Cualquier sabor

octubre 14th, 2013

_6e_883b4eee76f265f6_905ec80-post

Loretta no es más que una soñadora. De esas que suspiran por inercia y se ven todas las repeticiones de telenovela. Alguna vez con la juventud de sombrero y las piernas largas de flamingo playero juró amor eterno al calor de un amor que fácilmente podría derretir roca volcánica. Pero eso de jurar y cumplir, es una fantasía. La rutina del lunes hizo que muy pronto el fuego volcánico que quemaba cualquier cosa, se hiciera pequeño, compacto, ideal para asar tortillas y malvaviscos por las noches. Raúl amaba a Loretta, pero en el fondo el la pasaba bien con cualquier sabor. El amaba la compañía y las atenciones y Loretta era dificil de superar. Pero aveces aparecía la oportunidad, con pestañas largas y sin muchas preguntas. -La ame, al comienzo.  Le cumplí lo que pude. Pero no creía en el compromiso, Loretta era mi favorita, mi helado de vainilla. Y yo se lo dije, Loretta mi amor, tienes que entender. -No hay nada que entender -repuso. Y después de un par de veces, me dejo. Fácil se fue por la puerta y la que no podía vivir sin mi, sigue su vida normal sin saludarme siquiera. Que cinismo.

Tantas novelas románticas ha leido que le han lavado el cerebro. Y yo aveces salgo, solo por esa compañia y atención. No por la caza y la presa, si no por esa atención. Si la pudiera hacer entender, que no la dejo de querer. No es machismo, es un poco de entendimiento, tan solo un poco. Puedo salir a cenar con otras mujeres, pero bueno me gusta que solo me cocine ella. Puedo besar a otras, pero solo con ella me gusta dormir abrazados. Las otras son conquistas, cualquier cosa. Nadie esta comparando… tú tanto te indignas que sean más jovenes que tú. Con decirte que ni en eso había reparado. Por favor Loretta, no me cierres la puerta. Entiende que tan solo busco, lo que necesito. Ningún animal caza con la panza llena.Loretta parece de piedra. No atiende mis llamadas y si me apenas si me saluda. Parece mentira que entre tanta gente, solo ella es justo el helado de vainilla que me gusta…

Paciencia

abril 29th, 2013
-Y si nos extrañamos al mismo tiempo y con la misma intensidad. Aunque busques otros labios en la distancia tan infinita que se cuenta por kilómetros o por centímetros. No podemos cambiar las cosas. Estamos lejos, aunque nos fundamos en un abrazo. Tanto fuego solo sirvio para fundirnos y ahora nos transformo. No sirve eso de atarte y decirte de vez en cuando que te quiero. Quiero verte feliz, radiante como un sol y fuerte como un árbol. Siempre nos dimos todo, no nos guardamos nada para después. Por eso se que no hay nada pendiente, ni siquiera un beso de despedida. Muy facil, estamos en la misma pagina o no.
Entonces tu me dejas por seguir una mariposa, me dejas esperando el final de tus juegos. La decisión no esta en tus manos. Yo te amo y tengo que esperarme, darte toda mi dulzura para abrir esos candados sin llave. Decirte que todo esta bien, darte y darte seguridad, no me voy a ir... mil promesas hago y no se que hacer para que sepas que voy a cumplirlas. Pasa el tiempo pero no se concretan los planes. Aun vives en tu casa y yo en la mía. Soy tu mujer, pero te empeñas en tan solo darme una parte. No te entregas más, tan solo un poco, lo suficiente para creer que algún dia se abrira esa represa y todo el agua fluirá por el rio. Yo quiero tener paciencia infinita para no cansarme nunca de tus juegos, paciencia para saber que siempre será como tu digas y cuando tu quieras. Paciencia infinita para resignarme que alguien más perdio la llave y lo que hay es todo lo que puedes darme. Paciencia cruda para saber que somos dos casos perdidos destinados a esperar juntos…

Almohadon

marzo 25th, 2013
Este no es el final. Es el comienzo. Yo prometo no soltarte de la mano, ni aunque nos encontremos mil postes de luz seguido. Se que no es la primera vez que te prometo algo, algunas veces no he cumplido y otras lo he olvidado por completo. Pero tu entiendes, que prometo con la intensión de cumplirlo a cabalidad. Porque quiero tantas cosas contigo, que mi lengua no hace caso a mis posibilidades. Porque cuando miro las estrellas, quiero oir tu voz hablando de constelaciones. Por eso, caigo en prometerte mil cosas, absurdas o posibles, cualquier cosa. Y tu que entiendes, tu que me miras con visión de rayos x. Que me desarmas como un rompecabezas de los fáciles y sabes que lo nuestro no es consumirnos como fuego, si no durar como cuando uno cocina frijoles sin tener prisa.

Yo se que te quiero, mucho. Pero no se para que. Para que te dibujo mil promesas, te miento si me conviene y te digo la verdad a medias si hace que te quedes. Tu cuerpo un mi almohadón. Tu piel es de agua y tengo tanta sed, que te tomaria de un solo sorbo. Quedate aunque no sea tan sincero mi amor, aunque tenga anclas por abrazos y sal en la punta de las venas. Quedate aunque tenga miedo de que me dejes de querer.  Dejame cerrarte los ojos a besos, jurarte amor debajo de las estrellas, morderte la boca como una fresa madura y dormir contigo hasta que nos despierte el sol. Ella sabe entender mis lagunas mentales, mis mentiras de niño y mi mala memoria. Nos entendemos tan bien, una pareja normal de almohadones…

No sere una mujer perfecta de las que volteas al ver pasar 
no sere alta y maravillosa pero se lo que puedo hacer 
no sabre andar como una princesa ni vivir como en alta sociedad 
y no se engañar a tu corazon pero se que te puedo hacer 
feliz… Julieta V.

Luna Llena

diciembre 19th, 2012
Un día me encontre con tus ojos verdes, sin aviso previo. Como una bengala que se enciende para dar la luz de emergencia. Asi me empece a hundir de a poquitos, sin saberlo el iceberg que se asomaba en su timida sonrisa habia abierto el caparazón. Y tan solo era el comienzo del fin. Tu sabes Dios mío que las cosas no son como yo quisiera, ni como deberian ser. Sin embargo no me puedo quejar. He sido amiga de la luna cuando camino regreso a casa. Algunas veces camino con los tacones en la mano, por debajo de las palmas saltando charcos como un sapo.
He tomado tantas decisiones incorrectas que perdí el rumbo, oh Dios mio he perdido el norte. Ya no se para donde voy y aqui estoy esperando el bus a ningun lugar. Con la ficha de espera en una ventanilla de Migración y Extranjeria. Hasta que encontre esos ojos verdes que me hablaban de otra vida, otro destino. Y yo pense que era la definitiva. Cai en sus redes como un pez borracho. No tienes que cambiar lo que ya esta hecho, dame aceptación pura y llana aceptación. Esos ojos tan verdes, no eran más que una ironía. Tanto que te pedi Dios mío el milagro que me canse de esperar. Y con el primero que dijo vamonos, me fui. Entonces la luna me despidio con un pañuelito, mientras el carro se iba a toda velocidad por el camino de regreso. Ya no quedaba nada en mi, ni siquiera un suspiro.

La manera

octubre 24th, 2012

Cuando Alonso se fue yo no sabia lo que me importaba. Hasta que cerro la puerta y quedo mucho espacio, demasiado. De un momento a otro tuve que empacar su ropa, abrazar su madre y cuidar sus flores. Es dificil imaginarse esas cosas, porque siempre son fuera de base. En su pecho de donde salian infinidad de mangueras era mío, como un cojin con caja de resonancia incluida. Esos labios que partían el frio de cuidados intensivos era mi desvelo. Esos brazos palidos con olas de tinta azulada, era remos de madera. Porque ese hombre que estaba en estado de coma, habia sido mi delirio. Y yo lo amo, al Alonso lo amo. Y eso no es negociable. -Un palpito fuerte senti cuando murió. Como si mi corazón lo hubiera adivinado en plena madrugada, era una espina que crecia con la voracidad de un árbol y se ha quedado el arbol en mi centro para llenar el vacio con dolor crudo.- La gente joven tambien se muere y de cualquier cosa, pensé mientras llevaba un arreglo de claveles, era increible para mi leer su nombre en la tarjeta. Más aun, que la gente me abrazara y me dijera que todo iba a estar bien.  Poco recuerdo de aquel trance,  quizás el olor a incienso, los abrazos largos y los pañuelos que nunca fueron suficientes.
 Se fue Alonso  y tuve que hacer medio paquete de espaguetis y ordenar pizzas personales. Terminamos, porque aun no hay llamadas de tan larga distancia. Por que antes de gritar en la cima de una montaña, la tragedia nos hizo guardar silencio. Eramos migajas de tostadas añejas. Aunque nunca  habiamos hablado de eternidades ni siquiera notado lo unido que éramos, fue de a poquitos, sin pensarlo mucho. Se fue acumulando el tiempo y ahora va a durar para siempre. El no pertenecia aquí, el era un pez vela y yo nada más nade con el, mientras la corriente nos daba miles de vueltas. La manera de recodar, es amar. Por siempre y para siempre. No tengo tristeza, no guardo nada en mis bolsillos. Todo lo que necesito lo tengo acá, dice mientras con su dedo señala el centro de su pecho, donde esta el el árbol que crecio en medio de la nada…

– Si quieres saber cuanto te quiero, cuenta las olas del mar mi pez vela-  

Margarita de Mango (somos)

julio 4th, 2012
Somos. Algo debemos ser, porque nos hemos encontrado al menos por una noche. Con la cantidad suficiente de alcohol y de estrellas fugaces, nos encontramos sin mirarnos. Nos amamos con la luz encendida, porque al final de cuenta esta tan lejos el amor que nos conformamos con esto. No necesito saber la lista de corazones rotos ni esas historias  sacadas de un libro de ciencia ficción. Basta con esto, con cualquier cosa que sea, esta atracción que solo necesito un par de miradas y bastante tequila. Quiero que sea generico y barato, rico e involvidable. A mi no me tenes que envolver, ni yo tengo que analizarte. Por esta noche, somos y mañana por la mañana fuimos. Si quieres te acordas, si no decimos que fue culpa de las margaritas.  Mientras nos vamos caminando, descalzos y de la mano, la brisa juega con mi vestido, nos reímos como tontos sin poder recordar de que. Debajo de una palmera, nos besamos como ingenuos, nadie nos ve; ni siquiera la luna llena. 
Me retas a nadar, no tenemos vestidos de baño; mientras nos volvemos peces de arrecife, exploramos algo muy parecido al amor que solo los corazones tontos creen. Me tocas con tus manos llenas de arena, me dibujas un vestido que se borra con el agua. Nos besamos mil veces, porque tengo sed de tus labios de agua. Entonces, no me guardo nada. Todo te lo doy, porque cuando amanezca será otro día. Esta noche no pertenecemos, nada más la biología toma el control. Y me dices cosas que no recuerdo y te susurro poemas tontos que invento, nada tiene sentido pero no lo podemos notar. Estamos borrachos, esa es la excusa del día siguiente. La luna nos mira con curiosidad entre las nubes; y piensa… “claro siempre es culpa de las margaritas de mango”…

Momo

noviembre 17th, 2011

Yo nunca crei que pudiera amar a otra persona. Menos que pudiera amar a alguien hasta el infinito. Hasta que paso, acostada en el pasto. Escuche como crecen sus raíces, como revientan sus semillas, como corre el agua todo el subsuelo.  Era semilla dentro de mi.  De alguna manera,  extraña y maravillosa, esa semilla de rosa en botón se abrió y yo me convertí en mama. Es difícil imaginar mi estomago sin estrias rosadas o mis brazos sin esas manchitas que se quedaron para siempre después del setimo mes. Este cuerpo que ya no es de niña, si no de mujer. Con mis caderas abiertas y la cintura de faja.Ya no como tan despacio, como solía hacerlo. No duermo mucho, solo lo suficiente. El sueño es tan ligero que podría escuchar caer un alfiler en la otra habitación.

 Atras quedaron esas fiestas estrambóticas, ahora me desvelo por cambiar un pañal o cantar canciones de cuna. Soy una experta en medir la temperatura ideal de la leche o en sacar colicos. Me ha llenado mil veces de vomito y alguna que otra vez de baba. Soy como un limpión. Ya no compro para mi, ahora todo son medias pequeñitas y overoles de rayas. El niño crece a pasos de gigantes y antes de lo esperado, ha dicho su primera palabra; momo. De la nada, como si hubiera esperado meses con la m y la o en las encias, hoy lo escupió. Y yo me di cuenta, que no tenia un hijo, si no que tenia un momo. El amor es tan mágico como las estrellas y tan nuevo como un amanecer. 





Los quiero momos… (tiesos y gordos)

un árbol (genealógico)

mayo 28th, 2011

Con el pasó de los años, la vieja se ha suavizado como un bizcocho dulce. Ya no es la misma, por dicha . El peso de los años le ha blanqueado el pelo y le ha aligerado el carácter. Pero el olvidó ha sido la mejor medicina de todas. No reconoce el montón de niños que le dicen abuela ni la muchacha que lee el periódico y la arropa antes de dormir. Se parece a Nora, piensa cada vez que la ve. Es un mundo tan paralelo con horario de comida y pastillas de colores. Yo te conozco, le dice. No se tú nombre, pero me recuerdas a mi Nora. Con un dejó de nostalgia porque ya no hay nadie que conozca, ya sus piernas no la llevan a ningún lado y sus ojos apenas sí distinguen algo. Aveces toma el periódico, lo pone en sus regazos y lo mira, como sí lo pudiera leer sin lentes. La muerte es una conocida que llega dos veces por semana a rezar el rosario. Tiene vagos recuerdos, aveces cree que se caso con Roberto. Aunque hace más de 50 años que lo conoció. Ella pregunta por el, como sí hubiera sido ayer que eran novios. No tiene fecha exacta ni aproximada de nada. No recuerda su cumpleaños ni su aniversario. Sólo tiene presente a Nora en la primera comunión, con el pelo crespo en trenza y unas flores que el sol marchito. Llama a Nora, que está acostada sobre la sala pintando con crayolas. Tiene el mismo pelo crespo y unas pecas que no podría ver ni con una lupa.
Nora la mira desde la cocina. Se asoma y sonríe al verla con el periódico. Hace días que la vieja sólo lloraba en la ventana. No se acuerda porque, pero hoy hace 4 años que se murió papá. Alejandrina le pinta un árbol a su abuela para que se seque las lágrimas. Es un árbol de papel, le dice a su madre. Alejandrina la pasa bien con ella, aunque haga tanta preguntas. Aveces ella pregunta por abuelo Roberto. Quiere que la venga a ver. Quiere volver a su casa y le preocupa los frijoles. Alejandrina, que acaba de leer la cenicienta, le cuenta para calmarla como vivieron por siempre felices. La vieja sonríe, le contara a Roberto cuando venga por ella. Ya no extraña sus amigos muertos, ni la música de Gardel, o las cartas de amor que hace años dejaron de llegar. La vida es un valle de lágrimas, le dice a la niña que pinta. No importa abuela, por eso es un árbol de papel para que las seque todas. Y de quién sos? – abu, soy de Nora. Ah y Como te llamas? Pregunta por vez millonesima la vieja. Alejandrina, como tu abuelita. responde la crespa pecosa sin levantar la mirada…

Quepos

agosto 29th, 2010

Primero vamos saliendo de San Jose. Atras queda la avenida primera y el mercado de la Coca Cola. Pero eso si vamos como si fuera una procesión de Semana Santa. Para llegar a la Sabana vamos como una tortuga en primera. Lento va el trafico. Y entonces pasamos a velocidad de babosa el puente de la platina. Después empieza la pista. No vamos tan rapido, pero antes ibamos muy lento. Las casas, el pasto crecido, los anuncios gigantes, el peaje de 100 colones y el aeropuerto. Continua la calle. Aveces es de 1 carril otras de 2 y parece que en algunos tramos se hace un medio. Hay una desviación en Manolos. La tomás hasta llegar a la represa del Río Grande. Entonces el bus da millones de vueltas, entre precipicios y matas de café. Las curvas del aguacate se hacen eternas. El camino tiene una neblina de bufanda y ojos de gato de perlas.

Se llega a Atenas para continuar bajando. Los arboles, los ríos, los pájaros, las estrellas y la doble linea amarilla. Entonces es Orotina, y a la par del camino hay frutas. Mango, sandias y agua de pipa. Pasamos saltando rayuela sobre la linea del tren.
Antes de llegar a Caldera, nos desviamos de nuevo. Ahora todo es seco. El guanacaste, el roble de sabana y el guapinol son parte del paisaje. Entonces llegamos muy cerca del mar. Grandes distancias se recorren en la cresta de una ola. Como peces que se lleva la corriente. El mar continua cerca, y si vas con la ventana abierta es muy probable que te moje el reventar de una ola. Por algo se llama la costanera. Jaco y Parrita pasan rápido, como un suspiro.
Entonces llegamos. Es como si nunca nos hubieramos ido. Aunque llueva y se empañen las ventanas. Aunque haga sol y parezca un horno. Nada ha cambiado, la playa, el sol, la arena, los charcos, las hojas, las almendras huecas y las olas celestes. A mi me gusta quedarme con los recuerdos de las vacaciones, como si se tratara de una concha. Con los atardeceres como joyas y con las estrellas como deseos. A mi me gusta caminar descalza y contar caracoles. La felicidad es tan simple como un viaje y tan cerca como Quepos.

Yo ♥ Playa, las nubes, el camino, la espuma, el sol, la arena, las olas, los charcos, la lluvia…. ♥ Quepos! y ya quiere regresar el Proximo finde!!! 🙂

Agosto

agosto 2nd, 2010


Hay en mi un orden ciclico, que va siendo como la rueda de una bicicleta. Parece más una serie repetida de televisión, donde todo el mundo sabe lo que va a pasar. Unicamente yo me sorprendo, no puedo creer que con tantas variables las cosas se repitan como un cassett del lado A al lado B. Ultimamente he estado distante, mas distante que de costumbre. No me he ido lejos, solo que paso más en las nubes. No me interesa, lo que antes me interesaba. Todo va siendo terriblemente igual. Y es el estres que me sube como pequeños lagartos por las piernas o el cansancio que me derrota cada día antes de las 10. No se si es que estoy agotada o si asi es el mundo real. Los obstaculos tapan las puertas de emergencia. Tengo que pasarle por encima a todo. Como un peldaño más. Porque tendré que buscar la chispa en mi y dejar de conformarme. Olvidar todo y empezar de nuevo.

Angelica tendra que romper este ciclo. Es lo unico que quiero. Pero hasta que no empiece a hacer las cosas diferentes, todos los días sentire lo mismo, haré lo mismo y hasta extrañare lo mismo. Se que siempre digo que quiero un cambio, más a la hora de implementarlo, fallo. No se como, no sé por donde y no se cuando exactamente. Pero lo voy a lograr. No me voy a quejar más. Quiero reciclar todas mis teorias, hacer cometas que se pierden con mi tristeza, navegar barcos de papel con mis recuerdos y sembrar flores con el estres que guardo. Limpiar el closet y solo dejar a mis verdaderos amigos. Reforzar mi corazón con titanio y recuperar lo que deje ir, porque no era apropiado. Quiero volver a soñar, volver a creer, volver a empezar, volver a equivocarme. Volver a ser yo. Quiero todo nuevo, no todo de nuevo. Voy a corregir todo lo que no me gusta, porque quiero ser feliz la mayoria del tiempo.
Este cumpleaños, me voy a regalar una nueva temporada… con todo lo que incluye empezar de nuevo! 🙂
    Archivos