La primera vez

Septiembre 16th, 2013

Debajo de ese corazón de mantequilla con miel, que se derrite completamente con toda tu atención y amor, estoy yo. La expectativa me gana y aunque esta vez dije que no cederia tan fácil me ha ganado tu dulzura. Quiero que hablemos bonito todos los días. Aunque hayan miles de cosas en medio, yo no veo el momento de estar sin zapatos viendo tele. Que importa si el control remoto no sirve y si el abanico de la sala esta en lento. Poco relevante es el tiempo o la hora cuando estoy contigo. Si contigo, eres mi permiso personal para dejar cualquier eventualidad de lado. Contigo, la persona con la que más me gusta hablar en toda la galaxia. Mientras miro mi pecho pequeño, debajo del uniforme, me siento tan chiquilla es cierto. Soy muy afortunada que en mi inexperiencia amorosa haya encontrado al primer intento el amor verdadero. Si los principes azules existen, deben ser como tú.

Que es la edad, si no un número. Nadie puede darse cuenta, tu no me estas robando un beso. Yo te lo doy porque quiero. Aunque sea una chiquilla puedo leerte fácil. Los hombres son iguales, aunque jueguen cromos o estén en la u. Mi vida sería más fácil si pudiera verte todos los días. Mi vida sería más fácil si ya tuviera la mayoría de edad.  Si pudiera crecer en una noche, tres años para ser exactos y ya mañana darte la mujer que duerme en este cuerpo de niña. Alguien dice que estas jugando conmigo. Que no esta bien que me doble la edad.  Pero si lo que quiero contigo, no lo quiero con nadie. La gente es tan amargada, siempre pendiente de los números. Ese perfil bajo, en que por suerte tu sabes mantenernos resulta una maravilla para burlar cualquier control. Nadie sospecha y es que solo nosotros podemos entendernos en esas miradas esquivas que parecen cualquier cosa. El mundo puede venirse encima, te lo digo, estoy decidida a cumplir nuestros sueños, a gastar todos los deseos de las candelas de cumpleaños en tu amor. Estoy segura de que este amor durará para siempre. Por eso es fácil seguir tus indicaciones. Hoy cuando vuelva del cole, pasaré por tu casa. Si hoy, miércoles que no hay moros en la costa. Lo pensé, en el recreo. Pensé  en dejarnos de besos suaves y pasar a lo que sigue… y  como mantequilla con miel al  sol, me derretí de nuevo por tu culpa…

Ruleta

Junio 26th, 2013
Sabemos utilizar la estrategia amorosa solo cuando no estamos enamorados. Entonces antes de que pase el evento, empiezo el ritual de conquista. Desfila el maquillaje de fiesta, tacones altos y vestidos cortos (muy cortos) de encaje que enseñan los muslos y que disimula la pena. Esta noche iremos al casino a jugar ruleta o quizás una cena a la luz de las velas. Por esas cosas del destino,  compartimos algo más que el cinismo. Tenemos el mismo cumpleaños, quizás por eso es valido pensar que tenemos la misma estrella de Libra. Esos juegos mentales y estrategias rara vez funcionan con alguien nos queda de maravilla. Jugamos al gato y al ratón sin saber cual tiene garras y cual bigotes.
Me gusta jugar  a estar enamorados, tomarnos una botella de vino caro, mientras nos arrancamos la ropa para besarnos hasta gastar por completo las energías. Somos tan buenos finjiendo que se necesita ser un cínico avanzado para saber que fue calentura de fin de semana. Nos amamos como adolescentes. Jurando amor eterno y otras barbaridades, esas cosas que solo funcionan en los amaneceres de los sábados. Mientras me besas el cuello yo olvidare que es un juego, es un calentamiento. Nos decimos lo que queremos oír de nuestras ideas preconcebidas del amor y compañía. El vestido corto de encaje se ve divino en el piso de tu cuarto de hotel. El vino deja de hacer efecto. Otra vez es de día. No hay que ser muy entendedor para saber que no vamos a cambiar números de teléfono ni correos. Amor mío, eran las dos de la mañana y teniamos hambre…

Cortada de Papel

Abril 3rd, 2013
El sentimiento exploto como una piñata con confeti. No quedaron más que pedazos por el suelo y como contener el rio de mocos, lagrimas y excusas que cayeron en balde. La ilusión que no salia jamás de sus labios, salio como una granada en onda expansiva cuando ya no habia vuelta en hoja. Era tanto el dolor que se escurria en las paredes como una sandia reventada. El dolor puro se calmo despues de algun tiempo. La tristeza se sento en el suelo y le acaricio la cabeza hasta que se quedo dormida. Aprendio a olvidar y amar a la distancia la idea que nunca fue. Abandono su deseo de amar y el sueño, como un par de zapatos que ya no le quedan. Camino descalza de regreso.
Queria salir a buscarlo, caminar de nuevo de su mano, dormir en su cama y darle un beso de buenas noches. No queria nada más en el mundo, solo por su deseo inexperto nunca florecio la suerte. Porque creer que la felicidad estaba al lado del niño, era dejar su felicidad propia a la deriva. No eran más que niños que jugaban a perderse en otros labios y olvidarse de mentirillas, bastaba un par de miradas para regresar con la misma promesa. Nosotros creiamos en el siempre que se borraba con la misma facilidad de tiza en la acera y que el nunca no duraba más que tres días. Nos caimos de cabeza y rodamos hasta rasparnos los codos, la barbilla y las rodillas. Teniamos mucha velocidad, ninguna trayectoria y veinte años cumplidos. –Mi amor, te deseo lo mejor del mundo

Quietos

Marzo 11th, 2013
Voy con todo. Se sueltan todas las amarras y dejo de tener miedo de golpe. No me interesa perderte porque no eres mío. Ni me interesa el rumbo colectivo. Somos lineas paralelas que tan solo se miran, como meteoritos que corren a la misma velocidad. Es complicado esto de ir y venir. Quizas es más facil seguir haciendo lo mismo, plantando minas personales como si se tratara de margaritas. Es más fácil tener miedo y escudarse en ser un pájaro de mal agüero.
Quiero lavar con agua de sal, toda la tristeza del pasado. Le doy vuelta al forro reversible que tienen los corazones. Vuelvo a creer en los atardeceres. Me acostumbro poco a poco a verte. Como un gato que llega para que lo mimen y despues de comer atún se va. Cada vez me gusta más tus mimos, es dificil no querer acostumbrarse. Entonces un día cualquiera, no hace falta las barreras. La intensidad  que podía evaporar todo el mar en una nube, da paso a un viento húmedo que mueve las hamacas. Todo el universo nos envuelve de golpe, por solo un momento. Me entrego a la incertidumbre, a la magia de lo incierto. A dejar de hacer preguntas. Me entrego a este amor que no cree en apegos innecesarios. Sin punto de comparación, sin tiempo de salida ni meta de llegada. Solo buenas intensiones, sin promesas exageradas ni hilos finos. Los demás están demás, no hay que pensar más. 
-Dejemonos ir, como nubes naranjas que se miran con media sonrisa en algún atardecer de verano. Quedate quieta, que después del atardecer vienen las estrellas. 

No se vale perrito guardián

Enero 28th, 2013
Llevame contigo, aunque sea en el parabrisas. Quiero recorrer toda la distancia con la enagua inflada de brisa, como si se tratara de una bandera. Llevame en el verano tal prendedor de flores y en el inverno como guantes de lana. No quiero tener que pensar en la despedida, por eso no me prometas imposibles, tan solo cumplelos. 
Entiendo tu punto, el porque de las cosas, porque no es el momento y todas esas argumentaciones logicas que barajas como cartas de azar. Pero por encima de lo evidente, sin nada que agregar yo se que cada vez que te miro siento la eternidad de cielo y todo el amor del mundo en la boca del  estomago.
Podría esperar a que regreses, sin embargo mi orgullo no me permite ser tu perrito guardián. Si quieres, nos vamos. Si no hay campo en la maleta, entonces hasta pronto dulzura. Seguimos jugando escondido, nada más que ahora el mundo es el patio.
No creas que se moveran mis pies apenas salga el avión. Me quedare un rato para quitar este enredo de nudos sueltos que me atan a tu idea. Entonces no me voy. Paso unos días apagada, hasta que te disuelves en agua y si ese amor que fundia las estrellas y las moldeaba como corazones de plata baja la intensidad y ya no derrite ni mantequilla. –El que mucho se ausenta pronto deja de hacer falta. Cuenta las estrellas fugaces esta noche y todas las noches siguientes. Unamos puntos para hacer dibujos. No es lo mismo si no estamos bajo el mismo cielo. Recaemos, siempre en la noche antes de dormir nos llamamos un rato. Yo desde mi ventana, algunas veces veo las estrellas mientras hablas de personas que no conozco y me describes lugares que nunca he ido. Ellas me hacen guiños compasivos que solo una mujer puede entender. No me llevaste David, no te quedaste… y aún así las estrellas se siguen derritiendo hasta que nace un amanecer. Voy a esperarte tan solo un tiempo, piensa como un buen perrito guardián mientras David siga jugando escondido.

Margarita de Mango (somos)

Julio 4th, 2012
Somos. Algo debemos ser, porque nos hemos encontrado al menos por una noche. Con la cantidad suficiente de alcohol y de estrellas fugaces, nos encontramos sin mirarnos. Nos amamos con la luz encendida, porque al final de cuenta esta tan lejos el amor que nos conformamos con esto. No necesito saber la lista de corazones rotos ni esas historias  sacadas de un libro de ciencia ficción. Basta con esto, con cualquier cosa que sea, esta atracción que solo necesito un par de miradas y bastante tequila. Quiero que sea generico y barato, rico e involvidable. A mi no me tenes que envolver, ni yo tengo que analizarte. Por esta noche, somos y mañana por la mañana fuimos. Si quieres te acordas, si no decimos que fue culpa de las margaritas.  Mientras nos vamos caminando, descalzos y de la mano, la brisa juega con mi vestido, nos reímos como tontos sin poder recordar de que. Debajo de una palmera, nos besamos como ingenuos, nadie nos ve; ni siquiera la luna llena. 
Me retas a nadar, no tenemos vestidos de baño; mientras nos volvemos peces de arrecife, exploramos algo muy parecido al amor que solo los corazones tontos creen. Me tocas con tus manos llenas de arena, me dibujas un vestido que se borra con el agua. Nos besamos mil veces, porque tengo sed de tus labios de agua. Entonces, no me guardo nada. Todo te lo doy, porque cuando amanezca será otro día. Esta noche no pertenecemos, nada más la biología toma el control. Y me dices cosas que no recuerdo y te susurro poemas tontos que invento, nada tiene sentido pero no lo podemos notar. Estamos borrachos, esa es la excusa del día siguiente. La luna nos mira con curiosidad entre las nubes; y piensa… “claro siempre es culpa de las margaritas de mango”…

Niño Hombre

Febrero 21st, 2012
El amor se esfumaba como el cigarro a punto de morir en el cenicero. Nunca fumo por gusto, siempre era por esa necesidad de morirse un poquito, siete minutos dicen las revistas, cada vez que fuma. Esta tan perdido, aunque parezca un hombre no es más que un niño. Si alguien le pregunta razones, y su estado de sobriedad le permite mostrarse coherente dirá que la extraña y que la ama. Aunque eso sea tan solo la punta de un iceberg muy grande. Ahora no siente, ni ama. Solo destruye, porque no sabe que hacer con tanta tristeza. Ese nudo en la garganta le provocan ganas necias de llorar. Pero como los hombres no lloran, solo tragan guaro entonces se aguanta. Dice que esta enamorado justo ahora que no hay vuelta atrás. Claro no es la primera vez que le parten el corazón, por lo cual la manera más aceptada y única de lidiar con esa tristeza revuelta con nauseas es salir todas las noches. Porque quiere cambiarlo todo con buenas intensiones, borrar lo que paso para seguir así con ella. Como no puede arreglarlo, tan  solo lo empeora.
Ella no lo puede esperar por siempre. También esta cansada de falsas promesas y una cadena seguidilla de errores . Antes de lo que se imagina se va. Deja sus cosas en una caja y se marcha lejos. Era tan toxico y dañino que ya no podían ni respirar el mismo aire . No  es un final feliz, al menos no por el momento. Esta tan jodido que no puede salir aunque quiera. Entre las cosas que dejo atrás, están esos discos de regalo la navidad. Enciende otro cigarro y abre otra cerveza. Los discos, dice murmurando mientras lo que parecen ser pesadas lagrimas de sal corren por sus mejillas. Va a sobrevivir, yo se que si. Pero quizás mientras su ego se recupera y su corazón se sana, es un niño con cara de hombre.

Anterior

Octubre 13th, 2011

Ya no te necesito. Es más puedes dejarte todo, que a mi ni siquiera me interesa. En verdad, si hay demasiados peces en el mar y no es la primera vez que terminan conmigo. Mi error fue permitir quedarte más tiempo del que te nació, porque al final ha sido solo para ver los sueños estrellados contra cedazo, como zancudos locos. Ni querias hacerlo, ni pensabas hacerlo. Pero yo si quería y no podía ver más que mis deseos.
 Aveces la cara no me ayuda, es cierto, pero no creas que se me va a olvidar. Esta vez, me voy a amarrar los pantalones y aunque todo en mi quiera mandarte a la misma mierda, voy a ser bastante moderada, me sentere derecha y tomaré sin prisa el café. Te voy a vender la idea equivocada, para que veas por tus propios ojos como no me afecta nada.  Soy un tempano de hielo, una mesita de madera, un mantel con manchas de vino. Soy un objeto inanimado sin ninguna emoción por vos. No te voy a dar el gusto de verme a moco tendido. No, esta vez voy a ser tan elocuente como pueda, tan cortes como una mariposa y tan cordial como una mantis religiosa. Ay, Rodrigo es que no conoces esta parte de la luna.

Voy a hacerlo, para cuando, apenado, me pidas que firme el divorcio, que devuelva el carro, que regrese el anillo o alguna estupidez de esa, tenga esa tranquilidad absurda. Para que recuerdes de que tambien a la parte buena estas dejando botada.Entonces viviré en tu inconsciente, seré el recuerdo de aquellos años. Y seras para siempre, mi primer ex-esposo.

Thank You- Estelle
So I thank you
Said I thank you
Yes I thank you
For making me a woman…

Vuelta

Julio 26th, 2011

Vueltas damos como el mismo mundo. Movimiento de amor, tus caderas con mis caderas. Brazos enredados y piernas muy cruzadas. El circulo cereza de tu boca. Nos vamos al cielo y llegamos a las estrellas, salimos y entramos, para salir y entrar mil veces. Como amantes de maratón, locos enamorados de las espirales de la lluvia que se estrellan en los charcos. Contra-parte sin ser contrarios necesariamente. Complemento de semicírculos para formar cuadrados con las puntas muy gastadas. Tu arriba y yo abajo, para que rodemos más a gusto por toda la cama. El en la izquierda y yo en la derecha. Circulo en movimiento, una llanta de bicicleta que rueda montaña abajo con velocidad casi a punto de salirse de la calle. Bajamos la velocidad un poco pero rodamos con más fuerza. Vamos tan rápido como un segundero, recorrimos el reloj sin pensarlo. Se puede morir el tiempo que no nos daríamos cuenta. Ya llevo dos minutos hablando, y ahora 10 segundo más. La racionalidad se queda botada, para que rodemos como naranjas que caen de un arbol mientras besan el pasto.
No se si si somos tan completos como un circulo perfecto, no me interesa caer en la trampa de pensar. Lo importante es rodar, como monedas de 5 por la calle. Estoy dando vueltas contigo como una cometa, como un neumático, como el mismo mundo que no se detiene. Por eso, no me gustan los corazones, porque no ruedan tan bien como los círculos. Los corazones son para detenerse, dos círculos enamorados que quedan mal formados. Por eso no nos enamoremos, nada más rodemos como caracoles arrastrados por la espuma. Tu abajo y yo arriba, tu a la derecha y yo a la izquierda, como el circulo que nos hemos convertido. Rodamos a gusto, como hamsters en celo corriendo en la jaula. He dado tantas vueltas para decírtelo, que se ha salido del barril. Nos vamos deteniendo, después de rodar como una bolincha. El mundo continua rodando, mientras volvemos a ser cuerpos separados. Se termina la inercia*, vuelve el tiempo y ya casi, tenemos que regresar.- Gracias por darme tantas vueltas, mi adorado semi-circulo.
*la inercia es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de movimiento, mientras no se aplique sobre ellos alguna fuerza.

Multitud

Julio 14th, 2011

Que feliz soy en la multitud. Por eso disfruto los conciertos porque mi voz se pierde en el océano de voces y soy solo un punto en el cielo. En la seguridad de ser una ciudad, llena de personas pero vacía de amigos. No es un latido aislado, son millones de corazones. Todos celebramos al unisono cada navidad y lloramos frente al televisor cada perdida de la selección nacional. Me atrevería a decir que la multitud no puede ser solo un país. Pero demarcar quien si y quien no, va en contra del comportamiento en masa que experimentamos los que formamos parte. Lo puedo demostrar; Todos los días en la mañana congestionamos la calle, sin quererlo parecer ser que nuevamente coincidimos en la hora de entrada. Sin pensarlo abarrotamos tiendas la quincena y el final del mes para comprar las mismas cosas. Claro, por eso es que se agota. Como un enjambre de abejas. Apuesto que sin quererlo muchas veces sentimos lo mismo, pero quien le importa, la multitud no es para sentir, es para dejar de hacerlo.
Para ser seres sociales, que van caminando juntos a ningún lugar. Para tener esa seguridad que da, ser una nube gigante de almas. Aunque mi vida, queriendo o no, sea parte de la multitud yo muchas veces corro para lograr ser yo; el pez que se aleja, aunque sea para nadar a las fauces de un tiburón. A mi me gusta disfrutar la soledad en la multitud, ser el pez naranja diferente a los otros atunes grises. Pero los diferentes quieren ser tratados como iguales y los iguales quieren ser tratados como únicos. Todos nos agrupamos debajo de alguna etiqueta, por eso somos una multitud, porque habrá alguna chispa que nos encienda. Algunas personas creen que es el amor, o las estrellas. Yo creo que es algo más, quizás algo tan profundo como las frases del facebook, en donde con un solo like ya formas parte. O puede ser el corazón, la sangre latir, la sangre roja, el cielo azul, el agua salada… no sé que nos hace exactamente multitud. Pero se que en medio de tantos millones (exagero por supuesto) de multitudes diferentes que conformamos, hay alguien por quien vale la pena abandonar lo conocido y volar por el cielo atardecer, como pelicanos enamorados que se comen todos los demás peces grises, para formar una multitud: vos, el amor y yo.
Yo te conocí en la multitud,
pero no eras uno del montón…
    Archivos