado frágil y si yo alguna vez te toco es únicamente para dejar caer todo lo que me importa al vacio, estoy seguro mientras mueves el hielo con la pajilla.
Porque yo te puedo leer con solo verte un segundo y se que no pensamos igual. Somos como las papitas y la ensalada. No se para que pedimos el menú si siempre pedimos lo mismo. Nuestras percepciones se alteran y decimos que somos amigos. Amigo que sale contigo solo para verte, dejarte hablar y memorizar cada uno de los detalles mientras tu comes ensalada. Tu sales conmigo quizás porque te gusta recibir toda la atención que te doy. Porque tu nunca tienes que ser fuerte, no tienes impulsos, ni el interés, no tienes idea siquiera de lo difícil que es estar contigo siempre. Algunas veces te he visto celosa, debajo de los lentes oscuros y mires únicamente a las aceitunas de la ensalada.
Y hoy mientras me hablas de cualquier tema, quisiera ser débil. Tomarte la mano, mi muñeca de porcelana y que todo cambie antes de que retiren los platos. Que me des al menos la oportunidad real de ser feliz, sea contigo o con alguien más. Mas no lo digo, nuevamente soy fuerte, volvemos a ser amigos y se que no estoy listo, para perderte…

La Bailarina

Noviembre 9th, 2009


Nuestro amor siempre tendrá mas silencios que palabras. Mas días apagados que noches estrelladas. Habrá mas distancias que cercanía. Siempre habrá mas ensayo que baile. El tiempo no pasa igual, se detiene como un reloj de microondas y avanza perezoso, en lugar de pasar, camina arrastrando los pies.En lugar de hablar, nosotros pensaremos hipoteticamente, siempre hipoteticamente. Mientras yo bailo para ti, todas las noches aunque nunca sea contigo. La tristeza pone sus manos vacías en mi cintura, mientras un suspiro delator se escapa corriendo. Por que no podemos ser como los demás, porque siempre habrán puntos suspensivos, un párrafo suspendido, una hoja por caer al suelo y un silencio profundo, como si estuviéramos en el fondo del mar y un vació infinito que no se lograría plasmar ni aunque desapareciera todo el mundo. Se escapa lo que queda, como la arena entre tus dedos, así cae el tiempo en la botella infinita del pasado. Y yo creo que en nuestros silencios y noches sin luna, nos podemos encontrar sin mirarnos.

Y aunque yo ya no conozca tu cuerpo, y tu sonrisa este apagada; te llamaré por otro nombre entonces. Yo pensare en el amor que guardo debajo de la lengua, con solo recordarte. Y esa noche, como todas las noches bailare con un desconocido, que gasta mis caderas y busca sexo. Y yo pensare que eres tu, como siempre me quedare en silencio, porque únicamente así te siento de nuevo. En algún momento entrecerrando los ojos y con la cantidad de alcohol suficiente, susurrare nuestra frase: “Siempre tendremos mas silencios que palabras, mas espinas que rosas y mas amor que tiempo”… Y si todo sale bien mi compañero de baile, me dejara creer que eres tu y no respondera absolutamente nada.

“baila conmigo y asi
mezclemos nuestros colores…”
Miranda

El reino de las Burbujas

Octubre 26th, 2009



Debe ser fácil hablar de igualdad y amor mientras sostienes copas de vidrio, donde el vino blanco condensa pequeñas gotas perfectas que corren con la misma delicadeza con la mueves la cabeza, para hablar desde política hasta economía. Y es que lo has logrado, no se como lo has hecho pero te convertiste en la mejor anfitriona de la ciudad. Mientras cruzas las piernas y enciendes otros cigarro, hablas de la igualdad. Esta es mi parte favorita, dices de cómo todo va para delante. Como si en medio de una caída infinita tu imagines que esta nave se endereza y surca el cielo no de manera vertical si no hacia el horizonte del progreso y el futuro.

Me encanta verte en la burbuja de estilo europeo, donde únicamente comes croissants o panecillos decorados. Es único verte servir el te, con el dedo pequeño hacia arriba, como tomas la taza de porcelana, no importa si es te o whisky siempre sirves la medida exacta. Mientras caminas con encanto por los amplios salones de algún centro comercial exclusivo, mirando en los aparadores algo para cargar la tarjeta, la burbuja se hace mas redonda y feliz. Al menos hay un mundo mejor adentro de las puertas del consumismo.

Debe ser fácil que hables de igualdad en la sociedad, cuando ni siquiera sabes mi nombre. Cada vez que no me notas, mientras limpio tu casa y preparo la cena de tus hijos. Cada vez que me decís Cecilia, por decirme algo y cuando crees que hago la misma talla pequeña que tu, cuando me regalas alguna camisa vieja. Debe ser tan fácil estar en tu burbuja y tan difícil salir de ella, que yo te dejo creer lo que quieras. Al fin y al cabo a 15 minutos de aquí hay un mundo diferente, opuesto a tu burbuja y tan real que asusta. Y me gusta verte haciendo burbujas, porque quizás algún dia hagas para todos, llenando el cielo de pompas de jabon y entonces aprenderas mi nombre y dejare de ser invisible, un numero que crece y sere entonces….una mujer igual que tu.

Relato V

Julio 17th, 2009


Muchas veces había cruzado por esa puerta, pero ese domingo hubiera dado todo por no hacerlo. Siempre que repaso esa parte, creo que hubiera llamado antes, aun eso implicara un dia mas de decepcion. No hubiera tenido que ver sus caras, cuando llegue sin aviso, con tres cajas y el niño dormido.
Rodrigo no se quiso bajar del taxi, el iría inmediata mente a la oficina a arreglar los papeles. Todo la vida han guardado la llave de emergencia debajo de la macetera, como si a los ladrones no se les ocurriera buscar ahi. Las cajas las deje afuera, igual no se iban a llevar nada. Rodrigo apenas si se despidió, me dejo su saco por el frío y un beso de buenas noches.
Ya era algo tarde y creí que toparía con la suerte de que mis padres estuvieran profundamente dormidos, mas estaban viendo una película; con tan mala suerte que aun siendo las 10 pasaban la mejor película de todos los tiempo según mama, Casa Blanca. Abrí la puerta principal, despacio y en silencio; justo en los tiempo que salia de fiesta con Rodrigo. Solamente que ya no estaba borracha ni con los tacones puestos, maquillada y con una caja de cigarros vacios, no de ninguna manera.
Se sorprendieron cuando me escucharon entrar, parecía una indigente con el saco de Rodrigo, el niño dormido y una sombrilla cerrada.
Mi padres se levantaron inmediata mente del sillón. Papa tomo el niño y lo llevo a mi cuarto. Mientras mama puso agua a hervir, y sin preguntarme puso tres tazas en la mesa.
Yo quería contar alguna historia alterna, pero mis ojos hablaban mas de lo que yo podía y aunque quisiera mentir desde que soy madre, soy mejor hija por ende mis dotes de actriz las guarde únicamente para Rodrigo.
Para cuando las tres tazas se llenaron de te, mis ojos se llenaron de lágrimas. Ni siquiera hable y agradezco que esa noche nadie hubiera preguntado por Rodrigo ni por la casa y hasta se hubiera alegrado por la posible llegada de un nuevo nieto. Mientras buscaba alguna servilleta para limpiarme lo mojado de la cara, encontré en los bolsillos del saco, dos tiquetes a Venezuela de la semana pasada…
Pero con quien andaba de viaje Rodrigo? pensé mientras ordenaba la cocina; quizas ya lo sabia pero no esta lista para ver el principio del fin.

Continuara

Relato IV

Julio 6th, 2009


Era domingo, el día que llegaste de Venezuela. Faltaba una semana para el tercer cumpleaños de nuestro hijo; pero yo me había adelantado y le iba a regalar un hermanito. Parecía que todo se estaba cayendo a pedazos, pero yo no podía esperar que llegara tu vuelo y tu vinieras por nosotros. Tuvieras suficiente para irnos a algún hotel, porque me dolía la espalda de dormir en el suelo.
Aun no entendía que había pasado, era como si siempre que estabas tu conmigo nos tocaba llevar el farrolito rojo.
Hasta hace un año, no teníamos la segundo hipoteca y las cuentas iban relativa mente en azul.La casa vacía, me recordó nuestro comienzo, cuando nos alcanzaba tu sueldo de músico para comer spaguettis con mantequilla y ajo, nuestro departamento era mas pequeño que mi cuarto. No teníamos ni television ni radio, únicamente una ventana con vista a alguna pared gris. Los sillones eran de diferentes colores y ofrecían una colección de quemaduras de cigarros. En lo que llamábamos sala había un cuadro que alguna vez pinte para ti. Cuando nació nuestro niño, no teníamos dinero para lujos y su primera noche durmió en una maleta abierta. Hasta el día de hoy recuerdo esa noche y sonrió, y era también domingo, quizás el mejor domingo.
Cuando finalmente llegaste, quería que fueras lo que nunca has podido ser, considerado.Ganaste poco, molestándote con el banco y llamaste a alguien a quien trataste de hijo de puta para arriba, pero yo sabia que todo era una actuación. Me pediste que recojieras las cosas, sin saber que las tres cajas que estaban en la puerta eran todo lo que quedaba.
Tu no tenias ni cara para hablarme, cuando nos quedamos en silencio. Yo te abrace como quien toma un salvavidas, te dije que no significaba nada, mudarnos con las cajas, dejar atrás la enredadera sin rosas, perder el carro y volver a comenzar. Que nosotros teníamos todo, porque teníamos amor. Pocas veces he podido mentirte así viéndote a los ojos; tu lo único que dijiste fue que llamara a mis padres. Íbamos a vivir con ellos un tiempo….

Continuara

    Archivos