Equis

septiembre 24th, 2014

94c0_323e7854e1f85d4b1d793f0-post

Yo te copiaba la tarea, porque siempre fuiste bueno en matemáticas, álgebra y geometría. Tu letra era tan legible y clara que era aún más fácil sacar copias. Yo que siempre ostente sin ningún mérito los cuadernos llenos de dibujos y mensajes secretos, fui salvada varios años por tus apuntes y esa paciencia de monje budista que tenías conmigo justo antes de los exámenes. Entonces tenía que aprender en un par de día lo que nunca me intereso en un par de meses. En verdad que el colegio fue un requisito más y gracias a que me jalaste con las dos manos fue que pude lograrlo. Entonces un día, después de leer todos los resúmenes me robaste un beso. Me asuste. Cambie contigo y te evite. Igual ya era casi bachillerato. Nos saludamos en la graduación y quedo pendiente hablar del beso. Nos hicimos grandes, nos hicimos viejos. Hemos cambiado y no hemos cambiado. Sigo siendo la misma niña del cole enamorada sin saberlo de ti.

Extraño estar contigo en la alfombra copiando materia, mientras intentabas de la manera más dulce y piadosa hacerme entender cual es el verdadero valor de la x. El tiempo paso en un abrir y cerrar de ojos. Queriamos correr pero no sabíamos que los caminos se abrían en laberintos. Los horarios se hicieron estrechos y las excusas abundantes. Hace un mes exacto que me recibiste en tu casa. Estaba el árbol de navidad, la misma alfombra de siempre y el sillón verde musgo que desde hace un par de años era café chocolate. Era una casualidad completa, pasar por tu casa y encontrarte. Cambiamos números, claro, uno de estos días. Como si tuviéramos comprado el tiempo del mundo. Al mes siguiente, cambiaron los planes. Otra vez más me dejaste sin entenderlo. Quiero tener paciencia infinita para perdonarme nunca adivinar contigo el valor de la x.

Bola de nieve

junio 16th, 2014

 

Te miento si te digo que me puedo contener. Esta noche no hay manera de bajar el volumen. Quiero gritar, pero me aguanto. Se que te gusta más que te ronronee como una gatita. Apenas si puedo llegar con el vestido completo, se pega el encaje al sudor de mi espalda. El vestido de tirantes, ahora es un puñado que se pierden en el piso de la sala.

Una persona no esta enamorada, hasta que la luz se desborda por sus ojos, sale por sus dientes, suda sus poros y besa sus labios. Entonces me estorba la brisa, los lunes y las promesas que no se pueden cumplir. Me estorba todo, que no este relacionado a tu cama, tu edredón gris y ese par de almohadas. Me aburre todo lo que no sea tu alfombra, peinar tu pelo con mis dedos y ver maratón en netflix. No puedo imaginarme un mejor lugar que no sea tu almohada ni otra vista del cielo que no sea tu ventana. Entonces una tarde después de estar llenos de migajas y palomitas, con las puntas de los dedos pegajosas de tanta azúcar, yo te voy a decir la verdad. Voy a mirar el fondo de esos ojos marrones y voy a complicar las cosas lindas. Voy a hablarte de exclusividad y como solo yo quiero comer helado contigo. Voy a intentar decirte con palabras todo lo que siento, esforzandome para no verme como una tonta cursi. Y nada más va a salir, lo que prometí hace meses atrás, paso. Lo que te dije justo que no estaba interesada y como las relaciones formales no funciona para nadie. No se que pasará a continuación. Quizás nunca debimos cruzar la puerta. -Cuidado con la bola de nieve…

Bar

enero 13th, 2014

bc_b035880b_87023572b7492e5c-postDesde la puerta del bar, pueden cruzar miradas. La cantidad de cerveza hace que no disimule ni un poco cuando por el espejo, lo mira con esa chica. La extraña  que bebe tequila  como un marinero. El sabor de helado del mes, uno nuevo para derretir con todo ese encanto de conquistador venido a menos. Es evidente.  Ella fue el sabor del mes, hace muchos meses atrás. Que ingenua fue, creer que enredarse en las sábanas era puerto seguro para anclar un corazón.

Entonces, lo ignora. Se olvida de la cordialidad y de la pantomima de ser conocidos. Pide más cerveza. Que fría que esta. Casi como el corazón que se disuelve como un cubito dando vueltas. Ese amor tuvo más espuma que malta y más expectativa que cama. Esta dolida, aunque use maquillaje y tenga las pestañas kilométricas. No pueden esconder que en fondo de sus ojos, lo miró.

Desde el fondo y siempre por la derecha, cerca de la ventana, casi como una promesa, Eugenia mira a la calle. Se levanta, casi de puntillas, como si alguien pudiera notar que se le rompió el corazón con la misma fragilidad de un vaso. Hasta hace unos días, aún esperaba poder encontrarlo. Quizás en algún lugar se verían y esa pantomima de ser amigos, daría al menos para  un fin de semana más. Pero esta noche no. Esta noche, el y la chica que ríe alto y bebe tequila como agua, se irán juntos.  Entonces sabe porque esta dolida, porque la sal de sus lágrimas secretas arruina cualquier sorbo de cerveza fría. Lo entiende tres cervezas más adelante. Esta dolida, porque lo siente por él. Ahora si es definitivo, se rompió el hilo y cualquier esperanza se disolvió, poco a poco. La tristeza   es limón y sin querer se vuelve michelada su última cerveza. Al marcharse los enamorados,el tiene que sostener a su nuevo amor, que camina en zic zag. Eugenia sonríe al pensar que el sabor favorito de Eduardo, debe ser ron con pasas.


Santo

octubre 17th, 2013

e98177925_99829_d883e8d069cc-post

La devoción sin reservas es un pecado que nunca he tenido. Yo guardo siempre debajo del hábito de amarte día y noche, una admiración secreta. Sale a relucir cada vez que me nace servirte desayuno y me hace sonreír siempre que me llamas. Esa admiración se ha mantenido intacta mucho tiempo, más que el amor carnal que en algún momento nos consumió. Donde me perdía en un mar de cobijas y en que ninguna pelicula logramos ver completa sin rodar por el sillón. Después del enamoramiento, de la relación y del tiempo, se mantuvo esa complicidad de adorarte como hombre y como amigo. Tu nombre sabia a cielo de verano sin nubes, a arcoiris recién formado en la playa. Sabia a noche de estrellas y a queque de chocofresa de spoon.

Sin embargo, cualquier cosa que  se cimienta en roca puede ceder. Y mi admiración ilusa tan solo me sirvió para nublar mis sentidos y un día cualquiera perder por completo la devoción. Bajar al santo, apedrear la iglesia, quemar el altar y correr lo más lejos posible de él. Como fui apagando las luces de emergencia, hasta ceder el control de la situación. Tanto te admira la gente que es un twist imaginarte así. Un heróe caido en desgracia. Tu soberbia te ciega, la mentira te consume. Ya no eres dulce, pero si fueras amable es suficiente. Destruyes a dos manos lo que alguna vez duro tiempo y esfuerzo en hacerse. No me interesa lo que piensen los démas, esta vez no es una pelea de fin de semana porque no sacaste la basura. Esta vez me estas fallando con toda la premeditación del mundo. Estas ignorando las consecuencias de tus actos. Borrando con el dedo las leyes y poniendo en peligro a tu familia. El santo al que le prendía candelas, era un lobo con piel de oveja. Nuestro ejemplo esta chueco, la linea esta quebrada, la mentira contamina nuestra agua que corre por las venas abiertas. Un ecologista que tira basura al suelo cuando nadie lo ve.  La admiración se evaporo en una nube de sorpresa y yo solo alcance a decirte: – Por amor a Dios Rodrigo!  Que es esto? 

 

La primera vez

septiembre 16th, 2013

Debajo de ese corazón de mantequilla con miel, que se derrite completamente con toda tu atención y amor, estoy yo. La expectativa me gana y aunque esta vez dije que no cederia tan fácil me ha ganado tu dulzura. Quiero que hablemos bonito todos los días. Aunque hayan miles de cosas en medio, yo no veo el momento de estar sin zapatos viendo tele. Que importa si el control remoto no sirve y si el abanico de la sala esta en lento. Poco relevante es el tiempo o la hora cuando estoy contigo. Si contigo, eres mi permiso personal para dejar cualquier eventualidad de lado. Contigo, la persona con la que más me gusta hablar en toda la galaxia. Mientras miro mi pecho pequeño, debajo del uniforme, me siento tan chiquilla es cierto. Soy muy afortunada que en mi inexperiencia amorosa haya encontrado al primer intento el amor verdadero. Si los principes azules existen, deben ser como tú.

Que es la edad, si no un número. Nadie puede darse cuenta, tu no me estas robando un beso. Yo te lo doy porque quiero. Aunque sea una chiquilla puedo leerte fácil. Los hombres son iguales, aunque jueguen cromos o estén en la u. Mi vida sería más fácil si pudiera verte todos los días. Mi vida sería más fácil si ya tuviera la mayoría de edad.  Si pudiera crecer en una noche, tres años para ser exactos y ya mañana darte la mujer que duerme en este cuerpo de niña. Alguien dice que estas jugando conmigo. Que no esta bien que me doble la edad.  Pero si lo que quiero contigo, no lo quiero con nadie. La gente es tan amargada, siempre pendiente de los números. Ese perfil bajo, en que por suerte tu sabes mantenernos resulta una maravilla para burlar cualquier control. Nadie sospecha y es que solo nosotros podemos entendernos en esas miradas esquivas que parecen cualquier cosa. El mundo puede venirse encima, te lo digo, estoy decidida a cumplir nuestros sueños, a gastar todos los deseos de las candelas de cumpleaños en tu amor. Estoy segura de que este amor durará para siempre. Por eso es fácil seguir tus indicaciones. Hoy cuando vuelva del cole, pasaré por tu casa. Si hoy, miércoles que no hay moros en la costa. Lo pensé, en el recreo. Pensé  en dejarnos de besos suaves y pasar a lo que sigue… y  como mantequilla con miel al  sol, me derretí de nuevo por tu culpa…

Cerca de amapola

agosto 26th, 2013
Te di todo el espacio para que te escondieras en falsa cortesía, como una cerca verde de estacas. Siempre te di el beneficio de la duda, sin pensar siquiera que tu sembrabas preguntas y movias los hilos a tu antojo. Yo no era más que un pasatiempo de fines de semana. En los recovecos de los buenos dias y las buenas noches te quedaste. Hablando paja en la cera, debajo de la entrada de amapolas en mi casa, me ganaste sin esfuerzo. Vendes helados en el polo norte y arena en la playa. Especialista en leer deseos y hacer promesas. Cuantas hicimos, que como botones cortados abrieron nunca sus pétalos . Como si se tratará más de una formula matematica que una relación, crecía mi amor ingenuo por ti, fuerte como una amapola. Ahora no hay nada que decir, si tu sabes como mover todo para que no quede la minima pizca de encanto. Cambias las condiciones, tu haces el papel de fiscal y juez al mismo tiempo. No se leerte, me enredo en esos espacios vacios que dejamos para no evidenciar que tu desinterés empieza en cuanto tenemos la ropa puesta.
En bloque editas y mueves las piezas. Pero tanto juegas que no amas. Tanto piensas que no disfrutas. Es cierto, sabes encantar con mover las pestañas pero yo no quiero aprender a jugar así. Me dices que reconsidere mi posición. Estoy segura que es la ultima vez que hablamos en la cera de mi casa. Te cuidas tanto con los detalles que nunca te entregas, enredado en la cerca de estacas verdes. Tan cercano y tan abismalmente lejos. Yo no tengo que reconsiderar, yo entiendo ahora con claridad todo el cuadro. No vale la pena decirlo en voz alta. Me toco perder, claro si la casa siempre gana. Te vas lejos y yo me quedo, como una amapola abierta, en la cerca de estacas.
  -Amor de mis amores, tanto cinismo pudre las amapolas como un palo de agua-

Harta de mi

julio 26th, 2013
Me crei tan especial. Tanta soberbia me cegó, no quise ver. Cerre los ojos y deje que me contarás las cosas. Porque era evidente para todos, menos para mi.  Hay que abrir los ojos aunque tengas rotos los lentes,  preferir no ver es un tipo de indiferencia. Soltar el timón y dejarse llevar por tus deseos es una tormenta personal con muchos rayos y tristezas. Mi nuevo cinismo al menos me da un descanso. Estoy agotada de sentirme perdida en esta tormenta que destruye caminos y levanta árboles como varitas secas. En esta tormenta que tengo por dentro en el día más soleado de abril. Trueno en seco –Para que me quisiste tanto si lo dejaste perder tan  fácil.- Yo tengo en mi pecho estos secretos que solo las tontas enamoradas guardamos. Soy cordial y distante. Hay indirectas que nunca tienen que tirarse y que nunca jámas me atrevere siquiera a escribir. Indirectas como piedras redonditas que corren en la superficie de los ríos. No todas sirven para correr por el lago, solo lo harán las correctas. No vale la pena pensar en hablar más. Es momento de aceptar. La tormenta baja su intensidad y la aceptación sale como el sol después del aguacero.
Acepto que pudo haber sido cualquier cosa, pero fue esto. Acepto las circunstancias como si las hubiera escogido.  Las cosas no cambiarán. Solo tengo que seguir adelante. Necesito cerrar con suturas todas estas heridas abiertas. Tomará tiempo,  no será un cambio inmediato. Será mi nuevo proyecto. Trabajar en mi para cumplir todos esos sueños que hoy no son más que macetas pintadas en la ventana. Esta vez quiero vencer la  montaña que se abre ante mi. El miedo solo me susurra: “empieza“. De tanta agua de tristeza, nacen nuevas flores de bondad, compasión, claridad, amor y esperanza.
“Tiras a la basura el calendario que tenían juntos, es decir, tiras los planes y los recuerdos que ya tenías sin que sucedieran. Pero no importa si ya habías imaginado lo que no había sucedido, el amor es bonito porque es fantasioso. Te gusta pensar que tienes más de un par de almas gemelas por si una te rompe el corazón. Asumes tu responsabilidad y es hora de trabajar en ti. ” Frase de @hartademi. Gracias Bibiana Faulkner

Escribir

octubre 22nd, 2012
A mi me encanta leerte. Adoro cuando se abre alguna ventana que diga: “hola”. Aunque sea para cualquier cosa. No puedo evitar que despierte mi interés.. claro yo puedo ser tan cordial como tu. Guardarme la intensidad para escojer bombillos y ser tan amable como un yerbera rosada. Pero me gusta leerte, porque se hace evidente que me gustas. No puedo explicar porque nuestras conversaciones, son jeroglíficos en las nubes de los atardeceres. No tengo que buscar palabras, es un sentimiento. Basta con provocarlo. No me provoca hablar, solo sentirte. Para mi la maravilla es leerte cuando estamos lejos y si tengo la dicha de verte, guardar las palabras  para luego, mientras las estrellas fugaces se enredan en la hamaca. Para que decir lo que es evidente. Las palabras se las lleva el viento con un soplido, pero las letras se impregnan en la carne. Se que no deberia, no puedo, no quiero, no es correcto y todo ese tipo de cosas que se dicen de la boca para afuera, pero uno nunca realmente obedece. 
Por eso cuando estamos juntos hablan nuestras costillas si nos abrazamos o nuestros labios en un beso. Yo realmente amo tu silencio, donde la respiración se hace un mar de aire y tus ojos marrones tan hermosos se miran en mis ojos. Todo el universo queda en silencio, porque no hay nada más que decir, si tus brazos me sostienen. Tan solo de escribir, con la punta de los dedos sobre la arena, cuanto te quiero. Vamos a la luna ida y vuelta. Y cuando sea tiempo de marchar, usemos las letras para tratar de decir lo que no decimos, cada vez que nos vemos y hablan tan solo nuestros corazones. Escribanos más seguido lindo…

olla del pacifico

septiembre 5th, 2012

No puedo dejar de mirarte. Como una diosa vanidosa que juega con las tiras del bikini mientras esconde su sonrisa en la mitad de una sandia. Ondas de alegría azules llegan a la orilla y flotan flores tropicales como si fueran barquitos de papel. Mientras que las huellas se pierden en arena blanca y dorada que hace juego perfecto con los rayos de sol que tienes en la frente. Tu piel es tan bella como un arrecife, tan suave como una hoja de almendro al revés y tan venenosa como un manzanillo verde.
Eres tan mágica como un espiral que se abre de dos en dos, tan hermosa como una mariposa azul. Tu solo dime cuando nos vamos para no volver Cuando te recito en filipino que te amo, mientras vemos las olas caer como guayacones tan huecos como tubos plásticos. A mi no me digas que me extrañas, a mi dime a que horas paso a verte. Porque eso de decir que estamos lejos, es tan solo un decir. Pensar que estas tan solo en mi corazón es una tontería, si estas esparcida por el mundo; fragmentada en mil pedacitos, como la escarcha que tiene la arena a media noche.
Mi diosa esta  presente en cada mujer que amo, en los labios que beso y en los ojos que veo el reflejo del mar. Esta dormida encima de cada pañoleta que descansa en la arena. Ella esta en cada collar de conchas y debajo de cada palmera. No puedo dejar de mirarte, estoy perdido en este mar y tu amor es mi tabla de salvación. Pero quien quiere salvarse si tu no estas en la salvación, tu estas en el vacio, en la nada,  en no ser real y ser posible. Mi diosa esta en medio del aceano esperando por mi, en el fondo de la olla del pacifico, contando volcanes, sentada en la oscuridad absoluta al  no saber que alguien la ama con locura y la busca en el lugar equivocado, en la orilla de los labios de todas las mortales posibles.
Los príncipes no existen…
-únicamente los hombres de verdad
que saben a sal, 
palmeras con los brazos abiertos
besos tan dulces como agua
romance en atardecer
peces dorados que se aman ola tras ola
siempre y jamas


A(mar)

agosto 29th, 2012
Va cayendo todo,  como si se tratara de una gota de lluvia. Recorre su mejilla, resbala por su cuello, pasa corriendo por sus senos, descansa en su ombligo para bajar como un rio por sus piernas y llegar al mar que empieza en sus pies. Tantas gotas juntas forman un pequeño riachuelo que sale de sus ojos de agua. Se duerme, despierta y vuelve a sentir ese cuchillo en pecho. Tan adentro como una espina de limón tierna, porque al final del día le duele. Aunque sus lentes oscuros, sean muy oscuros y sus maquillaje a prueba de agua.  Me hace falta el muy hijueputa… dice en voz alta cuando esta sola.
Se guarda la nostalgia en el bolsillo mientras se despide sin decirlo. -Claro- se pensaban escribir a diario, sin embargo eso no sucede. El maratón de llamadas se vuelve absurdamente caro y en el skype casi nunca esta en verde. Nada más un día dejo de estar ahí y ella dejo de contarlo. No tuvo el valor de cortar con un cuchillo el hilo. Nada más soltaron los extremos y estaban muy lejos para notarlo. Entonces dejo de recordar su olor, sus abrazos, fue olvidando el tono de voz y hasta sus manos. Se fue borrando hasta hacerse algo genérico. El que se fue para Barcelona. Eso fue todo lo que quedo presente, el nombre de su rival.  Una ciudad pudo más que un par de tetas.
Asi como cuando deja de llover de a poquitos y se hace verano de golpe. Entonces aquellos ojos de agua, se secan. Vuelve a estar bien. No sabe en que momento sucede, nada más, un día dejo de doler. No hizo falta que un clavo sacara otro clavo, ni siquiera una despedida. Nada más, el que mucho se ausenta pronto deja de hacer falta. Tanta lluvia existió para ahora contar por centenas los arcoiris. Tanta agua sirvió para lavar esa tristeza percudida que tenia en los antebrazos, para limpiar esa necesidad de estar con alguien. Ahora esta tan limpia, ya el exceso se había quitado y como suele pasar con las plantas después de recibir agua y sol suficiente, estaba creciendo. Nuevas ideas,  como flores en su cabeza. Talvez es porque ahora ella entiende eso de enamorarse de un lugar… desde hace meses esta pensando nada más en nadar en Bali para ser una sirena filipina…

    Archivos