Promesas en gris

Abril 11th, 2010



Hay promesas que se hacen sin pensar, debajo de las estrellas y porque el tiempo parece el correcto. Y se cruzan estrellas fugaces, la luna se acerca entre los arboles de ramas secas. Estamos sentados en una banca gris en un parque desierto. Mas todo son colores y corazones. Sonrisas y abrazos. Siento un millón de hormigas por todo mi cuerpo, como si estuviera enferma. Mi corazón corre ida y vuelta y mientras mis manos sudan. Me vuelvo torpe y descordinada. Intento recordar nuestra conversación, mas solo guardo frases sueltas. Y no puedo mas, lo digo en voz alta. Prometo que me voy a quedar contigo hasta cuando pueda. Por una escalera bajan las hojas secas y las estrellas se encayan en las ramas secas. Me gustan tus besos, tus pestañas y nuestras promesas sueltas y magicas , aunque algunas veces se escuchen como genericas. No fue la primera vez que la luna escucho un te quiero. Mas si la primera vez que lo dije.

Yo ni siquiera se que te dije, ni que te deje de decir ese dia. No se en que momento salio el sol ni cuando se escondio la luna. No se que me respondiste, ni que me prometiste de vuelta. Mas yo se que nuestras promesas se quedaron ahi. Debajo de las hojas secas , en el comienzo de abril. Han llegado otros amantes noctunos y las han repetido en nuestra banca gris. Alguien ha visto nuestras promesas pasar en el pico de algun zanate o en las alas de alguna mariposa. Mientras prometo olvidarte, te extraño, preguntale a la luna.

Te quiero por cada beso, por cada contacto secreto, por las promesas que hicimos, por el tiempo andado y desandado.

JB

Las noches por venir

Marzo 11th, 2010

Hay noches que las estrellas se alinean, como si el cielo fuera un dibujo que se hace al unir puntos. Y se sabe que estan juntas porque se ven, porque se sienten juntas y porque en esos momentos sin luna todo calza, sin necesidad alguna ni prisa cualquiera. No dejan de haber endijas en las manos unidas, ni piezas faltantes del rompecabezas que uno siempre tiene de los demas. Mas al menos cuando las estrellas se unen, todo duele un poquito menos. Y la sonrisa dura un poquito mas. Poco y suficiente, como la dosis correcta de polvo magico.
No es justo que que solo sea de noche y que no todas las noches salgan las estrellas. Tampoco es justo que no te quiera dejar ir y me conforme con coincidencias, lineas por llenar en el cielo y el unico desea de que seas muy feliz.
Para ti quiza sean solo estrellas, solo una noche mas. Tan ordinaria que se olvida. Mas no todos podemos leer el cielo, ni imaginar dibujos. Quisiera que cada noche perfecta, no me quisiera estar contigo. Que pudiera morir toda la imaginacion en un suspiro, como parece que le pasa a los que olvidan. Y yo no se que puedo hacer, soy un titere del destino, una estrellita que brilla sola y una loca que ve constelaciones imaginarias con solo pensar en plural.
Si alguna vez se alinean las estrellas para ti, en una noche cualquiera, yo solo espero que encuentre a tu estrella. Asi como yo la encontre a la par de la luna, le hice promesas con las nubes y la deje ir cuando nacio un sol. No hay que llorar por nada; dijiste antes de dormir. Si las lagrimas te nublan los ojos, te pierdes las estrellas que brillaran en las noches por venir…

.”..Quizas se alinean las estrellas de nuevo
en las noches por nacer
y sigamos siendo felices…
Quizas las lineas del cielo
no sean paralelas y se toquen
de nuevo en algun momento…
Si eres para mi, estaras para mi…

Estoy verde

Marzo 9th, 2010


Las relaciones se deberian no se deberian medir por tiempo, solo por intensidad. Asi como las plantas no se miden por su raiz, si no por su color. Porque los lazos no tienen tiempo establecido. Mis relaciones mas importantes no tienen aniversario, ni siquiera cumpleaños. Han nacido como flores en el camino, alguien puso una semilla, algun gesto amable o una circunstancia compartida y cuando el tiempo fue el correcto, nacio una rama verde.

Muchas veces las flores se han marchitado antes de tiempo, como si desde su nacimiento estuvieran destinadas a dejar caer sus petalos; otras han sido arboles fuertes, como robles en el invierno. Que nazcan arboles no quiere decir que esten asegurados. He visto como robles fuertes no soportan mis inviernos.
Hoy pense en mis flores secas y flores por nacer. En los arboles que estan por ahi esperando crecer y los que hoy ni siquiera para leña podrian servir. Me gusta pensar que cada arbol caido, ha permitido que los arboles que continuen conmigo sean mas fuerte cada dia. Las flores marchitas en algun momento tuvieron que florecer, al menos para mi. Que importa si sus petalos eran debiles o sus espinas veneno, si se consideraron flores es porque asi parecia. No se que nacera en el camino. No se si las flores de este verano duraran otro invierno. No tengo idea si mis amigos seran para siempre, o si mis amores seran cada vez mas efimeros, o si florearan como un poro en enero. .
Yo no se el trascurrir del tiempo, solamente puedo contar con lo que amanece conmigo. Para mis arboles, mis flores bailarinas y mis semillas por nacer; gracias por seguir, por quedarse en los inviernos y florear en mis veranos . Gracias, porque me siento tan verde como un bosque.

“Los amigos son la familia que uno escoje”
=)

Mi ausente

Marzo 8th, 2010


En esta vida uno a todo se acostumbra. Asi como nosotros nos acostumbramos a nuestros fabulosos silencios y nuestra increible rutina de besos. Por eso se que extraño nuestras costumbres sin importancia que cuando dejan de estar se notan como letras rojas en un examen. Nuestra conexion es tan minima, que creo que estoy con otra persona. Hablamos como si fuera una llamada de larga distancia y con la dosis exacta de cinismo, nos saludamos como se saludan los fantasmas al pasar. Cada vez siento menos tus besos y tu olor no se queda en la cama.
Poco me interesa que sea viernes en la noche o jueves en la mañana. Aunque tome mis previsiones, todos los dias se parecen. Y yo continuo, contigo aunque no estes.
Me haces falta, como si eso significara algo. Y yo espero que mañana me acostumbre a estar asi, al estado normal despues del amor. Que importa si nuestras rutinas se entrelazaron con nuestros silencios, o si nuestros besos estan destinados a ser una historia colectiva. De esas que se cuentan con una oración. Que importa si todos son iguales a ti, o si son todos diferentes. Algunas veces las mejores palabras con las que no se dicen, las mejores canciones las que no se dedican y los mejores amantes los que no se extrañan. Cuantos sueños se quedaron en cajas de regalos, envueltos y escondidos. Y tu podras pensar que mi debilidad es dejarte ir tan facil. Que te deje ir como un globo en el cielo. Mas esa es mi mayor vitud. Ni con un millon de palabras te harian regresar. Sin la comodidad de nuestro silencio y las conversaciones lejanas, no eramos nosotros. La constumbre se me va quitando como un perfume, cada vez hay que respirar mas cerca para sentirlo. Uno de estos viernes te voy a dejar de extrañar. Te voy a olvidar de a poquitos, digo cada vez que nos saludamos al pasar. Ni siquieras hablas, solo pasas como un fantasma. Ni siquiera me besas, no te siento ni un poquito. Me ignoras como una cobarde. Me dejas siempre mal, sin entender nada. Es dificil seguir contigo siempre que seas asi.
Y yo se que me engaño al imaginarte y seguir la rutina sin ti. Porque nos parecemos tanto, que mi corazon late doble solo para compensar el silencio total del tuyo. Ni siquiera estas muerto, digo en voz alta para romper nuestro silencio… Tu me miras, lejano y ausente, como siempre y hasta nunca…

Después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad.
MB

No hay amores imposibles, solo amantes cobardes

Marzo 6th, 2010


Yo amo esos ojos marrones desde que se encontraron con los mios. Alguien dijo que eras nueva en la oficina. Se llama Leticia dijo un susurro. Intente ser cordial, ser como otra persona. Mas en continuación con sus ojos marrones tenia un encanto sutil, casi como el olor a canela que salia de su café; la primera reunión que guarde silencio. Porque entonces estaba deslumbrado. Apenas si logre concentrarme lo suficiente para despedirme y salir de la junta.
Poco mi importa el anillo de su mano, ni su sonrisa esquiva y cordial. Leticia había llegado en el momento menos oportuno; era humor negro que llegara justo cuando yo ya había decidido quedarme con Kathy, en la comodidad de una relación estable y con la misma emoción que un ver tele un viernes en la noche. Paso mucho tiempo para que llegara a conocer a Leticia, mas estoy seguro que enamorado siempre he estado de ella. Me parecía que tenia estrellas en las pestañas, lunares mágicos y tetas de quinceañera. Leticia me correspondió en algún momento fue mía, como se poseen las nubes. Sin serlo, sin quererlo, sin pensarlo; era mejor que el sexo, mejor que cualquier raya o mejor que cualquier suerte.
Estoy seguro que amo a Leticia, mas no solo de amor se sostiene las flores. En la vida real estamos destinados a fallar. Como si nuestras carencias únicamente se llenaran con silencios, como si el tiempo se detuviera a esperarnos. Porque no estamos juntos, esa es la pregunta que no esta resuelta. Porque sabemos en el fondo, que tenemos que recorrer el camino separados, mirarnos de vez en cuando y sonreír, para asi tener una vida secreta que transcurre entre café y café. Y me miraras con esos ojos color tristeza, para murmurar me algún secreto tonto que nadie mas entiende en todo el mundo…

Leticia,
uno de estos días
voy a ir por ti…

Hablale al blog

Marzo 4th, 2010


No es justo escribirte impersonalmente, solo porque nos hemos soltado la mano. Estas ausente sin moverte de lugar y yo estoy segura sin saber siquiera porque. No deberías creer que mi corazón únicamente habla en la distancia, como un cobarde que escribe cartas de amor sin dirección. El únicamente te extraña. Me he prometido a mi misma no entregarla, mas si no quedara suficiente para escribirte, no seria cierto nuestro tiempo. Te la entrego aunque estés ausente, aunque no me leas y aunque no estés seguro que te estoy hablando a ti. No estoy en contra del destino, porque fue el mismo que nos hizo encontrarnos como ciegos en un laberinto.

Los sueños continúan intactos, la vida sigue normal sin ti; mas mi corazón guarda silencio, quizás porque a nadie le interesa que hable un corazón que solo sabe escribir. Para mi eres el conejo de la luna, me sirve verte presente de vez en cuando. Tener a pizcas para saborearte todo, sentirte con solo cerrar mi mano vacía y enviarte un beso Express con solo pensarlo. Y yo tendré que ser fuerte, aunque mi corazón sea mudo y no acepte que esta vez tengo la razón. Yo no quiero confundirte, únicamente terminar este dictado, levantarme para irme y no tocar este teclado mas…

Dorado

Marzo 1st, 2010

Yo te conoci cuando la luna era redonda, el mar era calma y la noche era pura. Como si nuestro comienzo hubiera estado planeado por las estrellas fugaces que rayaban el cielo, como tiza a una pizarra negra. Y me senti comoda en tus brazos, con mas asiento que la arena y sin ningun testigo mas que las palmeras. Para mi desde ese dia y hasta el final de los tiempos seras mi pez dorado. El unico que nado conmigo contra la corriente, con el que sembre sueños en la orilla, el que me dio besos constantes y precisos como olas que chocan en las piedras.

Y yo supe que te irias algun dia. Como si el mar te llamara y tu irremediablemente regresaras con el. Yo disfrute de tus manos, tus besos y tus pestañas, te conoci como se conocen los peces transparentes. Mas el adios estaba en incluido en la despedida. Los besos tenian limite, los abrazos fecha de caducidad y el amor que iba a nacer como sandias rosadas, se quedo dormido.

Yo me voy a ir, te dije una noche. Y nunca le habia dicho adios a un pez dorado, ni siquiera sabia que tenia uno. Quisiera otra noche como la primera, quisiera repetir todo nuestro tiempo, que esta vez no tuvieramos ninguna reserva, que dejarmos de tomar previsiones para nuestros corazones previamente rotos. Mas no hay segundas oportunidades y aunque no sirva de nada escribirte en la arena lo hago, te quiero mi pez, aunque ya no sea importante; lo ha lavado el mar…

Un romance de oficina

Febrero 13th, 2010


Esta vez es diferente. Decías antes de disculparte, como si los amantes necesitaran disculpas. Siempre esa ha sido nuestra frase, como tu gusta decir a ti, nuestro slogan. No se si esta vez seré yo la que se equivoca o seras tu. Porque cuando vamos de camino, siempre como amigos; entre las presas y la luces brillantes me siento cómoda contigo. No se si esta vez sera diferente en teoría o igual en la practica. Solo se que no tengo nada seguro y que con cada error tuyo o mio; los besos me saben a no, la conversión que no lleva a ninguna parte y una ilusión que crece en medio de la nada.
Lo que no cambia ni cambiara nunca, son nuestros espacios en blanco, las contradicciones que vemos en los demás antes que en nosotros. Estoy segura que si fuéramos alguna seria de television, no tendríamos segunda temporada. No habrían nuevos episodios, siempre seria lo mismo; diferentes problemas, personas que llegan y se van, días con sol y días grises y el mismo punto de drama, no podemos estar juntos; mas lo estamos a medias.

Y cada vez sera así, un beso de despedida en la puerta, una sonrisa en la mañana, varios correos siempre cordiales y de oficina. Por que me he acostumbrada a quedarme contigo revisando presupuestos hasta la madrugada, porque me gusta almorzar contigo sopas instantáneas en el ascensor, porque me gusta estar aunque no pueda estarlo. Porque cual es la verdadera diferencia entre ser tu mujer, o ser tu romance de oficina. Si son los mismos besos, solo que robados. Esta vez es diferente, me dices ahora. Y tienes de nuevo razón. Quizás yo prefieraempezar a caminar sin ti. Irme de la oficina y no viajar mas contigo, no mas presupuestos mal hechos ni sopas de mentiras. Borrar tus besos prohibidos y hacerme la dura. Para que esta vez, no me equivoque mas, no me equivoque de nuevo pero por sobre todo, que no me equivoque contigo.

Fuí también la celestina
de tus citas clandestinas
y aprendí a estar bien callada
luego un guiño de malicia
una caricia de cumplido
y un gentil hasta mañana.

Fe

Febrero 13th, 2010

Siempre tuviste fe; pero no en el lugar correcto. Tuviste fe de que él cambiara y se encargara de la casa. Fe de que cuando los niños crecieran se hicieran hombres de bien. Fe ciega en que algún día, un golpe de suerte mejoraría todo. Ya no vivirían en ese callejón húmedo, donde la tristeza herrumbra el techo y la necesidad gotea por siempre, mojando todo lo seco. Nuestra casa no eran mas que dos cuartos, insuficiente para todos los inquilinos. Eramos niños, eramos muchos, eramos hermanos. Por las noches encendias una candela al rezar, para que los santos movieran sus ojos hacia nosotros y cumplieran su palabra. Para que mañana por la mañana, pudieras cambiar de trabajo o al menos conseguir uno. Para que llegara la prosperidad a nuestra mesa y las oportunidades abrieran sus alas como golondrinas al amanecer.
Mas nunca se cumplieron los milagros. Se gastaron ciento de candelas a los santos de cera que volvieron estatuas negras por el humo. Cada vez rezabas mas, como si eso hiciera alguna diferencia. Te convertiste es un murmullo, con los ojos cerrados delante de un santo indiferente. No imagino si toda la fe que tuviste en el transcurso de tu vida hubiera estado puesta en ti. No en los hombres, no en los hijos se fueron y los pocos que se quedaron. No en un santo de cera ni en un rosario de plástico. Si no simplemente que creyeras en ti, así como crees en los demás. El milagro no era irnos del callejón, era que tu dejaras de esperar imposibles y fueras feliz. Yo ya no enciendo candelas ni hago novenas, los santos no cumplen unicamente con fe, tambien piden trabajo y sueños altos. Yo sigo teniendo fe, pero esta vez esta puesta en mi.

She is leaving on a Jet Plane

Enero 15th, 2010


Tu sabes que no me gustan las despedidas. Mucho menos los finales que quedan tan lejanos al termino feliz. Mientras calculo el espacio exacto que ocupas cuando mis brazos rodean por completo tu espalda. No quiero que se quede afuera un detalle y se que lo voy a recordar, como se recuerda una noche con lluvia de estrellas fugaces o un atardecer sin nubes. Porque ha pasado un millón de veces. Y siempre quedo yo, agitando la mano aunque no me veas. Se pierde un carro por las calles, las mismas que nos sabemos de memoria.

No quiero ver ni una sola de tu maletas en la puerta. No quiero sentir que falta alguien en mi cama, ni que mañana cuando despierte, estarás en un avión; quizás muy muy lejos de aquí. Tu me dices que todo va a estar bien, con la convicción intacta. Como si varios miles de kilómetros, se recorrieran en bicicleta o como si alguna vez pudiera ir a verte sin avisar. Eso suena, como si nos siguiéramos encontrando casualmente o si cada cumpleaños tuyo estuviera yo en la lista de invitados. Quisiera pensar que esta vez sera diferente; que hablaremos muy seguido, que me escribirás cartas bonitas y que de vez en cuando enviaremos fotografías. Mas se que no es suficiente, esta largo de ser suficiente.
Quiero guardar tu olor en un frasco, quiero sentir tus manos con solo cerrar las mías, quiero que sea fácil dejarte ir; no quiero que te arrepientas de ir tras la oportunidad; que se abre como las alas de una mariposa azul que se pierde en la orilla.
Es por tu bien, me digo constantemente entre dientes, mientras todo el mundo habla del futuro. Yo únicamente se que el pasado no es opcional, el presente tiene horas contada y el futuro es tan atemorizan te como una hoja en blanco. No me gustan las despedidas, mucho menos si eres tu el que se va. Entonces tu me dices, que nos veremos mañana, me das un beso corto como los de diario y me dices que te busque una película de vampiros. Se que son patrañas y que solo tu me haces reír, cuando quiero llorar.

No me voy a despedir, te digo mecánicamente en la puerta, apenas escucho llegar el taxi al aeropuerto. -No me voy a ir del todo, dijiste como una promesa; sin considerar siquiera que ya lo había escuchado antes, porque los amores vienen y van, como aviones en el cielo…

All my bags are packed, I’m ready to go,
I’m standing here outside your door,
I hate to wake you up to say good-bye.
But the dawn is breakin’,
It’s early morn,
The taxi’s waitin’
He’s blowin’ his horn,
Already I’m so lonesome I could die.

Luana, no me gustan las despedidas… pero buena suerte! que aquí estamos todos pensando en ti

    Archivos