Harta de mi

julio 26th, 2013
Me crei tan especial. Tanta soberbia me cegó, no quise ver. Cerre los ojos y deje que me contarás las cosas. Porque era evidente para todos, menos para mi.  Hay que abrir los ojos aunque tengas rotos los lentes,  preferir no ver es un tipo de indiferencia. Soltar el timón y dejarse llevar por tus deseos es una tormenta personal con muchos rayos y tristezas. Mi nuevo cinismo al menos me da un descanso. Estoy agotada de sentirme perdida en esta tormenta que destruye caminos y levanta árboles como varitas secas. En esta tormenta que tengo por dentro en el día más soleado de abril. Trueno en seco –Para que me quisiste tanto si lo dejaste perder tan  fácil.- Yo tengo en mi pecho estos secretos que solo las tontas enamoradas guardamos. Soy cordial y distante. Hay indirectas que nunca tienen que tirarse y que nunca jámas me atrevere siquiera a escribir. Indirectas como piedras redonditas que corren en la superficie de los ríos. No todas sirven para correr por el lago, solo lo harán las correctas. No vale la pena pensar en hablar más. Es momento de aceptar. La tormenta baja su intensidad y la aceptación sale como el sol después del aguacero.
Acepto que pudo haber sido cualquier cosa, pero fue esto. Acepto las circunstancias como si las hubiera escogido.  Las cosas no cambiarán. Solo tengo que seguir adelante. Necesito cerrar con suturas todas estas heridas abiertas. Tomará tiempo,  no será un cambio inmediato. Será mi nuevo proyecto. Trabajar en mi para cumplir todos esos sueños que hoy no son más que macetas pintadas en la ventana. Esta vez quiero vencer la  montaña que se abre ante mi. El miedo solo me susurra: “empieza“. De tanta agua de tristeza, nacen nuevas flores de bondad, compasión, claridad, amor y esperanza.
“Tiras a la basura el calendario que tenían juntos, es decir, tiras los planes y los recuerdos que ya tenías sin que sucedieran. Pero no importa si ya habías imaginado lo que no había sucedido, el amor es bonito porque es fantasioso. Te gusta pensar que tienes más de un par de almas gemelas por si una te rompe el corazón. Asumes tu responsabilidad y es hora de trabajar en ti. ” Frase de @hartademi. Gracias Bibiana Faulkner

El circo de las manos sudadas

julio 22nd, 2013
Que no quiera hacerlo de inmediato, no quiere decir que no pueda. Yo tanto lo evite que en mi negación puse venda en mis ojos y amarre mis manos. Cai presa en delinear tu compromiso con palabras y nunca con acciones. En mi cinismo colectivo de ni siquiera sostener tu mirada y evitarte tanto como puedo, esta este disfraz de frialdad. Apenas si intercambiamos saludo y de la manera genérica. Fácil, que como estas? adivino la respuesta de antemano bien y usted. . Como si nunca nos hubiera encontrado un amanecer hablando tonterías. Tú que me conoces bien, sabes la magnitud de mis acciones. Pero apuesto a que esta parte no la conocías porque contigo intente guardar estas grietas. Darte la mujer completa y fuerte del postér. La verdad nunca te mereciste hojear más que la portada del libro, el que siempre estuvo abierto.
Manejaste a la perfección tiempos y eventos, como buen arquitecto. Me hiciste tantos castillos en las nubes que creí que podíamos vivir en esas calles de adoquines de asteroides  y amarnos sentaditos en el borde de la luna. Pensé que en esos castillos tan hermosos, te bastaría con una princesa como yo. Parábamos el carro en la parte más oscura de la calle, para ver sin testigos, las constelaciones. Y yo quería enamorarme para tirarnos como ovejas por el barranco. Solo porque creí que tu corazón se llevaba con el mío. Sin embargo, entender corazones no es mi talento. Antes de lo imaginado el viento borro los castillos, los planos les cayo agua fría y tu dulzura de hombre bueno se convirtió en cinismo de perro viejo. Ya no era divertido estar contigo, ya no salían las estrellas a saludarnos. No salian ni entraban llamadas. Antes hasta palomas mensajeras me hubieras enviado para verme un viernes por la noche. Era irremediable la perdida, pero no queria despedirme de inmediato. Deje que tu recuerdo siguiera conmigo un par de semanas más, leyendo astronomía y completando sopa de letras. Lo guarde es cierto y ya no significaba nada. Lo supe de golpe en el  mismo instante en que te vi con la nueva anfitriona del circo.

Trámite de devolución de Super Poderes 2013

julio 19th, 2013
El super poder que tenías, era el mismo que yo te di. Así fue, me duele dejarte ir porque me sentía muy a gusto en tus brazos. Las maletas nunca se desempacaron de verdad, todo es temporal. El amor, el olvido, las galletas de avena. Nada dura para siempre y yo me aferre, aunque la trayectoria no fue otra que ir en picada. Se que esto no es una novedad. Hay miles de veces que la luz de emergencia se encendía, dice uno que por cualquier cosa, porque pensaba que esta vez, tan solo esta vez era lo definitivo.
Mientras te vas disolviendo como una tabcin abierta, sonreímos. Que lindo es perder o ganar, cualquier opción contigo es suficiente. Tenía que pasar, era un proyecto cósmico que necesitaba en mi vida. Tu dulzura la voy a mantener, tus mentiras las voy a lavar con sal como lechugas frescas. Me tendré que alejar, renunciar a tus abrazos y olvidarme de tus besos.  Secar al sol las promesas y tirar al agua el valde de los suspiros si es que quedan. No me hace bueno hablarte bonito y solo por eso, es que no lo hago… no significa otra cosa más que eso mi silencio.
No te preocupes, que la devolución de los super poderes es un tramite. Hay que ponerles algunos timbres, ir por unos sellos y  lleva su tiempo, pero por eso mismo es definitivo. Que importa si nunca pudiste volar o si fuimos golondrinas que picoteamos el sol a medio día. Me estoy acostumbrando a todo este espacio vacio. A volver a mis sábados de dormir hasta tarde y leer como un ratón de biblioteca. La constancia de olvidarte, hace que este corriendo un paso a la vez, la carrera que nunca ha terminado. Quizás por hoy, quisiera parar a amarrar mis zapatos, sin saber para qué. Pero al seguir adelante sin mirar atrás me doy cuenta que el super poder que tenías era el mismo que te dí. Mi super poder  es el mismo que me doy, en cada paso, cuando entiendo el gran porque no puedo parar a esperar a quien no va al mismo lugar que yo.

Luis (y yo)

julio 15th, 2013

El pasado ya fue hace rato. Salió sin pensar en el camino de regreso, y así fue. -Vete pero no vuelvas. Se cumplió a cabalidad. No hay que ser muy entendido para saber que no hay vuelta de hoja. Ella mientras terminaba de empacar dimensiono las medidas de la sala, conto los cuadritos de ceremica de las gradas que tantas veces espero. Calculo el espacio exacto que ocupaba el sillón y el tamaño del cuadro que tanto odiaba y no volveria a ver jámas. Esa casa que fue nido de tantas esperanzas y al final de día de muchísimas tristezas.

El era de relaciones serias. Eso era una constante. Las cosas pasajeras pierden el tiempo conmigo. No creo en las segundas oportunidades ni en albergar esperanzas vanas. La rectitud de Luis rayaba con la inflexibilidad del metal. No habia nada que negociar ni finiquitar. Luis daba las condiciones desde el comienzo. Se trataba más de un contrato que de un noviazgo. Siempre sin sorpresas y las cosas de antemano en medio de la frente. Ella amaba su buen corazón pero no podía con sus lineas imaginarias.

Se cumple hasta donde se puede, pero tantas normas no son más que una excusas que se opone justamente a esa rectitud que tanto defiende. Tanta rectitud borra de tajo su naturaleza humana. Incapaz de bajar sus standares,  prefiere perderla, antes de comprender la minima falta. Se siente como un animal enjaulado, quiere verla con ansias locas. Arrancarle la ropa y hacerle el amor en el sillón de la sala, quemarla como el fuego a la madera. Subir por sus piernas como un alpinista borracho, contentar a esa mujer necia y liberal que desea irremediablemente.  Besar sus senos hasta que se duerman sus labios, gastar su terquedad con su dulzura de niño grande. Tomar su cintura con sus manos y cerrar muy fuerte sus dedos para no soltarla más. Amarse como locos. Mientras exploran sus cuerpos, vibran al compás de sus corazones y prometerle rendido después de acabar, todas esas cosas que su orgullo no lo deja ni siquiera considerar.

Cuando ella salio a esperar el taxi a la cera y vio que Luis ni siquiera se asomo por la ventana, supo con una certeza absouta que había tomado la decisión correcta. Cuando ella se fue sin siquiera despedirse ni devolver el juego de llaves Luis supo con una certeza absoluta que había tomado la decisión correcta.

washing machine

julio 8th, 2013

Te conocí sin notarse siquiera, sin introducciones ni saludos. No recordé tu nombre, aunque lo dije en voz alta para intentar memorizarlo. -Mucho gusto. Fue lunes o domingo, cualquier día y cualquier cosa. Iba perdida en el washing machine de mi vida hasta que choque irremediablemente.Conocer personas nunca ha sido mi fuerte. De entrada rara vez hago click. Es necesario convivir un rato para que la primera impresión se disipe y salga mi tímido encanto a relucir. Iniciar las conversaciones no es uno de mis talentos. Así que, siéntete importante si alguna vez te hablé primero. Te amé sabiendo que  te irías pronto. No tenia que encariñarme mucho. Fui cobarde porque  intente en vano esconder mi corazón, jugar como tu lo haces. Pero al fallar tan estrepitosamente me di cuenta que debajo de todo ese miedo, estaba mi valentía escondida.

Aprendí que puedes decir mil cosas lindas pero muy pocas son ciertas. Sabes mover las cuerdas, eres muy paciente y sabes leer a las personas como si lees el mar. Por eso se que no hay final, nunca salió nuestro barco del muelle. Lindo nuestro tiempo fue y sin ser más que una fina red de amaneceres y atardeceres compartidos que soplaban la vela de las cambiantes intensiones. No tengo melancolía mi amor, no me reprocho nada del pasado. Te quiero y eso no cambió ni está cambiando. Suele pasar, las medias se enredan con las camisas. Y las bufandas se aferran a los vestidos de baño. Los pantalones se confunden con vestidos de tirantes. Hoy volví al washing machine de nuevo. Y mi salvavidas de valentía me hizo tomar por avante el viento de cambio. No era tan malo, cuestión de tener paciencia  como tu me enseñaste, lavar y enjuagar. – Amor fue  cierto, todo pasa por algo.

    Archivos