marzo 26th, 2015

ff463b2a5fc1b9f04445e01c11e64ac0Fue un enredo de abrazos y puntos suspensivos,  sin horario ni propósito. Y pensar que por poco nos quedamos como un par de tontos que se saludaban de lejos por las mañanas, cuando salíamos a medir el borde de la playa.

Tan cambiante como menguante, tan sonriente como creciente. Tiempo correcto, tiempo bendito que corre como una garza en maratón de manglares. En el agua transparente se ve todo hasta el fondo de barro. Están locos y felices con las manos entrelazadas como raíces de chayotes tiernos en pleno invierno.  Anda mi amor, que nos estamos muriendo derretidos con el mismo drama de las chocolates a medio día. Imposible no sonreír, cada vez que te menciono.

Te lo juro, por todas las amapolas que se mueren contentas frente al mar. Te lo prometo por todos los hasta luego del mundo, te lo recuerdo por todos los chayotes que nadie alcanza en el techo y mueren vírgenes y tostados por el sol de Guanacaste. Difícil decirlo e imposible cumplirlo, vamos a terminar para ser más felices, para no limitarnos ni cerrarnos. Seremos dos pájaros  que se fueron en vías opuestas, sin saber el camino de regreso. Solo el punto de partida, que era una equis en la arena, hecha con el dedo gordo del pie, como si hubiéramos enterrado un tesoro y no una cascara de naranja.

-Hasta luego…

Cuerda

enero 7th, 2015

Tienes que controlarlo. Sube por tus tobillos como una corriente de lluvia. Abraza tus rodillas como una enredadera167a6701753b2ff6869d6ee7647084f7 hasta que sin pensarlo duerme en tus caderas como un pez con la panza llena. Yo quisiera te digo, aún no quiera ni de broma, pero aún así es cortesía eso de decirte siempre lo mismo esperando resultados diferentes. Quisiera mi amor, pero entiendo que todo es un ensayo, un par de proyectiles sin pared de protección. Quisiera pero no es suficiente un deseo vacio para más que una tarde de lluvia. La humedad no es más que una nube que sube a tus ojos de vez en cuando, como un bosque que nace justo en tus hombros y debajo de tu barbilla.

Esta distancia, que al final no es distancia, esta cuerda que se salta para llegar a ningún lado en particular. Como peces locos que pierden la memoria antes de llegar a tocar la arena. Entonces, gloriosa, tranquila, apacible y romántica ella parece más un milagro que una promesa, más una sirena que una cualquiera. Parece cualquier cosa, claro porque lo es. No me interesa las etiquetas ni las promesas a medio concretar. En una corriente azul que se abre en medio del mar, un día a medio día decidiste partir. No puedo controlarlo, perdí el impulso, queme la arena, partí varias botellas y tire al suelo muchas promesas rotas. Te enredaste en la cuerda, te tragaste en anzuelo. Creíste que este rush iba a durar más que un verano, si apenas nos conocimos, como peces que pestañearon sin que signifique otra cosa que batir las pestañas. Tienes que controlarlo, repito sin querer, lo siento, solo los peces muertos nadan con la corriente.

Borrado permanente

agosto 4th, 2014

6e3264b7b60d0669b2cfad2f3c3919e8

Con todo el cinismo del mundo, te digo desde la puerta del baño muchas felicidades. Me aplaude de pie el sillón, el cenicero lleno y las pantuflas  rosadas. Tu fantasma esta sentado justo en el borde la cama, al igual que lo estabas tú entre tanta reincidencia. En medio octubre viajan mis felicitaciones, llegan justo en el momento mágico que dices acepto en el altar divino de la iglesia del muro de piedras, donde se caso tu mamá y tu abuela.

Entiendo, que lo nuestro siempre fue un romance sin sol, sin estrellas y con muchas, pero muchas despedidas. Nuestros dedos siempre sabían caminar discretamente hasta encontrarse justo en el medio de la nada. Poco importante eran las pobres excusas que nunca funcionaron. Pero bueno, estábamos lejos de casa. Entonces nos escapábamos, como gansos de mar, tanta torpeza es imposible de justificarla si no se usa la palabra locura. Idiotas que caminaban descalzos mientras recogían vidrios gastados por el mar, hablando en clave, contando las derechas y las izquierdas. El alcance de este fin de semana, se vuelve en grandes ondas expansivas de nostalgia y muchas burbujas de corazones rotos en el borde de mi café. Entonces, alguien habla del vestido blanco, de bouquet de rosas rojas. Siento el sabor de champagne caro en el aire, todas tus tías con perlas, la lista interminable de regalos. Alguien habla y deja de hacerlo, porque en mi no hay respuesta a ese tema.

Yo sonrío porque se que tu felicidad vale más que cualquier enredo de manos. Miró la playa desierta y entiendo que desde esta misma tarde, solo tengo que darte algo más. Un regalo de bodas, para los novios.Es el borrado permanente de mi mente. Dejo de recuerdar para quien van y vienen las felicitaciones. 

El secreto para ser feliz es tener mala memoria

Isla Bonita

julio 28th, 2014

9536ae58787aeab9a740455f955d3d5fQue puedo decir a estas alturas, para salir de la sospecha de culpable. Absolutamente nada. Tienes derecho a pensar lo peor de mi, como si de ser cierto significará de alguna manera que te deje de querer. Acaso no puedo hablar, sin que bajen rayo eléctricos que partan la poca confianza aunque sepamos de entrada que somos un  par de piedras . Es un tramite, la promesa de intentarlo, las peores acciones se hacen con las mejores intensiones.

Has ido minando poco a poco mi confianza, en un fin de semana se ha terminado. No puedo mantener la mirada, mucho menos una conversación decente. Ha sido demasiado la exigencia, la culpabilidad que no se lava con ningún jabón antibacterial. Entonces lees lo que quieres leer, quien puede detenerte si hace rato que pasamos distraídos la señal de ALTO. Vamos mi amor, creeme esta vez. Al final yo tan solo creo que el amor esta lleno de baches y promesas. Esto es lo que hay, te digo con la premisa de que no será suficiente para ganar una oportunidad. Amarro pacientemente mi amor fallido a un ancla sin cadena. Me desconozco, soy un pájaro en un islote de piedras. Ya no me quiere, digo telepáticamente cada día que pasa y tu sigues guardando silencio.

Traición-anzuelo

julio 21st, 2014

Hay una pregunta que da tantas vueltas, que marea. Pasa, igual en los viajes de pesca que me solías llevar los domingos. La lancha se movía en la corriente, con los motores apagados vamos sin rumbo claro hasta que era hora de regresar. Yo siempre desee secretamente empujarte al mar, verte en el mismo fondo como una piedra.Tu egoísmo me ha roto, y ya no hay arreglo. Esa infidelidad solapada de tirarle a todos los peces del mar la misma carnada. Porque nunca me dejaste irme cuando tuve la oportunidad, porque los motores siempre estuvieron apagados y me falto valor para tirarme por la borda y ser libre como un pez vela.

Tu traición se pef08__2b__2f630b1ec_cd1d6668e-postsa en gramos y se parte en migajas.Yo que tanto te he querido no puedo dar marcha atrás, este carro no acepta reversa ni dirección. No hay nada que me detenga, ni siquiera el sentido común.Un día de estos, no va a ser suficiente y toda esta tristeza va a explotar como una sandía madura contra el suelo. Toda esta tristeza de tener que aguantar tu ausencia por otra de tus crisis existenciales. Esas crisis que están en primer año de la U y se llaman Lucia o Ana que tienen más extensiones que epa. Un día de estos, me va a importar poco la respuesta y esa pregunta que tengo entre pecho y espalda, será como el café más blanco que negro que tanto te gustaba. Antes de lo imaginado este pez vela se tirará del bote aunque sea para morir en la orilla, lejos de esa traición-anzuelo.

Play S

julio 3rd, 2014

Mientras te espero, me gusta perder el tiempo. Digo las cosas que los démas esperan, juego con las ilusiones como una partida de solitario. Aburrida de no encontrarte en ninguna cama ni en ninguna barra de bar, te extraño. Alguien me dijo que siempre hay compensación, aunque tarde mil años en llegar. Entonces cuando llegues a mi telaraña no sabes lo que te espera. No puedes imaginar lo mucho que te voy amar.

Cuando llegue nuestro primer beso valdrá la pena esta espera. Como peces rebeldes bajo el agua haremos burbujas de corazones. O mejor aún cuando te conozca. Te podré reconocer? Ya te vi antes? Nos reconoceremos en el momento indicado. Brillarás como el sol, se que me tengo que sanar por completo para estar lista para ti. Paciencia para esperar el tiempo correcto y mientras nos dure el amor será perfecto. A mi eso del tiempo ya no me interesa. Quiero nada más que sea del bueno. El que viene con mariposas y verdad en los labios. No necesito que me cures estas heridas, ya están cerradas hace rato. Tenia tanto que arreglar y que apenas estoy poniendo al día la casa. Se que es divertido jugar, mucho tiempo eso hice. Pero he decidido esperarte, no más juegos de gato y ratón. El único juego que me interesa, es jugar gran banco la noche del sábado, como tontos en piyamas. Aveces creo que ya estoy lista, mientras miro el cielo con pantuflas de cebras y reviso por novena vez el celular. Entonces entiendo que al igual que yo quiero que seas paciente me toca a mi esperar a que estés listo para chocar irremediablemente conmigo.

Bola de nieve

junio 16th, 2014

 

Te miento si te digo que me puedo contener. Esta noche no hay manera de bajar el volumen. Quiero gritar, pero me aguanto. Se que te gusta más que te ronronee como una gatita. Apenas si puedo llegar con el vestido completo, se pega el encaje al sudor de mi espalda. El vestido de tirantes, ahora es un puñado que se pierden en el piso de la sala.

Una persona no esta enamorada, hasta que la luz se desborda por sus ojos, sale por sus dientes, suda sus poros y besa sus labios. Entonces me estorba la brisa, los lunes y las promesas que no se pueden cumplir. Me estorba todo, que no este relacionado a tu cama, tu edredón gris y ese par de almohadas. Me aburre todo lo que no sea tu alfombra, peinar tu pelo con mis dedos y ver maratón en netflix. No puedo imaginarme un mejor lugar que no sea tu almohada ni otra vista del cielo que no sea tu ventana. Entonces una tarde después de estar llenos de migajas y palomitas, con las puntas de los dedos pegajosas de tanta azúcar, yo te voy a decir la verdad. Voy a mirar el fondo de esos ojos marrones y voy a complicar las cosas lindas. Voy a hablarte de exclusividad y como solo yo quiero comer helado contigo. Voy a intentar decirte con palabras todo lo que siento, esforzandome para no verme como una tonta cursi. Y nada más va a salir, lo que prometí hace meses atrás, paso. Lo que te dije justo que no estaba interesada y como las relaciones formales no funciona para nadie. No se que pasará a continuación. Quizás nunca debimos cruzar la puerta. -Cuidado con la bola de nieve…

La última Gaseosa Carbonatada

febrero 14th, 2014

223ceeef_cb5de1cb0bb1_fc0341-post

Una vez me prometiste la luna, varios asteroides y algunos planetas de los pequeños. Y yo me maraville con tu atención, con ese amor de helado de fresa que poco faltaba para ser un milkshake de yogurt. Una noche basto para darme cuenta que estaba completamente loca por ti. Eras la última coca de este y varios desiertos. Tu amor, aunque más simple que una papaya verde era mío y eso en aquel momento era suficiente. Era una flor tan bella que nació en medio de la nada, nunca tuvo raíces ni abono. Solo belleza efímera. -Aprovecha, porque durará poco- como las estrellas fugaces que se entregan y se olvidan en un segundo.

Yo no necesitaba promesas tuyas. Con solo el tono de voz era suficiente. Para firmar todas las negociaciones sin leer siquiera. Yo no necesitaba nada, estaba deslumbrada con tu luz y paciencia. Todo lo que hablamos esa noche se lo llevo la brisa. Las palabras se tomaron de las manos y terminaron por quedar pegadas a las conchas de los cangrejos ermitaños. Este amor bobo que me hace desear tu felicidad por encima de cualquier cosa y que con solo escuchar tu nombre me hace sonrojar en automático. Como me gusta tu sonrisa.- Mientras hablas de cualquier cosa, que poco viene al caso- quisiera besarte. Sentirte como bronceador en mis brazos, gastarte de tanto tocarte. Morderte los labios como un mango maduro y vibrar como un celular en silencio, si tan solo sonríes. Por eso quiero pedirte que cuando te vayas, lo lleves contigo. Todo este amor raro y sin sentido que nació bajo la luna llena, es una sonrisa compartida, un par de olas que revientan en la orilla. Poder secar mi cabello en tu camisa mientras me cuentas otra de esas historias bonitas, abrazados como tontos. Eres la última, aunque haya un millón más…

– .-

Distancia

febrero 10th, 2014

0_81bb8d1f3f_48edc103_cf68f_-postEl cielo esta despejado. Se abre de par en par el descapotable invisible, mientras tu me tomas de mis hombros. Los tirantes del vestido por primera vez se quedan quietos tan cerca de tus manos. Aunque se que es importante, no puedo sostener tu mirada, sin que caigan lagrimonas por los costados de mis mejillas. Por eso, miro deliberadamente a la ventana. Suena como un rosario, todos  los murmullos de los planes que recitas sin orden, todos pendientes.- La próxima vez que nos veamos-. La distancia que se nos viene encima, no es más que el punto final a cualquier cuasi intento de relación. Soy pesimista por naturaleza, pero tu me has endulzado. No se como, me has polarizado. Y no se como y con toda la pena del mundo, me encantaría estar equivocada.

Es un buen día para volar y recorrer el mundo. Te has marchado como un avión de papel en rebeldía. Te has marchado como una paloma gris a velocidad de jet. Has dejado en el mostrador un par de tarjetas de teléfono, tres facturas y un voucher del banco. No hay más. He buscado por si acaso dejaste una promesa, aún una barata. Pero nada, te fuiste y solo quedo la distancia infranqueable de tus mentiras. Puedes irte a la misma luna, que estas lejos de mis ojos, no de mi corazón.

Te he visto hacer maletas, tomar un taxi y que te nazcan alas de los omoplatos, convertirte en pájaro para ver el sol morir en otro horizonte. Mucho he intentado sacar toda esta tristeza contenida en mis ojos, con el tono correcto de no quebrar la voz ni un poco. Pero eso de las sensibilidades no es lo mío. Considero una tontería completa, eso de mostrar sentimientos y debilidades, como si fuera a cambiar algo. Por eso he decidido no conservar ni las facturas, ni las tarjetas y menos el voucher del banco. Las lagrimonas me delatarían de no usar grandes lentes de sol. –Hasta pronto– le digo al pequeño punto blanco, quizás tu avión…

 Ni de amores se muere, ni de recuerdos se vive. Sigue adelante y no pienses más en lo que ya no es.
Isaías 43:18-20


Bar

enero 13th, 2014

bc_b035880b_87023572b7492e5c-postDesde la puerta del bar, pueden cruzar miradas. La cantidad de cerveza hace que no disimule ni un poco cuando por el espejo, lo mira con esa chica. La extraña  que bebe tequila  como un marinero. El sabor de helado del mes, uno nuevo para derretir con todo ese encanto de conquistador venido a menos. Es evidente.  Ella fue el sabor del mes, hace muchos meses atrás. Que ingenua fue, creer que enredarse en las sábanas era puerto seguro para anclar un corazón.

Entonces, lo ignora. Se olvida de la cordialidad y de la pantomima de ser conocidos. Pide más cerveza. Que fría que esta. Casi como el corazón que se disuelve como un cubito dando vueltas. Ese amor tuvo más espuma que malta y más expectativa que cama. Esta dolida, aunque use maquillaje y tenga las pestañas kilométricas. No pueden esconder que en fondo de sus ojos, lo miró.

Desde el fondo y siempre por la derecha, cerca de la ventana, casi como una promesa, Eugenia mira a la calle. Se levanta, casi de puntillas, como si alguien pudiera notar que se le rompió el corazón con la misma fragilidad de un vaso. Hasta hace unos días, aún esperaba poder encontrarlo. Quizás en algún lugar se verían y esa pantomima de ser amigos, daría al menos para  un fin de semana más. Pero esta noche no. Esta noche, el y la chica que ríe alto y bebe tequila como agua, se irán juntos.  Entonces sabe porque esta dolida, porque la sal de sus lágrimas secretas arruina cualquier sorbo de cerveza fría. Lo entiende tres cervezas más adelante. Esta dolida, porque lo siente por él. Ahora si es definitivo, se rompió el hilo y cualquier esperanza se disolvió, poco a poco. La tristeza   es limón y sin querer se vuelve michelada su última cerveza. Al marcharse los enamorados,el tiene que sostener a su nuevo amor, que camina en zic zag. Eugenia sonríe al pensar que el sabor favorito de Eduardo, debe ser ron con pasas.


    Archivos