La Guionista

abril 30th, 2012

Parece mentira todo lo que esta pasando. Siento que estamos viendo una película muy extraña y en este punto nadie sabe que va a suceder. El destino tomo el guión y le dio varios puntos de giro que ni en mil años se me hubieran ocurrido que podria siquiera suceder. No es un western pero me recuerda mucho a los atardeceres del viejo oeste. El tiempo se licuo con hielo y se sirvió como una piña colada. Y sin proponerme lo, en uno de tantos días llegaste tu y te quedaste, como si siempre hubieras estado por ahí esperando paciente tu turno.

 Mientras se caen los puentes imaginarios y se revientan los muros de protección que alguna vez tuve; nos vamos conociendo, no sin antes escapar de varias bombas molotov, una que otra intriga y un horario un poco descuadrado. Después de cada problema, me preguntas si todo esta bien. Y si lo esta, quizás lo que se esta destruyendo estaba estorbando. Porque no es el fin del mundo. Hay problemas, más de lo normal, no te lo puedo negar. Pero entre cada tormenta también hay un atardecer naranja piña. Y entre tanta locura lo único que se me ocurre es quedarme contigo para hablar un poco. No para que me soluciones nada ni para llorarte en el hombro como una magdalena, solo un poco de compañía. Quedarme debajo de este paraguas, con mis manos en tus bolsillos y tus brazos de bufanda. No siento tristeza ni preocupación. Son tan solo cambios, tanta lluvia es solo para que nazcan las flores. Mientras te susurro alguna historia inventada para la ocasión, con los ruedos de los pantalones bien mojados y los zapatos flotando, me doy cuenta que todo el guión no se descontrolo por completo. Tan solo dio unas cuantas vueltas, para llegar a este punto, para estar lista de hacer todos los cambios que necesitaba pero me daba miedo hacerlo. Entonces miro el guión que tengo en el bolsillo y se que al menos por hoy esta completamente vacio… habrá que escribirlo de nuevo.

Yo te quiero!

julio 20th, 2010


Ayer sin querer a Esteban se le salio un te quiero; de eso que parecen sinceros y buenos. Mi anormalidad se hizo evidente, cuando lo ignore. No pude ni responder con un timido gracias y me quede profundamente dormida. Es que hasta hace unas semanas, Esteban y yo eramos amigos. Teníamos al comienzo aquellas conversaciones sobre el clima, de esas que sustituyen los silencios incomodos. Me se su cumpleaños y cada una de sus cicatrices. Necesito dedos para contar, las veces que cuando habla de cualquier cosa nada mas quiero interrumpirlo a besos. Aunque esos labios no sean mios, solo de vez en cuando.


Mientras analizo las cosas, nuevamente lo hago. En stand-by diria Esteban; lo entiendo. Y aunque mi razon se va revolotenado con las mariposas, mi sonrisa se hace dolorosamente creible y mi corazón parece un vil tambor. Tengo que agarrar el borde de la mesa, porque me levanto varios centrimetros del suelo. Esteban cree que fue un error decirlo. En la mañana esta distante conmigo. Lo conozco como un cuadro viejo. Mientras sirve café, es evidente que no vamos a hablar de eso. No cambia mi amor una hipotesis, ni una frase.Yo tambien lo quiero, aunque no lo diga ni en sueños.

Algo tiene que estar mal en mi; que me siento feliz ante la posibilidad remota. Ni siquiera es cierto, ha sido un desliz; como siempre un desliz. Nadie dice nada, casualmente llegamos de nuevo juntos a la oficina. Entonces pienso en Sofia, en los niños y la reunión del lunes. Pienso en todo, para no pensar que a Esteban se le escapo un te quiero…

Hold on little girl
Show me what he’s done to you
Stand up little girl
A broken heart can’t be that bad

When it’s through, it’s through
Fate will twist the both of you
So come on baby come on over
Let me be the one to show you

I’m the one who wants to be with you
Deep inside I hope you feel it too
Waited on a line of greens and blues

Just to be the next to be with you… Mr Big!

Hablale al blog

marzo 4th, 2010


No es justo escribirte impersonalmente, solo porque nos hemos soltado la mano. Estas ausente sin moverte de lugar y yo estoy segura sin saber siquiera porque. No deberías creer que mi corazón únicamente habla en la distancia, como un cobarde que escribe cartas de amor sin dirección. El únicamente te extraña. Me he prometido a mi misma no entregarla, mas si no quedara suficiente para escribirte, no seria cierto nuestro tiempo. Te la entrego aunque estés ausente, aunque no me leas y aunque no estés seguro que te estoy hablando a ti. No estoy en contra del destino, porque fue el mismo que nos hizo encontrarnos como ciegos en un laberinto.

Los sueños continúan intactos, la vida sigue normal sin ti; mas mi corazón guarda silencio, quizás porque a nadie le interesa que hable un corazón que solo sabe escribir. Para mi eres el conejo de la luna, me sirve verte presente de vez en cuando. Tener a pizcas para saborearte todo, sentirte con solo cerrar mi mano vacía y enviarte un beso Express con solo pensarlo. Y yo tendré que ser fuerte, aunque mi corazón sea mudo y no acepte que esta vez tengo la razón. Yo no quiero confundirte, únicamente terminar este dictado, levantarme para irme y no tocar este teclado mas…

Dorado

marzo 1st, 2010

Yo te conoci cuando la luna era redonda, el mar era calma y la noche era pura. Como si nuestro comienzo hubiera estado planeado por las estrellas fugaces que rayaban el cielo, como tiza a una pizarra negra. Y me senti comoda en tus brazos, con mas asiento que la arena y sin ningun testigo mas que las palmeras. Para mi desde ese dia y hasta el final de los tiempos seras mi pez dorado. El unico que nado conmigo contra la corriente, con el que sembre sueños en la orilla, el que me dio besos constantes y precisos como olas que chocan en las piedras.

Y yo supe que te irias algun dia. Como si el mar te llamara y tu irremediablemente regresaras con el. Yo disfrute de tus manos, tus besos y tus pestañas, te conoci como se conocen los peces transparentes. Mas el adios estaba en incluido en la despedida. Los besos tenian limite, los abrazos fecha de caducidad y el amor que iba a nacer como sandias rosadas, se quedo dormido.

Yo me voy a ir, te dije una noche. Y nunca le habia dicho adios a un pez dorado, ni siquiera sabia que tenia uno. Quisiera otra noche como la primera, quisiera repetir todo nuestro tiempo, que esta vez no tuvieramos ninguna reserva, que dejarmos de tomar previsiones para nuestros corazones previamente rotos. Mas no hay segundas oportunidades y aunque no sirva de nada escribirte en la arena lo hago, te quiero mi pez, aunque ya no sea importante; lo ha lavado el mar…

Resignación

febrero 2nd, 2010


Llegas a casa en silencio. No medias palabras y se que llegaste porque me despierta el ultimo noticiero. Es bastante tarde, mas si se considera que es día de escuela y que los niños apenas si han cerrado los ojos. Intento tener paz. Miro la Virgen que me regalo mi madre; esta en la parte trasera de la puerta. Le hace falta una mano y la corona esta despintada. Alguien dijo una vez que parecía un Cristo aquella Virgen. La luz tenue de la lampara ilumina un poco el cuarto; me levanto sin cuidado, me pongo las sandalias y camino hacia ti.

Hace rato que no hablamos. Y yo siento que estoy exagerando como siempre me suelo sentir. Me siento contigo a ver noticias, aunque con esa seria la quinta vez que veo las mismas imágenes. Yo intento hacerte conversación. Te cuento que Fabricio cuenta hasta 50 y que David esta a punto de perder un diente. Mas tu no dices nada, como si mi voz no tuviera volumen. Quisiera tener un poco mas de tu atención, aunque sea en anuncios. Mas ni siquiera sonríes, cuando te digo alguna tontería. Quisiera un abrazo, quizás hasta un beso; aunque sea Lunes. Te pregunto por tu trabajo, sabiendo que la respuesta siempre sera bien. Después de apagar la televisión caminas hasta nuestro cuarto. Te duermes como una piedra. Buenas noches, te digo bajito para no despertarte.
Yo ya no se si te quiero, o si te necesito. Yo quisiera resignarme a perder todo nuestro tiempo, como se pierde el verde de las hojas viejas, mas aunque seas de hielo no pierdo la esperanza que algún día cambies. Yo te daré mil oportunidades. Igual no tengo ningún lugar donde ir, que importa si ya no me quieres o si nunca lo hiciste, eso no marca ninguna diferencia. Le pido resignación a la virgen de la puerta y me voy haciendo a la idea de dejarte, sin un plan B siquiera. Mañana sera un mejor día, digo automáticamente antes de dormir a la par tuya y por primera vez, soñar sin ti.
Perder, no es siempre de perdedores
Resignarse al final de todo, es dejar de luchar
y hoy yo me voy a hacer a la idea
y te perderé cuando me resigne
como un buen soldado en la guerra

Señora Noche

marzo 15th, 2009


La noche era oscura, como si se hubiera maquillado con azufre y solo hubiera decido mostrar un lunar en su manto; un circulo, una perla, una luna radiante en el cielo. Las estrellas eran pequeñas luces ausentes como lentejuelas de su vestido; desordenadas, extravagantes y hermosas.
Las luces de la ciudad hacia que la noche se viera más noche. El silencio era un recuerdo, ahorita todo lo que se lograba escuchar era música estridente, a ratos suave para los amantes, a veces tristes pero siempre música. Como si fuera parte de la noche, la música movía la ciudad a su antojo y la noche lo veía desde su balcón gigante, sonriéndole, susurrando música con sus labios.
Movía sus pies a los compas de la lejana música de la ciudad. Encendía un cigarro para acompañar un whisky en las rocas, lunares por supuesto. En sus manos bailaban los anillos de Saturno que combinaban con su negro atuendo. La noche estaba sola, tan sola estaba que deseaba estar en la ciudad; sentada en el bar donde están los amantes, donde se escucha un piano triste de fondo, donde hay chingas de cigarro en el suelo y vasos sucios.
La noche quería encontrar amor en la oscuridad, no la pasión del Sol .Que solo se manifiesta cuando sus destinos se cruzan en un eclipse, como si un beso pudiera compensar su tristeza, el sabor a soledad que trae su cigarro y su esfuerzo perdido al estar siempre bella, siempre noche, siempre oscura. Porque no se puede estar en la luz sin la sombra, tal vez eso era la noche un complemento de la luz o simplemente la misma oscuridad.

Hablame…

diciembre 31st, 2008


Siempre te lo pedi como un favor. Habla conmigo dime lo que piensas, habla de la distancia que nos aparta. Hablame de ella, de ustedes y de su final. Si ya no era importante no se porque lo escondias con tanto aplomo, siempre con ayuda de mi confianza absoluta en ti y mi falta de pruebas contundentes para siquiera preocuparme. Pero yo antes una versión, quería la verdad. No importa si no era lo quería oir, al fin y al cabo las mejores relaciones salen adelante juntas de cualquier problema. Aunque es imposible hacer flotar una mentira o intentar salvar lo que no ha podido navegar por si solo.

Tantas noches que pasamos, conversaciones interminables y pequeños besitos de despedidas. Era según mi padecer bastante el amor y la confianza que tenia en ti, bastante pero quizá no la suficiente. Aunque estábamos juntos no estábamos por ende solos. Estaba ella. Aunque tu te molestabas con su nombre y te ponías a la defensiva estaba ella delante de nosotros cuando tu hablabas de tu pasado, presente y futuro. No entiendo porque te empeñaste en no hacerla ver como mi rival, cuando en realidad nunca fue una competencia si no un lapso de tiempo entre que tu y ella volvieran.
Ahora se que pedia imposibles y esperaba milagros. Como podias hablar conmigo si tu corazón nunca me ha pertenecido, si tu lo decias todo con tus actitudes yo con mi actuación podía disimularlo con todos, tu cada vez mas notoria egoísmo. Pero asi eras tu, mi ogro favorito. Y yo intente taparlo, asi como las mariposas tapan al sol con una ala. Entiendo porque tus palabras eran monosílabas, porque hablamos de cosas sin importancia y porque te salio un te amo, la primera semana de novios. Porque nunca lo sentiste, siempre estuviste intentando olvidar sin olvidar. Conmigo sin estar presente, con ella sin desearlo y conmigo sin quererlo. Eres tan complicado, tan lleno de basura y relleno de almohadas.

Por eso cuando finalmente regresas con ella y me pides que me comporte. Que no me sienta mal, que te entienda, hablas pero no dices nada. Mueves la boca pero sale polvo, intentas hacer valer tu punto, pero haces el ridículo. Se ha caído las escusas, ahora se que ella no es solo un amor fugaz sino la madre de tus hijos, tu mejor amiga y la única que puede amanecer con un hijo de puta como vos y no marcharse por la ventana.

Porque no me gustan los lunes!

diciembre 31st, 2008


Ese dia era lunes, si mal no recuerdo. Los lunes siempre han sido olvidables hasta entonces. Pero era una fecha importante bautizada por un lunes en los días fríos de diciembres. Nunca me había acostumbrado a callar lo que pensaba aun eso trajera infidad de problemas, uno que otro pellizco y casi nunca una discusión provechosa. Pero eramos niños, si de algo sirve mencionarlo y yo aun no entendía la delgada línea entre la juventud y la eternidad; el amor y la fantasia… todo se confundía en un masa rosada de corazones que controlaba la mandibula y no dejaba de sonreir; pegamento para nuestras manos; una llave rosada que abria mi corazón a tu antojo y ese escudo tan frágil para justificarme: tu.
Es tan difícil escribir sobre ti, sobre los lunes y sobre la masa de corazones rosados. Pero debo hacerlo, mientras pueda plasmarlo sin acudir a ti, mientras cada escrito sea mi manera de hablar contigo y si alguna vez regresas conmigo, será prueba de tu ausencia. Asi como lo son los lunes aburridos y las flores nuevas que te llevo cuando se acaban las secas.
Un lunes cualquiera de diciembre te marchaste de mi, olvidaste tus promesas, se congelaron las ideas y fue la ultima discusión verdadera que me regalaste. Yo no se aun, porque pasaron las cosas, porque regresas en mis sueños a hablar conmigo, porque me visitas en mi soledad, porque cada vez que quiero que regreses lo haces con todo tu esplendor y basado en cada uno de mis recuerdos. Se que prometi no escribir mas sobre ti, pero yo no puedo escribir si no estas en mis letras. Yo no puedo seguir si no lo haces tu conmigo y no puedo ser feliz si no acepto que te amo, mas de lo que quisiera. La masa rosada de corazones se ha ido goteando por el mar de lagrimas que te pertenece, la mandibula ya no tiene una sonrisa estúpida ahora prefiere gestos normales y el pegamento se ha descarapelado intermitentemente.
Hoy no es lunes. Se esta terminando diciembre. Y con diciembre lo ultimo que queda de ti en mi.

Hoy no hay estrellas

diciembre 6th, 2008


Ya no quedaban estrellas
a quien pedir deseos,
se había acabado la galaxia
por contar luces lejanas,
ya no quedaban deseos en ella,
ni siquiera la mas pequeña
esperanza guardaba en su bolso
ya no tenia edad para soñar
pero la suficiente para conformarse
únicamente con amor de una noche
y felicidad que sabia a vino,
y cuando la cantidad era la suficiente
volvían sus manos a sus caderas
sus labios a besar su cuello
volvía el completito para ella
solo debía no mirar su cara
no escuchar su voz
solo debía olvidar a su amante
sin nombre y sin alma
y recordar a su único amor
el que se fue para no volver

Una noche sin nombre

noviembre 22nd, 2008


No quisiera que terminara esta noche,
quiero congelar la manta oscura
y sus pequeños huecos,
nos cobija en la lejanía
un cielo con destellos de luz
no te duermas todavía
que date despierto conmigo
que la noche nos esconde
las estrellas nos protegen
un abrazo simétrico nos une
tus manos rodean mis caderas
tus dedos se enredan en mi pelo
y el mundo deja de girar
solo importa arroparnos
hacer que el tiempo valga
antes de que se encienda el bombillo gigante
no quiero que llegue otra noche
que todo nuestro amor es temporal
y se evapora rápidamente
así como esta noche que se va
a cuentagotas

    Archivos