Cerca de amapola

agosto 26th, 2013
Te di todo el espacio para que te escondieras en falsa cortesía, como una cerca verde de estacas. Siempre te di el beneficio de la duda, sin pensar siquiera que tu sembrabas preguntas y movias los hilos a tu antojo. Yo no era más que un pasatiempo de fines de semana. En los recovecos de los buenos dias y las buenas noches te quedaste. Hablando paja en la cera, debajo de la entrada de amapolas en mi casa, me ganaste sin esfuerzo. Vendes helados en el polo norte y arena en la playa. Especialista en leer deseos y hacer promesas. Cuantas hicimos, que como botones cortados abrieron nunca sus pétalos . Como si se tratará más de una formula matematica que una relación, crecía mi amor ingenuo por ti, fuerte como una amapola. Ahora no hay nada que decir, si tu sabes como mover todo para que no quede la minima pizca de encanto. Cambias las condiciones, tu haces el papel de fiscal y juez al mismo tiempo. No se leerte, me enredo en esos espacios vacios que dejamos para no evidenciar que tu desinterés empieza en cuanto tenemos la ropa puesta.
En bloque editas y mueves las piezas. Pero tanto juegas que no amas. Tanto piensas que no disfrutas. Es cierto, sabes encantar con mover las pestañas pero yo no quiero aprender a jugar así. Me dices que reconsidere mi posición. Estoy segura que es la ultima vez que hablamos en la cera de mi casa. Te cuidas tanto con los detalles que nunca te entregas, enredado en la cerca de estacas verdes. Tan cercano y tan abismalmente lejos. Yo no tengo que reconsiderar, yo entiendo ahora con claridad todo el cuadro. No vale la pena decirlo en voz alta. Me toco perder, claro si la casa siempre gana. Te vas lejos y yo me quedo, como una amapola abierta, en la cerca de estacas.
  -Amor de mis amores, tanto cinismo pudre las amapolas como un palo de agua-

Universo

agosto 14th, 2013

7fed_13e3813c24074cc9017d534-post

Mi amor, que bien que te encontré. Disculpa la tardanza, pero estaba en el lugar equivocado, tan solo para reconocer el correcto. Nadando en la vía láctea y corriendo entre asteroides. Me encanta tu amabilidad y dulzura, tienes toda la gracia en tus pestañas. Es muy fácil creer en tus palabras, pero basta con mirarte siquiera para saber que todo vale la pena. El pasado y futuro si estas en mi presente. Pase tantos desiertos, tantas pruebas y no fui fuerte. Me cai muchisimas veces. Quería encontrarte rápido, porque sin conocerte siempre te espere. Pero cada quien tenia que recorrer su camino, para ser las personas que miran el mismo atardecer. Fabricio, sus manos, sus pestañas. Su acento, su color de piel. Fabricio es un acuario de los bellos.

Esta vez es diferente, al menos por el momento. Tantas previsiones se levantan y antes de notarlo, estoy desnuda con toda la ropa puesta. No guardo absolutamente nada para después. Te amo y no puedo evitar estar feliz con solo verte. Disculpa la tardanza, pero tenia que aprender  a ser paciente para no perder la calma. Amor mío espero que entiendas todas las pruebas perdidas que tuve que llevar para que tan solo por esta noche te entregue todo este amor loco. Creí que nadie lo quería, porque mucho se fueron sin mirar atrás. Aveces me reproche mi entrega, pero sabía que no eran el correcto. En algunos momento, lo crei, te lo digo amor mío. Lo crei, cai sin barreras y confie. Hasta que un día me di cuenta que  no era mi amor. Y empece a buscarte de nuevo. Con paciencia y sin prisa. Llegaste, como un turista más. Fabricio espero que esto no sea un amor de verano. Te lo digo, estoy cósmicamente enamorada de tu estrella.

Fue una suerte encontrarnos, con la casualidad de sombrero y el hasta pronto en la puerta. El universo me ha visto mil veces enamorada, jurando amor a cada hombre que me deslumbra. Saltando entre asteroides y deseos, con la única seguridad que nada dura más que un parpadeo. Para el lunes siguiente, Fabricio no será más que una promesa. Fabricio Acuario, bah muy complicado, no va a funcionar jamás. Eso no fue más que un fin de semana.   Desde el próximo martes, yo seguiré esperando por ti mi amor, justo en el medio del universo. 

 

Feliz Cumple Ka. As. y  Mar.

Ingeniero

mayo 22nd, 2013
Tienes esa facilidad para matemáticas que encantaría a cualquier calculadora por mucho. Sin querer me he valido de tu corazón gigante y tu ingenio maravilloso para hacer andar desde ruedas con medidas exactas y sueños que van tan alto como aviones jets. Se que es una locura, las probabilidades no favorecen a los locos y mucho menos a los enamorados. Pero por esta vez, vamos a olvidarnos de lo que suele pasar y pensemos que seremos la excepción a la regla. Tu encanto no ha hecho más que sacar toda mi dulzura como semillas de sandia que germinan en cualquier lugar. Nace del centro de mi corazón, darte mi atención, mostrarme sin restricciones y sin reservas. Igual contigo siento que puedo ser yo misma, dos locos tirando piedritas al río mientras hablan de cualquier cosa. Entonces si tengo frio, me das un abrazo mientras que cada vez que dices algo lindo, te doy un beso. Y así son nuestras tardes, mirando atardeceres o contando estrellas fugaces que pasan encima de las nubes.
No necesito tu aprobación, pero me gusta tener tu opinión. Somos dos niños grandes que se hacen compañía y que antes de dormir se mandan mensajes bonitos de buenas noches. No puedo darte más que esto, aunque ya no tenga reserva ni filtros, esto es todo lo que hay disponible. Estamos en la misma página, sintonía de sentir el corazón como tambores de carnaval. La racionalidad absoluta, la dejo en el asiento trasero, cada vez que te veo llegar. Porque antes que cualquier titulo y cualquier etiqueta, eres mi amigo, la razón absoluta de mi sonrisa y por mucho mi ingeniero favorito. Que arregla desde maquinas complicadas hasta corazones rebeldes.

Gato

marzo 27th, 2013
Me gusta que me acaricies la espalda mientras vemos el noticiero. Adoro que me mires secretamente mientras me visto a media luz y tener a disposición tus hermosas orejas cuando te cuento alguna tontería. Soy un gato que se habia acostumbrado a comer y a irse a caminar por los techos contando estrellas. Me he acostumbrado a la soledad de no abrirme con nadie, que no sea por medio de preguntas hipoteticas e historias absurdas.
En el momento que cae mi atención decido marcharme, sin despedirme, claro los gatos no se nos da eso de las despedidas. Yo nada más se que no quiero encariñarme demasiado y lo hago, maldición, ni querer, eso es el comienzo. No me gusta el contacto con personas no sinceras, sin embargo los cabrones siempre son más entretenidos que los buenos. Y como mi falsa indiferencia de mover la cola y marcharme sin explicaciones, paso yo quizás por una cabrona egocentrica egoísta. Por eso, esos juegos de poder me parecen más aburrido que leer la guía telefónica. A mi no me digas mentiras, ahorremonos eso de pretender. No pensemos de más, yo te creo y eres inocente hasta que se demuestre lo contrario. A mi me gusta que me mimes, porfavor no tengas otros gatos cerca. No quiero que otras gatas lleguen por mi whiskas. Yo nada más dejo que tu me acaricies la espalda y solo contigo me gusta acurrucarme a ver tele. Es cierto no dejo de ser gato, sigo siendo hermética, comiendo atún hasta llenarme y caminando solita por tu tejado a media luna. Pero prefiero por mucho tu compañia y si tengo que escoger el mejor lugar para mirar las estrellas es tu ventana. Es más en algunos momentos creo que es posible, un romance entre gatos y perros. Quizás estoy alucinando, demasiado atún.

Audifono

febrero 20th, 2013
Quiero. Si quiero que te quedes conmigo. Por creo que por primera vez se de que lado voy. Yo izquierda y tu derecha, como deberian ser las cosas. Por que mil veces he estado en el lugar equivocado para reconocer que al menos por este momento las cosas calzan.  Como los audifonos que se enamoran y se encajan en las orejas, para susurrar melodias dulces. Quisiera ser audífono. Para estar abrazado a tu cuello y recorrer con mi piel de plástico tu pecho. Quiero que te quedes conmigo todo el tiempo que quieras, aunque sea por algun enredo cósmico. No quiero tener que guardarte en mi memoria y que seas una historia en sepia. Abrazo la incertidumbre de no tener otra seguridad más que oir tu corazón. Suena como tambores africanos cada vez que es mi almohada. A mi las palabras se me quedan cortas, prefiero las melodías. Entonces te hago poemas con claves de sol y uso el DO RE MI a mi conveniencia. Tu no entiendes y yo menos. Esta vez mi racionalidad se quedo en el otro par de jeans. No importa el desenlace, no es un gasto de energia compartir contigo mi tiempo. Entonces como si fuera el mundo nuestra pista de baile, mi corazón habla con el tuyo ensayando como una banda de rock. Tanto escandalo solo se escucha si guardamos silencio. Se apaga el pensamiento del mañana y solo tengo una oportunidad de bailar. Mis torpes pies no hace otra cosa más que moverse para intentar seguir el ritmo mientras una sonrisa de bruta me invade. Los cachete se ponen colorados y antes de lo esperado, tus labios se encuentran con los míos. Yo izquierda y tu derecha piensa la chica cuando despues de hacer el amor escuchan algun disco. No dicen ni pio, solo escuchan la música con una sonrisa de oreja a oreja…

Amor mio (La historia de Lucía según Ale)

enero 16th, 2013
Hola amor mío. Me disculpo por venir hasta ahora. Me ha costado encontrarte. He tenido que luchar mil batallas, tener mil amantes y mil fracasos seguidos, abandonar sueños y volar como un pájaro para encontrarte aquí, con la casualidad de sombrero y Lucía por nombre. Quiero enredarme en tus piernas, como si fuera un alambre que no puede soltarse. Abrirte como una flor a punto de soltar tus pétalos. Hoy quiero terminar rendido a tus pies, como si no existiera más cielo que abrazar tu espalda desnuda. Cuento tus pecas, sin llevar la cuenta. No puedo concentrarme si veo esos labios apuntando a mis labios. Me gustan tus ideas, tu tono de voz, el olor a bloqueador con agua de pera y el sabor salado de tu cuello. Amor mio, quiero enredos de cables de cargadores de celular. Quiero que te sientas tan cómoda y segura. Amor mio, quiero maravillarme todos los días y así pasa cada vez que te veo, aun sea añeja como un pan y con una cola de caballo. La eternidad debe ser un buen lugar si estas incluida.
Puedo ir y venir, dejarlo y volver. Empezar y terminar.  Mil veces, si tu me lo pides. Quiero besarte mucho, hasta gastarte cualquier duda como si se tratara de un dulce soluble en saliva. Pueden pasar mil años, y yo no quiero olvidar ni un solo día. Hay amores que se consumen como fosforos y otros que se consumen lento como un volcán dormido. Yo no se como será el destino que nos cruza como naipes de barajas y nos separa como corazones de bastos. Hoy cada celula de mi cuerpo me dice que tengo que buscar la manera de tenerte conmigo. Porque quiero que quieras querer todo esto conmigo, porque te amo y porque si el amor existe, Lucía debe ser el amor mio.

La manera

octubre 24th, 2012

Cuando Alonso se fue yo no sabia lo que me importaba. Hasta que cerro la puerta y quedo mucho espacio, demasiado. De un momento a otro tuve que empacar su ropa, abrazar su madre y cuidar sus flores. Es dificil imaginarse esas cosas, porque siempre son fuera de base. En su pecho de donde salian infinidad de mangueras era mío, como un cojin con caja de resonancia incluida. Esos labios que partían el frio de cuidados intensivos era mi desvelo. Esos brazos palidos con olas de tinta azulada, era remos de madera. Porque ese hombre que estaba en estado de coma, habia sido mi delirio. Y yo lo amo, al Alonso lo amo. Y eso no es negociable. -Un palpito fuerte senti cuando murió. Como si mi corazón lo hubiera adivinado en plena madrugada, era una espina que crecia con la voracidad de un árbol y se ha quedado el arbol en mi centro para llenar el vacio con dolor crudo.- La gente joven tambien se muere y de cualquier cosa, pensé mientras llevaba un arreglo de claveles, era increible para mi leer su nombre en la tarjeta. Más aun, que la gente me abrazara y me dijera que todo iba a estar bien.  Poco recuerdo de aquel trance,  quizás el olor a incienso, los abrazos largos y los pañuelos que nunca fueron suficientes.
 Se fue Alonso  y tuve que hacer medio paquete de espaguetis y ordenar pizzas personales. Terminamos, porque aun no hay llamadas de tan larga distancia. Por que antes de gritar en la cima de una montaña, la tragedia nos hizo guardar silencio. Eramos migajas de tostadas añejas. Aunque nunca  habiamos hablado de eternidades ni siquiera notado lo unido que éramos, fue de a poquitos, sin pensarlo mucho. Se fue acumulando el tiempo y ahora va a durar para siempre. El no pertenecia aquí, el era un pez vela y yo nada más nade con el, mientras la corriente nos daba miles de vueltas. La manera de recodar, es amar. Por siempre y para siempre. No tengo tristeza, no guardo nada en mis bolsillos. Todo lo que necesito lo tengo acá, dice mientras con su dedo señala el centro de su pecho, donde esta el el árbol que crecio en medio de la nada…

– Si quieres saber cuanto te quiero, cuenta las olas del mar mi pez vela-  

Alguien azul

octubre 6th, 2012

Somos dos soledades con barreras definidas gustos parecidos que se miran sin hablarse azules hasta los codos esperando más que un parpadeo

Pueden irse por donde vinieron todos los principes azules que velan como centinelas mi puerta. Estoy cansada de verlos aguantar sol y agua esperando por mi. Mientras mi trenza no bajara más al suelo,  ya no hay invitación para que la usen de cuerda y así subir a “rescatarme”. Por eso decidí cortar mi cabello, dejar de usar tacones y salir del castillo por la puerta de atrás.

Ya no soy una princesa, ahora soy una reina. Mientras el calendario casi marca tercer piso, suspirar por un caballero no esta en lista de cosas por hacer. Me he enamorado muchas veces, tanto que perdí la cuenta y ahora dura cada vez menos. La ultima vez duro un parpadeo. Las flores del amor las pueden dejar para más tarde, yo con poder ver la misma película me conformo.

Y me vuelvo todo lo que critico. Me vuelvo genérica, experta en despedidas y en desayunos silenciosos. -Si tan solo  fue una noche-. El drama se gasto, porque alguien dejo la tapa abierta y ahora puedo estar muy triste o decepcionada sin que alguna lagrima se asome a mis ojos. Puedo fingir que no me interesa, cada vez sale más natural. Algunas veces me encuentro con principes por casualidades, sin embargo me parecen terriblemente aburridos y torpes. Quizás, me mata el punto de referencia, el pasado que llevo amarrado a mi mano, como un globo de feria. Cada nuevo romance abusurdo, tan solo hace más dificil volver a confiar. Por eso hay que darse muy poquito, como una burbuja de mayonesa.

Sin querer me la paso asomada a la ventana. Para que cuando llegue el indicado, abrirle la puerta. Sin embargo los principes azules se destiñen muy rápido. Hay que pasar haciendole baños de color y lavarlos con jabón delicado. Dios guarde que un principe azul se vaya en la tanda de paños, porque seria un desastre celeste. -Mientras dobla la ropa, mira por la ventana a un principe azul, robando flores del jardín para la maestra. Tiene las manos sucias de jugar con tierra, pero vale la pena ya tiene tres amapolas. -Los mejores principes azules, son los que se crían. Piensa la reina, mientras dobla la gabacha celeste del kinder.

Feliz Cumpleaños G 🙂

Como recuperar el control remoto

junio 25th, 2012

En el fondo yo que estar con ella es una perdida de tiempo. Algunas veces, entre reclamos y miradas de reproche, noto  lo terriblemente infeliz que es. Y abro la puerta, y tan solo atino a decirle que se marche. Porque se que soy cobarde, y se que no se va a ir todavía. Es simple, me he acostumbrado terriblemente a su presencia. Esa mujer con que no hago otra cosa mas que discutir se ha vuelto una rutina, comparable con el tabaco. Algunas veces quiero irme, sin despedirme de nadie. Nada mas perderme y volver a aquel tiempo que no era mas que una amiga de fines de semana. Pero no, a la puta, en que momento Alejandrina dejo el cepillo de dientes y uso mis camisas viejas de piyama. Un día nada mas saque una copia extra de las llaves, le cedí la mitad del closet y me acostumbre a ver abarrotado el baño con un ejercito de cremas y lociones de frambuesa. El tiempo fue pasando y un día era navidad, y nos dimos regalos caros. Empezamos a llenar álbumes de fotos. Entonces me gustaba su aroma, sus piernas larguiruchas y sus lunares traviesos. Me gustaba el empaque, Alejandrina siempre ha sido de buen ver, amable y bastante entretenida. Pero yo no la ame, es más nunca lo he hecho. Me gusta el empaque, pero nunca me he esforzado por leer el contenido. Alejandrina no es la mujer de mi vida. No es mas de una relación de fin de semana, que se alargo tiempo indefinido. Y ella lo sabe, que yo estoy vacio. Que no tengo nada más que darle que no sean dolores de cabezas y una copia de las llaves. Alejandrina no se va, porque cree que yo soy un proyecto de ciencia y que con mucho amor e interés algún día va a quitar mi apatía. Y ese es mi problema, que al final del día no me importa. No me confundo, se que Alejandrina, aun con sus piernas kilométricas y su olor delicioso de frambuesa no es lo mío. Un día de estos se va a cansar de mi actitud de mierda y se va a ir. Yo voy a ayudarle a salir por la puerta con las cosas, voy a pedirle la copia de las llaves y le voy a desear buena suerte. Me gustaría después de todo ser su amigo, antes de esto éramos algo parecido. No soy un hijueputa cualquiera, me gustaría verla feliz de la vida.  Caminando descalza por la arena, con ese bebe que tanto quiere y con esa boda digna de una princesa inglesa. 
El martes pasado en un frustado acto de valentía, le digo, justo antes de dormir, que me he enamorado de alguien más… Tan solo para terminar definitivamente. Me ha pedido un nombre y yo por decirle algo le dije que se llamaba Alejandra.  Se sorprendió, y solo repetí algunas frases oportunas. Me termino creyendo,  salió en un mar de lagrimas, jalando cajas de dvds y pidiendo las camisas de piyama. – Si te las podes llevar todas. Alejandrina me tiro la puerta y me mando a la misma mierda. Entonces me tiro al sillón y cuando me doy cuenta de que por fin recupere el juego de llaves y rompí  para siempre con Alejandrina, no me siento  nada mal. Me siento tranquilo, feliz de recuperar el control de la tv.

Luciana

junio 13th, 2012

Se quedo seca como un árbol sin raices. En su casa tan grande y vacia, tan limpia y moderna no hay espacios para cuestionamientos. Le hubiera gustado intentarlo, aunque teme que los niños no son como las plantas y que el plan de ser madre de haberse logrado hubiera cambiado muchasimas cosas. Ella pasa el tiempo revisando, una y otra vez; balances, estados, cuentas y correos. Descansa entre alarmas de pendientes y correos urgentes.Le gusta su vida caotica, trabajar antes de desayunar y tener tanto estress como pendientes por cumplir. Apenas si ha aprendido a servirse cereal y es una experta llamando al servicio express. En algun momento escucho decir que la habia dejado el tren, aunque en realidad ella nada màs se bajo. Fernando queria niños, familia y esposa. Eran incompatbilidad de intereses decia el divorcio.
En la negación que solo se llega después  de los 40, al esperar tan solo un acontecimiento. Que en la lista de aventuras de una noche, quedara algo para el resto de sus días. Pero sus entrañas estaban secas de agua. Solo habia un dejo de amargura debajo de ese estomago tan plano que luce gracias a su rutina tan estricta de pilates y tomar agua natural sin hielo. Es muy orgullosa para decirlo, pero de cierta manera, una muy extraña para explicarla con palabras envidia secretamente a su ama de llaves. Luciana la mira llegar cada mañana, con ojeras moradas, oliendo a perfume de bebe y con una sonrisa discreta, debajo de su precoz vejez y su delantal de flores. La ama de llaves, llega con sus pechos caídos y llenos de leche fresca. Lo poco que hablan, consuela a Luciana. Que constante busca aprobación de sus decisiones. Fue lo mejor, piensa mientras ve a la mujer irse por la calle para pasar la tarde con sus hijos. Ella tiene sus plantas y su gato de compañia. Su estomago plano y sus piernas delineadas para mirarse con admiración cuando pasa por los ventanales, así aguanta la soledad que aunque limpien cinco veces a la semana se impregna peor que el moho en las fotos de los viajes. -Luciana tiene la soledad que tienen los arboles secos, justo a la mitad del verano- piensa Betty, su  ama de llaves cada vez que la ve sonriendole al espejo.
    Archivos