marzo 26th, 2015

ff463b2a5fc1b9f04445e01c11e64ac0Fue un enredo de abrazos y puntos suspensivos,  sin horario ni propósito. Y pensar que por poco nos quedamos como un par de tontos que se saludaban de lejos por las mañanas, cuando salíamos a medir el borde de la playa.

Tan cambiante como menguante, tan sonriente como creciente. Tiempo correcto, tiempo bendito que corre como una garza en maratón de manglares. En el agua transparente se ve todo hasta el fondo de barro. Están locos y felices con las manos entrelazadas como raíces de chayotes tiernos en pleno invierno.  Anda mi amor, que nos estamos muriendo derretidos con el mismo drama de las chocolates a medio día. Imposible no sonreír, cada vez que te menciono.

Te lo juro, por todas las amapolas que se mueren contentas frente al mar. Te lo prometo por todos los hasta luego del mundo, te lo recuerdo por todos los chayotes que nadie alcanza en el techo y mueren vírgenes y tostados por el sol de Guanacaste. Difícil decirlo e imposible cumplirlo, vamos a terminar para ser más felices, para no limitarnos ni cerrarnos. Seremos dos pájaros  que se fueron en vías opuestas, sin saber el camino de regreso. Solo el punto de partida, que era una equis en la arena, hecha con el dedo gordo del pie, como si hubiéramos enterrado un tesoro y no una cascara de naranja.

-Hasta luego…

Bola de nieve

junio 16th, 2014

 

Te miento si te digo que me puedo contener. Esta noche no hay manera de bajar el volumen. Quiero gritar, pero me aguanto. Se que te gusta más que te ronronee como una gatita. Apenas si puedo llegar con el vestido completo, se pega el encaje al sudor de mi espalda. El vestido de tirantes, ahora es un puñado que se pierden en el piso de la sala.

Una persona no esta enamorada, hasta que la luz se desborda por sus ojos, sale por sus dientes, suda sus poros y besa sus labios. Entonces me estorba la brisa, los lunes y las promesas que no se pueden cumplir. Me estorba todo, que no este relacionado a tu cama, tu edredón gris y ese par de almohadas. Me aburre todo lo que no sea tu alfombra, peinar tu pelo con mis dedos y ver maratón en netflix. No puedo imaginarme un mejor lugar que no sea tu almohada ni otra vista del cielo que no sea tu ventana. Entonces una tarde después de estar llenos de migajas y palomitas, con las puntas de los dedos pegajosas de tanta azúcar, yo te voy a decir la verdad. Voy a mirar el fondo de esos ojos marrones y voy a complicar las cosas lindas. Voy a hablarte de exclusividad y como solo yo quiero comer helado contigo. Voy a intentar decirte con palabras todo lo que siento, esforzandome para no verme como una tonta cursi. Y nada más va a salir, lo que prometí hace meses atrás, paso. Lo que te dije justo que no estaba interesada y como las relaciones formales no funciona para nadie. No se que pasará a continuación. Quizás nunca debimos cruzar la puerta. -Cuidado con la bola de nieve…

Bang Bang

mayo 26th, 2014

e007ef9f121_832c5b5c9799_6f_-post-Bang

– BANG

Estaba equivocada. Me disparaste baby, Era todo cuestión dejar que se enfriará. Lo estábamos intentando y nunca funcionó de verdad mi amor.

Caemos en la espera, porque aunque hace rato que no te doy nada más que un par de bolsitas de azúcar ni mantengo la mínima ilusión. Se llevo el mar tus besos salados. Me traicionan los sueños inconclusos, esos cuadros a medio pintar que dejaste tirados en mi inconsciente. Me traiciona escuchar sin querer la música de tu mp3. Me traiciona tu silencio inmundo. Por eso valen todas las barricadas del mundo que me he empeñado en construir. Para no ver tu indiferencia de metralla. Te quise y me siento herida.  Me disparaste, lo sabes?. Te gastaste todo el cartucho.  Me mataste, cuando te vi con ella. Fue profundo el disparo. Y me morí en tus pies, tan lejos de la felicidad que alguna vez me diste  en la arena mojada. Me morí para renacer de nuevo sin el mínimo rasguño y con el corazón intacto.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3x2ABSAMVno[/youtube]

Distancia

febrero 10th, 2014

0_81bb8d1f3f_48edc103_cf68f_-postEl cielo esta despejado. Se abre de par en par el descapotable invisible, mientras tu me tomas de mis hombros. Los tirantes del vestido por primera vez se quedan quietos tan cerca de tus manos. Aunque se que es importante, no puedo sostener tu mirada, sin que caigan lagrimonas por los costados de mis mejillas. Por eso, miro deliberadamente a la ventana. Suena como un rosario, todos  los murmullos de los planes que recitas sin orden, todos pendientes.- La próxima vez que nos veamos-. La distancia que se nos viene encima, no es más que el punto final a cualquier cuasi intento de relación. Soy pesimista por naturaleza, pero tu me has endulzado. No se como, me has polarizado. Y no se como y con toda la pena del mundo, me encantaría estar equivocada.

Es un buen día para volar y recorrer el mundo. Te has marchado como un avión de papel en rebeldía. Te has marchado como una paloma gris a velocidad de jet. Has dejado en el mostrador un par de tarjetas de teléfono, tres facturas y un voucher del banco. No hay más. He buscado por si acaso dejaste una promesa, aún una barata. Pero nada, te fuiste y solo quedo la distancia infranqueable de tus mentiras. Puedes irte a la misma luna, que estas lejos de mis ojos, no de mi corazón.

Te he visto hacer maletas, tomar un taxi y que te nazcan alas de los omoplatos, convertirte en pájaro para ver el sol morir en otro horizonte. Mucho he intentado sacar toda esta tristeza contenida en mis ojos, con el tono correcto de no quebrar la voz ni un poco. Pero eso de las sensibilidades no es lo mío. Considero una tontería completa, eso de mostrar sentimientos y debilidades, como si fuera a cambiar algo. Por eso he decidido no conservar ni las facturas, ni las tarjetas y menos el voucher del banco. Las lagrimonas me delatarían de no usar grandes lentes de sol. –Hasta pronto– le digo al pequeño punto blanco, quizás tu avión…

 Ni de amores se muere, ni de recuerdos se vive. Sigue adelante y no pienses más en lo que ya no es.
Isaías 43:18-20


Bar

enero 13th, 2014

bc_b035880b_87023572b7492e5c-postDesde la puerta del bar, pueden cruzar miradas. La cantidad de cerveza hace que no disimule ni un poco cuando por el espejo, lo mira con esa chica. La extraña  que bebe tequila  como un marinero. El sabor de helado del mes, uno nuevo para derretir con todo ese encanto de conquistador venido a menos. Es evidente.  Ella fue el sabor del mes, hace muchos meses atrás. Que ingenua fue, creer que enredarse en las sábanas era puerto seguro para anclar un corazón.

Entonces, lo ignora. Se olvida de la cordialidad y de la pantomima de ser conocidos. Pide más cerveza. Que fría que esta. Casi como el corazón que se disuelve como un cubito dando vueltas. Ese amor tuvo más espuma que malta y más expectativa que cama. Esta dolida, aunque use maquillaje y tenga las pestañas kilométricas. No pueden esconder que en fondo de sus ojos, lo miró.

Desde el fondo y siempre por la derecha, cerca de la ventana, casi como una promesa, Eugenia mira a la calle. Se levanta, casi de puntillas, como si alguien pudiera notar que se le rompió el corazón con la misma fragilidad de un vaso. Hasta hace unos días, aún esperaba poder encontrarlo. Quizás en algún lugar se verían y esa pantomima de ser amigos, daría al menos para  un fin de semana más. Pero esta noche no. Esta noche, el y la chica que ríe alto y bebe tequila como agua, se irán juntos.  Entonces sabe porque esta dolida, porque la sal de sus lágrimas secretas arruina cualquier sorbo de cerveza fría. Lo entiende tres cervezas más adelante. Esta dolida, porque lo siente por él. Ahora si es definitivo, se rompió el hilo y cualquier esperanza se disolvió, poco a poco. La tristeza   es limón y sin querer se vuelve michelada su última cerveza. Al marcharse los enamorados,el tiene que sostener a su nuevo amor, que camina en zic zag. Eugenia sonríe al pensar que el sabor favorito de Eduardo, debe ser ron con pasas.


Oído

junio 29th, 2013
Escuchame. Dejame contarte todo lo que ha pasado, para que decidas por ti mismo que hacer. Es muy fácil eso de remendar con una excusa y ganar un par de meses. Pero yo no quiero ganar tiempo ni arreglar esto con cinta adhesiva. Yo no quiero eso, pero te quiero a ti.
Nos susurramos tantas cosas y uno asume, que no se surruran mentiras. No, si de verdad me quieres. Pero nuestras mentiras eran tan claras como un medio día, lo repetiamos viendonos a los ojos, pegando la punta de la nariz, abrazados como sueteres enredados en la secadora. Enamorados de nuestras mentiras y de la compañía, sonaban tan bien, como música clásica. Canciones de tarde que daban ganas de mover los pies para seguir el ritmo. Y yo me enamore de tu tono de voz y de absolutamente todas tus ideas. No era cierto todo, pero siempre tenias mi corazón y mi oido a disposición.
Escuchame. Dame toda la atención. Se que te engañan tus ojos, mi amor la gente miente. No es cierto lo que dicen. Tienes que cerrar los ojos y escuchar de nuevo la música clásica de las mil promesas que nos hicimos al oído. Yo no te falle, si aún te amo como una tonta. Aunque ahora tengas oidos sordos a mis palabras. Entonces con mis manos te hago un corazón y te mando miles de besos, en algún lado esta sonando nuestra canción, la misma melodia y acordes perfectos. La única canción que no termina, si no que se repite mil veces. Anda mi amor  somos nosotros, rescatame de este silencio que se confunde en sirenas de ambulancias y gritos de vendedores porque me haces falta, como una sombrilla en un aguacero. Anda mi amor, amame de nuevo,  cree mis promesas y cierra los ojos, que lo evidente, no es verdad. Entonces duda de lo que vieron sus ojos. Ella le susurra -Te amo… una vez más, nada que hacer. “Pobrecito, siempre le endulza la oreja”

Frank

junio 28th, 2013

Llegas tarde. Después de desembarcar, con la barba de tres semanas y el cuerpo salado de soledad. No te esperaba todavía, que linda sorpresa. Me levantas de un beso. No medias palabra, en la oscuridad de media noche, tan solo adivino que eres tú. Tu olor tan rico, me parecen flores de manzanas verdes con agua de sal. Se siente en toda la casa, con la misma fuerza de un desinfectante de los caros, si no se diluyen en agua.

Nos acurrucamos como ropa sucia, sin saber donde empiezas tu y donde termino yo. Tus brazos son mi almohada favorita mientras que tus labios cuidan mi cuello. De nuestra respiración se hacen olas, que caen sin prisa en nuestra playa. Debajo de las cobijas, con el mar en calma y la noche oscura, hablamos de cualquier cosa mientras nos vamos quedando dormidos. Es dificil recordar que es la excepción y no la regla esto de dormir en nuestra cama. Nos amamos en medio de la calma y la tempestad, como marineros enamorados. Somos seres cíclicos, que suben y bajan mil veces. Con tantas corrientes que nos unen y al mismo tiempo nos separan. La constancia de la marea no sabe de distancias y excusas, yo nada más se que vale la pena, cada vez que llegas, Cierro los ojos para dormir rendida. Será solo dormir, porque soñar contigo por estos días en tierra firme, lo hago con los ojos abiertos.

Cuidado con la bicicleta

junio 27th, 2013
Debes tener mucho cuidado. Te lo advierto, tengo en los hombros una colección de amores disueltos y corazones rotos que guardo entre silencios abiertos y preguntas muy puntuales. He fallado muchas veces, he dejado ir buenas oportunidades. Y si me he caido tantas veces seguidas es tan solo el motivo por el cual ahora puedo tener este balance que me deja ir hacia delante. Y que mejor compañera de viaje que ella. Avanzamos como dos locos en bicicleta, aunque hayan colinas o sea una carretera de concreto. Antes de conocer a Catalina, estaba casi bastante seguro que las relaciones no funcionaban más que para un par de fines de semana.Su encanto derrite mantequilla sin proponerselo e ilumina cualquier noche como un bombillo de 75 walts. Facilmente puede sonreír como un ramo de rosas abiertas o escuchar por horas con la misma paciencia de un par de audífonos. Quizás es el tiempo que hemos recorrido o sus manos que modelan mis actitudes. Su amor saca lo mejor de mi y yo nada más no quiero volver, no quiero dejar, no quiero fallar. Somos dos arboles que unieron sus raices hace mucho tiempo y ahora solo estamos en el mismo lugar, donde tenias que estar. Al menos por el momento. La advertencia no es para ella, si no para mis malas mañas y el miedo que se burla de mi cara de tonto, de esos tontos que compran flores y firman largas dedicatorias. Porque Catalina se merece todo mi cariño y bondad en todo el trayecto que Dios nos deje avanzar en nuestras respectivas bicicletas.

María

junio 25th, 2013
Te marchas con ella. Mientras que a mi me toca hacer maletas, usar lentes muy oscuros y guardar este amor que no ha sido más que un juego. Deje mi carrera borrarse por ir a tomar sol a tu yate.  Deje mi marido por ser tu nueva novia, la que cantaba operaba. Hoy no me arrepiento de abrir la llave y ver correr el agua. Qué nos paso? Antes solíamos sonreír juntos tomando champan  mientras caminaba de tu brazo después de las presentaciones.
Siempre tendré esa sonrisa despreocupada que combina perfecto con el sombrero de paja que compramos las ultimas vacaciones. A mi no me vas a ver nunca con el rimel mojado ni con el corazón de paño. No, yo soy la señorita orgullo. Que toma sol en un bikini tan pequeño como tu cortesía. Mirame asi, como una princesa  griega que sabe tejer sueños compartidos, más si ya no estas interesado, yo mucho menos. He dejado atrás muchas cosas, disminuido mi espacio para tu comodidad. Abandonado cualquier orilla para adentrarme en este amor que me ha dejado perdida, como una botella de plástico vagando por el mundo. Se que a estas alturas, todo el mundo lo sabe. Siento como me miran, como son condescendientes y amables, algunos dicen: pobre María, ha perdido todo, hasta la voz. Pero yo volveré al teatro, cantaré mi desgracia griega con el corazón en la mano. No daré entrevistas ni explicaciones, nunca volveré a tu yate  y jamás, pero jamás y quiero ser muy enfática en esta promesa, te voy a dejar de amar. 

Labios de Reef Volcánico

junio 24th, 2013

Labios de Reef Volcánico

Mientras navego a la deriva por las rocas rojas de tus labios, entiendo que nunca hemos estado más cercanos a que funcione. Esta vez las corrientes nos llevan por camino seguro y el mar tan solo se abre como una boca de hermosos dientes y carnosos labios que dicen con la misma constancia de la marea te quiero mucho.

Esas olas gigantes que se recogen y se tiran con la misma violencia de los celos que siento como espadas chinas transversales. No te lo digo, para que pase rápido.  Pero mi corazón tiene una tormenta eléctrica de solo pensarlos juntos. Entran y salen a su antojo rayos de furia. Intento pensar en el amor, en nuestro amor que es un sobreviviente. Pero  mientras entiendes que pasa conmigo, me delatan mis maneras esquivas. Porque no hay salvavidas que me salve, si estoy nadando con chaleco de cemento, ahogandome en todo lo que puede ser y no es.

A medio decir quedan unas cuantas promesas que ya no flotan por si mismas, como pedazos de estereofón, testigos de las mil veces que se ha roto nuestro barco. No hay corriente que me aleje de esta desconfianza que termina y empieza en las rocas de tus labios rojos. Como no voy a morir de celos, si son las mismas corrientes, la misma boca que dice te quiero mucho; el mismo camino seguro que parece funcionar con todas. Con desdén y sin ninguna consideración abandono el barco. Nado lejos de tus labios mientras escribo con la lengua afuera de nadar en contra de la corriente que me empuja a las rocas filosas y peligrosas que dicen mentiras… te quería mucho…

    Archivos