Labios de Reef Volcánico

junio 24th, 2013

Labios de Reef Volcánico

Mientras navego a la deriva por las rocas rojas de tus labios, entiendo que nunca hemos estado más cercanos a que funcione. Esta vez las corrientes nos llevan por camino seguro y el mar tan solo se abre como una boca de hermosos dientes y carnosos labios que dicen con la misma constancia de la marea te quiero mucho.

Esas olas gigantes que se recogen y se tiran con la misma violencia de los celos que siento como espadas chinas transversales. No te lo digo, para que pase rápido.  Pero mi corazón tiene una tormenta eléctrica de solo pensarlos juntos. Entran y salen a su antojo rayos de furia. Intento pensar en el amor, en nuestro amor que es un sobreviviente. Pero  mientras entiendes que pasa conmigo, me delatan mis maneras esquivas. Porque no hay salvavidas que me salve, si estoy nadando con chaleco de cemento, ahogandome en todo lo que puede ser y no es.

A medio decir quedan unas cuantas promesas que ya no flotan por si mismas, como pedazos de estereofón, testigos de las mil veces que se ha roto nuestro barco. No hay corriente que me aleje de esta desconfianza que termina y empieza en las rocas de tus labios rojos. Como no voy a morir de celos, si son las mismas corrientes, la misma boca que dice te quiero mucho; el mismo camino seguro que parece funcionar con todas. Con desdén y sin ninguna consideración abandono el barco. Nado lejos de tus labios mientras escribo con la lengua afuera de nadar en contra de la corriente que me empuja a las rocas filosas y peligrosas que dicen mentiras… te quería mucho…

Gato

marzo 27th, 2013
Me gusta que me acaricies la espalda mientras vemos el noticiero. Adoro que me mires secretamente mientras me visto a media luz y tener a disposición tus hermosas orejas cuando te cuento alguna tontería. Soy un gato que se habia acostumbrado a comer y a irse a caminar por los techos contando estrellas. Me he acostumbrado a la soledad de no abrirme con nadie, que no sea por medio de preguntas hipoteticas e historias absurdas.
En el momento que cae mi atención decido marcharme, sin despedirme, claro los gatos no se nos da eso de las despedidas. Yo nada más se que no quiero encariñarme demasiado y lo hago, maldición, ni querer, eso es el comienzo. No me gusta el contacto con personas no sinceras, sin embargo los cabrones siempre son más entretenidos que los buenos. Y como mi falsa indiferencia de mover la cola y marcharme sin explicaciones, paso yo quizás por una cabrona egocentrica egoísta. Por eso, esos juegos de poder me parecen más aburrido que leer la guía telefónica. A mi no me digas mentiras, ahorremonos eso de pretender. No pensemos de más, yo te creo y eres inocente hasta que se demuestre lo contrario. A mi me gusta que me mimes, porfavor no tengas otros gatos cerca. No quiero que otras gatas lleguen por mi whiskas. Yo nada más dejo que tu me acaricies la espalda y solo contigo me gusta acurrucarme a ver tele. Es cierto no dejo de ser gato, sigo siendo hermética, comiendo atún hasta llenarme y caminando solita por tu tejado a media luna. Pero prefiero por mucho tu compañia y si tengo que escoger el mejor lugar para mirar las estrellas es tu ventana. Es más en algunos momentos creo que es posible, un romance entre gatos y perros. Quizás estoy alucinando, demasiado atún.

Audifono

febrero 20th, 2013
Quiero. Si quiero que te quedes conmigo. Por creo que por primera vez se de que lado voy. Yo izquierda y tu derecha, como deberian ser las cosas. Por que mil veces he estado en el lugar equivocado para reconocer que al menos por este momento las cosas calzan.  Como los audifonos que se enamoran y se encajan en las orejas, para susurrar melodias dulces. Quisiera ser audífono. Para estar abrazado a tu cuello y recorrer con mi piel de plástico tu pecho. Quiero que te quedes conmigo todo el tiempo que quieras, aunque sea por algun enredo cósmico. No quiero tener que guardarte en mi memoria y que seas una historia en sepia. Abrazo la incertidumbre de no tener otra seguridad más que oir tu corazón. Suena como tambores africanos cada vez que es mi almohada. A mi las palabras se me quedan cortas, prefiero las melodías. Entonces te hago poemas con claves de sol y uso el DO RE MI a mi conveniencia. Tu no entiendes y yo menos. Esta vez mi racionalidad se quedo en el otro par de jeans. No importa el desenlace, no es un gasto de energia compartir contigo mi tiempo. Entonces como si fuera el mundo nuestra pista de baile, mi corazón habla con el tuyo ensayando como una banda de rock. Tanto escandalo solo se escucha si guardamos silencio. Se apaga el pensamiento del mañana y solo tengo una oportunidad de bailar. Mis torpes pies no hace otra cosa más que moverse para intentar seguir el ritmo mientras una sonrisa de bruta me invade. Los cachete se ponen colorados y antes de lo esperado, tus labios se encuentran con los míos. Yo izquierda y tu derecha piensa la chica cuando despues de hacer el amor escuchan algun disco. No dicen ni pio, solo escuchan la música con una sonrisa de oreja a oreja…

Divorcio

enero 23rd, 2013
Dame con todo. Rompe en mil pedazos las promesas como si fueran jarrones de los feos. Me va a dolor como si fueran jarrones de los caros, pero bueno tu quieres hacerlo hace rato. No tienes que dejar ni un solo fragmento, tienes que quebrarlo hasta hacerlo polvo. Yo que siempre pense tantas ideas preconcevidas y poco convenientes del amor, pensé que tan solo ibamos a durar la eternidad juntos. Claro pues hasta en el cielo pensé que nos ibamos a encontrar.
Ha sido un divorcio de lo que pensé que eramos y de lo que somos. La realidad se enojo con la fantasía, el aburrimiento llego a calmar los animos y la intimidad de mejores amigos se gasto como un frasco de mayonesa. Que cansado esto de terminar definitivamente. La ilusión de la boda y todo este enredo no es más que una burla grabada en dvd. Quisiera volver a ser aquella chica de vestido blanco y ramo rojo que baila vals con un caballero de traje entero. Sin embargo no somos nosotros aquellos chicos. Estamos tan lejos de ese amor que me juraste debajo de las estrellas, esas promesas que nadie recuerda, son tan vacias como latas de aluminio esperando el reciclaje. Por eso, dame con todo. Todo lo que tengas, porque yo se que puedes tirar al suelo todos los jarrones del mundo pero ya nada puede solucionarlo. Nada puede arreglarlo esta vez. Nos gastamos las oportunidades muy rápido. Esta vez no hay ni queque, ni vestido blanco ni champagne, pero por suerte esta vez es la definitiva. Dame con todo, que a mi ya nada me interesa, ya firme- le dice al otrora hombre de su vida por mensaje de texto. 

El laberinto del Pollo

marzo 21st, 2012

Cada vez me gustan menos los fines de semana. Quizás es porque últimamente pasamos más tiempo juntos y tenga que usar mis técnicas tan ingenuas de disimular que no me bajas ni con aceite. Pero quien puede decir, que aunque como hombre me resultes aburrido y como pareja tengas la personalidad de una zanahoria; como papa postizo has sacado casta. Por eso es que aunque estés lejos de llenarme, al menos eres la apuesta más segura que hay. He permitido que pase el tiempo porque quizás si pasa el tiempo suficiente, me logre enamorar de vos. Aunque sea darte la mitad de lo que me has dado en todo este tiempo. Sin embargo mi resignación se hace evidente, cuando me aburro hasta el cansancio de intentarlo. De hacerme la dormida para no tener que tener que aguantarte. Es más fácil aguantar la respiración que escucharte hablar por horas. Sin necesidad de respuesta, nada más tomas todas las palabras. Cuando alguna vez intento responderte, se pierde en el torbellino de palabras que chocan en mi oído. Cada vez que vamos a coger tengo dolor de cabeza y aunque mis dotes actorales son de aficionada, creo que ni siquiera me importa que sepas que finjo todo cuando lo hacemos. Porque nada más no te quiero. No le tengo paciencia, no me apetecen sus besos y no me interesa sus llamadas ni mensajes. Eso es lo que me da mi vueltas en la cabeza, el maldito punto de comparación. Porque después de estar en verdad enamorada, es una sátira de premio de consolación estar atada a Augusto en esa extraña relación. Y cuando por fin me decido, después de no cerrar los ojos a la par suya y escoger hacerle caso a cada célula de mi cuerpo. Sale a la luz su única bondad, es un amor con mis hijos. Digo en voz alta, cuando los veo jugar en el parque – una por otra- y así es como vuelvo a la normalidad. Con la dosis justa de realidad, en saber que todos somos igual de (in)felices y que quizás, solo quizás el amor por mis niños es mil veces más grande que todo lo demás.

La reina del No-Sentimiento

diciembre 22nd, 2011
Tengo que admitirlo. Debajo de toda la cordialidad que he podido articular en todo este tiempo, debajo de este disfraz de normalidad, se encuentra un sentimiento de indiferencia abismal. Bruta y llana indiferencia. Estoy viviendo en un mundo completamente ajeno a mi realidad. Es que aveces me siento un ser diferente, que se ve igual a todos, pero no logra establecer ninguna conexión. Mi única suerte es ser inmune a todas esos patrones de comportamientos, tan extraños para mi. Nunca me ha conmovido un cachorrito ni he llorado viendo una película.Y no hablo de sentimientos, eso dista mucho. Hablo de conexión, creer que alguien más pueda sentir aunque sea la mitad. Si uno de todos los millones de seres fuera como yo. Pero esta indiferencia, tan fría, tan calculada y tan engañosa tan solo me ha hecho más soluble. Me puedo disolver en un montón de gente, al igual que los frescos de paquete Si se les agrega demasiada agua, pierden el sabor artificial de manzana verde y se vuelven agua dulce y disipada. Así me volví yo, después de querer encajar en este mundo ajeno, he perdido la esencia. Claro que aun puedo fingir y así ha transcurrido mucho tiempo. Fingiendo desde orgasmos hasta felicitaciones. Como nunca me nace hacerlo, me guió por ese maravilloso invento de la televisión y de leer toda la estructura social que rige inclusive poner la mesa. Es por esto que mi disfraz resulta acartonado, básico y simplón. Por eso, es que la gente no me recuerda mucho (definitivamente carezco del encanto natural de los sentimientos) o me consideran una chica  normal. Me gusta pensar en una definición  de normalidad que me pudiera incluir, aunque sea categóricamente falso.
Por eso cada vez que tengo que dar mi más sentido pésame o decirle alguna cosa a mi amante de turno. Creo que el disfraz se me pega a la piel con goma, ya no puedo dejar de ser cordial. Aunque en el fondo no se realice nunca la conexión. Me gusta observarlos y analizarlos, porque aun sin lograr sentir, quisiera hacerlo. Y eso algunas veces es suficiente para intentarlo.

Momo

noviembre 17th, 2011

Yo nunca crei que pudiera amar a otra persona. Menos que pudiera amar a alguien hasta el infinito. Hasta que paso, acostada en el pasto. Escuche como crecen sus raíces, como revientan sus semillas, como corre el agua todo el subsuelo.  Era semilla dentro de mi.  De alguna manera,  extraña y maravillosa, esa semilla de rosa en botón se abrió y yo me convertí en mama. Es difícil imaginar mi estomago sin estrias rosadas o mis brazos sin esas manchitas que se quedaron para siempre después del setimo mes. Este cuerpo que ya no es de niña, si no de mujer. Con mis caderas abiertas y la cintura de faja.Ya no como tan despacio, como solía hacerlo. No duermo mucho, solo lo suficiente. El sueño es tan ligero que podría escuchar caer un alfiler en la otra habitación.

 Atras quedaron esas fiestas estrambóticas, ahora me desvelo por cambiar un pañal o cantar canciones de cuna. Soy una experta en medir la temperatura ideal de la leche o en sacar colicos. Me ha llenado mil veces de vomito y alguna que otra vez de baba. Soy como un limpión. Ya no compro para mi, ahora todo son medias pequeñitas y overoles de rayas. El niño crece a pasos de gigantes y antes de lo esperado, ha dicho su primera palabra; momo. De la nada, como si hubiera esperado meses con la m y la o en las encias, hoy lo escupió. Y yo me di cuenta, que no tenia un hijo, si no que tenia un momo. El amor es tan mágico como las estrellas y tan nuevo como un amanecer. 





Los quiero momos… (tiesos y gordos)

Multitud

julio 14th, 2011

Que feliz soy en la multitud. Por eso disfruto los conciertos porque mi voz se pierde en el océano de voces y soy solo un punto en el cielo. En la seguridad de ser una ciudad, llena de personas pero vacía de amigos. No es un latido aislado, son millones de corazones. Todos celebramos al unisono cada navidad y lloramos frente al televisor cada perdida de la selección nacional. Me atrevería a decir que la multitud no puede ser solo un país. Pero demarcar quien si y quien no, va en contra del comportamiento en masa que experimentamos los que formamos parte. Lo puedo demostrar; Todos los días en la mañana congestionamos la calle, sin quererlo parecer ser que nuevamente coincidimos en la hora de entrada. Sin pensarlo abarrotamos tiendas la quincena y el final del mes para comprar las mismas cosas. Claro, por eso es que se agota. Como un enjambre de abejas. Apuesto que sin quererlo muchas veces sentimos lo mismo, pero quien le importa, la multitud no es para sentir, es para dejar de hacerlo.
Para ser seres sociales, que van caminando juntos a ningún lugar. Para tener esa seguridad que da, ser una nube gigante de almas. Aunque mi vida, queriendo o no, sea parte de la multitud yo muchas veces corro para lograr ser yo; el pez que se aleja, aunque sea para nadar a las fauces de un tiburón. A mi me gusta disfrutar la soledad en la multitud, ser el pez naranja diferente a los otros atunes grises. Pero los diferentes quieren ser tratados como iguales y los iguales quieren ser tratados como únicos. Todos nos agrupamos debajo de alguna etiqueta, por eso somos una multitud, porque habrá alguna chispa que nos encienda. Algunas personas creen que es el amor, o las estrellas. Yo creo que es algo más, quizás algo tan profundo como las frases del facebook, en donde con un solo like ya formas parte. O puede ser el corazón, la sangre latir, la sangre roja, el cielo azul, el agua salada… no sé que nos hace exactamente multitud. Pero se que en medio de tantos millones (exagero por supuesto) de multitudes diferentes que conformamos, hay alguien por quien vale la pena abandonar lo conocido y volar por el cielo atardecer, como pelicanos enamorados que se comen todos los demás peces grises, para formar una multitud: vos, el amor y yo.
Yo te conocí en la multitud,
pero no eras uno del montón…

Cuzuco

julio 13th, 2011

Si fueras una playa, tendrías que llamarte playa Hermosa. Por mucho la peor frase de conquista, pero después de varias o muchas piñas coladas creo que me convencio. No fue definitivamente lo que mostrabas, si no todo lo que podría ser. Como comprar un tiquete de loteria sin verlo, solo para tener una grata sorpresa. Hablamos algunos meses, pero no gane nunca el premio mayor. Así como esa noche, no hubo mas noches. Nos esperamos a ver si volvía, pero ya esa agua habia corrido debajo del puente. Definitivamente me dio mucho miedo amarte. Fui un cuzuco que se escudo en ser una relación open y casual. Aunque tu. No quiero visitantes ingratos que se marchan sin despedirse. Pero querías tanto que me visitaras, que fueras diferente, no solo el efecto de las piñas coladas. Te portaste bien, me dejaste ser un cuzuco y un pez de colores, si me sentía de animo.
Tus besos siempre supieron a ron, creo que eso era parte de tu encanto. Debajo de una palmera, durmiendo en un paño, con el sol de bombillo; me dijiste una mañana que te ibas. Yo no respondi, no tenia nada que agregar. -Esos turistas que siempre quieren otra temporada en un lugar aún más exótico. Me hablaste, que había otra. Otra playa, una con derechas e izquierdas perfectas. Donde el agua era turquesa y las arenas plateadas. Con los mejores atardeceres del mundo, donde el sol parecía un helado de naranja-piña derretido. Y yo con esa ganas de interrumpirte, para decirte: te felicito. Aunque en realidad a mi, todo eso no me importa. Finji oírte, por eso cuando terminaste de hablar, no entendí la pregunta. Te quedaste esperando mi respuesta. Qué? dije sin entender. -Quieres que me vaya contigo?. Pues yo nunca había visto un atardecer naranja-piña ni conocía Tamarindo. Esperaba que no fueran las piñas coladas hablando por vos. Aunque solo habíamos tomado café y eran las 9 am. Y yo solo atine a decirte, después de quitarme lo que me quedaba del caparazón de cuzuco y animarme a correr esta ola contigo. Y Cuando nos vamos?

…Pero que me quedes tu
Y me quede tu abrazo
Y el beso que inventas cada día
Y que me quede aquí
Despues del ocaso
Para siempre tu melancolía.


Agosto

agosto 2nd, 2010


Hay en mi un orden ciclico, que va siendo como la rueda de una bicicleta. Parece más una serie repetida de televisión, donde todo el mundo sabe lo que va a pasar. Unicamente yo me sorprendo, no puedo creer que con tantas variables las cosas se repitan como un cassett del lado A al lado B. Ultimamente he estado distante, mas distante que de costumbre. No me he ido lejos, solo que paso más en las nubes. No me interesa, lo que antes me interesaba. Todo va siendo terriblemente igual. Y es el estres que me sube como pequeños lagartos por las piernas o el cansancio que me derrota cada día antes de las 10. No se si es que estoy agotada o si asi es el mundo real. Los obstaculos tapan las puertas de emergencia. Tengo que pasarle por encima a todo. Como un peldaño más. Porque tendré que buscar la chispa en mi y dejar de conformarme. Olvidar todo y empezar de nuevo.

Angelica tendra que romper este ciclo. Es lo unico que quiero. Pero hasta que no empiece a hacer las cosas diferentes, todos los días sentire lo mismo, haré lo mismo y hasta extrañare lo mismo. Se que siempre digo que quiero un cambio, más a la hora de implementarlo, fallo. No se como, no sé por donde y no se cuando exactamente. Pero lo voy a lograr. No me voy a quejar más. Quiero reciclar todas mis teorias, hacer cometas que se pierden con mi tristeza, navegar barcos de papel con mis recuerdos y sembrar flores con el estres que guardo. Limpiar el closet y solo dejar a mis verdaderos amigos. Reforzar mi corazón con titanio y recuperar lo que deje ir, porque no era apropiado. Quiero volver a soñar, volver a creer, volver a empezar, volver a equivocarme. Volver a ser yo. Quiero todo nuevo, no todo de nuevo. Voy a corregir todo lo que no me gusta, porque quiero ser feliz la mayoria del tiempo.
Este cumpleaños, me voy a regalar una nueva temporada… con todo lo que incluye empezar de nuevo! 🙂
    Archivos