Oído

Junio 29th, 2013
Escuchame. Dejame contarte todo lo que ha pasado, para que decidas por ti mismo que hacer. Es muy fácil eso de remendar con una excusa y ganar un par de meses. Pero yo no quiero ganar tiempo ni arreglar esto con cinta adhesiva. Yo no quiero eso, pero te quiero a ti.
Nos susurramos tantas cosas y uno asume, que no se surruran mentiras. No, si de verdad me quieres. Pero nuestras mentiras eran tan claras como un medio día, lo repetiamos viendonos a los ojos, pegando la punta de la nariz, abrazados como sueteres enredados en la secadora. Enamorados de nuestras mentiras y de la compañía, sonaban tan bien, como música clásica. Canciones de tarde que daban ganas de mover los pies para seguir el ritmo. Y yo me enamore de tu tono de voz y de absolutamente todas tus ideas. No era cierto todo, pero siempre tenias mi corazón y mi oido a disposición.
Escuchame. Dame toda la atención. Se que te engañan tus ojos, mi amor la gente miente. No es cierto lo que dicen. Tienes que cerrar los ojos y escuchar de nuevo la música clásica de las mil promesas que nos hicimos al oído. Yo no te falle, si aún te amo como una tonta. Aunque ahora tengas oidos sordos a mis palabras. Entonces con mis manos te hago un corazón y te mando miles de besos, en algún lado esta sonando nuestra canción, la misma melodia y acordes perfectos. La única canción que no termina, si no que se repite mil veces. Anda mi amor  somos nosotros, rescatame de este silencio que se confunde en sirenas de ambulancias y gritos de vendedores porque me haces falta, como una sombrilla en un aguacero. Anda mi amor, amame de nuevo,  cree mis promesas y cierra los ojos, que lo evidente, no es verdad. Entonces duda de lo que vieron sus ojos. Ella le susurra -Te amo… una vez más, nada que hacer. “Pobrecito, siempre le endulza la oreja”

María

Junio 25th, 2013
Te marchas con ella. Mientras que a mi me toca hacer maletas, usar lentes muy oscuros y guardar este amor que no ha sido más que un juego. Deje mi carrera borrarse por ir a tomar sol a tu yate.  Deje mi marido por ser tu nueva novia, la que cantaba operaba. Hoy no me arrepiento de abrir la llave y ver correr el agua. Qué nos paso? Antes solíamos sonreír juntos tomando champan  mientras caminaba de tu brazo después de las presentaciones.
Siempre tendré esa sonrisa despreocupada que combina perfecto con el sombrero de paja que compramos las ultimas vacaciones. A mi no me vas a ver nunca con el rimel mojado ni con el corazón de paño. No, yo soy la señorita orgullo. Que toma sol en un bikini tan pequeño como tu cortesía. Mirame asi, como una princesa  griega que sabe tejer sueños compartidos, más si ya no estas interesado, yo mucho menos. He dejado atrás muchas cosas, disminuido mi espacio para tu comodidad. Abandonado cualquier orilla para adentrarme en este amor que me ha dejado perdida, como una botella de plástico vagando por el mundo. Se que a estas alturas, todo el mundo lo sabe. Siento como me miran, como son condescendientes y amables, algunos dicen: pobre María, ha perdido todo, hasta la voz. Pero yo volveré al teatro, cantaré mi desgracia griega con el corazón en la mano. No daré entrevistas ni explicaciones, nunca volveré a tu yate  y jamás, pero jamás y quiero ser muy enfática en esta promesa, te voy a dejar de amar. 

Ingeniero

Mayo 22nd, 2013
Tienes esa facilidad para matemáticas que encantaría a cualquier calculadora por mucho. Sin querer me he valido de tu corazón gigante y tu ingenio maravilloso para hacer andar desde ruedas con medidas exactas y sueños que van tan alto como aviones jets. Se que es una locura, las probabilidades no favorecen a los locos y mucho menos a los enamorados. Pero por esta vez, vamos a olvidarnos de lo que suele pasar y pensemos que seremos la excepción a la regla. Tu encanto no ha hecho más que sacar toda mi dulzura como semillas de sandia que germinan en cualquier lugar. Nace del centro de mi corazón, darte mi atención, mostrarme sin restricciones y sin reservas. Igual contigo siento que puedo ser yo misma, dos locos tirando piedritas al río mientras hablan de cualquier cosa. Entonces si tengo frio, me das un abrazo mientras que cada vez que dices algo lindo, te doy un beso. Y así son nuestras tardes, mirando atardeceres o contando estrellas fugaces que pasan encima de las nubes.
No necesito tu aprobación, pero me gusta tener tu opinión. Somos dos niños grandes que se hacen compañía y que antes de dormir se mandan mensajes bonitos de buenas noches. No puedo darte más que esto, aunque ya no tenga reserva ni filtros, esto es todo lo que hay disponible. Estamos en la misma página, sintonía de sentir el corazón como tambores de carnaval. La racionalidad absoluta, la dejo en el asiento trasero, cada vez que te veo llegar. Porque antes que cualquier titulo y cualquier etiqueta, eres mi amigo, la razón absoluta de mi sonrisa y por mucho mi ingeniero favorito. Que arregla desde maquinas complicadas hasta corazones rebeldes.

Ayer

Mayo 6th, 2013
Del cinismo de Andrea guindan avalorios pequeños como aretes gitanos en sus orejas. Daba el efecto de ser aquella mujer de pechos pequeños y sonrisa esquiva, muy llena de aceite de coco, puesto que le resbalaba cualquier opinión. Antes de su caparazón de sarcasmo, se consideraba bastante sensiblera y media dulcera, como una empanadita de chiverre con miel. Sin embargo las cosas cambian, la gente se va y viene y Andrea lo de cabrona consagrada le quedo a las mil maravillas.
Ella se acostumbro a no repetir. A olvidar cualquier destello, a no creer ninguna promesa y hacerse experta inventora. Se consideraba una jugadora, aunque era en realidad nadie le interesaba lo suficiente para estar más de 15 minutos en el juego. Toda esa lista de amores fallidos, no era más que un reflejo de que no estaba lista para abrirse. Desfilaron por su colchón amantes izquierdos, derechos y ambidiestros. Todos se despidieron del portón y olvidaron el camino de regreso. Su cinismo era proporcional a la tristeza que tenia por extrañar infinitamente a Rodrigo. Es facil eso de ser una malparida. No se quiere a nadie más por  querer al otro.

En las relaciones amorosas hay dos fases que se suceden casi sin solucion de continuidad: una, en la que despues de las discusiones es mejor reconciliarse de inmediato, ya que al fin y al cabo el reencuentro no puede aplazarse demasiado; y otra en la que conviene aprovechar la primera discusion que se tercie como pretexto para la ruptura, ya que esta es inevitable.

Arena

Abril 8th, 2013
Yo te voy a escribir. Como pasa todos los dias, que dibujo media sonrisa por cualquier cosa. Y cada vez que camino por la arena voy contando olas. Escribir para que se borre con cualquier cosa, para divertir a los almendros que no tienen nada que hacer. Mientras un cangrejo intenta hacer  puntos suspensivos a lo que ya es punto final.

Tanta soledad en el viento, tan solo destroza las olas. Y despues de dar vueltas, contar caracoles y mecerme en hamacas aún busco el camino. Tengo que esperarte en la orilla como un lagarto tomando el sol o mejor olvidarte de tajo y sin excusas, abrir mis alas y salir volando sin rumbo y sin regreso como una golondrina sin GPS.

Y si hago lo mismo que tu, durmiendo en otros brazos, repitiendo las mismas promesas como un guión que se repite mil veces. El mismo encanto, el mismo timo. Y si hoy duermo con alguien y mañana con alguien diferente, asi como lo haces tu. Que tal si juego con las negras, entonces tu me sigues con las blancas? -El tablero es la arena nena, dice el cangrejo mientras dibuja dos puntos extras a cada punto final…

Almohadon

Marzo 25th, 2013
Este no es el final. Es el comienzo. Yo prometo no soltarte de la mano, ni aunque nos encontremos mil postes de luz seguido. Se que no es la primera vez que te prometo algo, algunas veces no he cumplido y otras lo he olvidado por completo. Pero tu entiendes, que prometo con la intensión de cumplirlo a cabalidad. Porque quiero tantas cosas contigo, que mi lengua no hace caso a mis posibilidades. Porque cuando miro las estrellas, quiero oir tu voz hablando de constelaciones. Por eso, caigo en prometerte mil cosas, absurdas o posibles, cualquier cosa. Y tu que entiendes, tu que me miras con visión de rayos x. Que me desarmas como un rompecabezas de los fáciles y sabes que lo nuestro no es consumirnos como fuego, si no durar como cuando uno cocina frijoles sin tener prisa.

Yo se que te quiero, mucho. Pero no se para que. Para que te dibujo mil promesas, te miento si me conviene y te digo la verdad a medias si hace que te quedes. Tu cuerpo un mi almohadón. Tu piel es de agua y tengo tanta sed, que te tomaria de un solo sorbo. Quedate aunque no sea tan sincero mi amor, aunque tenga anclas por abrazos y sal en la punta de las venas. Quedate aunque tenga miedo de que me dejes de querer.  Dejame cerrarte los ojos a besos, jurarte amor debajo de las estrellas, morderte la boca como una fresa madura y dormir contigo hasta que nos despierte el sol. Ella sabe entender mis lagunas mentales, mis mentiras de niño y mi mala memoria. Nos entendemos tan bien, una pareja normal de almohadones…

No sere una mujer perfecta de las que volteas al ver pasar 
no sere alta y maravillosa pero se lo que puedo hacer 
no sabre andar como una princesa ni vivir como en alta sociedad 
y no se engañar a tu corazon pero se que te puedo hacer 
feliz… Julieta V.

deriva continental

Marzo 13th, 2013

Nos estamos moviendo, como si fueramos los muebles de la sala. No se nota a simple vista, si apenas son un par de centrimetros en las noches. Tantas noches seguidas han logrado que dormir abrazados sea apenas un recuerdo. Claro las cosas cambian, todo se pasa de lugar. El amor a la rutina, la pasión a la seguridad y el corazón al cerebro.

Del amor que era tan intenso y nos hacia cerrar los ojos agotados despues de hacer el amor por horas, ahora si queda lo suficiente para que me hagas el favor de apagar la luz y de no comer galletas en la cama si no la vas a sacudir después. Entonces poco a poco, de milesima en milesima me doy cuenta que asi es la vida misma en la zona de confort. Todo me parece familiar, no es lo mejor del mundo, pero al menos es seguro. Ya deje de perseguir palomas y no recito poemas. No hace falta mucho esfuerzo, todo fluye en la dinamica de relación, se mantiene todo como si tuviera doble nudito. Nos estamos moviendo y al parecer vamos al mismo lugar. Esta noche me canse de su lejanía y despues de lavar los trastes le he pedido un abrazo de oso. Siempre será más fácil irse, que quedarse e intentar.

Quietos

Marzo 11th, 2013
Voy con todo. Se sueltan todas las amarras y dejo de tener miedo de golpe. No me interesa perderte porque no eres mío. Ni me interesa el rumbo colectivo. Somos lineas paralelas que tan solo se miran, como meteoritos que corren a la misma velocidad. Es complicado esto de ir y venir. Quizas es más facil seguir haciendo lo mismo, plantando minas personales como si se tratara de margaritas. Es más fácil tener miedo y escudarse en ser un pájaro de mal agüero.
Quiero lavar con agua de sal, toda la tristeza del pasado. Le doy vuelta al forro reversible que tienen los corazones. Vuelvo a creer en los atardeceres. Me acostumbro poco a poco a verte. Como un gato que llega para que lo mimen y despues de comer atún se va. Cada vez me gusta más tus mimos, es dificil no querer acostumbrarse. Entonces un día cualquiera, no hace falta las barreras. La intensidad  que podía evaporar todo el mar en una nube, da paso a un viento húmedo que mueve las hamacas. Todo el universo nos envuelve de golpe, por solo un momento. Me entrego a la incertidumbre, a la magia de lo incierto. A dejar de hacer preguntas. Me entrego a este amor que no cree en apegos innecesarios. Sin punto de comparación, sin tiempo de salida ni meta de llegada. Solo buenas intensiones, sin promesas exageradas ni hilos finos. Los demás están demás, no hay que pensar más. 
-Dejemonos ir, como nubes naranjas que se miran con media sonrisa en algún atardecer de verano. Quedate quieta, que después del atardecer vienen las estrellas. 

Chao

Marzo 6th, 2013
A mi no me gusta figurar. Puedes no decirlo, no mencionarlo y no mirarme a los ojos. Toda esa frialdad de helado de vainilla a mi me resbala por las rodillas. Que fácil fluyó todo. Gravidad pura nos atrajo al suelo. Por eso, basto y sobro un mes para animarnos a intentarlo y cansarnos rápido de no lograr volar.

No me interesa hablar más, ya se dijo lo necesario. No hay borradores, solo correctores. Ni siquiera los de lapiz borran por completo. Fuimos impersonales y genéricos. -Que es esto? nadie sabe a ciencia cierta y como habían tantos signos de preguntas abiertas, pues se transpapelo como una factura repetida. – Que es esto? deciamos como una pregunta retórica. Pero a – quien le importa esto? y nadie respondia lo evidente.

Imposible recuperar el tiempo, por suerte aún queda el tiempo suficiente para intentarlo mil veces. Ya no contigo, eso si lo tengo seguro. No sirvio el paracaídas, nunca fuimos aerodinamicos, demasiado peso, mucha expectativa. Poca paciencia, porque se lavo fácil. Entonces, miro el calendario y   me siento feliz de que terminara ese capitulo. Porque se que siempre habrá un próximo. No hay borradores, no me interesa borrar ni arreglar. Fuimos tan impersonales y que? Me seco las lagrimas de cocodrilo, guardo los signos de interrogación para cosas importantes. Chaoooo 🙂

Inoportuna

Febrero 25th, 2013
No era un buen momento. Lo ultimo que ocupaba era encontrarme a una niña más complicada que un paquete de spaguettis crudos. La comparación no va al caso, pero no soy bueno escribiendo. Mucho menos hablando de Catalina, causante directa de mi leve retardo. La lengua se hace nudo, las palabras peces resbaladizos que saltan medios completos y las letras, bueno las letras apenas si puedo mantener una oración a la vez.Tengo que admitirlo. Rara vez Catalina me habia parecido interesante. Quizás tenia una personalidad atrayente pero ni siquiera lo considere. Eran otras prioridades y Catalina antes que un romance de curso, era la mejor redactora que habia llegado. Que iba a tener ganas de enredarme con la única niña de la clase que sabia literatura inglesa. Yo intente esquivar la como balas de oso de gomitas, ser reservado como un periódico abierto y ser sutil como un atardecer en verano. Y por más que intente no caerme de bruces por sus hermosas pestañas en abanico ni por su moño desarreglado, me ha caído como un tonto que en lugar de caer, vuela. Y no era un buen momento, era el momento. La despedida o la reincidencia no son problemas del día. Todo nace y todo se agota, quien puede pensar que Catalina con la misma insolencia con que llego se marchará a Barcelona la próxima semana. Y ella me habla de su viaje, como si fuera otro hombre. Uno que ama profundamente. De nuevo caemos en el mismo punto, quiero que se quede conmigo. Pero me gusta más verla feliz por eso, bajo protesta le ayudo a hacer maletas. No hay manera de reternerla, es por eso que esta mañana hablamos que no podemos seguir así. Es por esto que a partir del proximo mes me marcharé con ella y con su nuevo novio, Barcelona.

Eran más bien los días 
de arriar las velas. 
Toda señal a mi alrededor 
decía: cautela. 
Cuánta estrategia incumplida 
aquella noche sin luna 
tu, por ejemplo, 
tan bienvenida 
y tan 
inoportuna…

 Jorge Drexler
    Archivos