Mai Tai

julio 3rd, 2013

Abril no ha sido más que una sucesión de días. Apiñados en orden cronológico, con el mismo desdén de ladrillos cuadrados. Mientras los retazos de tela se amontonan en el suelo, abril parece más una niña jugando con una tijera que un mes a punto  de morirse. No queda nada entero, como una galleta soda quebrada. Pero ya te dije la formula secreta; tu preocupate por el ron claro que no faltará el triple sec. Esta noche pondremos lagrimas de lima mezcada con sirope de orgeat para sonreir como brutos. Mientras la granadina nos da un beso certero, una cereza nos dirá lo que queremos oír. Nos sirven dos mai tai y un atardecer muere en el horizonte. Brindo por que algun día me tengo que perdonar haber sido tan cobarde, querer ser tan fría como un cubito y haberte dejado ir tan fácil. Amor perdamonos en el encanto del ron y de una conversación que solo los borrachos entienden. Brindemos porque no nos conocimos de verdad y aun asi nos quisimos.

Anda mi amor, que abril ha sido cualquier cosa. Fuimos felices e ingenuos, como tiene que ser. Perseguimos elefantes y mariposas morphos por igual. Que importa si vamos sin frenos o si la luna no es más que una bola de queso. Al menos yo me entregue y fui sincera. Anda mi amor no pienses de más . No soy un robot, me duele que te vayas. No soy un mueble, pues claro que te voy a extrañar. Nunca te pedi que te quedarás, porque se que no hay más que una tarde de mai tai para nosotros. Porque se apilan los días en un abril que se extiende varios meses. Todos los dias son iguales, voy al mismo lugar a ver morir atardeceres y con la cantidad correcta de ron blanco a escribirte todo lo que te quise decir y nunca te dije.

Angie

mayo 20th, 2013
Yo me tire al agua por vos. Me tire de cabeza, cuando bastaba entrar caminando. En la orilla apenas si llegaba el nivel a los tobillos. Pero no sé medir, nada más me lance, di un salto como acostumbro hacer con las piernas juntas para impulsarme y el corazón entero. Hay que medir, hay que esperar a que las cosas fluyan como un río que baja al mar. Para cumplir lo que se promete, lo minimo que sea. Se salta al agua o no se salta. Claro hay niveles y maneras de entrar, pero siempre será igual salir.
Puede ser un charco de lluvia o un oceano tan profundo. Salte por vos, porque solo así se entrar al agua. Claro hay piedras, corales y conchas, me lastimo mucho más de lo que debería. Me entrego como si tuviera el corazón de hule. Después de caer me sumergo sin saber hasta cuando, sin siquiera esperar a verte en el agua. Aguantemos la respiración que esto solo durara un parpadeo. Lo lindo durará menos que el abrir y cerrar de alas de una mariposa. Será tan poco y tan insignificante, que se perderá en las ondas necias de tirar piedras al fondo. Tan predecible será el fracaso, que termino perdiendo las burbujas, no aguanto más la respiración. Que bruta, me tire de cabeza por vos. Mientras que solo metiste la punta del pie. El agua estaba tan fría, pero uno si se tira de cabeza no calcula. Solo siente, todo de un golpe. Sin más motivación que un salto al vacio. En ese momento no me importo y aún ahora no me importa.  Me acostumbre a nadar en esta soledad que fluye como un río al mar.- No calcule, fui mala en matemática, tu entenderás muchos golpes seguidos en la cabeza-

Aliche

abril 1st, 2013
Se esconde debajo de los cojines, como si fuera su fortaleza personal. Es que hay que admitirlo para ser tan solo una gata callejera con bigotes partidos y manchas blancas de espirales; es toda una faraona egipcia. A mi nunca me han gustados los gatos, ni siquiera Garfield era de mi agrado. Me imagine que los gatos, solo comian atunes o para mi desconocimiento absoluto, lasañas. Claro, por eso me extraño su fasinación por la zanahoria y por jugar con el papel aluminio. Aliché no era una gata cualquiera, era una guerrera que lloro hasta que la encontramos como una bolita de pelo negro con rayas blancas. La cola negra y una punta blanca como si la hubiera metido en un frasquito de corrector.
Cuando veo tele, ella llega como una sombra, se desliza por mis piernas y sube como si se tratara de una escalera. Se queda cuanto tiempo guste, para luego irse, con el mismo misterio con el que llego. Aliche me enseño a amar, a usar mi corazón completo. A dormir con un león pequeñito y a sonreir con solo ver las espirales. Era tanta su belleza, que como si se tratara de una famoso murió sin causa conocida. Una muerte tan misteriosa como Marilyn Monroe, sin saber como nos toco enterrarla y ver nacer un “no me olvides” con la misma fuerza que esos ojos verdes vieron tantas veces el amanecer. Como la amaba crei que era mia, sin saber que nunca fue de nadie más que de su belleza increíble y amor incondicional.

Ladrón

marzo 20th, 2013
Me siento fatal. Hace días que el corrector de ojeras dejo de corregir y se hace más que evidente que las bolsas azules me delatan como un cartel luminoso. Otra vez peleamos, ya perdi la cuenta. Y yo me pregunto si alguna vez volveran a ser las cosas como al comienzo. Todo tu potencial esta ahí, guardado en alguna gaveta de la cómoda. Tanta nostalgia se nota como hojas podridas por el invierno. Simple tristeza absurda de estar contigo y saber que estamos a mil años de entendernos. Soy tan buena inventando argumentos y excusas, de tanto decirlos, te creo. Yo nada más se que en el fondo eres una buena persona, que toma desiciones estúpidas y que todos estos enredos cosmicos no son más que la vuelta de la moneda. Ya nos toco la parte feliz. No habrá nunca nadie más feliz que nosotros debajo de las estrellas haciendo el amor en el lado oscuro de la luna. Nunca nadie se podrá amar así, nos gastamos el amor y quedo la humedad en la pared. Nos disipamos como alcohol abierto.

Me siento fatal y no hay analgesico que me quite lo triste. Quisiera poner pausa y dormir unos tres dias seguidos. Estoy agotada, me queman tus celos iracionales y tu malas maneras. Soy una tonta por seguir contigo, por esperar que se mantenga tu bondad por más de una tarde. Se que estoy esperando el tren en la calle de asfalto, pero me toca esperarte. Para que regreses, para que seas otra vez considerado y me ames como al comienzo. La misma mujer que te ama, es la que te espera. Quizás un ladrón te robo el corazón… 

Mar

febrero 27th, 2013
Algunos días creo que no voy a poder escapar de tu red. Como un pescado que se siente muy a gusto con un anzuelo en la boca. Y es que quien puede entender tu encanto a ciencia cierta, si aún para mi, es cualquier cosa menos sencillo entender tus inesperados cambios de humor.
Me encanta tus besos salados. Como siempre pareces ocupado, vienes y vas mil veces. Tan constante como el sol. Subes y bajas con la misma determinación. En todo el trayecto juegas conmigo como un delfín con una boya. Y yo, solo quiero quedarme acá. Contigo recorriendome como un velero. Subes por mis dedos hasta llegar a mis piernas, quieres pasar con cuidado el remolino de mi ombligo y bordear las montañas pequeñas de mis senos. Entonces nadamos por el mar. Me siento tan libre y tan atrapada, como un marlin negro que corre varios kilometro con el anzuelo sin saberlo. En la libertad de no esperar nada más que una noche, es bella la incertidumbre de tu amor. Me consuela saber que no guardo nada, que esta red no es más que aire y se cae al suelo cuando yo quiera. Solo se que no quiero hacerte daño y que me es indiferente completamente quien marca el paso y quien sigue. No somos merengue ni salsa. Tan solo una posibilidad, mientras nuestras pestañas parecen abanicos españoles, tanta torpeza me parece ternura pura. Mientras tanto el mar nos guarda el secreto y la luna la promesa. Vamos a ver cuanto nos dura el juego le dice a su marinero antes de darle un beso de despedida.

Linda

febrero 18th, 2013
Mientras llora como una magdalena picando cebolla, sabe que esta vez es la definitiva. Aquella atracción que le daban miles de remolinos en los calzones, no es más que un espejismo. Se enamoro de un príncipe que resulto ser un bruto. Que contradicción verse en las fotos tan juntos y no ser más que dos extraños que pagan la renta. La intimidad no convino nunca con los planes futuros y antes de lo esperado, se fue con la velocidad de un rayo. Raúl se caso con ella porque era tan linda y esperaba secretamente que nunca cambiara. Ella por su parte, espero que el compromiso eterno lo hiciera sentar cabeza. No más enredos absurdos ni miradas extrañas en la caja del supermercado.
Tiene la cualidad de tener control de sus sentimientos, por lo que sabe que esta vez Raúl por mucho ha fallado y tan solo tiene que cortar definitivamente la linea. No es la primera vez que le quiebran el corazón, pero sabe lo desgastante del proceso. Aunque claro Raúl era una promesa con tinte de siempre. En sus alas abiertas, como una gaviota que se sacude el polvo, sabe que mejores tiempos vendrán. Algún día tendría que quedar en evidencia. Entonces se hace claro el porque de la perdida y la imposibilidad de lograr el préstamo de la casa. El amor que aguantaba cualquier cosa, como si fuera la telaraña en la que bailan los elefantes, se rompió con tanta fragilidad que quedamos perplejos. Y ella, aun con el corazón triste y la capa caída, sabia que era mejor que Raúl se marchará cuanto antes. Si los hombres son como las olas del mar, vienen y van.

Divorcio

enero 23rd, 2013
Dame con todo. Rompe en mil pedazos las promesas como si fueran jarrones de los feos. Me va a dolor como si fueran jarrones de los caros, pero bueno tu quieres hacerlo hace rato. No tienes que dejar ni un solo fragmento, tienes que quebrarlo hasta hacerlo polvo. Yo que siempre pense tantas ideas preconcevidas y poco convenientes del amor, pensé que tan solo ibamos a durar la eternidad juntos. Claro pues hasta en el cielo pensé que nos ibamos a encontrar.
Ha sido un divorcio de lo que pensé que eramos y de lo que somos. La realidad se enojo con la fantasía, el aburrimiento llego a calmar los animos y la intimidad de mejores amigos se gasto como un frasco de mayonesa. Que cansado esto de terminar definitivamente. La ilusión de la boda y todo este enredo no es más que una burla grabada en dvd. Quisiera volver a ser aquella chica de vestido blanco y ramo rojo que baila vals con un caballero de traje entero. Sin embargo no somos nosotros aquellos chicos. Estamos tan lejos de ese amor que me juraste debajo de las estrellas, esas promesas que nadie recuerda, son tan vacias como latas de aluminio esperando el reciclaje. Por eso, dame con todo. Todo lo que tengas, porque yo se que puedes tirar al suelo todos los jarrones del mundo pero ya nada puede solucionarlo. Nada puede arreglarlo esta vez. Nos gastamos las oportunidades muy rápido. Esta vez no hay ni queque, ni vestido blanco ni champagne, pero por suerte esta vez es la definitiva. Dame con todo, que a mi ya nada me interesa, ya firme- le dice al otrora hombre de su vida por mensaje de texto. 

38

enero 14th, 2013
Mientras sostiene la pequeña 38 automatica con las dos manos, mira una vez más a Enrique. No hace falta la luz para saberlo. La nariz torcida y las mejillas afiladas. Apunta al frente, esta dispuesta a llegar a las ultimas consecuencias. Tener la automatica le da la paz que hace rato perdio, desde que las cosas se salieron de control. Enrique sabe que no va a disparar, aunque le sobra punteria le faltan agallas. Camina hacia ella, con los ojos tan vacíos. Esta muerto y no se puede matar a los muertos dos veces. Entonces se da cuenta que es más grave de lo que parece. Enrique se lo comieron los gusanos hace tiempo y esos gusanos se convirtieron en mariposas negras que anidaron en su cabeza. Se estaba volviendo loca, ahora un fantasma en medio de la oscuridad la aterrorizaba, por suerte tenia la automatica de las dos manos. Sudaba frio, porque sabia que llevaba las de perder.  Quizas si hubiera encendido la luz, no hubiera sido necesario el arma. Enrique hacia una mueca que podia considerarse una sonrisa según el contexto correcto, parado desde el marco de la vuelta la mira tan indefensa. Camina despacio, hasta sentarse en su cama. Entonces en un desesperado intento de cambiar el desenlace de las cosas, pide ayuda. Su voz no sale, se ha quedado muda. La 38 tendra que hablar por ella. Enrique la mira temblar la esquina pero ella no baja el arma y a estas alturas si hubiera luz se daria cuenta que apunta a la cabeza.  Entonces habla la pequeña 38, la misma que minutos antes robo al guarda de seguridad mientras iba por más cafe. Entro al cuarto a esperarlo, apago las luces, se fumo un cigarro e ideo un plan mientras esperaba al fantasma de Enrique que llegaba siempre en la madrugada. -Para matar a un muerto de nuevo, tiene que morir uno con el-  Sonrío en la oscuridad, es cierto todo tiene solución.

La manera

octubre 24th, 2012

Cuando Alonso se fue yo no sabia lo que me importaba. Hasta que cerro la puerta y quedo mucho espacio, demasiado. De un momento a otro tuve que empacar su ropa, abrazar su madre y cuidar sus flores. Es dificil imaginarse esas cosas, porque siempre son fuera de base. En su pecho de donde salian infinidad de mangueras era mío, como un cojin con caja de resonancia incluida. Esos labios que partían el frio de cuidados intensivos era mi desvelo. Esos brazos palidos con olas de tinta azulada, era remos de madera. Porque ese hombre que estaba en estado de coma, habia sido mi delirio. Y yo lo amo, al Alonso lo amo. Y eso no es negociable. -Un palpito fuerte senti cuando murió. Como si mi corazón lo hubiera adivinado en plena madrugada, era una espina que crecia con la voracidad de un árbol y se ha quedado el arbol en mi centro para llenar el vacio con dolor crudo.- La gente joven tambien se muere y de cualquier cosa, pensé mientras llevaba un arreglo de claveles, era increible para mi leer su nombre en la tarjeta. Más aun, que la gente me abrazara y me dijera que todo iba a estar bien.  Poco recuerdo de aquel trance,  quizás el olor a incienso, los abrazos largos y los pañuelos que nunca fueron suficientes.
 Se fue Alonso  y tuve que hacer medio paquete de espaguetis y ordenar pizzas personales. Terminamos, porque aun no hay llamadas de tan larga distancia. Por que antes de gritar en la cima de una montaña, la tragedia nos hizo guardar silencio. Eramos migajas de tostadas añejas. Aunque nunca  habiamos hablado de eternidades ni siquiera notado lo unido que éramos, fue de a poquitos, sin pensarlo mucho. Se fue acumulando el tiempo y ahora va a durar para siempre. El no pertenecia aquí, el era un pez vela y yo nada más nade con el, mientras la corriente nos daba miles de vueltas. La manera de recodar, es amar. Por siempre y para siempre. No tengo tristeza, no guardo nada en mis bolsillos. Todo lo que necesito lo tengo acá, dice mientras con su dedo señala el centro de su pecho, donde esta el el árbol que crecio en medio de la nada…

– Si quieres saber cuanto te quiero, cuenta las olas del mar mi pez vela-  

Llegar tarde

septiembre 3rd, 2012
Algunas veces lo entiendo. Otras no. Es una tontería cambiar el plan original mil veces. pero este camino con tantos recovecos y vueltas, no siempre es una cuesta ni una bajada. Yo camine contigo un recorrido. Varios cumpleaños, aniversarios, meses, años… fue bastante de cualquier manera en que se mida el tiempo. Siempre llegabamos tarde, era nuestro código secreto, como si el destino interpusiera presas y trabajos pendientes. Pero yo esperaba por ti y tu por mi. Por eso cuando te confundiste, de entrada supe que yo no podia ser el segundo plato. No podia esperar más por ti. Y antes de que habláramos, preferi hacer maletas y llamar un taxi. Con la elegancia de irme antes de que echen. Escaparme rapido para que no veas con el maquillaje corrido. Decir de la boca para fuera, que no me interesa y que tu nueva novia es una zorra.
Te solte la mano porque deje de tener la seguridad pura de estar con alguien que me quiere como yo lo quiero. Una duda tuya, me ofende y aunque ese momento estaba dolida, me comporte como toda una dama de guantes y perlas. –Yo no soy opción de nadie, aunque secretamente me hubiera encantado que te quedaras conmigo sin dudas, así como yo pense que estábamos. Los planes futuros nunca crecieron, solo fueron promesas sin nada de tierra. Y segui caminando, pero sin ti.
Un día me pediste que volvieramos, porque creiste que iba a estar aquí, esperando a que tu duda se disipara. Más yo encontre alguien que no duda de mi, alguien que siempre cumple sus promesas. Algun dia cundo llegaramos a viejos ibamos a ser amigos de nuevo, como el plan original de vida. Con hijos de edades parecidad y matrimonios fenomenales. Con toda la vida por delante y todo el tiempo pasado de respaldo.
Sin ningun aviso enfermaste y nunca más te recuperaste. La quimio no pudo borrar tu sonrisa ni en mi aquella pregunta que siempre te quise hacer, aunque ya no tenia derecho. Un día no pudiste más y nada te retuvo a la tierra. Tus alas se abrieron de par en par y te fuiste directo al cielo. Más como dije el plan original  siempre cambia. Y yo como siempre, llegue tarde a decirte, hasta pronto
    Archivos