Santo

octubre 17th, 2013

e98177925_99829_d883e8d069cc-post

La devoción sin reservas es un pecado que nunca he tenido. Yo guardo siempre debajo del hábito de amarte día y noche, una admiración secreta. Sale a relucir cada vez que me nace servirte desayuno y me hace sonreír siempre que me llamas. Esa admiración se ha mantenido intacta mucho tiempo, más que el amor carnal que en algún momento nos consumió. Donde me perdía en un mar de cobijas y en que ninguna pelicula logramos ver completa sin rodar por el sillón. Después del enamoramiento, de la relación y del tiempo, se mantuvo esa complicidad de adorarte como hombre y como amigo. Tu nombre sabia a cielo de verano sin nubes, a arcoiris recién formado en la playa. Sabia a noche de estrellas y a queque de chocofresa de spoon.

Sin embargo, cualquier cosa que  se cimienta en roca puede ceder. Y mi admiración ilusa tan solo me sirvió para nublar mis sentidos y un día cualquiera perder por completo la devoción. Bajar al santo, apedrear la iglesia, quemar el altar y correr lo más lejos posible de él. Como fui apagando las luces de emergencia, hasta ceder el control de la situación. Tanto te admira la gente que es un twist imaginarte así. Un heróe caido en desgracia. Tu soberbia te ciega, la mentira te consume. Ya no eres dulce, pero si fueras amable es suficiente. Destruyes a dos manos lo que alguna vez duro tiempo y esfuerzo en hacerse. No me interesa lo que piensen los démas, esta vez no es una pelea de fin de semana porque no sacaste la basura. Esta vez me estas fallando con toda la premeditación del mundo. Estas ignorando las consecuencias de tus actos. Borrando con el dedo las leyes y poniendo en peligro a tu familia. El santo al que le prendía candelas, era un lobo con piel de oveja. Nuestro ejemplo esta chueco, la linea esta quebrada, la mentira contamina nuestra agua que corre por las venas abiertas. Un ecologista que tira basura al suelo cuando nadie lo ve.  La admiración se evaporo en una nube de sorpresa y yo solo alcance a decirte: – Por amor a Dios Rodrigo!  Que es esto? 

 

Cualquier sabor

octubre 14th, 2013

_6e_883b4eee76f265f6_905ec80-post

Loretta no es más que una soñadora. De esas que suspiran por inercia y se ven todas las repeticiones de telenovela. Alguna vez con la juventud de sombrero y las piernas largas de flamingo playero juró amor eterno al calor de un amor que fácilmente podría derretir roca volcánica. Pero eso de jurar y cumplir, es una fantasía. La rutina del lunes hizo que muy pronto el fuego volcánico que quemaba cualquier cosa, se hiciera pequeño, compacto, ideal para asar tortillas y malvaviscos por las noches. Raúl amaba a Loretta, pero en el fondo el la pasaba bien con cualquier sabor. El amaba la compañía y las atenciones y Loretta era dificil de superar. Pero aveces aparecía la oportunidad, con pestañas largas y sin muchas preguntas. -La ame, al comienzo.  Le cumplí lo que pude. Pero no creía en el compromiso, Loretta era mi favorita, mi helado de vainilla. Y yo se lo dije, Loretta mi amor, tienes que entender. -No hay nada que entender -repuso. Y después de un par de veces, me dejo. Fácil se fue por la puerta y la que no podía vivir sin mi, sigue su vida normal sin saludarme siquiera. Que cinismo.

Tantas novelas románticas ha leido que le han lavado el cerebro. Y yo aveces salgo, solo por esa compañia y atención. No por la caza y la presa, si no por esa atención. Si la pudiera hacer entender, que no la dejo de querer. No es machismo, es un poco de entendimiento, tan solo un poco. Puedo salir a cenar con otras mujeres, pero bueno me gusta que solo me cocine ella. Puedo besar a otras, pero solo con ella me gusta dormir abrazados. Las otras son conquistas, cualquier cosa. Nadie esta comparando… tú tanto te indignas que sean más jovenes que tú. Con decirte que ni en eso había reparado. Por favor Loretta, no me cierres la puerta. Entiende que tan solo busco, lo que necesito. Ningún animal caza con la panza llena.Loretta parece de piedra. No atiende mis llamadas y si me apenas si me saluda. Parece mentira que entre tanta gente, solo ella es justo el helado de vainilla que me gusta…

Ladrón

marzo 20th, 2013
Me siento fatal. Hace días que el corrector de ojeras dejo de corregir y se hace más que evidente que las bolsas azules me delatan como un cartel luminoso. Otra vez peleamos, ya perdi la cuenta. Y yo me pregunto si alguna vez volveran a ser las cosas como al comienzo. Todo tu potencial esta ahí, guardado en alguna gaveta de la cómoda. Tanta nostalgia se nota como hojas podridas por el invierno. Simple tristeza absurda de estar contigo y saber que estamos a mil años de entendernos. Soy tan buena inventando argumentos y excusas, de tanto decirlos, te creo. Yo nada más se que en el fondo eres una buena persona, que toma desiciones estúpidas y que todos estos enredos cosmicos no son más que la vuelta de la moneda. Ya nos toco la parte feliz. No habrá nunca nadie más feliz que nosotros debajo de las estrellas haciendo el amor en el lado oscuro de la luna. Nunca nadie se podrá amar así, nos gastamos el amor y quedo la humedad en la pared. Nos disipamos como alcohol abierto.

Me siento fatal y no hay analgesico que me quite lo triste. Quisiera poner pausa y dormir unos tres dias seguidos. Estoy agotada, me queman tus celos iracionales y tu malas maneras. Soy una tonta por seguir contigo, por esperar que se mantenga tu bondad por más de una tarde. Se que estoy esperando el tren en la calle de asfalto, pero me toca esperarte. Para que regreses, para que seas otra vez considerado y me ames como al comienzo. La misma mujer que te ama, es la que te espera. Quizás un ladrón te robo el corazón… 

El ruido de las cosas al caer

noviembre 28th, 2012
Carolina tenia ese brillo de 100 amaneceres impregnado en la piel. Para mi nunca se evidencio, pero el lo noto desde que la conocio. Yo tan solo lo presencie y aunque intente deterner el tren, hicieron click de inmediato. Carolina y Manuel tienen esas maneras de ser tan identicas que aburren. Y quizas por eso siempre me recordo Caro a Manuel y viceversa. Era extraño, pero los hilos del destino estaban muy enredados.  Yo era la novia de toda la vida de Manuel, nos transábamos, como si se tratara de una bolsa de valores. Era cordialidad en bolsita de té, mismo circulo de amigos y su habilidad de siempre hacerme reír. Aun sin estar enamorada perdidamente de él, me llegue a encariñar. Lo suficiente como para dar el siguiente paso lógico. – Me gustaría que conocieras a mi hermana.- Claro Carolina no se llevo nada, yo misma lo empaque en cajas y lo puse en la puerta. Tuve muchas señales, la conexión instantanea, la misma necedad por las leyes ambientales y toda esa basura politica de la cual Manuel adoraba hablar por horas. Carolina y Manuel tenian muchas cosas en común. Y yo nada más era un puente. Tuve tanta certeza, que ni siquiera fue opcional quedarme. Tanta evidencia solo me hizo hacer cumplir mi promesa, quiero que seas feliz con o sin mi.

Se gustaban como niños de kinder, apenas si podian disimularlo. Con los ojos arrugados de sonreír y la sonrisa apagada si no llegaba alguno de los dos. Eso es una sentencia de muerte, muy certera para mi lógica ciega de que se gustaban. No pude verlos más de un mes separados. Aunque claro, nadie me pasaria por encima. Yo misma tenia que irme y sin más aspavientos, dejar que el destino hiciera lo suyo. Yo le dije, lo unico que quiero es que seas feliz. Y si el conocio a una mujer de 100 amaneceres en la piel, como me podia oponer a eso. Aunque claro, todo tenia que hacerlo rápido. Como si se tratara de un corte a la yugular. Esa noche, justo antes de dormir le dije que me iba. Nos despedimos como siempre. Lo que Manuel no sabia entonces era que el viaje de emergencia se iba a a largar mucho más que un mes… me voy porque Manuel sin saberlo pertenece a Carolina.

Recortes

noviembre 14th, 2012
Yo me sali de las lineas. Se me borraron muy fácil, como la tinta se pega a los dedos. Entonces corte la tela, sin seguir lineas ni indicaciones. No podia equivocarme y lo hice. No habian segundas oportunidades en el kit de costura. Yo no pense en cuidarme los dedos, para que quiero un dedal. Pense entonces, sin saber que algún día tendría que empezar de nuevo. -Más vale malo conocido, que bueno por conocer.
No sabia coser hasta que me vi en la necesidad de hacerlo. No quedo como esperaba. Los hilos salidos, las costuras a la mitad y los botones sueltos. Yo me sali de los patrones porque crei que no los necesitaba, que cualquier cosa podriamos superar. Porque supuse que la distancia  se lavaba con agua de jabón y que el tiempo no era más que un ovillo de hilo que podia esperarnos. Entre recortes de tiempos mejores y varios años de ser amigos, yo me entregue a ti, como una costurera a las telas.
Te ame mucho, esperando que las distancias se cortaran con cartas cortas, las excusas eran muy frecuentes y los besos casi siempre eran de despedida. Porque a mi el tiempo siempre se me iba muy despacio y muy rapido, como cuando uno cose en maquina. Te ame porque siempre me dejaste crear sin pensar en la funcionalidad de las cosas, porque tus ojos siempre encontraron mis ojos y cuando necesite aprobación, sin más que decir, me la diste como un paquete de tela nueva. Te ame porque teniamos gustos muy iguales y corazones que se entendían como viejos amigos. Porque esos brazos tan largos, para los que  cosí tantos abrigos y ese cuello tan hermoso para el que teji tantas bufandas, eran de mi modelo favorito. Y aun hoy, hace falta cerrar un poco los ojos para verte ahí lleno de alfileres y con lineas de tiza esperando costuras.
Yo solo puedo darte recortes, ya no hay tela que cortar. Los alfileres, botones y tizas estan guardados en la gaveta. El modelo esta con otra costurera y yo que no pense nunca en dejarte atrás, lo hago mientras bordo un hasta luego en mi almohada. 

La manera

octubre 24th, 2012

Cuando Alonso se fue yo no sabia lo que me importaba. Hasta que cerro la puerta y quedo mucho espacio, demasiado. De un momento a otro tuve que empacar su ropa, abrazar su madre y cuidar sus flores. Es dificil imaginarse esas cosas, porque siempre son fuera de base. En su pecho de donde salian infinidad de mangueras era mío, como un cojin con caja de resonancia incluida. Esos labios que partían el frio de cuidados intensivos era mi desvelo. Esos brazos palidos con olas de tinta azulada, era remos de madera. Porque ese hombre que estaba en estado de coma, habia sido mi delirio. Y yo lo amo, al Alonso lo amo. Y eso no es negociable. -Un palpito fuerte senti cuando murió. Como si mi corazón lo hubiera adivinado en plena madrugada, era una espina que crecia con la voracidad de un árbol y se ha quedado el arbol en mi centro para llenar el vacio con dolor crudo.- La gente joven tambien se muere y de cualquier cosa, pensé mientras llevaba un arreglo de claveles, era increible para mi leer su nombre en la tarjeta. Más aun, que la gente me abrazara y me dijera que todo iba a estar bien.  Poco recuerdo de aquel trance,  quizás el olor a incienso, los abrazos largos y los pañuelos que nunca fueron suficientes.
 Se fue Alonso  y tuve que hacer medio paquete de espaguetis y ordenar pizzas personales. Terminamos, porque aun no hay llamadas de tan larga distancia. Por que antes de gritar en la cima de una montaña, la tragedia nos hizo guardar silencio. Eramos migajas de tostadas añejas. Aunque nunca  habiamos hablado de eternidades ni siquiera notado lo unido que éramos, fue de a poquitos, sin pensarlo mucho. Se fue acumulando el tiempo y ahora va a durar para siempre. El no pertenecia aquí, el era un pez vela y yo nada más nade con el, mientras la corriente nos daba miles de vueltas. La manera de recodar, es amar. Por siempre y para siempre. No tengo tristeza, no guardo nada en mis bolsillos. Todo lo que necesito lo tengo acá, dice mientras con su dedo señala el centro de su pecho, donde esta el el árbol que crecio en medio de la nada…

– Si quieres saber cuanto te quiero, cuenta las olas del mar mi pez vela-  

Escribir

octubre 22nd, 2012
A mi me encanta leerte. Adoro cuando se abre alguna ventana que diga: “hola”. Aunque sea para cualquier cosa. No puedo evitar que despierte mi interés.. claro yo puedo ser tan cordial como tu. Guardarme la intensidad para escojer bombillos y ser tan amable como un yerbera rosada. Pero me gusta leerte, porque se hace evidente que me gustas. No puedo explicar porque nuestras conversaciones, son jeroglíficos en las nubes de los atardeceres. No tengo que buscar palabras, es un sentimiento. Basta con provocarlo. No me provoca hablar, solo sentirte. Para mi la maravilla es leerte cuando estamos lejos y si tengo la dicha de verte, guardar las palabras  para luego, mientras las estrellas fugaces se enredan en la hamaca. Para que decir lo que es evidente. Las palabras se las lleva el viento con un soplido, pero las letras se impregnan en la carne. Se que no deberia, no puedo, no quiero, no es correcto y todo ese tipo de cosas que se dicen de la boca para afuera, pero uno nunca realmente obedece. 
Por eso cuando estamos juntos hablan nuestras costillas si nos abrazamos o nuestros labios en un beso. Yo realmente amo tu silencio, donde la respiración se hace un mar de aire y tus ojos marrones tan hermosos se miran en mis ojos. Todo el universo queda en silencio, porque no hay nada más que decir, si tus brazos me sostienen. Tan solo de escribir, con la punta de los dedos sobre la arena, cuanto te quiero. Vamos a la luna ida y vuelta. Y cuando sea tiempo de marchar, usemos las letras para tratar de decir lo que no decimos, cada vez que nos vemos y hablan tan solo nuestros corazones. Escribanos más seguido lindo…

Superficie

octubre 10th, 2012
Por encima, tienes esa corteza de queque dulce que convida perfectamente con el café de la tarde. Tanta dulzura no es más que el envoltorio, papel de regalo que se rompe con poco esfuerzo. A todos los podes llevar encantados, pegando las narices al suelo y creyendo obras y bondades de las mil maravillas que dices. Que eso es tan solo la  superficie.
Yo me conozco de memoria todas tus cicatrices, hace falta tan solo que te vea para que te lea entre lineas perfectamente. Yo sigo pensando que aun cuando no lo intentas, te ves terriblemente bien. Creo que inclusive puedo saber que quieres sin que lo digas. A mi la corteza, no me gusta. Esconde por completo, toda tu alma multicolor. Los peces se besan, lo se porque cuento sus burbujas de corazones que suben celosas hasta el cielo.
En el fondo de agua fría, habitan miles de algas existenciales e ideas pequeñitas, como fragmentos de roca. La dulzura de corteza, no es mucho comparada a todas las dimensiones existentes. Que bien lo decia Borgues, uno se da cuenta que esta enamorado cuando se da cuenta que la otra persona es única. Y yo que conozco la superficie a la perfección y muy poco del interior, nada más quiero ponerme las patas de ranas y que me lleves de la mano. No es necesario ser perfecto, basta con que seas tu. Bajo el sol, bajo el mar, en el abismo más profundo del océano. Nada más se siempre tu para tener esa luz que envidian todos los soles juntos. En un arrecife te espero, para que me dejes de dar esa corteza de queque dulce y empieces a llevarme, poco a poco, al fondo.

Tragedia Griega

septiembre 19th, 2012

Yo guardo una historia de amor. Justo en la mesita de noche en la parte que dejo los aretes y esta el reloj despertador. Algunas veces se cae al suelo y guarda polvo, hasta que sale a relucir en algunas de esas conversaciones nostalgicas que tienen los necios.  He escrito tantas veces su nombre en la arena, como si estos dedos hayan sido creados para repetir infinitamente las letras de su nombre. He gastado irremediablemente el tiempo escribiendo y se ha convertido en mi palabra favorita. No solo me pasa cuando escribo, sus poderes se hacen evidentes con solo pronunciarla. Como un conjuro de luna que empieza en los labios y termina en la lengua. El es mi historia de amor, aunque solo sea una palabra.
 Hace tiempo que mi historia de amor se esfumo, porque las flores nocturnas no duran más que una noche. No conozco nada que dure para siempre… nada ni siquiera el dolor. Aveces la gente pregunta, y yo no se que responder. Nada más sucedió, no cuestione el destino cuando choco conmigo, no tengo que hacerlo ahora que la tragedia se lo ha llevado con sus hilos. La fatalidad y la felicidad son pájaros hermanos que corren por el cielo. Al menos yo lo tuve en mis manos,  solo para verlo desvanecerse. Después de la misa, después del funeral, los nueves días y los aniversarios, yo tengo la sensación de que decir su nombre me va a dar alguna respuesta. El tiempo hace nido en mi cabeza y cada vez se me hace más difícil recordar su voz. Daría cualquier cosa por oler de nuevo su camisa o besar sus labios de melocotón en almíbar. Yo guardo una historia de amor, que termina cada vez que leo su lapida y caigo en cuenta de que me estoy volviendo loca. No hay historia de amor, es tragedia griega pura.


Llegar tarde

septiembre 3rd, 2012
Algunas veces lo entiendo. Otras no. Es una tontería cambiar el plan original mil veces. pero este camino con tantos recovecos y vueltas, no siempre es una cuesta ni una bajada. Yo camine contigo un recorrido. Varios cumpleaños, aniversarios, meses, años… fue bastante de cualquier manera en que se mida el tiempo. Siempre llegabamos tarde, era nuestro código secreto, como si el destino interpusiera presas y trabajos pendientes. Pero yo esperaba por ti y tu por mi. Por eso cuando te confundiste, de entrada supe que yo no podia ser el segundo plato. No podia esperar más por ti. Y antes de que habláramos, preferi hacer maletas y llamar un taxi. Con la elegancia de irme antes de que echen. Escaparme rapido para que no veas con el maquillaje corrido. Decir de la boca para fuera, que no me interesa y que tu nueva novia es una zorra.
Te solte la mano porque deje de tener la seguridad pura de estar con alguien que me quiere como yo lo quiero. Una duda tuya, me ofende y aunque ese momento estaba dolida, me comporte como toda una dama de guantes y perlas. –Yo no soy opción de nadie, aunque secretamente me hubiera encantado que te quedaras conmigo sin dudas, así como yo pense que estábamos. Los planes futuros nunca crecieron, solo fueron promesas sin nada de tierra. Y segui caminando, pero sin ti.
Un día me pediste que volvieramos, porque creiste que iba a estar aquí, esperando a que tu duda se disipara. Más yo encontre alguien que no duda de mi, alguien que siempre cumple sus promesas. Algun dia cundo llegaramos a viejos ibamos a ser amigos de nuevo, como el plan original de vida. Con hijos de edades parecidad y matrimonios fenomenales. Con toda la vida por delante y todo el tiempo pasado de respaldo.
Sin ningun aviso enfermaste y nunca más te recuperaste. La quimio no pudo borrar tu sonrisa ni en mi aquella pregunta que siempre te quise hacer, aunque ya no tenia derecho. Un día no pudiste más y nada te retuvo a la tierra. Tus alas se abrieron de par en par y te fuiste directo al cielo. Más como dije el plan original  siempre cambia. Y yo como siempre, llegue tarde a decirte, hasta pronto
    Archivos