Bola de nieve

Junio 16th, 2014

 

Te miento si te digo que me puedo contener. Esta noche no hay manera de bajar el volumen. Quiero gritar, pero me aguanto. Se que te gusta más que te ronronee como una gatita. Apenas si puedo llegar con el vestido completo, se pega el encaje al sudor de mi espalda. El vestido de tirantes, ahora es un puñado que se pierden en el piso de la sala.

Una persona no esta enamorada, hasta que la luz se desborda por sus ojos, sale por sus dientes, suda sus poros y besa sus labios. Entonces me estorba la brisa, los lunes y las promesas que no se pueden cumplir. Me estorba todo, que no este relacionado a tu cama, tu edredón gris y ese par de almohadas. Me aburre todo lo que no sea tu alfombra, peinar tu pelo con mis dedos y ver maratón en netflix. No puedo imaginarme un mejor lugar que no sea tu almohada ni otra vista del cielo que no sea tu ventana. Entonces una tarde después de estar llenos de migajas y palomitas, con las puntas de los dedos pegajosas de tanta azúcar, yo te voy a decir la verdad. Voy a mirar el fondo de esos ojos marrones y voy a complicar las cosas lindas. Voy a hablarte de exclusividad y como solo yo quiero comer helado contigo. Voy a intentar decirte con palabras todo lo que siento, esforzandome para no verme como una tonta cursi. Y nada más va a salir, lo que prometí hace meses atrás, paso. Lo que te dije justo que no estaba interesada y como las relaciones formales no funciona para nadie. No se que pasará a continuación. Quizás nunca debimos cruzar la puerta. -Cuidado con la bola de nieve…

Bar

Enero 13th, 2014

bc_b035880b_87023572b7492e5c-postDesde la puerta del bar, pueden cruzar miradas. La cantidad de cerveza hace que no disimule ni un poco cuando por el espejo, lo mira con esa chica. La extraña  que bebe tequila  como un marinero. El sabor de helado del mes, uno nuevo para derretir con todo ese encanto de conquistador venido a menos. Es evidente.  Ella fue el sabor del mes, hace muchos meses atrás. Que ingenua fue, creer que enredarse en las sábanas era puerto seguro para anclar un corazón.

Entonces, lo ignora. Se olvida de la cordialidad y de la pantomima de ser conocidos. Pide más cerveza. Que fría que esta. Casi como el corazón que se disuelve como un cubito dando vueltas. Ese amor tuvo más espuma que malta y más expectativa que cama. Esta dolida, aunque use maquillaje y tenga las pestañas kilométricas. No pueden esconder que en fondo de sus ojos, lo miró.

Desde el fondo y siempre por la derecha, cerca de la ventana, casi como una promesa, Eugenia mira a la calle. Se levanta, casi de puntillas, como si alguien pudiera notar que se le rompió el corazón con la misma fragilidad de un vaso. Hasta hace unos días, aún esperaba poder encontrarlo. Quizás en algún lugar se verían y esa pantomima de ser amigos, daría al menos para  un fin de semana más. Pero esta noche no. Esta noche, el y la chica que ríe alto y bebe tequila como agua, se irán juntos.  Entonces sabe porque esta dolida, porque la sal de sus lágrimas secretas arruina cualquier sorbo de cerveza fría. Lo entiende tres cervezas más adelante. Esta dolida, porque lo siente por él. Ahora si es definitivo, se rompió el hilo y cualquier esperanza se disolvió, poco a poco. La tristeza   es limón y sin querer se vuelve michelada su última cerveza. Al marcharse los enamorados,el tiene que sostener a su nuevo amor, que camina en zic zag. Eugenia sonríe al pensar que el sabor favorito de Eduardo, debe ser ron con pasas.


Santo

Octubre 17th, 2013

e98177925_99829_d883e8d069cc-post

La devoción sin reservas es un pecado que nunca he tenido. Yo guardo siempre debajo del hábito de amarte día y noche, una admiración secreta. Sale a relucir cada vez que me nace servirte desayuno y me hace sonreír siempre que me llamas. Esa admiración se ha mantenido intacta mucho tiempo, más que el amor carnal que en algún momento nos consumió. Donde me perdía en un mar de cobijas y en que ninguna pelicula logramos ver completa sin rodar por el sillón. Después del enamoramiento, de la relación y del tiempo, se mantuvo esa complicidad de adorarte como hombre y como amigo. Tu nombre sabia a cielo de verano sin nubes, a arcoiris recién formado en la playa. Sabia a noche de estrellas y a queque de chocofresa de spoon.

Sin embargo, cualquier cosa que  se cimienta en roca puede ceder. Y mi admiración ilusa tan solo me sirvió para nublar mis sentidos y un día cualquiera perder por completo la devoción. Bajar al santo, apedrear la iglesia, quemar el altar y correr lo más lejos posible de él. Como fui apagando las luces de emergencia, hasta ceder el control de la situación. Tanto te admira la gente que es un twist imaginarte así. Un heróe caido en desgracia. Tu soberbia te ciega, la mentira te consume. Ya no eres dulce, pero si fueras amable es suficiente. Destruyes a dos manos lo que alguna vez duro tiempo y esfuerzo en hacerse. No me interesa lo que piensen los démas, esta vez no es una pelea de fin de semana porque no sacaste la basura. Esta vez me estas fallando con toda la premeditación del mundo. Estas ignorando las consecuencias de tus actos. Borrando con el dedo las leyes y poniendo en peligro a tu familia. El santo al que le prendía candelas, era un lobo con piel de oveja. Nuestro ejemplo esta chueco, la linea esta quebrada, la mentira contamina nuestra agua que corre por las venas abiertas. Un ecologista que tira basura al suelo cuando nadie lo ve.  La admiración se evaporo en una nube de sorpresa y yo solo alcance a decirte: – Por amor a Dios Rodrigo!  Que es esto? 

 

El circo de las manos sudadas

Julio 22nd, 2013
Que no quiera hacerlo de inmediato, no quiere decir que no pueda. Yo tanto lo evite que en mi negación puse venda en mis ojos y amarre mis manos. Cai presa en delinear tu compromiso con palabras y nunca con acciones. En mi cinismo colectivo de ni siquiera sostener tu mirada y evitarte tanto como puedo, esta este disfraz de frialdad. Apenas si intercambiamos saludo y de la manera genérica. Fácil, que como estas? adivino la respuesta de antemano bien y usted. . Como si nunca nos hubiera encontrado un amanecer hablando tonterías. Tú que me conoces bien, sabes la magnitud de mis acciones. Pero apuesto a que esta parte no la conocías porque contigo intente guardar estas grietas. Darte la mujer completa y fuerte del postér. La verdad nunca te mereciste hojear más que la portada del libro, el que siempre estuvo abierto.
Manejaste a la perfección tiempos y eventos, como buen arquitecto. Me hiciste tantos castillos en las nubes que creí que podíamos vivir en esas calles de adoquines de asteroides  y amarnos sentaditos en el borde de la luna. Pensé que en esos castillos tan hermosos, te bastaría con una princesa como yo. Parábamos el carro en la parte más oscura de la calle, para ver sin testigos, las constelaciones. Y yo quería enamorarme para tirarnos como ovejas por el barranco. Solo porque creí que tu corazón se llevaba con el mío. Sin embargo, entender corazones no es mi talento. Antes de lo imaginado el viento borro los castillos, los planos les cayo agua fría y tu dulzura de hombre bueno se convirtió en cinismo de perro viejo. Ya no era divertido estar contigo, ya no salían las estrellas a saludarnos. No salian ni entraban llamadas. Antes hasta palomas mensajeras me hubieras enviado para verme un viernes por la noche. Era irremediable la perdida, pero no queria despedirme de inmediato. Deje que tu recuerdo siguiera conmigo un par de semanas más, leyendo astronomía y completando sopa de letras. Lo guarde es cierto y ya no significaba nada. Lo supe de golpe en el  mismo instante en que te vi con la nueva anfitriona del circo.

Angie

Mayo 20th, 2013
Yo me tire al agua por vos. Me tire de cabeza, cuando bastaba entrar caminando. En la orilla apenas si llegaba el nivel a los tobillos. Pero no sé medir, nada más me lance, di un salto como acostumbro hacer con las piernas juntas para impulsarme y el corazón entero. Hay que medir, hay que esperar a que las cosas fluyan como un río que baja al mar. Para cumplir lo que se promete, lo minimo que sea. Se salta al agua o no se salta. Claro hay niveles y maneras de entrar, pero siempre será igual salir.
Puede ser un charco de lluvia o un oceano tan profundo. Salte por vos, porque solo así se entrar al agua. Claro hay piedras, corales y conchas, me lastimo mucho más de lo que debería. Me entrego como si tuviera el corazón de hule. Después de caer me sumergo sin saber hasta cuando, sin siquiera esperar a verte en el agua. Aguantemos la respiración que esto solo durara un parpadeo. Lo lindo durará menos que el abrir y cerrar de alas de una mariposa. Será tan poco y tan insignificante, que se perderá en las ondas necias de tirar piedras al fondo. Tan predecible será el fracaso, que termino perdiendo las burbujas, no aguanto más la respiración. Que bruta, me tire de cabeza por vos. Mientras que solo metiste la punta del pie. El agua estaba tan fría, pero uno si se tira de cabeza no calcula. Solo siente, todo de un golpe. Sin más motivación que un salto al vacio. En ese momento no me importo y aún ahora no me importa.  Me acostumbre a nadar en esta soledad que fluye como un río al mar.- No calcule, fui mala en matemática, tu entenderás muchos golpes seguidos en la cabeza-

Puente

Enero 7th, 2013
Mis sonrisas son inspiradas por ti. Aunque no lo acepte ni lo cuestione, así es. Porque gracias a ti, late mi corazón completo. Y toda esa dualidad de bien y mal, no son más que una moneda de 100 que da vueltas como un trompo de madera. Aveces creo que puedo aguantarme, a tan solo estar aquí. La distancia viene y va, pero yo estoy aca para ti. No te das cuenta de mis miradas y si lo haces tienes la delicadeza de no hacerlo evidente. Siempre me has permitido hacer puentes y cruzar puertas. Aunque haya pasado varias lunas llenas y hayas encontrado a otra persona, no puedo dejar que eso me afecte. Igual te amo, no cambia nada. Quiero que seas feliz, conmigo o sin mi. 
A mi no me interesa recuperarte ni tener tu atención de nuevo, yo con solo mirarte y un par de casualidades me es suficiente. Los demás pueden extrañarse de mi actitud tan casual, es cierto que ya no puedo cruzar puentes ni abrir puertas. Pero puedo verte, aveces. Las casualidades son llaves y vigas que guardo por si algún día llega el día. Lo espero en secreto, sin la menor intensión de sabotear las cosas. Nada más estoy en el banco de suplentes, porque prefiero ser tu opción a jugar de titular en cualquier otro equipo. Sigo construyendo puentes, cada vez que te miro. Aunque no haya más que vacio, en la minima posibilidad de que alguna vez te decidas a atravesarlos. Yo lo unico que tengo es la ilusión. Un par de miradas son suficientes, te amo, pienso en la manera de que esto no suene a excusa pobre de mujer perdidamente enamorada. Es que lo amo, por eso lo hago. – Pero tanto esfuerzo haciendo puentes de varilla y concreto para cruzar abismos absurdos, cuando el pobre desgraciado lo que queria era ir subir al cielo como un cohete espacial. Yo les hice puentes a quien ocupaba una escalera. 

Piña Colada Virgen

Diciembre 12th, 2012
Yo puedo. Estoy segura que lo único que me falta es un poco de determinación. De subirme los pantalones y cerrar la puerta con doble paso porque para que quiero ganar un fin de semana. Ya es más que evidente que la fidelidad no es nuestro punto. Y que el ron no es más que un embrujo que nos hace extrañarnos más de la cuenta. Algunas veces te llamo, porque siempre tengo malas ideas a media noche. Para hablar de cualquier cosa, ya no tenemos nada de que hablar, pero igual tu voz me sigue pareciendo increible. 
Yo puedo, estoy segura que tu encanto se va a terminar en algún momento. Estas relaciones basadas en miradas y en conversaciones absurdas no son más que una yerbera sin flor. Porque siempre hay un hipotético, uno que tiene nombre y apellidos. Para que quieres saber que significan mis miradas, nada más somos amigos que se gustan. Tabú al cuadrado, nadie tiene que mencionarlo aunque la energia lo haga evidente.
Yo puedo, no vamos a cruzar la linea porque somos muy grandes para esos enredos cósmicos karmicos. Y por eso repito cada vez que siento que irremediablemente mis labios van a chocar con los tuyos, como una chispa con un galón de gasolina.- Yo puedo-. Quisiera desconocer las consecuencias de enredarme con alguien que no es mío. Sin embargo el tiempo ya me enseño esa lección. Y nada más me queda mover las pestañas y jugarme la carta de digna. No necesito delimitar nada somos amigos con lineas muy fijas que se borran con la cantidad de ron correcta y se llaman como amores añejos, mientras hablamos tonteras, casi siempre de noche. No es necesario saber quien esta pagando la llamada. Tan solo nos toca, olvidar ese fin de semana seguir adelante. Yo puedo seguir siendo tu amiga pero para evitar problemas mejor de alejo del ron y de los teléfonos. De hoy en adelante solo tomare piñas coladas virgenes y a medianoche intentare estar profundamente dormida.

Corriente

Octubre 29th, 2012
Somos muy amigos. Suena a una excusa venida a menos cada vez que ruedo por tu cama y me levanto en tus brazos. Sin querer hemos caido en un enredo de audífonos y cables que ya no sabemos cual es el derecho y cual el izquierdo. Hay una corriente que nos lleva por los pies y nos junta como una resaca. La marea nada más sube y baja como un tobogán. Y yo quiero que me lleve, quiero los mil remolinos del mar contigo, perdernos para no volver.
Esta corriente tan profunda que nos arrastra los pies por el cemento y nos hace llegar casualmente a la puerta, generalmente en la noche y con alguna excusa tonta. Entonces nos arranca la ropa, se nos mete por la piel hasta el torrente sanguíneo. Estamos en problemas, porque llega hasta mi conciencia y mi memoria los remolinos. Y yo me suelto y me dejo ir contigo al mismo mar del amor. No hay nada que hacer, sucede. Aunque al día siguiente estemos de acuerdo que fue un error. Somos amigos repito mientras respondo mensajes de texto con una carita feliz. Es que es tan evidente esa fuerza que nos une y que al mismo tiempo nos ahoga. 
La resaca de querer estar contigo y esperar a que tu quieras lo mismo. El único salvavidas posible es hablar claro las cosas, pero soy especialista es guardar silencio. Una de estas noches me va a llevar la corriente directo a tu cama y haremos olas infinitas de promesa, mientras nadas en mi ombligo y cuentas mis pecas por docena. Nos alejamos de la orilla, pero siempre tenemos que volver cuando suena el reloj despertador. Entonces recuerdo tu compromiso previo y como esta maldita corriente me tiene nadando en el mismo lugar. Me apena caer tan facil, estar enredada como una niña sin flotador que no va a ningún lugar. La corriente que lleva nuestros pies, es la misma que te lleva lejos de nuevo junto a ella. Ha sido tan solo un evento aislado. Cualquier cosa. Cosas de amigos. Mientras abre el periodico en deportes, le intenta hacer conversación -Recuerdas cuando ibamos a surfear juntos? Que corriente más hijueputa nos tocaba, eras un gato negro. Y ella responde mientras sin preguntar sirve el desayuno, café negro con splenda y tostadas con canela.- Siempre esa maldita corriente Fede...

La manera

Octubre 24th, 2012

Cuando Alonso se fue yo no sabia lo que me importaba. Hasta que cerro la puerta y quedo mucho espacio, demasiado. De un momento a otro tuve que empacar su ropa, abrazar su madre y cuidar sus flores. Es dificil imaginarse esas cosas, porque siempre son fuera de base. En su pecho de donde salian infinidad de mangueras era mío, como un cojin con caja de resonancia incluida. Esos labios que partían el frio de cuidados intensivos era mi desvelo. Esos brazos palidos con olas de tinta azulada, era remos de madera. Porque ese hombre que estaba en estado de coma, habia sido mi delirio. Y yo lo amo, al Alonso lo amo. Y eso no es negociable. -Un palpito fuerte senti cuando murió. Como si mi corazón lo hubiera adivinado en plena madrugada, era una espina que crecia con la voracidad de un árbol y se ha quedado el arbol en mi centro para llenar el vacio con dolor crudo.- La gente joven tambien se muere y de cualquier cosa, pensé mientras llevaba un arreglo de claveles, era increible para mi leer su nombre en la tarjeta. Más aun, que la gente me abrazara y me dijera que todo iba a estar bien.  Poco recuerdo de aquel trance,  quizás el olor a incienso, los abrazos largos y los pañuelos que nunca fueron suficientes.
 Se fue Alonso  y tuve que hacer medio paquete de espaguetis y ordenar pizzas personales. Terminamos, porque aun no hay llamadas de tan larga distancia. Por que antes de gritar en la cima de una montaña, la tragedia nos hizo guardar silencio. Eramos migajas de tostadas añejas. Aunque nunca  habiamos hablado de eternidades ni siquiera notado lo unido que éramos, fue de a poquitos, sin pensarlo mucho. Se fue acumulando el tiempo y ahora va a durar para siempre. El no pertenecia aquí, el era un pez vela y yo nada más nade con el, mientras la corriente nos daba miles de vueltas. La manera de recodar, es amar. Por siempre y para siempre. No tengo tristeza, no guardo nada en mis bolsillos. Todo lo que necesito lo tengo acá, dice mientras con su dedo señala el centro de su pecho, donde esta el el árbol que crecio en medio de la nada…

– Si quieres saber cuanto te quiero, cuenta las olas del mar mi pez vela-  

Escribir

Octubre 22nd, 2012
A mi me encanta leerte. Adoro cuando se abre alguna ventana que diga: “hola”. Aunque sea para cualquier cosa. No puedo evitar que despierte mi interés.. claro yo puedo ser tan cordial como tu. Guardarme la intensidad para escojer bombillos y ser tan amable como un yerbera rosada. Pero me gusta leerte, porque se hace evidente que me gustas. No puedo explicar porque nuestras conversaciones, son jeroglíficos en las nubes de los atardeceres. No tengo que buscar palabras, es un sentimiento. Basta con provocarlo. No me provoca hablar, solo sentirte. Para mi la maravilla es leerte cuando estamos lejos y si tengo la dicha de verte, guardar las palabras  para luego, mientras las estrellas fugaces se enredan en la hamaca. Para que decir lo que es evidente. Las palabras se las lleva el viento con un soplido, pero las letras se impregnan en la carne. Se que no deberia, no puedo, no quiero, no es correcto y todo ese tipo de cosas que se dicen de la boca para afuera, pero uno nunca realmente obedece. 
Por eso cuando estamos juntos hablan nuestras costillas si nos abrazamos o nuestros labios en un beso. Yo realmente amo tu silencio, donde la respiración se hace un mar de aire y tus ojos marrones tan hermosos se miran en mis ojos. Todo el universo queda en silencio, porque no hay nada más que decir, si tus brazos me sostienen. Tan solo de escribir, con la punta de los dedos sobre la arena, cuanto te quiero. Vamos a la luna ida y vuelta. Y cuando sea tiempo de marchar, usemos las letras para tratar de decir lo que no decimos, cada vez que nos vemos y hablan tan solo nuestros corazones. Escribanos más seguido lindo…
    Archivos