Oído

junio 29th, 2013
Escuchame. Dejame contarte todo lo que ha pasado, para que decidas por ti mismo que hacer. Es muy fácil eso de remendar con una excusa y ganar un par de meses. Pero yo no quiero ganar tiempo ni arreglar esto con cinta adhesiva. Yo no quiero eso, pero te quiero a ti.
Nos susurramos tantas cosas y uno asume, que no se surruran mentiras. No, si de verdad me quieres. Pero nuestras mentiras eran tan claras como un medio día, lo repetiamos viendonos a los ojos, pegando la punta de la nariz, abrazados como sueteres enredados en la secadora. Enamorados de nuestras mentiras y de la compañía, sonaban tan bien, como música clásica. Canciones de tarde que daban ganas de mover los pies para seguir el ritmo. Y yo me enamore de tu tono de voz y de absolutamente todas tus ideas. No era cierto todo, pero siempre tenias mi corazón y mi oido a disposición.
Escuchame. Dame toda la atención. Se que te engañan tus ojos, mi amor la gente miente. No es cierto lo que dicen. Tienes que cerrar los ojos y escuchar de nuevo la música clásica de las mil promesas que nos hicimos al oído. Yo no te falle, si aún te amo como una tonta. Aunque ahora tengas oidos sordos a mis palabras. Entonces con mis manos te hago un corazón y te mando miles de besos, en algún lado esta sonando nuestra canción, la misma melodia y acordes perfectos. La única canción que no termina, si no que se repite mil veces. Anda mi amor  somos nosotros, rescatame de este silencio que se confunde en sirenas de ambulancias y gritos de vendedores porque me haces falta, como una sombrilla en un aguacero. Anda mi amor, amame de nuevo,  cree mis promesas y cierra los ojos, que lo evidente, no es verdad. Entonces duda de lo que vieron sus ojos. Ella le susurra -Te amo… una vez más, nada que hacer. “Pobrecito, siempre le endulza la oreja”

Corriente

octubre 29th, 2012
Somos muy amigos. Suena a una excusa venida a menos cada vez que ruedo por tu cama y me levanto en tus brazos. Sin querer hemos caido en un enredo de audífonos y cables que ya no sabemos cual es el derecho y cual el izquierdo. Hay una corriente que nos lleva por los pies y nos junta como una resaca. La marea nada más sube y baja como un tobogán. Y yo quiero que me lleve, quiero los mil remolinos del mar contigo, perdernos para no volver.
Esta corriente tan profunda que nos arrastra los pies por el cemento y nos hace llegar casualmente a la puerta, generalmente en la noche y con alguna excusa tonta. Entonces nos arranca la ropa, se nos mete por la piel hasta el torrente sanguíneo. Estamos en problemas, porque llega hasta mi conciencia y mi memoria los remolinos. Y yo me suelto y me dejo ir contigo al mismo mar del amor. No hay nada que hacer, sucede. Aunque al día siguiente estemos de acuerdo que fue un error. Somos amigos repito mientras respondo mensajes de texto con una carita feliz. Es que es tan evidente esa fuerza que nos une y que al mismo tiempo nos ahoga. 
La resaca de querer estar contigo y esperar a que tu quieras lo mismo. El único salvavidas posible es hablar claro las cosas, pero soy especialista es guardar silencio. Una de estas noches me va a llevar la corriente directo a tu cama y haremos olas infinitas de promesa, mientras nadas en mi ombligo y cuentas mis pecas por docena. Nos alejamos de la orilla, pero siempre tenemos que volver cuando suena el reloj despertador. Entonces recuerdo tu compromiso previo y como esta maldita corriente me tiene nadando en el mismo lugar. Me apena caer tan facil, estar enredada como una niña sin flotador que no va a ningún lugar. La corriente que lleva nuestros pies, es la misma que te lleva lejos de nuevo junto a ella. Ha sido tan solo un evento aislado. Cualquier cosa. Cosas de amigos. Mientras abre el periodico en deportes, le intenta hacer conversación -Recuerdas cuando ibamos a surfear juntos? Que corriente más hijueputa nos tocaba, eras un gato negro. Y ella responde mientras sin preguntar sirve el desayuno, café negro con splenda y tostadas con canela.- Siempre esa maldita corriente Fede...

Nubarrón

octubre 1st, 2012

Por todo el mundo viaje y tan solo quería estar en tu sillón. Quiero morir y ser aire, vivir en una nube y estar  en el cielo.. No tengo nada que perder porque todo esta ahí, esperando a que haga explosión. Todo el tiempo me pasa, mientras hago fila en el supermercado, cuando duermo me arropo con el reflejo de tus ojos negros. No me interesa este universo ni la eternidad de universos que hay en un parpadeo. A mi solo me interese recuperarte, sabiendo de antemano que eso ya no es posible.Es tu nombre, eres tu, todo lo que piensas, todo en lo que crees y en lo que no. Todo lo que hago es solo para traer de vuelta. Lo hago todo el tiempo. Si el cielo existe, es justo el lugar que estés tu. Donde quiera que sea eso.

Vale la pena buscarte en esta infinidad porque debajo de este pecho, adentro de estas costillas, cerca de mis pulmones, esta mi corazón latiendo al compás cosmico del tuyo. Algunas veces siento que no puedo más. La tentación de saber que todo puede terminar en un segundo. Entonces recuerdo que te prometi que iba a seguir. Y me permito llamar de nuevo a tu contestadora para oir por tres segundos tu voz.  Cuantos atardeceres más tendre que ver sin ti, cuantos días más seguiran para mi turno. Como hago para seguir el camino si se que no estas ahi adelante. Mientras camino arrastrando los pies, guardando conchas en mis bolsillos, se que aun no puedo parar de caminar. Por supuesto que puedo disimular, pero la procesión va por dentro. Y algunas veces que hay muchos días soleados seguidos, invento alguna nube gris. Entonces, tantas nubes se vuelven lluvia que va lavando con poco esta resignación. -Cada vez que veo una nube pienso en lo mucho que te extraño- desde que volaste sin escalas al cielo.

Tragedia Griega

septiembre 19th, 2012

Yo guardo una historia de amor. Justo en la mesita de noche en la parte que dejo los aretes y esta el reloj despertador. Algunas veces se cae al suelo y guarda polvo, hasta que sale a relucir en algunas de esas conversaciones nostalgicas que tienen los necios.  He escrito tantas veces su nombre en la arena, como si estos dedos hayan sido creados para repetir infinitamente las letras de su nombre. He gastado irremediablemente el tiempo escribiendo y se ha convertido en mi palabra favorita. No solo me pasa cuando escribo, sus poderes se hacen evidentes con solo pronunciarla. Como un conjuro de luna que empieza en los labios y termina en la lengua. El es mi historia de amor, aunque solo sea una palabra.
 Hace tiempo que mi historia de amor se esfumo, porque las flores nocturnas no duran más que una noche. No conozco nada que dure para siempre… nada ni siquiera el dolor. Aveces la gente pregunta, y yo no se que responder. Nada más sucedió, no cuestione el destino cuando choco conmigo, no tengo que hacerlo ahora que la tragedia se lo ha llevado con sus hilos. La fatalidad y la felicidad son pájaros hermanos que corren por el cielo. Al menos yo lo tuve en mis manos,  solo para verlo desvanecerse. Después de la misa, después del funeral, los nueves días y los aniversarios, yo tengo la sensación de que decir su nombre me va a dar alguna respuesta. El tiempo hace nido en mi cabeza y cada vez se me hace más difícil recordar su voz. Daría cualquier cosa por oler de nuevo su camisa o besar sus labios de melocotón en almíbar. Yo guardo una historia de amor, que termina cada vez que leo su lapida y caigo en cuenta de que me estoy volviendo loca. No hay historia de amor, es tragedia griega pura.


Eva Green

mayo 23rd, 2011

Deben haber tantos detalles que nadie conoce de vos, como estrellas perdidas en el mapa. Pero a quien le importa lo que abanican tus pestañas o lo dulce que puedes ser si te lo propones. Va siendo en realidad como cualquier cosa, que si uno habla en tu tono se vuelve una historia impresa en papel periódico, de esas que terminan justo debajo de la jaula del perico llenas de cacas. Yo podria hablar de tus ojos color verde; como el bosque tropical que acompaña al mar. Más faltaria oscuridad para que sea la tonalidad correcta. Yo te quise, lo suficiente para saber que nunca te termine de conocer. Solo vi la portada y me gusto. Era simple.
Claro, es que tu y yo nos parecemos, siempre lo pensé. Ademas de escuchar los mismos discos y ser zurdos eramos como amantes que corren de la espuma como caracoles ermitaños; eso o somos dos perdedores. Para ti, no es suficiente acostarte con alguien que solo te quiere para cojer. No, tu tienes que sentir el amor infinito y verdadero recorrer sus piernas, que vibre su cuerpo como electricidad . Si no es así, seria una puta corriente. Aunque estés en un putero, tu no te acuestas con putas, solo con “novias enamoradas y tontas”. Por eso dices tantas mentiras, sin perder la compostura. Porque son tan faciles de creer bajo la droga del desencanto.
Pero yo siempre fui parecida a vos. Bien cabrona y nunca caí redondedita. Te quise, pero en el momento que cerrabas la puerta se terminaba el show. Por eso volvías, porque no era constante mi interes, porque a mi no me podías leer. Porque a mi no me intereso conocerte. Porque para mi va siendo lo mismo con quien te acuestes o si no vuelves nunca más. A mi me importa que dejes la tarifa sobre la mesa de noche, antes de dormir cuento todos los dolares que gane, tan verdes como el bosque tropical que acompaña al mar.

La Niña Veneno

febrero 6th, 2011


Algunas veces regresas sin avisar. Y yo supongo que esta vez si es la vencida. Lo creo hasta que nuevamente te aburres y te marchas sin avisar. Hemos caido en la vil rutina de que vos no me queres pero yo te espero. Como se espera las lluvias en invierno o el viento alisio en diciembre. Quien puede decirte algo, si vienes y vas como un polvorin. Me quedo tan quieta como puedo. Y espero, tanto te espero que quizas soy una cobarde escudandose en el momento correcto. Uno se casa para evitar estas cosas, pero yo me canse antes de tener un aro dorado de por vida en mi dedo. Yo me case con vos, desde que me enamore de tus detalles, nunca de tus defectos. Como una licencia artistica que solo vos tenes conmigo.
Hay que acostumbrarse, como todo en esta vida. Te digo mientras te sirvo la cena. Como siempre hemos sido sinceros, aun cuando no deberiamos serlo. Me dices que no me acostumbre, que un dìa de estos te vas a marchar definitivamente. Se que es pronto, porque tienes ese brillo en tus ojos. El mismo brillo que tenias cuando marche para ti, con un vestido color nieve para decir; hasta que la muerte nos separe. La muerte con su infinita desgracia, no un romance de verano tan corriente que se llena de arena. Yo supongo que lo dices para evitarte una escena, porque la decisión ya esta tomada, es evidente porque hace meses no lavo tu ropa ni plancho tus corbatas.
Estoy tomandolo tan bien, que me felicitas. Estas feliz y yo tambien. Pides una ración màs de sopa, y yo no se como negarme. Igual, voy a hacerte cumplir tu promesa. La muerte y no un amor de verano repito mientras cuento las gotas de veneno que caen en la sopa. Una por cada año de promesas rotas.
Entonces nuevamente espero, todo el tiempo que quiera, para llamar al 911. Ahora si, podes hacer lo que quieras, podes ausentarte para siempre. Le digo mientras me quito el anillo dorado para lavar los platos de la cena.

Ilusión Azul

agosto 26th, 2010


Yo se que en el fondo y de alguna extraña manera la vida va a inventarlo; pero yo voy a quedarme con Alejandro . Tengo plena seguridad que en el momento menos esperado va a pasar. Como pasan esas cosas, como una chispa prende un bosque o un granizo quiebra un parabrisas.

Esta vez, es diferente. Lo repito en el retrovisor, cuando se me escapa alguna sonrisa indiscreta. Cambia el semaforo. Que importa si eternamente se queda en rojo, o parpadea mil veces verde. Que a mi no me molesta esperar, si la conversación esta interesante. Ahora tengo paciencia, porque las cosas buenas pasan y más seguido de lo que uno cree. Cupido no flecha a nadie, ni San Antonio manda buenos maridos. Es tan solo fisica y un poco de biología. Algo tan sencillo como que a los dos nos gusta el azul, la lluvia correr por la ventana y trabajar por las noches.
Todo va calzando, como si esto fuera un rompecabezas de los dificiles y cada día llegara una pieza nueva. Es imposible contar los días en que todo parece ir viento en popa. Cuando hablamos y yo me maravillo de nuevo contigo. No necesito más. Que si las miradas hablaran, entonces ya hemos tenidos larguísimas conversaciones. Aunque yo tenga que traducir algunos monosilabos y leer entre lineas. Porque todo esta en el aire, como una hoja seca que baila con cuanta corriente de aire pueda.
El no lo sabe, pero yo si lo sé. No se que voy a hacer, cuando llegue ese viernes. Si Alejandro pone play y nadie más pone pausa. Quizas durara una noche o una docena, o hasta mas… El tiempo es tan solo una medida. Un reloj no dice nada para el que espera por algo bueno. La oportunidad esta ahí, a la distancia de una llamada y una salida tan casual como ir por una birra. Ya se lo que le voy a responder. Causalmente y con vos coqueta te diria… Invitame Alejandro, quizas el viernes pueda.

Tu me gustas Te miro y sube un temblor Pierdo el control Pero no quiero equivocarme Por eso espero Que me des una señal
A.P.

Otro cumpleaños

junio 6th, 2010


Hoy va a ser la ultima vez. Lo decia en voz alta y clara, como si las ordenes fueran de metal blindado, imposible de romper. Mas yo nunca pense, que la mis intesiones estaban incompletas, porque siempre para nosotros habria otra oportunidad. Es decir somos nosotros, almas con magia. Hoy es tu cumpleaños y yo vine a visitarte. Aunque la oportunidad de volver nunca llegara; quizas esta debajo de alguna piedra o en las alas de alguna mariposa. Ahora solo hay buenas intensiones y abrazos largos de viejos mejores amigos.

Cuando te veo de nuevo, se que esto no pudo acabarse sin tan poco gracia. Se apago como la velita de cumpleaños que apago el viento y nadie encendio de nuevo. Asi se perdieron nuestros deseos; tan sencillo como el lustre del queque. No se para que lo pienso, mas si lo hago me afecta como una sobredosis de azucar; como cuando teniamos 22 y el amor como candelita encendida.

Mi regalo esta vez fue tan generico, como nuestra conversación. Dijimos bien muchas veces, asi como esas conversaciones de adultos, tan cordiales que son falsas. Ya no hablamos de estrellas ni de flores. No escuchamos mas aterciopelados ni salimos hasta altas horas de la madrugada. Hemos cambiado tanto.Mas yo quiero decirlo, somos amigos y vine a su cumpleaños; aunque ya no se incluyan besos dulces ni desayunos. Yo quiero saber si tu me quieres todavia, mas para esa pregunta es mejor suponer la respuesta; sin ser poesia te lo digo cumpleañero: son amores imposibles que nadie invito a la fiesta.

A veces pienso que esto es el final Que no hay motivos para continuar Pero yo siento que te quiero aun Incluso más Y si me quieres para que pensar Mientras tú piensas la vida se va Mañana es tarde para regresar A este lugar



Miss Morfina

mayo 4th, 2010


Me duele el corazón. Como si estar contigo hubiera sido morfina. Tus besos son tan dulces, tus manos tan mias y tu corazón tan fuerte. Me encanta que seamos nosotros, nuestras ideas, nuestras conversaciones, como se sientes tus manos si me abrazas, como si estar contigo fuera ver televisión. Y me gustas tanto, que por eso me duele. Es igual el placer de tenerte al dolor de continuar sin vos.

Y quisiera, como si eso hiciera alguna diferencia. Quisiera poder creerte, dejar de ver que no vamos a ningún lado, como si nuestra relación se quedara estatica, igual que el sillón azul que hace años nadie mueve. Vos hablas, ahora lo haces. Que no has sido detallista, que me dejaste sola mucho tiempo, que no me diste lo que necesitaba. Cuando yo no estoy buscando excusas ni pretextos. La decisión esta tomada y no hay marcha atrás. Y me sigue gustando estar contigo, sigo enamorada de vos como el primer dia que amaneci contigo. Cada beso se siente como el primero, los recuerdos los siento como heridas frescas.

Pero quien soy yo, si no un guerrero abatido en la guerra. Me duele crecer, me duele perderte, me duele que me olvides, me duele quererte… es mas creo que me duele todo, hasta lo que no crei que doliera. Es como un dolor de muela, sin anestecia. Como una espina adentro, que entro sin dejar huella. Como un hueso roto para el que no hay yeso. Y alguien me dice que crecer duele, pues hoy he crecido por lo menos 2 metros y me he gastado todas las lagrimas . No se, porque pero aunque me duela lo que me duele, se que lo hago por vos y eso es suficiente para aguantarme. Y a ti, tambien te duele?

Yo no quiero un amor civilizado,
Con recibos y escena del sofá;
Yo no quiero que viajes al pasado
Y vuelvas del mercado
Con ganas de llorar
Sabina.

No hay amores imposibles, solo amantes cobardes

marzo 6th, 2010


Yo amo esos ojos marrones desde que se encontraron con los mios. Alguien dijo que eras nueva en la oficina. Se llama Leticia dijo un susurro. Intente ser cordial, ser como otra persona. Mas en continuación con sus ojos marrones tenia un encanto sutil, casi como el olor a canela que salia de su café; la primera reunión que guarde silencio. Porque entonces estaba deslumbrado. Apenas si logre concentrarme lo suficiente para despedirme y salir de la junta.
Poco mi importa el anillo de su mano, ni su sonrisa esquiva y cordial. Leticia había llegado en el momento menos oportuno; era humor negro que llegara justo cuando yo ya había decidido quedarme con Kathy, en la comodidad de una relación estable y con la misma emoción que un ver tele un viernes en la noche. Paso mucho tiempo para que llegara a conocer a Leticia, mas estoy seguro que enamorado siempre he estado de ella. Me parecía que tenia estrellas en las pestañas, lunares mágicos y tetas de quinceañera. Leticia me correspondió en algún momento fue mía, como se poseen las nubes. Sin serlo, sin quererlo, sin pensarlo; era mejor que el sexo, mejor que cualquier raya o mejor que cualquier suerte.
Estoy seguro que amo a Leticia, mas no solo de amor se sostiene las flores. En la vida real estamos destinados a fallar. Como si nuestras carencias únicamente se llenaran con silencios, como si el tiempo se detuviera a esperarnos. Porque no estamos juntos, esa es la pregunta que no esta resuelta. Porque sabemos en el fondo, que tenemos que recorrer el camino separados, mirarnos de vez en cuando y sonreír, para asi tener una vida secreta que transcurre entre café y café. Y me miraras con esos ojos color tristeza, para murmurar me algún secreto tonto que nadie mas entiende en todo el mundo…

Leticia,
uno de estos días
voy a ir por ti…

    Archivos