Hablale al blog

marzo 4th, 2010


No es justo escribirte impersonalmente, solo porque nos hemos soltado la mano. Estas ausente sin moverte de lugar y yo estoy segura sin saber siquiera porque. No deberías creer que mi corazón únicamente habla en la distancia, como un cobarde que escribe cartas de amor sin dirección. El únicamente te extraña. Me he prometido a mi misma no entregarla, mas si no quedara suficiente para escribirte, no seria cierto nuestro tiempo. Te la entrego aunque estés ausente, aunque no me leas y aunque no estés seguro que te estoy hablando a ti. No estoy en contra del destino, porque fue el mismo que nos hizo encontrarnos como ciegos en un laberinto.

Los sueños continúan intactos, la vida sigue normal sin ti; mas mi corazón guarda silencio, quizás porque a nadie le interesa que hable un corazón que solo sabe escribir. Para mi eres el conejo de la luna, me sirve verte presente de vez en cuando. Tener a pizcas para saborearte todo, sentirte con solo cerrar mi mano vacía y enviarte un beso Express con solo pensarlo. Y yo tendré que ser fuerte, aunque mi corazón sea mudo y no acepte que esta vez tengo la razón. Yo no quiero confundirte, únicamente terminar este dictado, levantarme para irme y no tocar este teclado mas…

Eterno

diciembre 28th, 2009


Cada vez que hablas de el, sus ojos se empañan como cristales vaporosos. Mientras mueves con delicadeza el café negro, lo dices con un suspiro certero; quien necesita vivir para siempre…?
Y es que no importa los años que transcurran; para ti el continua entre los arboles de naranja del patio. He notado como cada vez incrementas paulatinamente los detalles, como si el tiempo en lugar de olvidar te hiciera retener cada recuerdo. Porque no importa si esta muerto o esta de viaje, el siempre ha sido la constante y se ha mantenido en el transcurrir del tiempo.
Porque de que sirve llegar a vieja si no puedes contar al historia que prefieras. Me gusta cuando sonríes con solo mencionar su nombre. Como si se escapara al tiempo y a la realidad con tan solo decirlo en voz alta; igual como lo llamaste tantas veces y el venia a ti, con su traje blanco de marinero. Con sus manos saladas y un marcado acento extranjero.
Nunca olvidas un aniversario, aunque hace 5o años no lo celebren. Porque tu decidiste no superarlo, si no quedarte como alguien ausente. Las oportunidades llegaron hasta que un día dejaron de tocar la puerta y se fueron como hojas secas con el viento. Te vestiste de luto, durante varios años; como si alguna vez el luto te pudiera abandonar por completo.
Yo se que siempre cuentas lo mismo. Y se va formando una mentira de formas abiertas. Todos los testigos los ha arrancado el viento, se han ido como el agua que corre al mar. La única que queda aquí, eres tu. Para contar su historia, para suspirar con mencionarlo y para mentir descarada mente. De nada vale llegar a viejo si nadie escucha tus historias y de nada vale vivir para siempre, si la vida es tan corta. Y de nada sirve que tu hables y yo no escriba al menos algo para ti.

Carmen

noviembre 23rd, 2009


Hoy me viniste a visitar. No reconocí al extraño que me saludaba y hablaba parecido a ti, pero tenias que ser tu; aunque mis ojos fallen y últimamente todo sean sombras negras que vienen a despedirse. No se si este es el final, no se si apenas empieza el descenso o si el diagnostico reservado tendrá final mas pronto, ahorita no se nada, únicamente que me voy a morir y cada vez tengo menos pendientes.
Desde hace algunos años, visito el nicho vacio del cementerio, el que me tocara a mi cuando el momento sea el correcto. Me gustaba sentarme en el cemento y ver el viento correr entre los firmes pinos de la entrada, sentía el olor de las pocas flores nuevas que hay en un cementerio, entre semana. Siempre eran visitas rápidas, no mas de 15 minutos y en días soleados.
Yo se que hace años no nos vemos, y ahora aunque te escuche no te veo y sin querer te imagino como antes. Para mi sigues siendo un chiquillo.
Últimamente los años pasan tan rápido, como estrellas fugaces. Estoy intentado caminar por los pasadizos estrechos del tiempo, mas se han borrado; historias, meses, años, amores y personas. Se han ido como gaviotas en el alba y yo los deje irse, igual los viejos nunca guardan la verdad absoluta, solo fragmentos que si se pulen lo suficiente se hacen buenas historias.
Mientras hablo con tu sombra mi corazón se siente dichoso. La muerte que me vigila desde la puerta, va por un cigarro y me deja a solas contigo. Se que estas triste por verme así, pero estas tan solo viendo el caparazón. Debajo de este cuerpo en estado terminal, estoy yo, sigo siendo la misma. Aunque ya me hayan abandonado los recuerdos y la luz, sigo siendo yo. Tomas mi mano y siento la pequeña cicatriz de tu mano, en un momento de lucidez recuerdo cuando te cocieron sin anestesia. Siento todo tu amor, como una transfusión de sangre.
Mis alas se estiran, me pongo en pie de nuevo, regresa la luz a la oscuridad. El reloj corre hacia atrás. Nuevamente es abril, hay nances y salimos corriendo descalzos a la vera del rio, tu eres niño, yo soy joven. Es un día soleado, el viento mece el pasto y tu llena mi delantal de nances.
Estábamos en el cielo y apenas si pensábamos que era abril.

Tu eres la tristeza de mis ojos
que lloran en silencio por tu amor
me miro en el espejo y veo en mi rostro
el tiempo que he sufrido por tu adios

No te despido antes de tiempo, solo supongo un adios

La felicidad

septiembre 21st, 2009



He estado pensando en nuestra vieja casa. Antes de encontrarla fuimos a ver unas cuantas, muy caras para nuestro escaso presupuesto. Mas un día, la encontramos y apenas la conocimos fue para quedar absolutamente seguro que era la correcta. Nos pasamos al día siguiente y para hacer las cosas mas simples, me regalaste un anillo de compromiso, que decía : “Por siempre”. Me prometiste comprar un diamante antes de casarnos y aunque yo me opuse tu me alzaste para atravesar la puerta principal.
La primera vez que fuimos al super, el carrito se lleno mucho antes de lo esperado. Cuantas cosas que no se necesitamos compramos, como la cajita para sostener la leche en bolsa, cuando tu eres alérgico a la lactosa y yo tomo leche con cereal de chocolate.
Entre el millón de chucherias, que compramos porque decía descuento, estaba un porta fotos de oficina. El proyecto siempre fue tomarnos una foto para el recuerdo y reemplazar cuanto antes a los desconocidos que sonrían en un prado de trigo. Mas nunca lo hicimos, siempre la foto del trigal fue parte de la casa, quizás porque en ese tiempo una foto feliz, no estaba disponible. Tu tomaste un cuarto de la casa para ensayar rock progresivo y yo el armario mas grande.
No tuvimos sillones hasta el próximo mes y nuestra cama apenas si tenia una almohada y un cojín. Las cobijas, paños y sartenes fueron de la casa de tu madre mientras que la licuadora y el abanico fueron regalos de mi abuela. No había ningún lujo visible, era la nuestra una casa austera y pequeña, que nacía cerca de una calle principal. Si alguna vez dejamos la ventana abierta, fue únicamente para que entrara el smog a ensuciar el mantel de la mesa.
Aprendí a lavar en mi día libre, aun la casa se volviera húmeda y fría por las noches. El orden apareció de repente y desde entonces ordeno alfabéticamente los libros. Nuestra casa, era vieja, con las paredes machadas de blanco y con unos helechos secos en la puerta. Tenia un cartel que decía bienvenido, que alguna vez estuvo limpio y un pequeño corredor con cemento rojo, donde rara vez nos sentamos a ver los carros pasar.
Un día nos dejaste, a mi y a nuestra vieja casa. Te llevaste contigo todos los electrodomésticos que se pueden empeñar, mi anillo de compromiso, la plancha de la vecina y el televisor al que únicamente le entraba un canal. Nadie me lo tuvo que decir, había sucedido lo que yo mas temía. Una recaída de cocaína, después de que gastaste la mensualidad de la casa. Yo empaque lo poco que quedaba,la ropa, los libros y el porta foto de los desconocidos sonrientes, abrazados y felices en un basto prado de trigo.
Al menos la felicidad se dejo tomar una foto…

Paris en 1era Clase

julio 29th, 2009


El mundo es pequeño, tan pequeño como la punta de un alfiler. Mas yo nunca he salido a conocerlo, no se como se ven las nubes desde el avión; es mas ni siquiera tengo idea de como es un aeropuerto.Pirámides de maletas y reino de aviones, país de aeromosas y pilotos.
Yo nada mas pienso que en la punta del alfiler hay muchisimas cosas por conocer; no se… bailar en Madrid, besar en el puente de los suspiros, caminar por París y reír en Italia, como quien sueña con los ojos abiertos. Y Paris, capital de las luz, reino del amor e imperio de tiendas. Desayunos con cangrejos y champag. Camisa de rayas y pañuelito rojo y quizas algun amor esperando por mi.

Algún dia me levantare y me sentire vieja. Madrid me parecerá aburrido, el puente de los suspiros lejano, París muy moderna e Italia terriblemente cara. Pero en ese momento podre hacerlo, mas ya no sera lo mio.
Quien cuidara mis violetas, o le dará comida al gato… Ya no puedo ir muy lejos, mucho menos sola. No he viajado en un avión es cierto, mas ya no lo necesito y es bastante simple, yo no solo lo he soñado también lo he vivido y a esta edad la desilusión es igual que la gripe. Ahora mis huesos son tizas, mi paso lento y mis arrugas profundas. Mi cabello se hizo gris aunque se vea negro. Mis manos se llenaron de pecas y mis ojos dejaron de ser color cielo para ser color mar. Ya estoy vieja no por la edad si no porque un día cualquiera deje de soñar y perdi la ilusion de Paris en 1era clase…

Mi muerte

julio 8th, 2009


A mi poco me ha importado las noticias y lo que diga la gente. Nunca he comprado un periódico y me cuesta ver un telenoticiero completo, es como si yo nunca hubiera sido parte de nada. Así aprendí a hacer mi propio mundo, uno que no necesitaba noticias grises. Difícil es conmigo hablar de economía, política y leyes, o peor aun de chismes y polémicas. Yo nunca se cuando son los partidos o que día sube la gasolina.
Yo no se nada del todo, quiero dejar eso claro.
Por eso supongo que si me he mantenido alejada del mundo, el mundo debería mantenerse alejado de mi. No quiero escuchar juicios morales ni falsas explicaciones, mucho menos las opiniones de todos los que sin importar que, las darán.
En la vida hay muchas decisiones que uno toma en el abismo de la incertidumbre, como un halcón que abre sus alas para sentir el viento. Por eso pido que respeten todo lo que yo decida a partir de este momento.
Siento crujir nuevamente mis huesos mientras escribo, pero es hora que se aclaren mis deseos para que cuando las fuerzas finalmente me dejen puedan dejarme abrir las alas para volar. Me imagino que a nadie le debería importar, las personas mueren todos los días y de maneras absurdas; yo no le temo al dolor, si no a que la linea que cada vez se acerca mas y si en este momento la morfina no se siente; debería tener el derecho de escojer una muerte digna.
Lo peor de desear morir es que yo quisiera seguir aquí, tal vez hubiera encajado en algún momento. No se, haber comprado todos los periódicos o visto completo el noticiero; para yo ser como ustedes, que justamente me están leyendo; y hablar sobre la eutanasia, el cielo o el infierno y tener alguna opinión antes de sentir la ausencia de la muerte en la noche mas larga de todas…

Basado en la historia de Ana Lorena….

Mi Roble de Sabana

junio 10th, 2009


Hay personas que nunca se van. Que se quedan eternamente en la memoria, como flores de plástico en floreros de juguete. Y la gente se va, se muere, se hace vieja, se enamora, se odia y regresa. Así como tú, que el sillón es parte de ti y la montaña de papel periódico que leías todos los días es parte fundamental de la sala.
Yo se que todo es un proceso, que algunos días tendrán que marchitar se para que pueda renacer de nuevo esta paz que hoy he perdido. Y no es porque te vayas, ni porque sea la ultima vez que logro ver tu sonrisa, ni porque hoy usas la corbata que aun no habías estrenado. No es por la presencia física, es porque yo necesito que te quedes un rato mas. Como si no hubiera pasado tiempo, como si existieran millones de ejemplos de tardes para que me cuentes todo, yo necesito que te quedes porque eres mi pegamento. Mi diccionario no electrónico, la única persona que entiende mi letra porque es igual a la tuya.
Quien me puede regañar sin decirme una palabra, porque se leer tus gestos. Se hablar con esos ojos, aun cuando rara vez notaba que veías. Porque yo siempre tuve que suponer y ahora lo siento. Es como haber tenido que esperar al ultimo momento para decirte lo mucho que te amo y del porque, aunque la casa tuviera muchos cuartos yo siempre quería jugar en la sala, aun tuviera que hacerlo en silencio. Y tu eras un viejo cascarrabias, como un roble fornido que nadie se atreve a molestar; pero yo me siento semilla de ese roble y por eso creo que si mi historia llegara a ser parecida a la tuya entonces seré una buena persona. Y si estoy en lo correcto y tu nunca te vas entonces podre parar el tiempo, curar las heridas y hablar contigo esta vez todos los días, cada vez que lo necesite porque nadie se va hasta que lo olvidan y tu no puedes estar mas presente en nosotros. Como si la muerte nada mas se hubiera llevado un traje mas y quedara la esencia de roble por toda la casa.

Miss Agosto

mayo 22nd, 2009


Ella se parece a un payaso sin maquillar, tal vez las has visto en la calle infinidad de veces; pero debes haberla olvidado. Como se olvidan los edificios grises y nada mas se recuerdan los bellos. De las pocas cosas que estoy seguro, es de su fasinacion por los botones de rosas mas que por cualquier otra flor. Es como si las rosas inmaduras fueran perfectas y cuando finalmente se abren las rechaza; como un ritual extraño y psicotico las rosas abiertas son desechos. Sus vestidos son siempre claros y sus labios tienen una pasta roja que mancha los dientes.
Ya no puede usar zapatos altos pero aun puede caminar bien para su edad, lo hace con gracia de bailarina y una sonrisa algo gastada. Toma pastillas por absolutamente todas las enfermedades reales y ficticias que pueden tener una mujer de años. La rutina es imparable y acogedora, como esos ridículos sillones incómodos que se reusa a botar, han estado desde siempre en la terraza aunque desde hace años no se sienta ahí. No soporta los sillones vacíos y las flores descuidadas, ahora únicamente se encarga de la cocina. La biblioteca, la terraza y la cochera están en desuso y se abrirán cuando ella se apague y algún pariente lejano crea que se gano la lotería. Entre sus muchos collares, tiliches, zapatos y falsos diamantes piensa en sus hombres, porque ella se ha enamorado infinidad de veces, tantas quizás ni siquiera recuerde la cara de las mayoría ni siquiera el nombre. Son sombras y recuerdos, todos llegan a parecerse entre si. No sabe quien vino primero ni quien la fue después; todo es un torbellino de papeles sueltos que no logran ordenarse.
Aun se siente joven y recuerda su edad cuando no puede pagar el pan con 10 pesos. Y se sonroja en la tienda, cree que a alguien le importa su falta de memoria temporal. Tal vez la dejo puesta sobre la biblioteca o debajo de una maceta de cualquier manera, no la necesita. No tiene porque recordar esos detalles, ha sido una bendición poder olvidar; sinceramente a sus amantes, la corona de miss agosto que guarda en el joyero como si valiera algo y todos los botones de rosas que recibió de sus pretendientes alguna vez. Pero a quien quiere engañar, ella ahora era una rosa abierta, casi a punto de dejar caer sus pétalos, pero que se mantiene firme porque todas las Miss Agosto saben fingir terriblemente bien.

    Archivos