Gustavo

agosto 11th, 2010


Te extraño,

como se extrañan las dias soleados en invierno; como se extraña la lluvia al mediodia. Como cuando vuelve nuestro comienzo, una y otra vez, como escaleras electricas que se repiten en el infinito. Y es que quien puede entenderlo, si solos estabamos tu y yo ahi. Te extraño, porque no llegamos a agosto. Porque nuestra gasolina se acabo antes del primer viaje, porque no cumplimos la fecha de vencimiento. Porque nunca te fuiste, aunque nos separe el río de la tragedia. Porque nada es lo mismo si no despiertas…


Te amo,
porque el flechazo se mantiene, aunque el blanco este en un sueño profundo. Aunque te hayas escapado como una golondrina partiendo el cielo con un antes y despues. Yo te amo como se aman las estrellas, como se aman las olas del mar. Sin prisa ni desconsuelo; como tienen que ser las cosas. Ya ni siquiera me doy cuenta de que lo hago, nada mas pasa. Como un amanecer recurrente o un atardecer sencillo, como cuando el sol se baña en el mar y hay millones de burbujas anaranjadas.

Pudiste haber sido como todos, no hacia falta tus superpoderes ni tu corazón azul; más los usaste y yo me deslumbre por completo. Fue una tarde a lo sumo, un viaje en bus, de no mas de 30 minutos, dos cafés negros sin azúcar, algunas promesas sueltas, sueños espolvoreados de azúcar y una conversación lo suficientemente buena como para mantenerse aun hoy intacta. Unos buenos discos, algun par de conciertos.

Como siempre amor mio, sigues siendo tú; a pesar de la tragedia, de celebrar tu cumpleaños mientras tu duermes profundamente. No tengo paz en esta tristeza infinita, solo la certeza de que regresaras para esta vez durar eternamente.
Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor
Gustavo A.B.

Avestruz

junio 17th, 2010


Alguien dice que ya no me quieres. Lo entiendo, si lo unico que he hecho es esconder la cabeza en la arena, como un avestruz asustado. Yo puse tus maletas en la puerta, lo se porque nunca dije que te quedaras. Siempre quise ser dura como una piedra, fria como un tempano y fuerte como un puente de acero. Mas se que no lo soy, afuera de esta calma con que hablo estoy lejos de serlo. Mas no pierdo la cabeza, hablo pausado para disimular la tristeza.

Quizas tu estes con alguien, lo supongo porque no te gusta estar solo. A mi me gusta sonreir cuando veo a cupido herir a alguien con una flecha rosada con punta de corazón Quisiera decirte cual va a ser el final de esta historia; el momento que el avestruz levanta alto la cabeza. Mas de nada me sirve tirar los caracoles y leerlos. Me escudo en los atardeceres, en la luna a media llenar, en escuchar canciones tristes y tener frases ciertas para escribirte bocetos de poesia.
Tengo que ver todos los dias corazones rotos y corazones nuevos. Aviones sin destino que atraviesan el cielo. Amantes desconocidos que se quieren en las esquinas, una ciudad que a ratos cae arroz del cielo para los enamorados que salen de las iglesias y al minuto siguiente es un putero de mala muerte. Esta doble moral, de extrañarte y no hacer otra cosa que dejarlo pasar. La dualidad de estar enamorado de una idea y no de vos. Creo que al tratar inútilmente de olvidarte solo me vuelvo indiferente, como todos los demas. Hoy alguien me dijo que ya no me quieres. Me alivia, porque quizas yo se que en el fondo nunca te he querido.

Y como se conocieron?

marzo 25th, 2010

Mis historias favoritas son los génesis. Cuando nace el fuego como chispas en las piedras. Y es que quizás ha pasado mucho tiempo, pero cuando estoy contigo, es como si fuera el primer día. Me gusta mucho tu versión de como nos conocimos. Le agregas silencios y sonrisas, parece mas una película que la casualidad de nuestras vidas.
Yo estoy segura que no te esperaba, porque ni aunque te hubiera mandado a hacer a mi medida y con todas las especificaciones, hubiera logrado tenerte. Porque eres lo que necesitaba, así como el mar se complementa con la sal; los arco iris aman la lluvia y las golondrinas parten al amanecer. Así te necesitaba yo, simple como el fuego.

Si hoy alguien me pidiera escribir de nuestra historia, no podría. Porque tienes que contarla conmigo para que tenga sentido. Si no seria algo inventado, sin tus interrupciones no seria lo mismo. Nunca hemos estado mas lejos de la mitad del camino. Sin cruzar la linea de regreso, sin llegar a la del final. Nada mas se que no estamos lejos para un quizás y estamos cerca de un hasta luego. Y yo escuchare las historias de los demás, porque es nuestra historia sin ser lo. Yo sonreiré por nosotros, aun cuando ya ese pronombre no sea el correcto. Alguien tiene que escuchar nuestro génesis, antes de que muera el sol por siempre. Y yo tendré que oír todas las historias de amor, porque me hablaran de ti, de mi y de nosotros.-
Y vos te acordas de como nos conocimos?

Esta noche
te espero en la luna,
como si fuera un conejo

Las noches por venir

marzo 11th, 2010

Hay noches que las estrellas se alinean, como si el cielo fuera un dibujo que se hace al unir puntos. Y se sabe que estan juntas porque se ven, porque se sienten juntas y porque en esos momentos sin luna todo calza, sin necesidad alguna ni prisa cualquiera. No dejan de haber endijas en las manos unidas, ni piezas faltantes del rompecabezas que uno siempre tiene de los demas. Mas al menos cuando las estrellas se unen, todo duele un poquito menos. Y la sonrisa dura un poquito mas. Poco y suficiente, como la dosis correcta de polvo magico.
No es justo que que solo sea de noche y que no todas las noches salgan las estrellas. Tampoco es justo que no te quiera dejar ir y me conforme con coincidencias, lineas por llenar en el cielo y el unico desea de que seas muy feliz.
Para ti quiza sean solo estrellas, solo una noche mas. Tan ordinaria que se olvida. Mas no todos podemos leer el cielo, ni imaginar dibujos. Quisiera que cada noche perfecta, no me quisiera estar contigo. Que pudiera morir toda la imaginacion en un suspiro, como parece que le pasa a los que olvidan. Y yo no se que puedo hacer, soy un titere del destino, una estrellita que brilla sola y una loca que ve constelaciones imaginarias con solo pensar en plural.
Si alguna vez se alinean las estrellas para ti, en una noche cualquiera, yo solo espero que encuentre a tu estrella. Asi como yo la encontre a la par de la luna, le hice promesas con las nubes y la deje ir cuando nacio un sol. No hay que llorar por nada; dijiste antes de dormir. Si las lagrimas te nublan los ojos, te pierdes las estrellas que brillaran en las noches por venir…

.”..Quizas se alinean las estrellas de nuevo
en las noches por nacer
y sigamos siendo felices…
Quizas las lineas del cielo
no sean paralelas y se toquen
de nuevo en algun momento…
Si eres para mi, estaras para mi…

Mi ausente

marzo 8th, 2010


En esta vida uno a todo se acostumbra. Asi como nosotros nos acostumbramos a nuestros fabulosos silencios y nuestra increible rutina de besos. Por eso se que extraño nuestras costumbres sin importancia que cuando dejan de estar se notan como letras rojas en un examen. Nuestra conexion es tan minima, que creo que estoy con otra persona. Hablamos como si fuera una llamada de larga distancia y con la dosis exacta de cinismo, nos saludamos como se saludan los fantasmas al pasar. Cada vez siento menos tus besos y tu olor no se queda en la cama.
Poco me interesa que sea viernes en la noche o jueves en la mañana. Aunque tome mis previsiones, todos los dias se parecen. Y yo continuo, contigo aunque no estes.
Me haces falta, como si eso significara algo. Y yo espero que mañana me acostumbre a estar asi, al estado normal despues del amor. Que importa si nuestras rutinas se entrelazaron con nuestros silencios, o si nuestros besos estan destinados a ser una historia colectiva. De esas que se cuentan con una oración. Que importa si todos son iguales a ti, o si son todos diferentes. Algunas veces las mejores palabras con las que no se dicen, las mejores canciones las que no se dedican y los mejores amantes los que no se extrañan. Cuantos sueños se quedaron en cajas de regalos, envueltos y escondidos. Y tu podras pensar que mi debilidad es dejarte ir tan facil. Que te deje ir como un globo en el cielo. Mas esa es mi mayor vitud. Ni con un millon de palabras te harian regresar. Sin la comodidad de nuestro silencio y las conversaciones lejanas, no eramos nosotros. La constumbre se me va quitando como un perfume, cada vez hay que respirar mas cerca para sentirlo. Uno de estos viernes te voy a dejar de extrañar. Te voy a olvidar de a poquitos, digo cada vez que nos saludamos al pasar. Ni siquieras hablas, solo pasas como un fantasma. Ni siquiera me besas, no te siento ni un poquito. Me ignoras como una cobarde. Me dejas siempre mal, sin entender nada. Es dificil seguir contigo siempre que seas asi.
Y yo se que me engaño al imaginarte y seguir la rutina sin ti. Porque nos parecemos tanto, que mi corazon late doble solo para compensar el silencio total del tuyo. Ni siquiera estas muerto, digo en voz alta para romper nuestro silencio… Tu me miras, lejano y ausente, como siempre y hasta nunca…

Después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad.
MB

Buenas Noches

enero 9th, 2010


Lo que nunca he entendido es la pequeña diferencia que hay entre dormir en la misma cama y soñar contigo. Y yo se que me entiendes, en las noches largas que la luna se encarna al cielo y las estrellas parecen espejos quebrados; me descubres mirando por la ventana, sin poder cerrar siquiera los ojos para aparentar. Tu me dejas quedarme despierta.

Yo se que estoy resignada. Mis besos no tienen pasión y me gustan el ritmo de la casa. La rutina me mantiene ocupada y puedo pasar casi que todo el día sin pensar. Por eso cuando tu llegas y siento el amor en tus ojos, es que la culpa se hace grande. Tu me amas y yo cansada de esperar, te dejo creer que todo esta bien. Se que en el fondo lo sabes, debajo del amor que te ciega tu tienes que ver mis noches largas, cuando la culpa se asienta en la almohada. Yo deseo algún día poder devolverte todo lo que me das, y cada noche intento no soñar.

Mas cuando caen mis ojos como cortinas al final del show, regresa todo lo que intento borrar. Y sueño con clarodia de mayo, donde entregue la parte de que te corresponde por derecho. Me levanto con una sonrisa, que se apaga muy pronto. Tu susurras que me amas, como si mi corazónalgún pudiera olvidarlo. Duele saber que aunque quisiera, no puedo responderte. Mas lo hago, ultima mente soy mejor actriz de lo que te imaginas. En la oscuridad de tu cama, te doy un abrazo largo. Como si pudiera arreglar todo, con buenas intensiones.
Estoy tan cansada, te digo.
-Mañana, te comprare píldoras para dormir.
Comprame muchas, susurre mientras veia el amanecer por ultima vez

Buenas Noches

“Estas noches te espero, mirando al sol” Los amantes del circulo polar

La mujer que se volvio Sirena

enero 5th, 2010


Ella no le dijo nada. De todas las cosas que pudo haber gritado, ella prefirió usar su silencio ciego como respuesta, como si el dolor la carcomiera por dentro; así como al estereofon se daña con la pintura de colores; justo así se fue gastando lo poco que le quedaba intacto. Y no existió ni una palabra mas que decir, ni siquiera ganas de agitar la mano mientras se alejaba. Aveces no queda nada y eso es decir mucho.
Mientras camina por la playa, descalza con las sandalias en la mano, parece notar por primera vez en mucho tiempo a la luna, que se refleja como un queso redondo en el agua. Sus ojos están tan cansados de llorar, no tiene esta noche cama a la cual regresar. Mas esta en la arena mirando la luna, como antes. Porque quizás ella regalo su pasado, como si se tratara de cerámica quebrada. Porque pensó que el futuro estaba concretado y que cuando uno promete hasta siempre, siempre es cierto.
Era año nuevo, lo sabia porque habían fuegos artificiales en el cielo, compitiendo con la redonda luna. En lugar de hacer falsas promesas esta vez decidió que este seria la ultima vez que le romperían el corazón. Siempre había odiado las despedidas tristes, aunque su vida sea una secuencia de hombres que se marchan sin despedirse siquiera.
Miro las huellas de sus pies desnudos recorrer la playa bajo la luz plateada y sonrió. Era una metáfora bonita, aunque nadie mas la pudiera ver. Se sentó en la arena, aunque esta después no se fuera de su vestido y se quedara hasta meses después sujeta a su piel. Era aquel día, un cambio de calendario y de vida. Quizás todo lo que no dijo, lo escribió aquella noche en la arena. O todo el sufrimiento se lo llevo una ola. O nada mas lo entendió; su vida estaba unida al mar mas que a cualquier mortal. Dejo sus sandalias a la orilla y mientras se adentraba, lo decidió. Esta noche seria finalmente una sirena.

Las estrellas de mentirillas

diciembre 2nd, 2009


Hay ciertos días que se cae en pedazos el viejo cielorraso que cubre con nubes la ciudad. Desde donde esta, las luces parecen estrellas cocidas en líneas irracionales, partes de un diseño a medio terminar. Donde la oscuridad reina a la vera de los ríos y las calles mas transitadas se vuelven venas de luz naranja, que se pierden hasta que la montaña se hace espesa y los postes de luz son inexistentes.

Mientras el sol no llega, la ciudad se muestra con lejanos colores. Techos rojos que saludan al cielo, edificios altos que lo desafían y carreteras que parten como si se trataran de grietas grises, mares de cemento y asfalto que llevan a ningún lugar. La telaraña de calles, cuadras y postes dificulta saber la pobre distribución con que se planeo la ciudad, mas algunos pocos puntos de referencia hablan lo mismo que grandes luces de neón.

Las nubes amarillas descansan sobre las montañas. Y el día se hace noche, hasta que se pierde el sol. La ciudad nunca duerme, nunca se apagan las luces que se mueven al igual que parpadean las estrellas esta noche. Y hay alguien que lo entiende, que ve las luces lejanas y ve ciudades, sentado en el pasto hasta que la luna redonda parece un nuevo sol, uno manchado con la sombra de un conejo. Hay alguien que ve la ciudad y sabe que en alguna de todas las luces que parpadean alguien lo está viendo a él.

La historia de Laura

mayo 5th, 2009


Me gustaría poder contar otra historia, una mas completa y mas llena de sol; pero nada mas tengo la nuestra o lo que queda por contar. Podría mentir y decir que desde que conocí a Laura note sus ojos verdes, su extraña fasinacion por el morado y la marca de nacimiento que tiene en el hombro derecho. Pero no fue así, por mucho tiempo no me logre aprender su nombre y cada vez que nos encontrábamos era en el bus de Sabana. Aveces la notaba cuando se bajaba de la sardina, otras cuando me miraba pasar desde la parada. Pero siempre era Laura, lejana a mi y cuya presentación ni siquiera recuerdo. Tal vez algún día me lo dijiste sin preguntártelo o lo leí de tu camisa, quizás alguien te llamo o simplemente lo adivine. Laura. No importa ya, nada mas lo supe y aunque aveces lo olvidaba por completo, nuestro destino se hacia mas junto sin notarlo.
Entonces un día, igual da que hubiera sido viernes o lunes, tu me hablaste y yo te hable. Entonces empecé a conocerte, leerte y escucharte porque aunque no pareciera para mi tu eras la ultima coca cola del desierto, los mejores temas de conversión y la única persona, entienda se que conocí hasta el momento, capaz de saber de toda la discografia de los fabulosos cadillacs de memoria.
No se en que momento, empecé a buscarte en el bus. Se hizo común encontrarnos a la misma hora de almuerzo, siempre los martes mas temprano. Y yo te conté mis historias, para saber un poco mas de las tuyas. Y siempre fui sincero, siempre lo fui contigo Laura; porque tu eras ese tipo de mujer, las que perdonan con su gran corazon y las que tienen alas incluidas para surcar el cielo.
Me gusta hablar de nuestro comienzo, porque aun no tenemos final feliz que contar. Mejor me quedo con ese tiempo que ya esta a años luz de repetirse y que el solo hecho que alguien lo recuerde, es suficente para que no regresen nunca esos dias. Entonces yo nunca mas olvide tu nombre, ni tu color favorito y mucho menos la marca que luces en la espalda. Porque desde que llegaste y te quedaste, aunque te fuiste hace tiempo, seras mi Laura…

Ninguna

diciembre 11th, 2008


Estaba amaneciendo en la ciudad,
el sol abria los ojos y empezaba a
asomarse por las ventanas,
iluminando los cuerpos dormidos
debajo de las sabanas,
secando las hojas dormidas

Le habia costado acostumbrarse
a la rutina de prostituta
pero las pastillas la hacian desconectarse
y lo unico que quedaba era un orgasmo fingido
un leve dolor de piernas
y un salario sobre la mesa de noche

Ella no era nadie
ella era ninguna…

    Archivos