Cangreja

agosto 15th, 2012
 
Se enredaron las ideas, como raices de mangle que se pierden en el  barro. Y sin verlo venir siquiera pensaste en mi y yo en ti. Me quede cerca de tus pestañas, corrí como una gota de sudor por tu espalda, dormí plácidamente en tu oreja, para nadar por tu torrente sanguíneo, todo eso lo hicimos a escondidas; yo también lo sentia. Jugabamos sobre la arena. Sin cartas ni fichas, solo con intensiones y una que otra mirada de cangrejitos…
Yo se que puedo seducirte y si huyes puedo correr muy rapido para alcanzarte. Entonces antes de que llegues a la espuma, entraría en tu caparazón, me haría un lugar entre tus tenazas y te robaría un beso. Entonces te harás el desentendido, para que ninguna técnica de seducción congrejil funcione. No me hablaras claro y eso tan solo me intrigara más. Jugamos al gato y al ratón, sin saber que mientras corremos entre laberintos subterráneos y latas vacías, se nos van cayendo las armaduras, los caparazones y las excusas. Me tomaste con tus tenazas y no quise estar en ningún otro lugar.
Estoy perdiendo, me volví vulnerable y ya no quiero jugar más.  Sueltame. Yo que me se las reglas de memoria, te prometo no decir nada; amarrarme la lengua y matar el juego, olvidar el secreto. Esta confusión la pondré en una botella que navega a la deriva. -Se enredaron las ideas, los roles, los juegos y las promesas… (las tuyas, las mías y hasta las nuestras)...El amor así romántico solo existe en las novelas de la tele. Piensa, mientras camina para atrás… como buena cangrena.

La Fille aux Yeux d’Or

agosto 8th, 2012
Tengo que decirlo. Me atraganta esta angustia, tamaño gigante en la garganta. Estoy cansada de pretender y fingir, me volvi una actriz que se cree sus propia actuaciones. Esta nostalgia de querer hablar con la verdad y no poder mover los labios.  En algunos momento apropiados, donde el silencio reina y la calma se siente, me asalta el deseo de poner fin a mi locura. Entonces, prefiero tu calma. Aunque yo me pierda en el torbellino de pensamientos, tengo que aceptar las nubes negras en mi cabeza, yo las puse ahí. Perdonarme por ti y olvidarlo por los dos. Cerrar mis ojos que hablan sin querer y abrazarte, como siempre.
Aceptarlo, por aceptarlo es tirarme al vacio, sin ninguna garantía de que alguna vez vuelva a esta prisión de hielo. Quiero correr, pero me siento tan agusto en el sillón de la sala contigo. Quiero gritar, pero prefiero guardar silencio, estamos viendo tele. Quiero pedirte perdón, mil veces decirte que lo siento. Nunca más amor, fue algo aislado. Queme ese puente, olvide esos caminos. Borre cualquier prueba, pero la conciencia me tortura como un gusano ciego que se come cualquier cosa parecida a la felicidad. Me siento tan alejada de ti, porque mi corazón solo quiero darte un abrazo y compensarte. Fue un error, cualquier cosa.

Una noche que se me borro el anillo de compromiso, varios tequilas seguidos, fue cualquier cosa. Fue una parte que edite para que no salga en nuestra película, un secreto que no te puedo enseñar porque me apena. Quiereme así, con este silencio en el pecho y con todo el arrepentimiento del mundo en el corazón. –No volverá a pasar, no volverá a pasar-… piensa sin saber que tanto esfuerzo en intentar no decirlo, cuando alguien ya más lo hizo… pero el decidió obviarlo porque al igual que yo, la comodidad era un estorbo, era la lucha eterna por ser feliz. Al menos lo fuimos, -eso parece en las fotos que ponemos en el facebook en un intento descarado por aparentar… 

puente de papel maché

julio 25th, 2012
Yo la duda la tengo en la parte baja de la espalda. Tan cocida a mi piel, como si se tratara de un lunar. Por eso dudo constantemente y cuestiono hasta las estrellas fugaces. En mis abismos existenciales, dudo de todo lo que esta ahi; y me siento vacía como una botella en el cesto de reciclaje. Claro cuando estamos mal, es cuando se evidencia lo sola que me haces sentir. Aunque pasemos la noche viendo tele, somos personas muy ausentes. Y yo te digo, estoy aqui. Esperando a que me hables. A que tengamos una conexión de alguna manera. Pero no sucede. Mañana no es mejor que hoy y asi se van consumiendo una cadena seguida de días. Yo dudo, mientras que a ti no te importa hablar. -Todo estará bien- dices de cualquier manera.
Se me bajan las pilas, y solo quiero salir a buscarte. Encontrar el camino que dejaste en la arena, para irme contigo.Algun dia nos vamos a querer de verdad y para siempre. Cuestiono que ese día llegue, lo dudo y mucho . No estas tu, hay alguien igual pero con el corazon vacio. Y esta casa no es la nuestra, aunque tenga nuestras cosas y este en el mismo lugar, estoy en un sueño con los ojos abiertos. No me digas que deje de dudar, porque entonces tendria que dejar de existir. Antes era facil, tener esa duda en la espalda. Porque no dejabas espacio para que creciera. Era algo pequeño, que podia dejar pasar por una peca. Entonces, te mentí. Dude de tu amor tan dulce y me aleje tanto, que encontré otros labios que en lugar de miel tenían veneno. Lo tome hasta la ultima gota, y la culpa me volvio tan distante como tu.  Mientras vemos el ultimo noticiero, justo antes de la novela, te paso el sobre de las pruebas. Lo abres y sonríes mientras me besas la mano. Nos abrazamos casi felices, me tocas la espalda justo donde nace la duda. Y yo mientras te abrazo de vuelta, con mi mejilla en tu pecho, escucho tu corazón feliz por el resultado, pienso en mi infinita deuda cósmica contigo, quizás un positivo sea el puente para dos personas tan lejanas… lo dudo, por supuesto.

Semilla de Naranja

julio 11th, 2012

Parece un día típico de estación seca. Hay tantas hojas secas que el suelo es una alfombra mientras los árboles se asolean topless. El sol esta cayendo y se vuelve el atardecer más nostálgico del mundo, me miras sin decir palabra. Quizás porque no hay ninguna que pueda hacerme cambiar de idea. Y lo repaso mil veces, tantas vueltas me marean. Por eso no pienso en nada, solo en el sol que me parece una naranja madura. Se esta derritiendo el hielo en nuestros vasos, como testigos silenciosos de que entre nosotros todo se esta acabando, hasta el frío.
Entre las nubes grises se va abriendo camino el sol, como una bola de ping pong. Siempre llega al mismo punto. No puede quedarse más y no quiero irse. Asi como yo. Ahorita mismo me gustaria que me interrumpieras con un beso robado y que solo eso fuera suficiente para dar marcha atrás. No me importaría, solo los ríos no se devuelven. Volver a esa comodidad de domingo en la tarde. Pero las cosas están más claras que el día. No puedo quedarme, este atardecer no esta acabando solo con el día mas nostálgico de febrero, esta iluminando lo que era tan evidente y nunca quisimos ver. Debe ser tan falso decir que esta vez es la definitiva, cuando todos los sueños están naciendo como tortugas baulas en la arena. Yo tome unas cuantas y las puse en mis bolsillos. Quiero que lleguen al mar, que nazcan las amapolas y que salgan miles de sandias. Yo te dejo ir, sabiendo que nunca fuiste nada mío. No fue más que una temporada, un verano o un invierno, revuelto con arcoiris y rayeria. Si teníamos algo que decir, el silencio se lo comió a mordiscos, como si fuera una galleta de chocochip. Antes de levantarme, sacudir la falda de migajas de silencio  y caminar derecho sin mirar atrás,  dejo tu recuerdo en la arena.  Entonces antes de que se acabe el sol y salgan las estrellas, entiendo de nuevo, que no eras tú ni era yo…  solo que ahora era más que evidente que nunca calzamos como medias naranjas.
Quiero proponerte algo distinto: vamos a encontrarnos a mitad de camino, yo voy a salir a buscarte

Margarita de Mango (somos)

julio 4th, 2012
Somos. Algo debemos ser, porque nos hemos encontrado al menos por una noche. Con la cantidad suficiente de alcohol y de estrellas fugaces, nos encontramos sin mirarnos. Nos amamos con la luz encendida, porque al final de cuenta esta tan lejos el amor que nos conformamos con esto. No necesito saber la lista de corazones rotos ni esas historias  sacadas de un libro de ciencia ficción. Basta con esto, con cualquier cosa que sea, esta atracción que solo necesito un par de miradas y bastante tequila. Quiero que sea generico y barato, rico e involvidable. A mi no me tenes que envolver, ni yo tengo que analizarte. Por esta noche, somos y mañana por la mañana fuimos. Si quieres te acordas, si no decimos que fue culpa de las margaritas.  Mientras nos vamos caminando, descalzos y de la mano, la brisa juega con mi vestido, nos reímos como tontos sin poder recordar de que. Debajo de una palmera, nos besamos como ingenuos, nadie nos ve; ni siquiera la luna llena. 
Me retas a nadar, no tenemos vestidos de baño; mientras nos volvemos peces de arrecife, exploramos algo muy parecido al amor que solo los corazones tontos creen. Me tocas con tus manos llenas de arena, me dibujas un vestido que se borra con el agua. Nos besamos mil veces, porque tengo sed de tus labios de agua. Entonces, no me guardo nada. Todo te lo doy, porque cuando amanezca será otro día. Esta noche no pertenecemos, nada más la biología toma el control. Y me dices cosas que no recuerdo y te susurro poemas tontos que invento, nada tiene sentido pero no lo podemos notar. Estamos borrachos, esa es la excusa del día siguiente. La luna nos mira con curiosidad entre las nubes; y piensa… “claro siempre es culpa de las margaritas de mango”…

Mirame

julio 2nd, 2012

Yo te conozco. Puedo leer esos ojos cada vez que se reflejan en los míos. Cuantos atardeceres mire en el reflejo de tus ojos, cuantas veces dijiste cosas dulces y siempre con color de ciertas, porque no mentías, al menos eso pensaba. No me he podido quedar otro atardecer más. Ahora tan solo es un recuerdo, no se en que momento nos enamoramos, así como no se cuando dejamos de verlo. Puede ser cualquier cosa, abejones borrachos que chocan, hojas de palmera seca que se tocan cuando caen al suelo. Si tan solo se, que te conocía. Porque leía tus ojos, nuestro idioma tan extraterrestre que nadie mas en todo el universo entendía.

Era nuestro súper poder, no necesitábamos más que vernos. Podia haber mucho en medio, pero yo te entendía y creí que tu también lo hacías. Y uno nunca sabe hasta cuando, pueden durar los súper poderes. Uno nada más no entiende hasta cuando va a poder mirarse y entenderse.Yo te conozco y por eso me duele leer tus ojos. Porque aunque no lo digas, se que esto no va a seguir. Nunca hemos hablado ningún idioma conocido, no hay palabras que sirvan de puente. Estamos tan lejos de vernos, y las palabras se vuelven tan vacías. No puedo plasmarlo, tendría que inventar palabras, traducir miradas. Como escribir algo que no se siente. No tengo metáforas validas para hacerme entender por los demás. Se acabo la magia, me dicen tus ojos marrones cada vez que intentas hacer volver aquel interés. Caminamos la playa de regreso y una nube negra nos sigue. Las despedidas son tristes, pero para que algo empiece es preciso que muera. Y como yo te conozco, tanto, se que no es justo retener esos ojos a mi lado. Porque nuevamente te brillan, como cuando me conociste aquella noche. El único detalle es que ya no lo hacen por mi, me esquivan, me evitan y me miran sin querer con la nostalgia de un adiós que escribimos sin querer en la arena, cuando caminando de regreso se hace evidente que nuestras huellas siempre estuvieron demasiado lejos. Lo suficiente para verse de lejos, pero ni remotamente cerca para tocarse.

si vas a tener los ojos abiertos,
entonces enciende la luz

Del Bosque

junio 29th, 2012
Ella siente que algo le hace falta. Quizas unas vacaciones lejos de la bestia de concretos que escupe sus huesos cada vez que puede. Reserva un fin de semana, va sola porque es la única manera de pensar claro. Apenas deja las maletas en el living, sale con sus zapatos deportivos con la convicción de correr, caminar y descubrir ese bosque tropical lluvioso.
Camina por un senderito lleno de hojas secas por encima y húmedas  abajo que de alguna forman hacen un alfombra de bosque que se abre como un tapete enrollado cuesta abajo. Las madera de las gradas ha ido sediendo como una amapola podrida. Por eso, las baja con cuidado, al igual que baja las escaleras en una fiesta elegante si va con tacones. La humedad se ha comido la madera sana y tan solo han quedado laberintos de gusanos hambrientos. Tanta lluvia pudre, tanta tristeza también. La vegetación sube por los troncos de los arboles en enredadera, abrazandolos para comerselos de apoco. Ella es una flor de esas extrañas que caminan descalzas por el naciente de agua. Desde hace poco que aconstumbra correr, en cualquier caso eso piensa ella que hace, aunque su paso se vuelva lento en algunos tramos empinados.  Antes le gustaba correr por el asfalto, donde solo se escucharan los pasos sordos de la goma chocando con la superficie, eso era antes y no ahora.
Encontro el senderito de pura casualidad y es una metafora perfecta que dice todo lo que esta pasando. La naturaleza verde que revive con fuerza despues de botar arboles como si se tratara de fichas de domino. Los senderos vivos que se reusan a dejar de crecer, por eso en cuanto pueden tiran ramas, lianas y hojas tropicales. Las mariposas se posan en las espinas, solo para abrir sus alas azules. Es aquella naturaleza verde, que le sube por los tobillos como hormigas negras con sombreros de hojas, mejor que cualquier calmante. Debajo de las sombra de los arboles que llegan a las nubes y de los pajaros que bajan a saludar por amabilidad, camina por el senderito. No era el camino que tenia pensado, como le suelen pasar a todas las flores danzarinas que conozco. 
El verde la impregno como veneno mortal. No puede volver al cemento, no puede caminar otro sendero. No le gusta las personas, solo los arboles. No disfruta de las pantallas táctiles, prefiera ver una naciente de agua. Era tan solo una caminata, pero ella se enamoro y solo quiso seguir caminando… ahora era del bosque.

Complicado

marzo 19th, 2012

Me miras con esos ojos aceitunas desde el borde de la cama. Aunque te conoces mi cuerpo de memoria, siempre me ves con un dejo de curiosidad mientras me visto, como suele pasar muy deprisa. Tu en cambio eres lento y perezoso, apenas si lo haces porque ya se termina la hora de almuerzo. Mientras me maquillo de nuevo, en el baño del hotel y sin brassier frente al espejo y sosteniendo con la boca el lápiz negro; me haces esas preguntas que no se deberían hacer. No justo después de coger. Como pasa desde siempre, tenés esa habilidad de enredarme con solo una frase. Y sigue pasando, aunque nos hemos dejado mil veces y regresado unas mil más. Y yo no te respondo, es más fácil seguir maquillándome y hacerme la desentendida. Me hago un moño y me abotono la camisa, me acomodas el cuello y aquí no ha pasado nada. La realidad es que para estar contigo así son las condiciones. Y aunque lo tenga prohibido siquiera mencionarlo en voz alta, yo si tengo la respuesta para esa pregunta. Porque también me la hago, los otros días de la semana, cada vez que me lavo los dientes o cuando me levanto a la par de Federico. Porque todo es tan complicado? porque la única manera de que esos ojos aceitunas me vean desnuda es tan solo una hora los viernes. Porque no soy capaz de dejar la estabilidad de lo conocido y me aventuro descalza a correr contigo, como si eso fuera una opción. Todo es tan complicado, quisiera que fuera sencillo. Porque al final del día, termino despierta mirando por la ventana pensando en quizás nunca tendremos un final feliz, solo un relato corto de esos incompletos y abiertos que se escriben en los cuartos de hoteles baratos los viernes por las tardes. Cuando casualmente dejamos el teléfono en la oficina, para regresar con una sonrisa tonta y la camisa bien abotonada.

Rocca

noviembre 24th, 2011

Puedes pedirme que me quede. Claro que lo haga es otra cosa. Queda muy fácil mover la cabeza para decir que si y que no. Mientras yo voy sacando con cucharita, todo eso que guarda. Al parecer solo para mi es importante la ovulación y esas patrañas y me escudo en esperar que suceda.Siempre el resultado da negativo. Como si el amor estuviera escrito en piedra y el tiempo fuera infinito. -Aunque esta escrito en arena y dura tan solo un parpadeo-. Pero  creo que esta vez el polo norte se esta cansando del polo sur. Queremos nieve y playa. Te lo digo Manuel, creo que nos hemos mantenido juntos sin saber para que.

No puedo darte ese niño que tanto deseas, son tan infertil como una piedra. Pero tu quieres esperar. Siempre habrá tratamiento. Otro doctor, otra receta. Lo que necesitas es otro vientre. Uno que sirva de cuna. El no se va porque en el fondo es un optimista. Aunque nunca lo diga, ni pregunte y para todos los demás sea inexistente su interés. El no se va y aveces no se ni porque. Por ese niño que no va a nacer. Ese niño es el único punto de Ecuador que pueden tener dos polos tan opuestos; es que no vamos a ningún lado. Como las piedras inmóviles que gasta el mar, un poco todos los días. Así me he gastado yo, buscando darte algo que sea nuestro. -Como la sangre compartida que une con doble lazo a una familia- algo que no existe y según el noveno doctor que veo, no puede existir.

El post de Octubre

noviembre 10th, 2011

Que honesta que es la lluvia. Nada más cae, con la misma gravedad al suelo. Casi siempre, un día nublado, esta lleno de nostalgia y huecos llenos de agua. En un techo de cinc o en una laguna debajo de una palma. Puede ser en el mar o en ropa tendida que por descuido quedo afuera. Cualquier lugar, si todos están debajo del cielo, sirve para que se escurra el agua. Que si llueve poquito o mucho, eso depende de lo que uno se moja. La tierra sedienta la espera con la lengua abierta, aunque aveces se sature y no sepa que hacer con tanto líquido. Entonces, camina por las aceras, lava las calles, moja a las personas y corre cuesta abajo con la tierra. Entra a las casas, destruye puentes débiles y se llevan hasta cosechas. Todo lo cambia de lugar, agua que corre en maratón. Hace barro batido, los jardines de amapolas. Y trillos de piedras, cualquier camino. Los ríos se vuelven mares, y los peces son palos revueltos. Sin cola y sin ojos, por eso no saben por donde van. Daña y lastima, a todos los que están en su cause. Como una costumbre de invierno, hay que subir los muebles y andar con botas de hule.

Las matas están más verdes que nunca, la regadera gigante no olvida un solo rincón y antes de que termine el temporal, no queda centímetro sin recibir agua. El trópico se baña con nubes grises. El viento sopla mientras las gotas caen como semillas de sandia. Sembrando agua en el subsuelo, porque el verano siempre tiene que escurrir la tierra, como lo hacen las raíces de pipa. Este temporal no va a durar para siempre, antes de lo esperado habrá que guardar la sombrilla. No fue tan terrible el invierno, solo fue octubre.

    Archivos