La Fille aux Yeux d’Or

Agosto 8th, 2012
Tengo que decirlo. Me atraganta esta angustia, tamaño gigante en la garganta. Estoy cansada de pretender y fingir, me volvi una actriz que se cree sus propia actuaciones. Esta nostalgia de querer hablar con la verdad y no poder mover los labios.  En algunos momento apropiados, donde el silencio reina y la calma se siente, me asalta el deseo de poner fin a mi locura. Entonces, prefiero tu calma. Aunque yo me pierda en el torbellino de pensamientos, tengo que aceptar las nubes negras en mi cabeza, yo las puse ahí. Perdonarme por ti y olvidarlo por los dos. Cerrar mis ojos que hablan sin querer y abrazarte, como siempre.
Aceptarlo, por aceptarlo es tirarme al vacio, sin ninguna garantía de que alguna vez vuelva a esta prisión de hielo. Quiero correr, pero me siento tan agusto en el sillón de la sala contigo. Quiero gritar, pero prefiero guardar silencio, estamos viendo tele. Quiero pedirte perdón, mil veces decirte que lo siento. Nunca más amor, fue algo aislado. Queme ese puente, olvide esos caminos. Borre cualquier prueba, pero la conciencia me tortura como un gusano ciego que se come cualquier cosa parecida a la felicidad. Me siento tan alejada de ti, porque mi corazón solo quiero darte un abrazo y compensarte. Fue un error, cualquier cosa.

Una noche que se me borro el anillo de compromiso, varios tequilas seguidos, fue cualquier cosa. Fue una parte que edite para que no salga en nuestra película, un secreto que no te puedo enseñar porque me apena. Quiereme así, con este silencio en el pecho y con todo el arrepentimiento del mundo en el corazón. –No volverá a pasar, no volverá a pasar-… piensa sin saber que tanto esfuerzo en intentar no decirlo, cuando alguien ya más lo hizo… pero el decidió obviarlo porque al igual que yo, la comodidad era un estorbo, era la lucha eterna por ser feliz. Al menos lo fuimos, -eso parece en las fotos que ponemos en el facebook en un intento descarado por aparentar… 

Maracuya

Julio 18th, 2012

Mientras esperaba su turno en aquella sala de espera, mira por la ventana que da a la calle principal. Desde ahí puede ver el parque donde la esperaba Rodrigo. La ironía es un pájaro que siempre se posa en cualquier ventana que mire. Hace días que estaba en una eterna sala de espera, donde quiera que estuviera; quizás porque la espera la tenia por dentro como si se hubiera tragado un reloj de arena y sus manos abrazaban su cintura y el tiempo se escurría entre sus senos y su panza. Cuando terminaba de caer, se daba vuelta y así era el ciclo. –Es algo temporal, nada dura para siempre. Pero no puede negar que esa compañía inesperada que crece mientras espera una fecha en el calendario, hace más fácil el movimiento del reloj de arena imaginario, que se da vuelta de sus senos y panza. Mientras crece una persona como  si fuera una enredadera de maracuyas y ella no es más que una maceta redonda.
Después de que la pesan, le ponen un monitor para escuchar los latidos, termina el ultrasonido y responde varias preguntas genéricas; el doctor la nota decaída. Le pregunta por su estado de animo y sin hacerse de rogar le habla como si fuera un amigo. Hace días nadie le pregunta como se siente, esta tan sola y eso que tiene a una persona dentro. -Estoy triste – Necesitaba sacarlo de adentro… por que si no lo decía, le carcomía como herrumbré a las vigas del puente. Se apena porque el comentario  suena más a niña de quince que a mujer embarazada. Y esta triste porque esta mal enamorada, es evidente.
Se asomaron grandes lagrimas a sus ojos de tierra mojada y agrego: – se que no es el momento, y que no tengo que alterarme doctor, pero así me siento. El doctor le receta caminar para distraerse y descansar porque aun falta tiempo para la fecha, que tome té de hierbas antes de dormir, le explica de nuevo que todo es un proceso hormonal y que hable con su pareja para que la apoye. Le estrecha la mano en la puerta del consultorio. Sale más tranquila, pero la espera continua. Mientras baja las escaleras se le ocurre que quizás lo que siente es  la montaña rusa de emociones con todas las preguntas que se hace cada vez que el reloj vuelve a empezar. De todas las preguntas hay una en particular… porque el imbécil Rodrigo no me devuelve la llamada? es que cree que los maracuyas nacen solos en las macetas redondas? 


Yo no estoy loco

Diciembre 15th, 2011

El olor del café chorreado bailaba por todo el departamento. Pocas veces hacia café. Si lo tomaba era por puro y llano placer. Mario odiaba la mancha del café en los manteles. Pero hoy había un termo lleno de café para ella sola. Tantas cosas detesta, que casi que hay que hacer una lista de condiciones y leyes des proporcionales a cualquier lógica que se tienen que cumplir a cabalidad. Desde que Mario empezo a leer las revistas de salud se prohibieron muchas cosas. Entre ellas el café en ayunas. Cada estudio que respaldaba sus disparatabas teorías, lo recortaba y lo pegaba con un iman en la refri. Lo cual le daba ese aire de desorden de oficina. Hasta se tomaba la molestia de recalcar con fosforecente los datos, como si no pudiera leerlo completo. -Se levanto feliz, se sentia como un sabado, aunque fuera martes. Había servido la mesa; dos tazas y un bollito de pan con mantequilla, huevos con tocienta, y salchichas fritas.

Pero que importa, hizo café y si  no quiere servirse pues va a tener que olerlo al menos. Porque ya tres meses sin cafe, es mucho. -Solo se portaba así, cuando Mario se iba de viaje. Entonces sola, se devoraba varias tazas de café, abria un paquete de galletas de chocolate con coco. Se las comia de tres en tres. Para terminar se fumaba un cigarro en el balcón, descalza y en pleno sol de 11. Un completo disparate si la encontrará Mario así. Comia carne, era solo vegetariana para complacerlo. Olvidaba esas teorías de yoga y vida sana, para comer tacos y tomar coca cola de la regular. Era una falsa, porque toma café como una colombiana. Pero son sus dietas, sus limites tan estrictos y su comportamiento casi al borde de obsesivo compulsivo lo que empaña su manera de ser- excusas de mujer enamorada- . Que importa si hay que cerrar el pan con cinta y no con nudo. O si la ropa se ordena por colores y nunca por telas. No es de interés el orden alfabético ni quitarse los zapatos sucios solo en el baño.- Mario esta loco, piensa mientras recoje las chingas del balcón, bota cualquier vestigio de carne de la refri y dobla la ropa de la secadora.- por colores, eso sí.

Rocca

Noviembre 24th, 2011

Puedes pedirme que me quede. Claro que lo haga es otra cosa. Queda muy fácil mover la cabeza para decir que si y que no. Mientras yo voy sacando con cucharita, todo eso que guarda. Al parecer solo para mi es importante la ovulación y esas patrañas y me escudo en esperar que suceda.Siempre el resultado da negativo. Como si el amor estuviera escrito en piedra y el tiempo fuera infinito. -Aunque esta escrito en arena y dura tan solo un parpadeo-. Pero  creo que esta vez el polo norte se esta cansando del polo sur. Queremos nieve y playa. Te lo digo Manuel, creo que nos hemos mantenido juntos sin saber para que.

No puedo darte ese niño que tanto deseas, son tan infertil como una piedra. Pero tu quieres esperar. Siempre habrá tratamiento. Otro doctor, otra receta. Lo que necesitas es otro vientre. Uno que sirva de cuna. El no se va porque en el fondo es un optimista. Aunque nunca lo diga, ni pregunte y para todos los demás sea inexistente su interés. El no se va y aveces no se ni porque. Por ese niño que no va a nacer. Ese niño es el único punto de Ecuador que pueden tener dos polos tan opuestos; es que no vamos a ningún lado. Como las piedras inmóviles que gasta el mar, un poco todos los días. Así me he gastado yo, buscando darte algo que sea nuestro. -Como la sangre compartida que une con doble lazo a una familia- algo que no existe y según el noveno doctor que veo, no puede existir.

Sirenas

Noviembre 3rd, 2011
El tiempo choca una y otra vez, hasta chuparse toda la arena. A Sofia le gusta el mar desde siempre. Desde la punta de sus dedos, con solo tocar el agua salada nace una corriente de agua fria. Sigue siendo la misma sirena por dentro, aunque ya 33 son todo un ramo de abriles. Las responsabilidades han crecido como espuma. Desde que tiene el cuidado absoluto de ella. Ahora sus dotes maternales han salido, como mariposas amarillas. El mundo transcurre entre pastillas amargas y un horario estricto de morfina. Entre discos de Jazz y conversaciones tan largas como un año, aprendió a inyectar y a cocinar sopa- años luz de ser tan rica como las que le daba su abuela . Se han invertido los papeles, y como no hacerlo con todo el amor, si todavía recuerda cuando le cocinaba arepas con coco o la llevaba a la playa los domingo.- Pero eso, si Sofia cuidado entra que la revuelcan. Mójese solo los tobillos.- la sentenciaba desde que llegaban. No hacia caso, se metía corriendo hasta las rodillas, se llenaba de arena y nadaba en el fondo, como un pez encayado. Es ese pacto de tiempo, que tienen las dos Sofias, la vieja y la nueva. Felices como arepas de coco para desayunar  Cercanas y opuestas, como el cielo y la tierra, que solo lo separa distancia.
 El amor que siente por su abuelita es un río dentro del mar, uno que forma espirales y huecos, que recorre el fondo como un pez y nada feliz como una mantaraya. Ya no van a la playa, la enfermedad no les permite mas que una habitación de hospital en la casa. Pero hablan a diario del mar, las dos sirenas, las dos Sofias. La vieja y la nueva, corrientes de agua fría iguales salen de la punta de sus dedos cada vez que entran al mar.

Multitud

Julio 14th, 2011

Que feliz soy en la multitud. Por eso disfruto los conciertos porque mi voz se pierde en el océano de voces y soy solo un punto en el cielo. En la seguridad de ser una ciudad, llena de personas pero vacía de amigos. No es un latido aislado, son millones de corazones. Todos celebramos al unisono cada navidad y lloramos frente al televisor cada perdida de la selección nacional. Me atrevería a decir que la multitud no puede ser solo un país. Pero demarcar quien si y quien no, va en contra del comportamiento en masa que experimentamos los que formamos parte. Lo puedo demostrar; Todos los días en la mañana congestionamos la calle, sin quererlo parecer ser que nuevamente coincidimos en la hora de entrada. Sin pensarlo abarrotamos tiendas la quincena y el final del mes para comprar las mismas cosas. Claro, por eso es que se agota. Como un enjambre de abejas. Apuesto que sin quererlo muchas veces sentimos lo mismo, pero quien le importa, la multitud no es para sentir, es para dejar de hacerlo.
Para ser seres sociales, que van caminando juntos a ningún lugar. Para tener esa seguridad que da, ser una nube gigante de almas. Aunque mi vida, queriendo o no, sea parte de la multitud yo muchas veces corro para lograr ser yo; el pez que se aleja, aunque sea para nadar a las fauces de un tiburón. A mi me gusta disfrutar la soledad en la multitud, ser el pez naranja diferente a los otros atunes grises. Pero los diferentes quieren ser tratados como iguales y los iguales quieren ser tratados como únicos. Todos nos agrupamos debajo de alguna etiqueta, por eso somos una multitud, porque habrá alguna chispa que nos encienda. Algunas personas creen que es el amor, o las estrellas. Yo creo que es algo más, quizás algo tan profundo como las frases del facebook, en donde con un solo like ya formas parte. O puede ser el corazón, la sangre latir, la sangre roja, el cielo azul, el agua salada… no sé que nos hace exactamente multitud. Pero se que en medio de tantos millones (exagero por supuesto) de multitudes diferentes que conformamos, hay alguien por quien vale la pena abandonar lo conocido y volar por el cielo atardecer, como pelicanos enamorados que se comen todos los demás peces grises, para formar una multitud: vos, el amor y yo.
Yo te conocí en la multitud,
pero no eras uno del montón…

Ilusión Azul

Agosto 26th, 2010


Yo se que en el fondo y de alguna extraña manera la vida va a inventarlo; pero yo voy a quedarme con Alejandro . Tengo plena seguridad que en el momento menos esperado va a pasar. Como pasan esas cosas, como una chispa prende un bosque o un granizo quiebra un parabrisas.

Esta vez, es diferente. Lo repito en el retrovisor, cuando se me escapa alguna sonrisa indiscreta. Cambia el semaforo. Que importa si eternamente se queda en rojo, o parpadea mil veces verde. Que a mi no me molesta esperar, si la conversación esta interesante. Ahora tengo paciencia, porque las cosas buenas pasan y más seguido de lo que uno cree. Cupido no flecha a nadie, ni San Antonio manda buenos maridos. Es tan solo fisica y un poco de biología. Algo tan sencillo como que a los dos nos gusta el azul, la lluvia correr por la ventana y trabajar por las noches.
Todo va calzando, como si esto fuera un rompecabezas de los dificiles y cada día llegara una pieza nueva. Es imposible contar los días en que todo parece ir viento en popa. Cuando hablamos y yo me maravillo de nuevo contigo. No necesito más. Que si las miradas hablaran, entonces ya hemos tenidos larguísimas conversaciones. Aunque yo tenga que traducir algunos monosilabos y leer entre lineas. Porque todo esta en el aire, como una hoja seca que baila con cuanta corriente de aire pueda.
El no lo sabe, pero yo si lo sé. No se que voy a hacer, cuando llegue ese viernes. Si Alejandro pone play y nadie más pone pausa. Quizas durara una noche o una docena, o hasta mas… El tiempo es tan solo una medida. Un reloj no dice nada para el que espera por algo bueno. La oportunidad esta ahí, a la distancia de una llamada y una salida tan casual como ir por una birra. Ya se lo que le voy a responder. Causalmente y con vos coqueta te diria… Invitame Alejandro, quizas el viernes pueda.

Tu me gustas Te miro y sube un temblor Pierdo el control Pero no quiero equivocarme Por eso espero Que me des una señal
A.P.

Gustavo

Agosto 11th, 2010


Te extraño,

como se extrañan las dias soleados en invierno; como se extraña la lluvia al mediodia. Como cuando vuelve nuestro comienzo, una y otra vez, como escaleras electricas que se repiten en el infinito. Y es que quien puede entenderlo, si solos estabamos tu y yo ahi. Te extraño, porque no llegamos a agosto. Porque nuestra gasolina se acabo antes del primer viaje, porque no cumplimos la fecha de vencimiento. Porque nunca te fuiste, aunque nos separe el río de la tragedia. Porque nada es lo mismo si no despiertas…


Te amo,
porque el flechazo se mantiene, aunque el blanco este en un sueño profundo. Aunque te hayas escapado como una golondrina partiendo el cielo con un antes y despues. Yo te amo como se aman las estrellas, como se aman las olas del mar. Sin prisa ni desconsuelo; como tienen que ser las cosas. Ya ni siquiera me doy cuenta de que lo hago, nada mas pasa. Como un amanecer recurrente o un atardecer sencillo, como cuando el sol se baña en el mar y hay millones de burbujas anaranjadas.

Pudiste haber sido como todos, no hacia falta tus superpoderes ni tu corazón azul; más los usaste y yo me deslumbre por completo. Fue una tarde a lo sumo, un viaje en bus, de no mas de 30 minutos, dos cafés negros sin azúcar, algunas promesas sueltas, sueños espolvoreados de azúcar y una conversación lo suficientemente buena como para mantenerse aun hoy intacta. Unos buenos discos, algun par de conciertos.

Como siempre amor mio, sigues siendo tú; a pesar de la tragedia, de celebrar tu cumpleaños mientras tu duermes profundamente. No tengo paz en esta tristeza infinita, solo la certeza de que regresaras para esta vez durar eternamente.
Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor
Gustavo A.B.

Magnifique

Abril 14th, 2010


Eres la persona con la que mas quisiera bailar. Quiero hablar contigo, porque quizas cada mensaje de texto podria ser tuyo, aunque eso ya no se vea. Cada llamada, la contesto con una sonrisa aunque de antemano sepa que hace meses que no me llamas. Cada mail que esta por abrir, esta la posibilidad que sea tu. Mas no ha pasado. No tenemos nada de que hablar, me repito sin creerlo .Me siento triste, te extraño y quisiera hablar contigo. No puedes alejarte mas, aunque me des un abrazo de mentirillas si me ves pasar.Yo mientras tanto me quedo en estos muros imaginarios que construyo para sentirme segura. No puedo seguir bailando contigo. Porque estamos cansados de la misma canción.

Vos no crees en las segundas oportunidades y yo no creo en los puntos medios.Yo me voy a ir con los aguaceros de abril cuando dejes de compartir la sombrilla, me voy a ir de los miradores y las estrellas, me voy a ir de tu vida y no lo vas a notar. Si no tengo la oportunidad real de que estes conmigo, entonces no me interesa quedarme. Ya ni siquiera estamos bailando, solo nos vemos mientras la musica va cayendo.

Te quiero, tanto te quiero que puedo ver el trayecto de las cosas. Como si esto fuera ajedrez. Vamos a dejarnos por un tiempo dijiste. Y yo crei que seria suficiente una semana. Yo queme mis ultimos cartuchos, cuando te pedi que bailaramos de nuevo… Mas eso ya no podra ser. Quien iba a decir que la banda esta empacando para irse, que hace meses no tocan nuestra canción, que nuestras manos hace rato dejaron de hacerse compañía. Quien iba a decir que no ya no me tienes de las caderas y que aunque lo intente ya no te hago feliz.Quien iba a decir que nunca dimos el siguiente paso, que nada mas somos una canción que se repite bajito, un par desconocidos que bailaron en circulos y una buena noche de octubre que se alargo toda una temporada.

I love us 🙂

Caída Libre

Febrero 3rd, 2010


Yo se que en fondo somos iguales. Aunque el empaque este año luz de parecerse, me gusta pensar hasta cierto momento que de tal palo tal astilla. Porque seria bueno decirte que no vales nada y que a partir de este segundo me vas a dejar de importar. Que dejare de pensar en vos como el super héroe de la capa caída que nunca estuvo ahí para mi.

Como una espiral que cae, he decido vivir asi. Es difícil complacerte o siquiera llamar tu atención. Cada vez fue subiendo de tono mi suplica. Pero nunca pasaba nada. La pasividad con que me controlabas únicamente abría nuevas formas de no encontrar el camino. Siempre tuve techo y comida; pero nunca un solo consejo o un regaño siquiera. Crecí como crece el pasto en el cemento. Sin saber hacia donde crecer y bajo una sombra que tu mismo creaste.
Se que entonces era un niño y me parece aun mas dañino que siendo tu el que me tenias que cuidar, me dejabas afuera con los lobos. No se que hice para dañarte, porque ni aun en mi época dorada fui lo suficientemente bueno para ti. Mas yo perdí el rumbo. Poco importaba donde dormía o que comía, únicamente los paliativos que me hacían durar otro día. Es imposible recordar un corazón roto mientras dure el efecto de las drogas. Sexo, cocaína, alcohol o la que tu digas entonces. Todas me gustan, mas ninguna llena el vació que carcome cada vez que se termina la vuelta en la montaña rusa.
Quisiera poder perdonarte. O que me perdones , en este momento no debería existir mucha diferencia. Recuerdo cuando me dijiste que era la mayor vergüenza de la casa. Cuando cambiaste los cerrojos o peor aun cuando llamaste a la policía para que me llevaran. Yo se que estoy tocando fondo, como una maldita piedra. Mas, hoy conocí a alguien que me hizo creer en las segundas oportunidades. Y esta droga es nueva y todos hablan de ella. Hoy estoy enamorado y drogado de amor eterno…

El gusto por la droga no es lo único que define al adicto, si no su incapacidad para dejarla o tenerla bajo control

    Archivos