Angie

mayo 20th, 2013
Yo me tire al agua por vos. Me tire de cabeza, cuando bastaba entrar caminando. En la orilla apenas si llegaba el nivel a los tobillos. Pero no sé medir, nada más me lance, di un salto como acostumbro hacer con las piernas juntas para impulsarme y el corazón entero. Hay que medir, hay que esperar a que las cosas fluyan como un río que baja al mar. Para cumplir lo que se promete, lo minimo que sea. Se salta al agua o no se salta. Claro hay niveles y maneras de entrar, pero siempre será igual salir.
Puede ser un charco de lluvia o un oceano tan profundo. Salte por vos, porque solo así se entrar al agua. Claro hay piedras, corales y conchas, me lastimo mucho más de lo que debería. Me entrego como si tuviera el corazón de hule. Después de caer me sumergo sin saber hasta cuando, sin siquiera esperar a verte en el agua. Aguantemos la respiración que esto solo durara un parpadeo. Lo lindo durará menos que el abrir y cerrar de alas de una mariposa. Será tan poco y tan insignificante, que se perderá en las ondas necias de tirar piedras al fondo. Tan predecible será el fracaso, que termino perdiendo las burbujas, no aguanto más la respiración. Que bruta, me tire de cabeza por vos. Mientras que solo metiste la punta del pie. El agua estaba tan fría, pero uno si se tira de cabeza no calcula. Solo siente, todo de un golpe. Sin más motivación que un salto al vacio. En ese momento no me importo y aún ahora no me importa.  Me acostumbre a nadar en esta soledad que fluye como un río al mar.- No calcule, fui mala en matemática, tu entenderás muchos golpes seguidos en la cabeza-

Cortada de Papel

abril 3rd, 2013
El sentimiento exploto como una piñata con confeti. No quedaron más que pedazos por el suelo y como contener el rio de mocos, lagrimas y excusas que cayeron en balde. La ilusión que no salia jamás de sus labios, salio como una granada en onda expansiva cuando ya no habia vuelta en hoja. Era tanto el dolor que se escurria en las paredes como una sandia reventada. El dolor puro se calmo despues de algun tiempo. La tristeza se sento en el suelo y le acaricio la cabeza hasta que se quedo dormida. Aprendio a olvidar y amar a la distancia la idea que nunca fue. Abandono su deseo de amar y el sueño, como un par de zapatos que ya no le quedan. Camino descalza de regreso.
Queria salir a buscarlo, caminar de nuevo de su mano, dormir en su cama y darle un beso de buenas noches. No queria nada más en el mundo, solo por su deseo inexperto nunca florecio la suerte. Porque creer que la felicidad estaba al lado del niño, era dejar su felicidad propia a la deriva. No eran más que niños que jugaban a perderse en otros labios y olvidarse de mentirillas, bastaba un par de miradas para regresar con la misma promesa. Nosotros creiamos en el siempre que se borraba con la misma facilidad de tiza en la acera y que el nunca no duraba más que tres días. Nos caimos de cabeza y rodamos hasta rasparnos los codos, la barbilla y las rodillas. Teniamos mucha velocidad, ninguna trayectoria y veinte años cumplidos. –Mi amor, te deseo lo mejor del mundo

Gato

marzo 27th, 2013
Me gusta que me acaricies la espalda mientras vemos el noticiero. Adoro que me mires secretamente mientras me visto a media luz y tener a disposición tus hermosas orejas cuando te cuento alguna tontería. Soy un gato que se habia acostumbrado a comer y a irse a caminar por los techos contando estrellas. Me he acostumbrado a la soledad de no abrirme con nadie, que no sea por medio de preguntas hipoteticas e historias absurdas.
En el momento que cae mi atención decido marcharme, sin despedirme, claro los gatos no se nos da eso de las despedidas. Yo nada más se que no quiero encariñarme demasiado y lo hago, maldición, ni querer, eso es el comienzo. No me gusta el contacto con personas no sinceras, sin embargo los cabrones siempre son más entretenidos que los buenos. Y como mi falsa indiferencia de mover la cola y marcharme sin explicaciones, paso yo quizás por una cabrona egocentrica egoísta. Por eso, esos juegos de poder me parecen más aburrido que leer la guía telefónica. A mi no me digas mentiras, ahorremonos eso de pretender. No pensemos de más, yo te creo y eres inocente hasta que se demuestre lo contrario. A mi me gusta que me mimes, porfavor no tengas otros gatos cerca. No quiero que otras gatas lleguen por mi whiskas. Yo nada más dejo que tu me acaricies la espalda y solo contigo me gusta acurrucarme a ver tele. Es cierto no dejo de ser gato, sigo siendo hermética, comiendo atún hasta llenarme y caminando solita por tu tejado a media luna. Pero prefiero por mucho tu compañia y si tengo que escoger el mejor lugar para mirar las estrellas es tu ventana. Es más en algunos momentos creo que es posible, un romance entre gatos y perros. Quizás estoy alucinando, demasiado atún.

Inoportuna

febrero 25th, 2013
No era un buen momento. Lo ultimo que ocupaba era encontrarme a una niña más complicada que un paquete de spaguettis crudos. La comparación no va al caso, pero no soy bueno escribiendo. Mucho menos hablando de Catalina, causante directa de mi leve retardo. La lengua se hace nudo, las palabras peces resbaladizos que saltan medios completos y las letras, bueno las letras apenas si puedo mantener una oración a la vez.Tengo que admitirlo. Rara vez Catalina me habia parecido interesante. Quizás tenia una personalidad atrayente pero ni siquiera lo considere. Eran otras prioridades y Catalina antes que un romance de curso, era la mejor redactora que habia llegado. Que iba a tener ganas de enredarme con la única niña de la clase que sabia literatura inglesa. Yo intente esquivar la como balas de oso de gomitas, ser reservado como un periódico abierto y ser sutil como un atardecer en verano. Y por más que intente no caerme de bruces por sus hermosas pestañas en abanico ni por su moño desarreglado, me ha caído como un tonto que en lugar de caer, vuela. Y no era un buen momento, era el momento. La despedida o la reincidencia no son problemas del día. Todo nace y todo se agota, quien puede pensar que Catalina con la misma insolencia con que llego se marchará a Barcelona la próxima semana. Y ella me habla de su viaje, como si fuera otro hombre. Uno que ama profundamente. De nuevo caemos en el mismo punto, quiero que se quede conmigo. Pero me gusta más verla feliz por eso, bajo protesta le ayudo a hacer maletas. No hay manera de reternerla, es por eso que esta mañana hablamos que no podemos seguir así. Es por esto que a partir del proximo mes me marcharé con ella y con su nuevo novio, Barcelona.

Eran más bien los días 
de arriar las velas. 
Toda señal a mi alrededor 
decía: cautela. 
Cuánta estrategia incumplida 
aquella noche sin luna 
tu, por ejemplo, 
tan bienvenida 
y tan 
inoportuna…

 Jorge Drexler

Nicotina

febrero 13th, 2013
Mientras pasan por una lista de temas de conversación más larga que el rio Nilo, sentadas en el borde del caño comparten un cigarro. Magdalena y Ana tienen esa necedad de empeñarse en fumar aún cuando ya esta pasado de moda. Desfilan con honores las historias de amores añejas, las rosas secas que se hicieron polvo, las piñatas de aserrín y los romances de fin de semana.
La complicidad de compartir siempre el vicio las hace confidentes. Magdalena le gusta leer las cartas, aunque no sea más que una baraja de corazones, picas, diamantes y tréboles enredada con romances hipoteticos y signos imposibles de comprobar. Esas dos reinas rojas tienen la ventaja de hablar siempre con la noche de cobija y la calle de sillón. Hace tiempo que son compañeras de turno, desde que Ana perdio el trabajo y tiene cuentas que pagar. Magdalena no conoce otra vida que no sea salir todas las noches, zigzageando con tacones exageradamente altos. Un par de tipos que miran la mercaderia pero no hacen ni siquiera intento por comprar nada. Mientras esperan clientes, una montaña de chingas apagadas engalanan sus pies. Esta noche es diferente porque Magdalena ha adivinado el porque la mala suerte de Ana. Claro ha sido una confusión cósmica de acuario con jupiter.

 Mientras rien sin saber de que, esperan que la nicotina las mantenga despierta un rato más; ni siquiera es medianoche.

[editar]

Calendario

enero 30th, 2013
No estoy disponible, te digo entre lineas. He aprendido de la mejor manera de tener tu atención, es simplemente escondiendo la mía. Funciona fácil esto del romance, como una formula matemática básica.
Y la pregunta del millón, cuando? Pues cuando yo quiera. La conexión esta presente, pero unas cuantas miradas de cangrejo no ameritan de ninguna manera el más minimo cambio en mi calendario. Entonces mientras con toda la frialdad de un cubito de hielo en la Patagonia te digo que quizás el lunes. Me doy cuenta de que me he convertido en lo que alguna vez critique. Podrías jugarte la misma carta, pero a vos te gusta ser dulce y cordial. Tanta dulzura no basta para derretirme, pero si para que cuando tenga espacio en mi calendario y se me antoje verte lo haga.
La reincidencia hace evidente que por mucho eres mi favorito, más no la única opción del menú disponible. No me exijas, no me bloquees y no me hagas cambiar. No me interesa más que la portada. Ahorremonos preguntas y reíamos de cualquier cosa cada vez que nos veamos por ahí. Que diferencia más abismal han marcado las vueltas de los calendarios. Antes, ahora, mañana, nunca… le hago rayones al calendario. No sabré nunca si te quiero o si me convienes, porque al final amores tan grandes se disuelven con agua como una tabcin y salidas de fines de semana que se acumulan con el juego de estar “no disponible” me funcionan más. Algunas noches creo que me podría encariñar, sin embargo no dura la intensión más que una noche. Mientras desayunamos y hablamos del clima me doy cuenta lo aburrido que estar en una relación monógama. Y algunas veces, solo algunas veces quisiera estar así de aburrida contigo, mirando las hojas pasar y escribiendo días juntos, claro lo digo desde el mismo centro de mi corazoncito de lava que tiene un abrigo de hielo.

Divorcio

enero 23rd, 2013
Dame con todo. Rompe en mil pedazos las promesas como si fueran jarrones de los feos. Me va a dolor como si fueran jarrones de los caros, pero bueno tu quieres hacerlo hace rato. No tienes que dejar ni un solo fragmento, tienes que quebrarlo hasta hacerlo polvo. Yo que siempre pense tantas ideas preconcevidas y poco convenientes del amor, pensé que tan solo ibamos a durar la eternidad juntos. Claro pues hasta en el cielo pensé que nos ibamos a encontrar.
Ha sido un divorcio de lo que pensé que eramos y de lo que somos. La realidad se enojo con la fantasía, el aburrimiento llego a calmar los animos y la intimidad de mejores amigos se gasto como un frasco de mayonesa. Que cansado esto de terminar definitivamente. La ilusión de la boda y todo este enredo no es más que una burla grabada en dvd. Quisiera volver a ser aquella chica de vestido blanco y ramo rojo que baila vals con un caballero de traje entero. Sin embargo no somos nosotros aquellos chicos. Estamos tan lejos de ese amor que me juraste debajo de las estrellas, esas promesas que nadie recuerda, son tan vacias como latas de aluminio esperando el reciclaje. Por eso, dame con todo. Todo lo que tengas, porque yo se que puedes tirar al suelo todos los jarrones del mundo pero ya nada puede solucionarlo. Nada puede arreglarlo esta vez. Nos gastamos las oportunidades muy rápido. Esta vez no hay ni queque, ni vestido blanco ni champagne, pero por suerte esta vez es la definitiva. Dame con todo, que a mi ya nada me interesa, ya firme- le dice al otrora hombre de su vida por mensaje de texto. 

38

enero 14th, 2013
Mientras sostiene la pequeña 38 automatica con las dos manos, mira una vez más a Enrique. No hace falta la luz para saberlo. La nariz torcida y las mejillas afiladas. Apunta al frente, esta dispuesta a llegar a las ultimas consecuencias. Tener la automatica le da la paz que hace rato perdio, desde que las cosas se salieron de control. Enrique sabe que no va a disparar, aunque le sobra punteria le faltan agallas. Camina hacia ella, con los ojos tan vacíos. Esta muerto y no se puede matar a los muertos dos veces. Entonces se da cuenta que es más grave de lo que parece. Enrique se lo comieron los gusanos hace tiempo y esos gusanos se convirtieron en mariposas negras que anidaron en su cabeza. Se estaba volviendo loca, ahora un fantasma en medio de la oscuridad la aterrorizaba, por suerte tenia la automatica de las dos manos. Sudaba frio, porque sabia que llevaba las de perder.  Quizas si hubiera encendido la luz, no hubiera sido necesario el arma. Enrique hacia una mueca que podia considerarse una sonrisa según el contexto correcto, parado desde el marco de la vuelta la mira tan indefensa. Camina despacio, hasta sentarse en su cama. Entonces en un desesperado intento de cambiar el desenlace de las cosas, pide ayuda. Su voz no sale, se ha quedado muda. La 38 tendra que hablar por ella. Enrique la mira temblar la esquina pero ella no baja el arma y a estas alturas si hubiera luz se daria cuenta que apunta a la cabeza.  Entonces habla la pequeña 38, la misma que minutos antes robo al guarda de seguridad mientras iba por más cafe. Entro al cuarto a esperarlo, apago las luces, se fumo un cigarro e ideo un plan mientras esperaba al fantasma de Enrique que llegaba siempre en la madrugada. -Para matar a un muerto de nuevo, tiene que morir uno con el-  Sonrío en la oscuridad, es cierto todo tiene solución.

Puente

enero 7th, 2013
Mis sonrisas son inspiradas por ti. Aunque no lo acepte ni lo cuestione, así es. Porque gracias a ti, late mi corazón completo. Y toda esa dualidad de bien y mal, no son más que una moneda de 100 que da vueltas como un trompo de madera. Aveces creo que puedo aguantarme, a tan solo estar aquí. La distancia viene y va, pero yo estoy aca para ti. No te das cuenta de mis miradas y si lo haces tienes la delicadeza de no hacerlo evidente. Siempre me has permitido hacer puentes y cruzar puertas. Aunque haya pasado varias lunas llenas y hayas encontrado a otra persona, no puedo dejar que eso me afecte. Igual te amo, no cambia nada. Quiero que seas feliz, conmigo o sin mi. 
A mi no me interesa recuperarte ni tener tu atención de nuevo, yo con solo mirarte y un par de casualidades me es suficiente. Los demás pueden extrañarse de mi actitud tan casual, es cierto que ya no puedo cruzar puentes ni abrir puertas. Pero puedo verte, aveces. Las casualidades son llaves y vigas que guardo por si algún día llega el día. Lo espero en secreto, sin la menor intensión de sabotear las cosas. Nada más estoy en el banco de suplentes, porque prefiero ser tu opción a jugar de titular en cualquier otro equipo. Sigo construyendo puentes, cada vez que te miro. Aunque no haya más que vacio, en la minima posibilidad de que alguna vez te decidas a atravesarlos. Yo lo unico que tengo es la ilusión. Un par de miradas son suficientes, te amo, pienso en la manera de que esto no suene a excusa pobre de mujer perdidamente enamorada. Es que lo amo, por eso lo hago. – Pero tanto esfuerzo haciendo puentes de varilla y concreto para cruzar abismos absurdos, cuando el pobre desgraciado lo que queria era ir subir al cielo como un cohete espacial. Yo les hice puentes a quien ocupaba una escalera. 

Piña Colada Virgen

diciembre 12th, 2012
Yo puedo. Estoy segura que lo único que me falta es un poco de determinación. De subirme los pantalones y cerrar la puerta con doble paso porque para que quiero ganar un fin de semana. Ya es más que evidente que la fidelidad no es nuestro punto. Y que el ron no es más que un embrujo que nos hace extrañarnos más de la cuenta. Algunas veces te llamo, porque siempre tengo malas ideas a media noche. Para hablar de cualquier cosa, ya no tenemos nada de que hablar, pero igual tu voz me sigue pareciendo increible. 
Yo puedo, estoy segura que tu encanto se va a terminar en algún momento. Estas relaciones basadas en miradas y en conversaciones absurdas no son más que una yerbera sin flor. Porque siempre hay un hipotético, uno que tiene nombre y apellidos. Para que quieres saber que significan mis miradas, nada más somos amigos que se gustan. Tabú al cuadrado, nadie tiene que mencionarlo aunque la energia lo haga evidente.
Yo puedo, no vamos a cruzar la linea porque somos muy grandes para esos enredos cósmicos karmicos. Y por eso repito cada vez que siento que irremediablemente mis labios van a chocar con los tuyos, como una chispa con un galón de gasolina.- Yo puedo-. Quisiera desconocer las consecuencias de enredarme con alguien que no es mío. Sin embargo el tiempo ya me enseño esa lección. Y nada más me queda mover las pestañas y jugarme la carta de digna. No necesito delimitar nada somos amigos con lineas muy fijas que se borran con la cantidad de ron correcta y se llaman como amores añejos, mientras hablamos tonteras, casi siempre de noche. No es necesario saber quien esta pagando la llamada. Tan solo nos toca, olvidar ese fin de semana seguir adelante. Yo puedo seguir siendo tu amiga pero para evitar problemas mejor de alejo del ron y de los teléfonos. De hoy en adelante solo tomare piñas coladas virgenes y a medianoche intentare estar profundamente dormida.
    Archivos