Ayer

mayo 6th, 2013
Del cinismo de Andrea guindan avalorios pequeños como aretes gitanos en sus orejas. Daba el efecto de ser aquella mujer de pechos pequeños y sonrisa esquiva, muy llena de aceite de coco, puesto que le resbalaba cualquier opinión. Antes de su caparazón de sarcasmo, se consideraba bastante sensiblera y media dulcera, como una empanadita de chiverre con miel. Sin embargo las cosas cambian, la gente se va y viene y Andrea lo de cabrona consagrada le quedo a las mil maravillas.
Ella se acostumbro a no repetir. A olvidar cualquier destello, a no creer ninguna promesa y hacerse experta inventora. Se consideraba una jugadora, aunque era en realidad nadie le interesaba lo suficiente para estar más de 15 minutos en el juego. Toda esa lista de amores fallidos, no era más que un reflejo de que no estaba lista para abrirse. Desfilaron por su colchón amantes izquierdos, derechos y ambidiestros. Todos se despidieron del portón y olvidaron el camino de regreso. Su cinismo era proporcional a la tristeza que tenia por extrañar infinitamente a Rodrigo. Es facil eso de ser una malparida. No se quiere a nadie más por  querer al otro.

En las relaciones amorosas hay dos fases que se suceden casi sin solucion de continuidad: una, en la que despues de las discusiones es mejor reconciliarse de inmediato, ya que al fin y al cabo el reencuentro no puede aplazarse demasiado; y otra en la que conviene aprovechar la primera discusion que se tercie como pretexto para la ruptura, ya que esta es inevitable.

Arena

abril 8th, 2013
Yo te voy a escribir. Como pasa todos los dias, que dibujo media sonrisa por cualquier cosa. Y cada vez que camino por la arena voy contando olas. Escribir para que se borre con cualquier cosa, para divertir a los almendros que no tienen nada que hacer. Mientras un cangrejo intenta hacer  puntos suspensivos a lo que ya es punto final.

Tanta soledad en el viento, tan solo destroza las olas. Y despues de dar vueltas, contar caracoles y mecerme en hamacas aún busco el camino. Tengo que esperarte en la orilla como un lagarto tomando el sol o mejor olvidarte de tajo y sin excusas, abrir mis alas y salir volando sin rumbo y sin regreso como una golondrina sin GPS.

Y si hago lo mismo que tu, durmiendo en otros brazos, repitiendo las mismas promesas como un guión que se repite mil veces. El mismo encanto, el mismo timo. Y si hoy duermo con alguien y mañana con alguien diferente, asi como lo haces tu. Que tal si juego con las negras, entonces tu me sigues con las blancas? -El tablero es la arena nena, dice el cangrejo mientras dibuja dos puntos extras a cada punto final…

Cortada de Papel

abril 3rd, 2013
El sentimiento exploto como una piñata con confeti. No quedaron más que pedazos por el suelo y como contener el rio de mocos, lagrimas y excusas que cayeron en balde. La ilusión que no salia jamás de sus labios, salio como una granada en onda expansiva cuando ya no habia vuelta en hoja. Era tanto el dolor que se escurria en las paredes como una sandia reventada. El dolor puro se calmo despues de algun tiempo. La tristeza se sento en el suelo y le acaricio la cabeza hasta que se quedo dormida. Aprendio a olvidar y amar a la distancia la idea que nunca fue. Abandono su deseo de amar y el sueño, como un par de zapatos que ya no le quedan. Camino descalza de regreso.
Queria salir a buscarlo, caminar de nuevo de su mano, dormir en su cama y darle un beso de buenas noches. No queria nada más en el mundo, solo por su deseo inexperto nunca florecio la suerte. Porque creer que la felicidad estaba al lado del niño, era dejar su felicidad propia a la deriva. No eran más que niños que jugaban a perderse en otros labios y olvidarse de mentirillas, bastaba un par de miradas para regresar con la misma promesa. Nosotros creiamos en el siempre que se borraba con la misma facilidad de tiza en la acera y que el nunca no duraba más que tres días. Nos caimos de cabeza y rodamos hasta rasparnos los codos, la barbilla y las rodillas. Teniamos mucha velocidad, ninguna trayectoria y veinte años cumplidos. –Mi amor, te deseo lo mejor del mundo

Chao

marzo 6th, 2013
A mi no me gusta figurar. Puedes no decirlo, no mencionarlo y no mirarme a los ojos. Toda esa frialdad de helado de vainilla a mi me resbala por las rodillas. Que fácil fluyó todo. Gravidad pura nos atrajo al suelo. Por eso, basto y sobro un mes para animarnos a intentarlo y cansarnos rápido de no lograr volar.

No me interesa hablar más, ya se dijo lo necesario. No hay borradores, solo correctores. Ni siquiera los de lapiz borran por completo. Fuimos impersonales y genéricos. -Que es esto? nadie sabe a ciencia cierta y como habían tantos signos de preguntas abiertas, pues se transpapelo como una factura repetida. – Que es esto? deciamos como una pregunta retórica. Pero a – quien le importa esto? y nadie respondia lo evidente.

Imposible recuperar el tiempo, por suerte aún queda el tiempo suficiente para intentarlo mil veces. Ya no contigo, eso si lo tengo seguro. No sirvio el paracaídas, nunca fuimos aerodinamicos, demasiado peso, mucha expectativa. Poca paciencia, porque se lavo fácil. Entonces, miro el calendario y   me siento feliz de que terminara ese capitulo. Porque se que siempre habrá un próximo. No hay borradores, no me interesa borrar ni arreglar. Fuimos tan impersonales y que? Me seco las lagrimas de cocodrilo, guardo los signos de interrogación para cosas importantes. Chaoooo 🙂

Control

marzo 4th, 2013
Yo quiero tener el control. Dice el ego.
Quiero ser la dueña absoluta de tus labios. A mi no me interesa que le hables a todas las mujeres del mundo, claro soy una persona bastante racional le puedes escribir lo que quieras. Pero tus labios los quiero para mi. No creo que sea mucho pedir, que tus labios solo jueguen con lo míos. Y que todos los besos que te doy, sean suficientes. Si quieres más, puedo duplicar la cantidad cuando gustes.
Puedes irte todo el tiempo que quieras, pero a mi me dejas tus labios para estar tranquila. Claro, podes salir sin boca, recorrer el mundo mudo y hablar con señas. Y por supuesto disfrutalo mucho amor mío,  no soy nada celosa . He pensado incluso que puedo compartir tus labios, -no es cierto no lo he pensado. Pero aún así, siendo para mi no negociable eso de compartir, tengo que aguantarme. Hacerme la desentendida y confiar en que te quedes con mis labios sinceros. No quiero andar por ahi, buscando otros labios para comparaciones ni para travesuras. 
Pero se que no tengo el control, es miedo puro. Cada ladrón juzga por su condición y tengo miedo de que si pruebas otros labios te gusten más, como si fuera un nuevo sabor de helado. Prefiero tener valentía y dejar que uses tus labios con quien quieras. El control no es más una sabotaje de los baratos. Por eso, le doy libertad absoluta a tus labios y valentía a mi corazón, freno a mi ego y una palmada en la espalda a mi madurez. Creo por primera vez, que confiar es el camino correcto.

No se vale perrito guardián

enero 28th, 2013
Llevame contigo, aunque sea en el parabrisas. Quiero recorrer toda la distancia con la enagua inflada de brisa, como si se tratara de una bandera. Llevame en el verano tal prendedor de flores y en el inverno como guantes de lana. No quiero tener que pensar en la despedida, por eso no me prometas imposibles, tan solo cumplelos. 
Entiendo tu punto, el porque de las cosas, porque no es el momento y todas esas argumentaciones logicas que barajas como cartas de azar. Pero por encima de lo evidente, sin nada que agregar yo se que cada vez que te miro siento la eternidad de cielo y todo el amor del mundo en la boca del  estomago.
Podría esperar a que regreses, sin embargo mi orgullo no me permite ser tu perrito guardián. Si quieres, nos vamos. Si no hay campo en la maleta, entonces hasta pronto dulzura. Seguimos jugando escondido, nada más que ahora el mundo es el patio.
No creas que se moveran mis pies apenas salga el avión. Me quedare un rato para quitar este enredo de nudos sueltos que me atan a tu idea. Entonces no me voy. Paso unos días apagada, hasta que te disuelves en agua y si ese amor que fundia las estrellas y las moldeaba como corazones de plata baja la intensidad y ya no derrite ni mantequilla. –El que mucho se ausenta pronto deja de hacer falta. Cuenta las estrellas fugaces esta noche y todas las noches siguientes. Unamos puntos para hacer dibujos. No es lo mismo si no estamos bajo el mismo cielo. Recaemos, siempre en la noche antes de dormir nos llamamos un rato. Yo desde mi ventana, algunas veces veo las estrellas mientras hablas de personas que no conozco y me describes lugares que nunca he ido. Ellas me hacen guiños compasivos que solo una mujer puede entender. No me llevaste David, no te quedaste… y aún así las estrellas se siguen derritiendo hasta que nace un amanecer. Voy a esperarte tan solo un tiempo, piensa como un buen perrito guardián mientras David siga jugando escondido.

Deseo

noviembre 7th, 2012
Di mi corazón hace muchos años. Pero no medi las consecuencias, se extravio en el cambio de casa y antes de saber como estaba empacando para volver. Estaba quebrada, como una vajilla que se tira del borde de la mesa. -Dime que todo va a estar bien- mientras imaginaba alguna escena de Casa Blanca. Pero yo no soy una pelicula, mucho menos Casa Blanca. Yo estoy bien, nadie me tiene que prometer que voy a salir de esta. Si yo misma entre de cabeza a aquí, salgo de culo pero salgo. El corazón te lo podes dejar, le dije al eco del apartamento que nunca tuvo cosas. Mientras siga latiendo, me es indiferente quien lo guarde. Esta polaridad de menos y más. Hay solo dos variables y ninguna funciona. –No puedo estar con alguien que no me hace compañía.
Yo tan solo deseo, como si mi vida fuera un queque de cumpleaños. Cada vez que soplo se mueven las posibilidades como un móvil de tubitos. Estamos tan destinados a encontrarnos, como las olas que chocan solo una vez en la arena. Ya no puedo darte eternidades ni promesas. Apenas si puedo decirte que aprovechemos esta noche, que no va a durar más el encanto que un par de margaritas. Yo que voy a vomitar corazones mientras me tomo un elixir de amor eterno que sabe más a tequila que a certeza.  No se ni cuando, ni como ni porque. Pero se, con una certeza que no acepta dudas que todo tiene una razón de ser. Y va a tener una explicación tantos atardeceres de espera. Mientras suspiro escuchando Drexler que dice que somos dos cargas opuestas buscando lo mismo. Veo de nuevo Casa Blanca, en piyamas y con pantuflas. Con el deseo simple de compartir mis palomitas.- Hay un tiempo para cada cosa.

3:1 Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa
bajo el sol:
3:2 un tiempo para nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar y un tiempo para arrancarlo plantado;
3:3 un tiempo para matar y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;
3:4 un tiempo para llorar y un tiempo para reír,
un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;
3:5 un tiempo para arrojar piedras
y un tiempo para recogerlas,
un tiempo para abrazarse
y un tiempo para separarse;
3:6 un tiempo para buscar
y un tiempo para perder,
un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;
3:7 un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,
un tiempo para callar y un tiempo para hablar;
3:8 un tiempo para amar y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra
y un tiempo de paz. 

Alguien azul

octubre 6th, 2012

Somos dos soledades con barreras definidas gustos parecidos que se miran sin hablarse azules hasta los codos esperando más que un parpadeo

Pueden irse por donde vinieron todos los principes azules que velan como centinelas mi puerta. Estoy cansada de verlos aguantar sol y agua esperando por mi. Mientras mi trenza no bajara más al suelo,  ya no hay invitación para que la usen de cuerda y así subir a “rescatarme”. Por eso decidí cortar mi cabello, dejar de usar tacones y salir del castillo por la puerta de atrás.

Ya no soy una princesa, ahora soy una reina. Mientras el calendario casi marca tercer piso, suspirar por un caballero no esta en lista de cosas por hacer. Me he enamorado muchas veces, tanto que perdí la cuenta y ahora dura cada vez menos. La ultima vez duro un parpadeo. Las flores del amor las pueden dejar para más tarde, yo con poder ver la misma película me conformo.

Y me vuelvo todo lo que critico. Me vuelvo genérica, experta en despedidas y en desayunos silenciosos. -Si tan solo  fue una noche-. El drama se gasto, porque alguien dejo la tapa abierta y ahora puedo estar muy triste o decepcionada sin que alguna lagrima se asome a mis ojos. Puedo fingir que no me interesa, cada vez sale más natural. Algunas veces me encuentro con principes por casualidades, sin embargo me parecen terriblemente aburridos y torpes. Quizás, me mata el punto de referencia, el pasado que llevo amarrado a mi mano, como un globo de feria. Cada nuevo romance abusurdo, tan solo hace más dificil volver a confiar. Por eso hay que darse muy poquito, como una burbuja de mayonesa.

Sin querer me la paso asomada a la ventana. Para que cuando llegue el indicado, abrirle la puerta. Sin embargo los principes azules se destiñen muy rápido. Hay que pasar haciendole baños de color y lavarlos con jabón delicado. Dios guarde que un principe azul se vaya en la tanda de paños, porque seria un desastre celeste. -Mientras dobla la ropa, mira por la ventana a un principe azul, robando flores del jardín para la maestra. Tiene las manos sucias de jugar con tierra, pero vale la pena ya tiene tres amapolas. -Los mejores principes azules, son los que se crían. Piensa la reina, mientras dobla la gabacha celeste del kinder.

Feliz Cumpleaños G 🙂

Tres Meses

agosto 22nd, 2012
A mi me gustaste por cabrón. Por hijueputa, esa es la verdad. Nunca espere nada de vos y me ha funcionado, Porque hasta el día de hoy, sos cualquier cosa. Te puedo resumir con cualquier comentario con que se use el grado adecuado de sarcasmo y un par de comillas. Era algo que no admitia errores ni perdidas. –Me atrae algo-, admitía cuando era evidente la reincidencia. Porque aunque la fidelidad no era nuestro fuerte, muy pronto me di cuenta que tenias algo, no puedo precisar que es. Nada más, miel y abejas. Todo el tiempo que fue verano.
Habia un candado abierto, hasta que jugando los cerramos y  perdimos la llave. Yo nunca entendi razones y al día de hoy ese episodio es algo borroso, como un dibujo que se salio de las lineas. Todo fue nada, al final tres meses no es mucho, apenas si es algo. Por eso, si alguien me pregunta si te conozco, esta bien decir.. “algo” porque nunca pase de la entrada. Porque todo fue algo cordial y consensual, como un choque de trenes planeado. Todo era algo del momento, un magnetismo de brutos. Fuimos miel y abejas, con más aguijones que azúcar. Por lo mismo que alzamos vuelo, caimos al suelo. Por cabrón y por hijueputa llego un día que siendo cualquier cosa y queriendo solo pasar el rato, las comillas no eran suficientes para hacerlo aceptable. Pasar el rato contigo, era perder el tiempo en valde porque al fin y al cabo eramos un caso perdido. Apenas nos vestíamos no teniamos nada que hablar, eramos un par de cabrones que entienden las indirectas de no responder mensajes y sutilmente deslizarse por la puerta. –Yo te llamo, dije sin tener tu número. Las comillas y el sarcasmo los metí en el saco porque no pensaba dejar nada, ni eso. Ya habia dejado “tres meses”.
– y tres meses son toda una vida 
(pero de abeja)

*Las obreras viven períodos mucho más breves, de menos de tres meses en promedio.

Como recuperar el control remoto

junio 25th, 2012

En el fondo yo que estar con ella es una perdida de tiempo. Algunas veces, entre reclamos y miradas de reproche, noto  lo terriblemente infeliz que es. Y abro la puerta, y tan solo atino a decirle que se marche. Porque se que soy cobarde, y se que no se va a ir todavía. Es simple, me he acostumbrado terriblemente a su presencia. Esa mujer con que no hago otra cosa mas que discutir se ha vuelto una rutina, comparable con el tabaco. Algunas veces quiero irme, sin despedirme de nadie. Nada mas perderme y volver a aquel tiempo que no era mas que una amiga de fines de semana. Pero no, a la puta, en que momento Alejandrina dejo el cepillo de dientes y uso mis camisas viejas de piyama. Un día nada mas saque una copia extra de las llaves, le cedí la mitad del closet y me acostumbre a ver abarrotado el baño con un ejercito de cremas y lociones de frambuesa. El tiempo fue pasando y un día era navidad, y nos dimos regalos caros. Empezamos a llenar álbumes de fotos. Entonces me gustaba su aroma, sus piernas larguiruchas y sus lunares traviesos. Me gustaba el empaque, Alejandrina siempre ha sido de buen ver, amable y bastante entretenida. Pero yo no la ame, es más nunca lo he hecho. Me gusta el empaque, pero nunca me he esforzado por leer el contenido. Alejandrina no es la mujer de mi vida. No es mas de una relación de fin de semana, que se alargo tiempo indefinido. Y ella lo sabe, que yo estoy vacio. Que no tengo nada más que darle que no sean dolores de cabezas y una copia de las llaves. Alejandrina no se va, porque cree que yo soy un proyecto de ciencia y que con mucho amor e interés algún día va a quitar mi apatía. Y ese es mi problema, que al final del día no me importa. No me confundo, se que Alejandrina, aun con sus piernas kilométricas y su olor delicioso de frambuesa no es lo mío. Un día de estos se va a cansar de mi actitud de mierda y se va a ir. Yo voy a ayudarle a salir por la puerta con las cosas, voy a pedirle la copia de las llaves y le voy a desear buena suerte. Me gustaría después de todo ser su amigo, antes de esto éramos algo parecido. No soy un hijueputa cualquiera, me gustaría verla feliz de la vida.  Caminando descalza por la arena, con ese bebe que tanto quiere y con esa boda digna de una princesa inglesa. 
El martes pasado en un frustado acto de valentía, le digo, justo antes de dormir, que me he enamorado de alguien más… Tan solo para terminar definitivamente. Me ha pedido un nombre y yo por decirle algo le dije que se llamaba Alejandra.  Se sorprendió, y solo repetí algunas frases oportunas. Me termino creyendo,  salió en un mar de lagrimas, jalando cajas de dvds y pidiendo las camisas de piyama. – Si te las podes llevar todas. Alejandrina me tiro la puerta y me mando a la misma mierda. Entonces me tiro al sillón y cuando me doy cuenta de que por fin recupere el juego de llaves y rompí  para siempre con Alejandrina, no me siento  nada mal. Me siento tranquilo, feliz de recuperar el control de la tv.
    Archivos